Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Testimonios

Gloria Polo murió y visitó el Purgatorio al ser golpeada por un rayo, enfrentó su juicio personal con un repaso de los mandamientos que vivió con tibieza.

Murió y visitó el purgatorio. Regresó por la oración de un desconocido.

Gloria Polo, murió y visitó el Purgatorio al ser alcanzada por un rayo. Ella trae un maravilloso testimonio del más allá. Este es su increíble testimonio personal en la que cuenta con detalles sobre la experiencia que vivió durante su juicio personal y de cómo visitó el Purgatorio y estuvo a punto de ser lanzada al Infierno.

El purgatorio.

El Purgatorio es un Dogma de la Iglesia en el que todos los católicos creemos. De hecho, el purgatorio es al lugar al que iremos muchos de nosotros (si hacemos el bien) para poder purificarnos completamente antes de poder encontrarnos con la presencia gloriosa de Dios.

Lo siguiente es el testimonio de la Doctora Gloria Polo quien, a raíz de un accidente en el que perdió momentáneamente la vida, se encontró con su juicio persona y visitó el purgatorio del que ahora nos cuenta con un dolor inmenso para su alma.

Gloria Polo y su muerte.

Este es el testimonio de Gloria Polo que ella misma quiere que leas con mucho cuidado. Lo que estoy a punto de contarles sucedió el 5 de mayo de 1995 en la Universidad Nacional de Bogotá, a partir de las 4:30 de la tarde.

Soy dentista. Yo y mi primo de 23 años, que también es dentista, estábamos estudiando para obtener la especialización. Ese día,  estábamos caminando junto con mi esposo hacia la Facultad de Odontología para encontrar algunos libros que necesitábamos. Con mi primo caminaba bajo un pequeño paraguas mientras mi marido llevaba un impermeable y para protegerse mejor caminaba cerca de la pared de la Biblioteca General. Los dos saltábamos de un lado a otro para evitar los charcos mientras nos quedábamos cerca de los árboles. Cuando saltamos sobre un charco bastante grande fuimos golpeados por un rayo que nos dejó a ambos carbonizados.

Mi primo murió inmediatamente. El rayo entró por detrás, quemándolo totalmente por dentro, y salió por sus pies, dejándolo intacto por fuera. A pesar de su corta edad, era un joven muy religioso. Tenía una gran devoción por el Niño Jesús y siempre llevaba alrededor de su cuello su imagen, una medalla de cuarzo. Las autoridades dijeron que fue el cuarzo el que atrajo el rayo a mi primo, porque entró en el corazón quemando todo....

Permaneciendo intacto externamente, inmediatamente tuvo un paro cardíaco que no respondió a los intentos de reanimación de los médicos, y murió en el acto.

Pulverizada por dentro y por fuera.

En cuanto a mí, el rayo entró por mi hombro, quemando terriblemente todo el cuerpo, por dentro y por fuera; en resumen mi carne desapareció incluyendo mis pechos, especialmente el izquierdo, dejando un agujero. Hizo desaparecer la carne de mi abdomen, de mis piernas, de las costillas; carbonizó el hígado, quemó gravemente los riñones, los pulmones, los ovarios.... y salió por el pie derecho.

Yo usaba una T de cobre, un aparato anticonceptivo, y por el material con el que está hecho (cobre) es un buen conductor de electricidad; el rayo carbonizó y pulverizó también los ovarios que se convirtieron en dos pasas. Me quedé en paro cardíaco, casi sin vida, con el cuerpo que estaba saltando por la electricidad que todavía había en ese lugar.

Visitó el otro mundo.

