Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario, además de mejorar la velocidad y la seguridad del sitio durante su visita. Estas cookies se utilizan para adaptar el contenido de la web a las preferencias del Usuario del Servicio y optimizar el uso del sitio, las cuales permiten que el dispositivo reconozca al usuario y muestre adecuadamente el servicio ofrecido, adaptada a sus necesidades individuales. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento haciendo clic en "Configuración" o en nuestra Política de Cookies en este sitio web. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Celebración del día

San Simeón Estilita vivió durante muchos años sobre lo alto de una columna. Por su sabiduría aconsejó a Obispos y emperadores. Una vida digna de admiración

San Simeón el Estilita. Monje y ermitaño. Biografía y vida.

San Simeón el Estilita, también conocido como Simón Estilita, fue un monje y ermitaño, un asceta siríaco Santo que logró servir a Dios viviendo durante 37 años en una pequeña plataforma en la cima de un pilar cerca de Alepo (en Siria moderna). Llegó a ser un anacoreta cristiano de los más famosos y venerados. Se convirtió en un sabio consejero haciendo muy duras penitencias. San Simeón vivía cada Cuaresma a solo pan y agua. En lagunas regiones también es llamado como el Santo Pilar, por haber pasado su vida viviendo en un pilar o columna.

Fiesta: 27 de julio.

Martirologio romano: Cerca de Antioquía de Siria, San Simeón, monje, que vivió durante muchos años sobre lo alto de una columna, recibiendo así el apodo de "el Estilita". La vida y conducta de este hombre fue digna de admiración.

Biografía de San Simeón.

San Simeón el Estilita nació en Sisán a finales del siglo IV, entre los límites de Cilicia y Siria. Tiene cuando es niño el común oficio de pastor. Es cristiano y su saber contiene lo poco que pudieron enseñarle sus padres.

Una nevada le impide salir con el ganado y es la ocasión que Dios le propone; va a una iglesia ese día y el sacerdote - un anciano - está predicando las Bienaventuranzas que él no llega a comprender muy bien; pero pregunta para conocer su camino. Tiene unos catorce años; es buena edad para ser generoso.

San Simeón el Estilita comienza una peregrinación por su vida a la búsqueda cada vez de austeridad más intensa, de penitencia, oración y dedicación a Dios.

Penitencias de San Simeón.

En Tedela, hay una colonia de monjes. Allí entra. Le despiden pronto por demasiado penitente al descubrir la cuerda áspera que lleva enterrada en su carne cuando intentaban limpiar la sangre que manaba de la herida. Podría ser un obstáculo para los jóvenes monjes al ver lo desmesurado de su penitencia.

Ahora un monte cercano y una cisterna seca son por cinco días el lugar de ayuno y penitencia. Otro monte cercano al pueblo de Telaniso le brinda ocasión de penitencia en absoluta soledad y sin reservas en el año 412.

San Simeón el Estilita ha decidido otra santa locura: pasar la Cuaresma solo a pan y agua y tapiando su puerta con la aprobación de Baso, el sacerdote que dirige también a otros anacoretas.

Más penitencia cerca de Tedela con la búsqueda tan querida de soledad para la contemplación. Construye un muro, como una cerca que le facilite su clausura. Allí se ata un pie con cadena a una gran roca.

San Simeón: el gran sabio y consejero.

A San Simeón el Estilita le visitan algunas personas que comienzan a saber de su santa existencia y va a verle Melecio, obispo de Antioquía, que le dice bastarle la inteligencia y que no debe atarse como las irracionales bestias.

La fama de santidad comienza a correr por todos los alrededores y son muchas los peregrinos que se le acercan para escucharlo o pedir consejos. También los hay curiosos que disfrutan con el espectáculo extraño de un anacoreta.

A San Simeón el Estilita le piden consejos, quieren oírle y comienzan a haber curaciones y muchos milagros. Le quieren tocar y llevarse un recuerdo como reliquia en vivo del anacoreta, pero para esconderse un poco más del ruido, Simeón levanta la columna un poco más alta, hasta unos diecisiete metros.

Durante los próximos 37 años, San Simeón el Estilita los pasaría viviendo sobre una columna, al cielo raso, con frío o calor, con sol, lluvia o viento. De vivir en la columna le viene el nombre de estilita (columna: ´stilos en griego). Dormía muy poco. Comía una vez por semana, pero en Cuaresma, no comía absolutamente nada.

San Simeón el Estilita se levanta solamente a predicar durante dos veces al día y a dar consejos a sus discípulos. Del resto, se la pasa en oración constante.

La forma de vida de San Simeón causa estupor y admiración y hay hasta el temor de que no sea cierta. No obstante, está su compañero Teodoreto, con quien vivió como monje y le visitó en su columna, quien nos la cuenta.

Tampoco en su tiempo dejó de sentirse su influencia. Obispos y emperadores piden su consejo y las resoluciones del concilio de Calcedonia se adoptan con su aportación. Incluso la herejía arriana fue combatida desde la columna. Las piedras que sirvieron de base a la columna y los muros semiderruidos del monasterio que se edificó después de su muerte se conservan aún en el lugar solitario que los beduinos llaman hoy Kal’at Simân (castillo de Simeón). San Simeón Estilita, monje humilde, ruega por nosotros.

Oración Novena a San Simeón Estilita.

La siguiente es una oración que puede rezarse en forma de novena pidiendo la intercesión de San Simeón Estilita para un caso urgente o necesidad especial.

Querido y humilde monje San Simeón Estilita, acudimos a ti, rogando a través de la misericordia de Cristo, por el regreso a la Iglesia de aquellos que la han abandonado o han sido separados de Ella.

Reza un Padrenuestro, Ave María, Gloria.

Dios, Dios mío, fuego inextinguible e invisible, por tu inexpresable amor has dado a la humanidad tu divina Carne como alimento, y por esta comunión de tu inmaculado Cuerpo y preciosa Sangre nos recibes como partícipes de tu divinidad. Ilumina las almas y las mentes de los perdidos para que vuelvan a morar en Ti. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor, con María, nuestra Madre Inmaculada, San Simeón Estilita, y todos Tus santos. Amén.

Oh, siervo de Dios, San Simeón Estilita, ruego para que me ayudes a alcanzar esta necesidad urgente que tengo, si es la voluntad de Dios.

Reza un Padrenuestro, Ave María, Gloria.

"San Simeón Estilita, ruega por nosotros". (3 veces) Amén.

Santos de la semana

Adaptación y contenido agregado: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de extraída de: Archidiócesis de Madrid

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, Venezolano, esposo y padre de familia, servidor, ingeniero y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para cualquier otra información: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya esta misión


Si crees que este apostolado ha sido de bendición para tu vida, y si está en tus posibilidades hacer una ofrenda voluntaria, de modo que sigamos llevando de forma gratuita esta buena obra, puedes hacerla a continuación.

Recursos de Utilidad