Mientras mi cuerpo yacía allí carbonizado, en ese mismo momento me encontré dentro de un hermoso túnel blanco de luz, una luz maravillosa, que me hizo sentir una alegría, una paz, una felicidad que no tengo palabras para describir la grandeza de ese momento. Fue un verdadero éxtasis. Miré, y al final de ese túnel vi una luz blanca, como un sol, una luz hermosa, Era una luz espléndida; sentí de ella una fuente de paz, de amor, de luz... Cuando subí por este túnel hacia la luz, me dije: "¡Caramba, estoy muerta!" Así que pensé en mis hijos y suspiré:

"¡Ay de mí, Dios mío, mis hijitos! ¿Qué dirán mis hijos? Esta madre tan ocupada, que nunca tuvo tiempo para ellos..."

Vi la realidad de mi vida y sentí mucha tristeza. Había dejado mi hogar decidido a conquistar el mundo, ¡pero a qué precio! Poniendo en segundo lugar mi casa y mis hijos.

El abrazo de todos y la entrada al Cielo.

En ese momento de vacío por la ausencia de mis hijos, sin sentir más mi cuerpo, miré y vi algo muy hermoso: Vi a toda la gente de mi vida. En un solo momento, en el mismo momento, a toda la gente, a los vivos y a los muertos. Pude abrazar a mis bisabuelos, abuelos, padres (que estaban muertos) ¡a todos! Fue un momento de plenitud, maravilloso. Comprendí que me había engañado con la historia de la reencarnación: me habían dicho que mi abuela se había reencarnado, pero sin decirme dónde.

La abracé bien, como podía hacer con toda la gente que conocía, viva y muerta. Y todo en un solo instante. Mi hija Dolly, cuando la abracé, se asustó: tenía 9 años, y sintió mi abrazo, porque yo también podía abrazar a los vivos (solo que, normalmente, no sentimos este abrazo).

Casi no me di cuenta del paso del tiempo en ese momento tan hermoso. Y entonces, ahora que ya no tenía el cuerpo, fue estupendo ver a la gente de una manera totalmente nueva. Antes, de hecho, solo sabía cómo criticar: si uno era gordo, flaco, feo, elegante, no elegante, etc. Cuando hablaba de los demás, siempre tenía que criticar algo. Ahora no: ahora veo a la gente desde dentro, y lo hermoso que era. Mientras los abrazaba, veía sus pensamientos, sus sentimientos.

Así que seguí adelante, llena de paz, feliz; y cuanto más subía, más sentía que estaba a punto de ver algo muy hermoso. De hecho, hacia el fondo, vi un hermoso lago ¡sí! Veo un lago estupendo, árboles tan hermosos, pero tan hermosos, maravillosos. Y flores tan hermosas, en todos los colores, con un perfume tan exquisito, tan diferente de nuestras flores. Todo era tan hermoso en ese jardín estupendo, tan maravilloso. No existen palabras que lo puedan describir, todo era amor.

Había dos árboles, a un lado de algo que parecía ser una entrada. Es todo tan diferente de lo que sabemos aquí abajo: no se pueden encontrar en el mundo colores similares. Fue en ese momento cuando vi que mi primo entró en ese maravilloso jardín... ¡Lo sabía! Sentí que yo no debía, que no podía entrar allí...

El regreso de Gloria Polo.

En ese mismo instante oigo la voz de mi marido. Se lamenta y llora con un sentimiento profundo, y llora: "¡¡¡Gloria!!! ¡Gloria! ¡Por favor, no me dejes! ¡Mira a tus hijos, tus hijos te necesitan! ¡Gloria, vuelve! ¡Regresa! No seas cobarde! ¡Regresa!"

Oí todo y lo vi llorar de dolor. Desgraciadamente, en ese momento Nuestro Señor me concedió que me fuera, pero yo no quería volver. Esa paz, esa paz en la que estaba envuelta, me fascinó. Pero, lentamente, empecé a descender de nuevo hacia mi cuerpo, el cual encontré sin vida. 

Miré, y descansé mi alma, mi cabeza hizo chispas y con violencia entré, porque el cuerpo parecía chuparme por dentro. Fue un dolor inmenso entrar. Era como si mi cuerpo, con este peso y estatura, entrara de repente en la ropa de un bebé, pero de hierro. Fue un sufrimiento terrible, sentí el dolor intenso de mi carne quemada, el cuerpo totalmente quemado causó un dolor indescriptible, ardía terriblemente y desprendía humo y vapor.

Oí a los médicos gritar: "¡Ella va a volver! ¡Ella va a volver!" Eran muy felices, pero mi sufrimiento era indescriptible! Mis piernas eran terriblemente negras, consideraron la posibilidad de amputármelas.

Pero para mí hubo otro dolor terrible: la vanidad de una mujer mundana, de una mujer emprendedora, intelectual, estudiante... Esclava del cuerpo, de la belleza, de la moda, dedicaba cuatro horas diarias al aeróbic; esclava de tener un cuerpo hermoso, me sometí a masajes, dietas, inyecciones, una rutina de esclavitud para tener un cuerpo hermoso.

¡Y ahora, ya no tenía un cuerpo! En lugar de los senos tenía agujeros sorprendentes, especialmente el izquierdo, que prácticamente había desaparecido. Las patas eran un espectáculo a la vista, como fragmentos, pero sin carne, negras como el carbón.

El otro mundo nuevamente.

La Doctora Gloria Polo sigue contando: "Me operaron de inmediato. Mientras me anestesiaban, volví a salir de mi cuerpo..."

Pero primero debo decirles algo, hermanos: Yo era una "católica de cafetería", lo era para toda mi vida, porque mi relación con Dios se cuidaba en una misa dominical de 25 minutos, y eso es todo. Fui a la Misa donde el sacerdote hablaba menos, porque me cansaba. Por eso todas las corrientes mundanas me arrastraban: Me faltaba la protección de la oración bien hecha con fe, incluso en la Misa. Un día, cuando estaba estudiando para la especialización, escuché a un sacerdote afirmar que el infierno no existe y ni siquiera los demonios.

Era precisamente lo que quería oír en aquel momento y pensé:

"Si los demonios no existen, y no hay infierno, ¡entonces todos vamos al Cielo! Y así, ¿qué hay que temer?"

El único lazo que me mantenía en la Iglesia, era el miedo al demonio Cuando oí que el infierno no existía, inmediatamente dije:

"Muy bien, si todos vamos al cielo, no importa lo que somos o lo que hacemos!"

Gloria Polo cuenta que "eso determinó su total alejamiento del Señor. Se distanció de la Iglesia y empezó a hablar mal de ella. Ya no tenía miedo al pecado y comenzó a arruinar su relación con Dios. Empezó a decir a todo el mundo que los demonios no existen, que son inventos de los sacerdotes, que son manipulaciones por parte de la Iglesia".

Los demonios sí existen.

Volvamos ahora a la sala de operaciones: cuando me vi en esa situación y me salí de mi cuerpo ¡qué susto tan terrible me llevé! Finalmente vi que los demonios existían, y cómo, vinieron a buscarme precisamente a mí debido a mis pecados.

En ese momento, empecé a ver salir de la pared del quirófano, a tantas personas, aparentemente comunes, normales, pero con una mirada llena de odio, diabólica, aterradora, que hacían temblar mi alma: Inmediatamente me di cuenta de que estábamos eran demonios.

Tenía en mí una conciencia especial: Comprendí de hecho que a cada uno de ellos le debía algo, que el pecado no es gratuito. Me di cuenta de que sí existe el demonio y que vino a buscarme.

El descenso hacia...

Me fui por la habitación, estaba tratando de volver a mi cuerpo, pero esta carne mía no me recibió, y el susto fue terrible. Terminé huyendo lo más rápido que pude, atravesé, no sé cómo, la pared del quirófano, esperando poder esconderme en los pasillos del hospital, pero cuando pasé la pared, hice un salto al vacío, me dirigí hacia varios túneles que bajaban hacia el fondo.

Al principio todavía había un poco de luz, como colmenas en las que había tanta gente: jóvenes, viejos, hombres, mujeres, que lloraban, y con gritos aterradores rechinaban los dientes. Y yo, cada vez más aterrorizada, seguí descendiendo, buscando salir de allí, mientras la luz se iba apagando..

Seguí vagando por esos túneles en una oscuridad espantosa, hasta que llegué a una oscuridad que no se puede comparar con ninguna otra cosa... Allí abajo, esa oscuridad genera dolor, horror, vergüenza y apesta terriblemente. Es una oscuridad viviente, sí, está viva.

Al final de mi descenso, corriendo por todos estos túneles, llegué a un lugar nivelado. En cierto punto vi el suelo abrirse, como una gran boca, enorme ¡Estaba vivo! Sentí mi cuerpo vacío, vacío de una manera asombrosa, y debajo de mí un increíble abismo espantoso, horrible; lo que más me heló fue que, desde allí abajo, no sientes ni un poco de amor a Dios, ni siquiera una gotita de esperanza. Ese abismo tenía algo que me absorbió.

La doctora Gloria Polo, al ver todo esto, narra que ella comenzó a "gritar como una loca, sintiendo el horror de no poder evitar ese descenso, porque se dio cuenta de que se deslizaba irremediablemente hacia más dentro. Ella sabía que, si entraba en ese pozo, habría seguido descendiendo, sin poder volver a subir jamás. Era esto, la muerte espiritual para su alma, estaría irremediablemente perdida para siempre".

Pero en este horror tan grande, precisamente cuando estaba a punto de entrar, San Miguel Arcángel me agarró por los pies. Mi cuerpo entró en ese abismo, pero los pies permanecieron en alto. Fue un momento terrible y verdaderamente doloroso. Cuando llegué allí, la luz que aún quedaba en mi espíritu molestaba a esos demonios; todos los horripilantes seres inmundos que allí moraban me atacaron de inmediato. Esos seres horribles eran como larvas, como chupasangres que intentaban bloquear la luz.

Estaba llorando, esas cosas estaban ardiendo. Hermanos, ellos son tinieblas vivientes, es un odio que arde, que nos devora, que nos desnuda. No hay palabras para describir ese horror.

Gloria Polo y las almas del Purgatorio.

La doctora Gloria Polo se describió a sí mismo como una atea, pero allí empecé a gritar:

"¡Almas del purgatorio! ¡Por favor, sácame de aquí! Se los ruego, ayúdenme!"

Gloria Polo contó que "mientras ella gritaba, empezó a oír llorar a miles y miles de personas, jóvenes. Sí, sobre todo jóvenes. Percibí que allí, en ese lugar horrible, en ese lodazal de odio y de sufrimiento, estaban rechinando los dientes, con gritos y lamentos que me llenaban de compasión y que nunca podré olvidar.

Comprendí que en ese lugar estaban aquellas personas que, en un momento de desesperación, se suicidaron. Ahora están en esos tormentos, con esos seres horribles cerca de ellos, rodeados de demonios que los atormentan. Pero el más cruel de estos tormentos fue la ausencia de Dios, porque allí no se siente a Dios. Comprendí que los que en un momento de desesperación se quitaron la vida, tenían que permanecer allí, dentro de esos tormentos, hasta que pasara todo el tiempo que hubieran podido pasar en la tierra: porque todos los que se suicidan, salen del Orden Divino.

Si el hombre conociera el sufrimiento que le espera, nunca nadie tomaría la decisión de quitarle la vida.

El mayor tormento en el purgatorio.

El mayor tormento de ese horrible lugar es ver cómo los propios padres, o parientes, que están vivos, lloran y sufren con una tremenda sensación de culpa: si yo hubiera castigado, o si no hubiera castigado, si le hubiera dicho, o si no le hubiera dicho, si hubiera hecho esto o aquello... Al final, estos arrepentimientos son tan terribles, son los que más los hacen sufrir. Es el mayor tormento para ellos, y es aquí donde los demonios se enfurecen, mostrando estas escenas:

"Mira cómo llora tu madre, mira cómo sufre, mira cómo sufre tu padre, mira cómo están desesperados, cómo se angustian, cómo se culpan y discuten, acusándose mutuamente, mira todo el sufrimiento que les has causado. Mira cómo se rebelan contra Dios. Mira a tu familia.... ¡Todo esto por tu culpa!"

Gloria Polo explica que "lo que estas pobres almas necesitan, es que los que se quedan aquí abajo puedan comenzar un camino de conversión, que puedan cambiar su vida, que puedan hacer obras de caridad, que puedan visitar a los enfermos. Y que puedan ofrecer misas en sufragio por el alma de los muertos. Estas almas se benefician enormemente de todo esto".

Entonces, la doctora Gloria Polo comprendió así que "esas pobres almas no podían ayudarle, y en ese sufrimiento, en esa angustia, ella empezó a gritar de nuevo":

"¡Pero aquí hay un error! ¡Mira, soy un santo! ¡Nunca robé! ¡Nunca he matado! ¡Nunca le hice nada malo a nadie! Por el contrario, antes de fracasar en mi negocio, importé los mejores productos de Suiza, extraje y ajusté los dientes, muchas veces no requería que los clientes pagaran si no podían. ¡Compré cosas y se las di a los pobres! ¿Qué estoy haciendo aquí?"

Yo, que era tan buena, que tendría que ir directo al cielo, ¿qué estaba haciendo aquí? ¡Sáquenme de aquí! ¡Sácame de aquí! Seguí gritando aterrorizada, con esos seres horribles aferrados a mí.

"¡Soy católica! Soy católica, por favor, ¡sácame de aquí!"

La Doctora Gloria Polo narra que "con esa vergüenza tan grande y ese dolor, empezó a gritar":

"Jesucristo, Señor, ten compasión de mí. ¡Perdóname, Señor, dame una segunda oportunidad!".

Cuando volví a gritar que era católica, hermanos, oí una Voz, tan dulce, pero tan dulce, tan hermosa, que llenó todo de paz y amor, e hizo saltar mi alma. Aquellas horribles criatura que se aferraban a mí, al oírla, se postraron inmediatamente en adoración y pidieron permiso para retirarse, porque no soportaban la dulzura de aquella Voz.

Entonces vi a la Santísima Virgen postrada, cuando el sacerdote elevó a Nuestro Señor en la Hostia, durante la Misa que se celebró por el alma de mi prima. La Virgen María intercedió por mí. Postrada a los pies de Nuestro Señor, recogió todas las oraciones que la gente de mi tierra hizo por mí, y se las presentó a Él. Esa Voz tan hermosa, ahora me dice:

"¡Muy bien, si eres católica, dime cuáles son los mandamientos de la ley de Dios!".

Esa pregunta no me la esperaba. Solo sabía que eran 10. Recordé entonces que mi madre decía que el primer mandamiento era el amor: "Amor a Dios y amor al prójimo". Así que elegí esta respuesta, esperando que fuera suficiente y que el resto no se notara... Y empecé a decir:

"El primer mandamiento es: amar a Dios sobre todas las cosas, y... al prójimo como a mí mismo."

"Muy bien: me dijo - ¿y tú hiciste esto? ¿Me amaste?"

Totalmente confundida, contesté:

"¡Yo... sí! Sí, yo sí. ¡Sí!"

Pero esa maravillosa Voz dijo: "No lo hiciste"

La Doctora Gloria Polo cuenta que "cuando escuchó ese "¡No!", ella sintió todo el dolor del rayo. Se sintió desnuda, y dijo que se le cayeron todas las máscaras y quedó al descubierto ante el Señor.

Esa suave Voz seguía diciéndome:

"No amaste a tu Señor sobre todas las cosas, y menos aún amaste a tu prójimo como a ti mismo. ¡Hiciste de ti un Dios que modelaste sobre ti misma, sobre tu vida! Solo en los momentos de extrema necesidad, o en el sufrimiento, te acordaste de tu Señor. Y entonces sí, te arrodillaste, lloraste, pediste, ofreciste novenas, te propusiste ir a misa, a grupos de oración, a pedir gracias o un milagro... ¡Cuando eras pobre, cuando tu familia era humilde, cuando aún deseabas ser profesional, entonces sí, todos los días rezabas de rodillas, horas enteras, suplicando a tu Señor! Tú rezabas, pidiéndome que te sacara de esa pobreza, para que yo te permitiera llegar a ser un profesional y ser alguien. Cuando te encontraste en necesidad y necesitabas dinero, entonces sí, lo prometiste: Rezo el Rosario, pero Tú, Señor, concédeme un poco de dinero! ¡Esta era la relación que usted solía tener con su Señor! Nunca, ¿cumpliste una promesa hecha, ni siquiera una? Y más allá de no cumplir las promesas, ¡nunca me lo agradeciste!"

Y el Señor, la habló a la Doctora Gloria Polo, insistiéndole en esto:

"¡Diste tu palabra, hiciste una promesa a tu Señor, pero nunca la cumpliste!... Todo lo que tenías, no te lo dieron porque lo habías pedido, sino que era una bendición que recibiste del Cielo; tú, en cambio, dijiste que lo habías obtenido todo por ti mismo, porque eras un obrero, un luchador.... Que todo lo habías conquistado con tus manos, y por la fuerza del estudio". No! Mira: ¿cuántos profesionales hay, más cualificados que tú, que trabajan tanto o más que tú?"

Pero aun así, Jesucristo tuvo misericordia de mí y me dijo:

"Vas a volver. Vas a tener tú segunda oportunidad, pero no por la oración de tu familia. Porque es normal que ellos oren y clamen por ti, si no por toda la intercesión de todas las personas ajenas a tu carne y a tu sangre que han llorado, han orado y han elevado su corazón con muchísimo amor por ti".

La oración de un campesino por Gloria Polo.

De entre todas, el Señor le hizo ver una oración en especial el cual él escuchó de forma que no pudo resistir, Era la oración de un pobre campesino desconocido para mí, que cuando supo el terrible dolor que debió sufrir por el rayo no dejó de orar y sacrificarse por ella: "Eso es Amor al Prójimo (le explicó el Señor).

"Vas a volver, pero tú no lo vas a repetir mil veces. Si no mil veces mil. Y, ¡ay!, de aquellos que oyéndote no cambien, porque van a ser juzgados con más severidad. Como lo vas a ser tú en tu segundo regreso".

Actualmente, Gloria Polo se dedica a dar conferencias con su testimonio allí en donde la invitan. También ha publicado su testimonio en varios idiomas en su web:

www.gloria.polo.ortiz.in

Gloria Polo da gracias a Dios constantemente por el regalo de que Dios le ha dado por darle una segunda oportunidad:

"Cómo me duelen mis años anteriores en que fui una católica dietética; doy gracias a Dios por mi madre la Iglesia Católica. Amo profundamente al Papa, a mis sacerdotes y religiosas... En mi experiencia de adoración al Santísimo, esta miserable sierva ha encontrado los deleites, la Paz y el Amor, anticipos del Paraíso"

Confesión personal de Gloria Polo en video.

A continuación, y desde las mismas palabras de su boca, puedes escuchar ahora la increíble confesión de la experiencia en el más allá que tuvo la Doctora Gloria Polo, en el momento de ver el purgatorio.

Más sobre el Purgatorio.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: True Christianity
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD