Conversion, fe y esperanzas / Testimonios

Era un neurocirujano ateo hasta que, en una experiencia mortal, vi el Cielo

 
 
 

Soy neurocirujano y siempre negué que existiera otra vida más que la terrenal, pero un día estuve al borde de la muerte y todo cambió

 

Como todo neurocirujano escéptico, siempre deseché todas aquellas visiones que profesaban algunos de mis pacientes sobre una vida más allá de la muerte.

Entonces un día tuve una convulsión bastante violenta y me encontré con un reino de belleza indescriptible.

Paso mucho de mis días viajando y hablando con la gente sobre milagros. No el tipo de milagros confinados que cuentan en los libros de historia, o las historias del amigo de un amigo, sino verdaderos milagros experimentados por la gente común y corriente.

Esto puede sonar bastante extraño hoy en día, pero si me hubieras conocido antes de noviembre del 2008, pensarías que esta actitud en mí es imposible.

Juzgando a través de los ojos de la ciencia.

Había estado trabajando como neurocirujano académico durante años, 15 de ellos en la Escuela de Medicina de Harvard. Desde la infancia leía la portada de la revista Scientific American para estar al tanto de cada mes, deseando con todo mi corazón ser el tipo de médico compasivo pero ferozmente intelectual que mi padre alguna vez fue.

Asistí a la iglesia y tomé la Comunión con mi esposa e hijos, pero conocí el camino de la verdad, la verdad real, el tipo de verdad que puedes ver, sentir y confirmar, en lugar de adivinar, a través de la ciencia.

Los pacientes a veces me preguntaban sobre la muerte, el cielo, u otras preguntas metafísicas antes o después de las cirugías, pero siempre me enorgullecía de ser un hombre racional, un hombre de ciencia.

El mejor enfoque, pensaba, era ser amable pero honesto. No hay vida después de la muerte. Probablemente pienses que estás flotando por encima de tu cuerpo durante la cirugía, o que vislumbraste el cielo, pero ese es tu cerebro jugando trucos contigo mismo.

Nunca se me ocurrió preguntar: Si tu cerebro te engaña, ¿quién es el que tu cerebro está engañando?

El momento en que mi vida cambió.

Todo eso cambió cuando, en noviembre de 2008, me acosté con un dolor de cabeza que resultó ser mucho más de lo que parecía. Era el peor dolor que había sentido. Mi familia me dejó para descansar en la cama, pero cuando volvieron a revisarme unas horas más tarde me encontraron en manos de una violenta crisis epiléptica.

Una ambulancia me llevó a A&E. Fui admitido en el mismo hospital donde trabajaba y una colega, la doctora Potter, me diagnosticó una meningitis por bacterias gramnegativas. Ella es una excelente médico y me dio el mejor cuidado posible.

Sin embargo, cuando descubrió que la bacteria era E.coli, una cepa rara y frecuentemente fatal, le preocupaba que mi caso no tuviese esperanza.

Dado el diagnóstico, y que había descendido en coma dentro de las primeras tres horas después de sentir molestias, las estadísticas sugirieron que tenía menos del 10% de posibilidades de supervivencia.

Más complicaciones se produjeron, y las estimaciones de los médicos cayeron a un 2% de posibilidades de supervivencia, sin posibilidades de recuperación. Después de siete días, le recomendaron a mi familia que me desconectaran.

Durante todo esto, mi familia oró junto a mi cama y muchos amigos oraron desde lejos. Mis médicos realizaron exámenes y recetaron medicamentos, pero yo no estaba consciente de nada de eso. Yo estaba en otro lugar por completo.

Mi experiencia en el cielo.

Mientras mi cuerpo estaba en una cama de hospital, mi conciencia, mi alma, estaba experimentando una rica odisea fuera del mundo físico.

Comenzó como una mancha de conciencia en una gran oscuridad. Al cabo de un rato me levantó una hermosa luz giratoria, de la que fluía una melodía indescriptiblemente hermosa.

La luz y la melodía me llevaron a un valle verde lleno de luz y vida, donde un hermoso ángel descansando sobre el ala de una mariposa me guio. Ella compartió un mensaje directamente en mi conciencia, libre de las palabras:

"Eres amado, no temas, no puedes hacer nada malo aquí"

El orbe de la luz giratoria respondió a todas mis preguntas sobre el universo y mi lugar en él de una manera similar, con paciencia infinita y directamente en mi mente.

En busca explicaciones racionales.

Suena como un sueño de fiebre, lo sé. Si un paciente me hubiera contado esta historia, le habría dado una sonrisa muy agradable (pero ligeramente condescendiente) y le explicaría que había alucinado todo.

Habría explicado con paciencia que su neocórtex, la parte del cerebro encargada de procesar e integrar el pensamiento consciente, la memoria, el lenguaje, la creatividad y la percepción sensorial, básicamente todo lo que nos hace humanos, se había puesto un poco pícara en una tormenta electroquímica de sinapsis.

Pero en mi caso, esa explicación aparentemente racional es totalmente imposible. Mi neocórtex estaba completamente cerrado. Sólo la parte más primitiva de mi cerebro, la parte que mantiene el corazón latiendo, mostró cualquier signo de funcionamiento.

Cuando me estaba recuperando del coma y examinando mi experiencia, mi escepticismo fue uno de los primeros rasgos de personalidad en reafirmarse. Recuerdo que le dije a mi hijo mayor:

"Parecía demasiado real para ser real".

Hasta mis colegas se sentaron conmigo para considerar metódicamente, y en última instancia rechazar, todas las posibles hipótesis acerca de cómo un cerebro tan gravemente dañado podría fabricar una experiencia tan compleja, me permitiré confiar en lo que sabía que era verdad: Realmente sucedió.

Para citar a Sherlock Holmes:

"Cuando has eliminado lo imposible, lo que queda, por improbable que sea, debe ser la verdad".

Mi cerebro era incapaz de crear algo cercano a lo que había experimentado. Y sin embargo lo experimenté.

Por lo tanto, tuve que aceptar lo improbable:

"Esta rara experiencia realmente pasó, no en mi cerebro, sino en un reino más real que nuestro reino terrenal".

Una experiencia más entre miles y miles.

El mismo día en que mis médicos aconsejaron a mi familia que renunciaran y me desconectaran, me desperté. No estaba sólo en contra de todas las probabilidades, era un milagro médico.

Salí del coma sin memoria de mi vida, sin reconocimiento de la gente que oraba alrededor de mi cama en el hospital y sin capacidad de hablar o de entender el lenguaje. Pero sabía exactamente dónde había estado, y la memoria sigue siendo clara.

Desde entonces, como he visitado iglesias, hospitales y universidades compartiendo mi experiencia, hice el descubrimiento más importante de todos: Las experiencias como la mía son mucho más comunes de lo que jamás había imaginado.

Dondequiera que vaya, la gente se acerca silenciosamente a mí después de las conferencias y los fichajes para compartir su propia experiencia. A menudo comienzan de la misma manera: "Nunca le he dicho esto a nadie antes, pero..." Me hablan de experiencias cercanas a la muerte, experiencias de muerte compartida, experiencias fuera del cuerpo y otros fenómenos.

Increíbles testimonios.

Como el hombre que vio un orbe azul de luz salir del cuerpo de su padre justo después de que tomó su último aliento. Cuando preguntó tentativamente a su hermana: "¿Viste algo raro?", ella respondió: "¿Te refieres a esa luz que acaba de salir de la cabeza de papá?"

O la mujer que vio a su suegra ofrecer su sombrero rojo favorito a alguien invisible al pie de su cama de hospital, y luego descubrió que el sombrero había desaparecido cuando su suegra murió más tarde esa noche.

O la madre que se trasladó a través del país para llevar a sus hijos lejos de su ex marido, que se había perdido bajo el peso de una fuerte adicción a las drogas.

En medio de una oscura y fría noche de enero, mientras sentía mucha desesperación por lo que le deparaba el futuro, una entidad inefable que ella sabía era que Dios, apareció y la envolvió en un profundo amor, rejuveneciendo y ayudando a construir una vida nueva y segura para sus hijos.

A veces, me hablan de las literaturas que cambiaron su vida, estudios científicos pioneros enterrados en una oscura revista, un texto antiguo aún no traducido al inglés, o incluso escritos familiares de poetas como Traherne o Blake, vistos bajo una nueva luz.

O me señalan el estudio de un caso, una memoria o una leyenda que tiene detalles cruciales en común con las experiencias reportadas por personas a medio mundo de distancia, un milenio antes o después. Sus historias y la investigación que inspiraron forman la columna vertebral de mi libro El Mapa del Cielo.

La ciencia, la religión y la espiritualidad son socios.

Crecí en una familia que daba por sentado los papeles complementarios de la ciencia y la religión. Mi padre, un hombre de fe profunda que era activo en nuestra comunidad de la iglesia, y también fue un neurocirujano académico pionero que presidió el departamento de neurocirugía de su hospital.

Pero es sólo desde mi experiencia que he entendido cómo la ciencia, la religión y la espiritualidad son socios en el descubrimiento de las verdades de este mundo y en el siguiente.

La visión neurocientífica convencional del cerebro, la visión a la que yo me suscribí antes de mi experiencia, ha sido retenida por la ciencia materialista, un enfoque de la ciencia que asume que todo no es más que la suma de sus partes físicas medibles.

La ciencia materialista postula que el cerebro crea la conciencia. Afirma que todo lo que hemos experimentado, cada hermosa puesta de sol, cada magnífica sinfonía, cada abrazo de nuestro hijo, es simplemente el parpadeo electroquímico de las neuronas en una masa gelatinosa de tres libras.

Nuestras opciones tampoco son hechas por nuestra propia voluntad, son simplemente reacciones químicas y mecánicas a los estímulos. Y, dice, no somos más que nuestros cuerpos físicos, cuando morimos dejamos de existir.

El problema con ese modelo, el modelo materialista del cerebro creador de conciencia, es que incluso los mejores expertos del mundo en el cerebro no tienen ni siquiera la primera idea de cómo el cerebro podría crear conciencia.

Es el equivalente moderno de los científicos pensando: Bueno, ciertamente parece que el sol se levanta y se pone alrededor de la tierra, por lo que el sol probablemente gira alrededor de la tierra. La corriente principal de la neurociencia no ha hecho su tarea.

La conciencia: Color primario del universo.

El debate cuerpo-mente es una conversación de 2600 años de antigüedad que ha fascinado a los pensadores más brillantes del mundo desde Platón y Aristóteles hasta Aquino a Descartes.

Pero estamos al borde de un cambio que no tiene precedentes en toda la historia de la humanidad: Un cambio radical que vincula irrevocablemente la ciencia y la espiritualidad, y revela las formas en que se han interrelacionado desde el principio.

La conciencia no es creada por alguna combinación de fuerzas físicas o impulsos electromagnéticos. La conciencia, nuestra alma, individual y colectivamente, es fundamental. E

Es una especie de color primario del universo, y no puede ser creado o combinando con otros elementos.

El Reino de Los Cielos está dentro de nosotros.

Es nuestra conciencia, nuestra alma, más que nuestra sola existencia corpórea, lo que nos abre a los milagros y nos proporciona una atadura, un hilo de gasa delgado, pero más fuerte que cualquier material físico, al cielo y a Dios.

Esta convergencia de una comprensión sobre nuestro acercamiento a la ciencia, a nuestro universo y a nosotros mismos es la única manera de seguir adelante.

Jesús enseñó que el Reino de los Cielos está dentro de nosotros. Antes de mi enfermedad, pensé que era una especie de metáfora oscura, pero en realidad es muy sencillo.

Esa chispa divina de la conciencia y el amor dentro de cada uno de nosotros es un enlace directo al cielo desde aquí mismo en la tierra.

El cielo es el verdadero hogar de nuestras almas, y es cuando nos permitimos vivir de una manera que reconoce, o cuando estamos obligados a confrontar esa verdad en su terrible, maravillosa, gloria impresionante, que los milagros sí ocurren.

Adaptación y traducción por Mariel Parra, para PildorasdeFe.net, del artículo publicado en: Catholic Herald
 
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp      Google      
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
papa francisco envia ayuda victimas terremoto en mexico
 
mujer sentada a la orilla de la playa triste
 
lecciones padre father pio pietrelcina batalla espiritual
 
padre pio consagracion en misa foto blanco y negro
 
padre pio consagracion en misa foto blanco y negro
 
padre pio consagracion en misa foto blanco y negro
 
frases santa teresa de calcuta aprender amar
 
 
pareja de esposos sentado a la orilla de un lago
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Evangelio de hoy


 
papa francisco mirada seria de frente fondo claro
 

Celebración del día


 
san pio de pietrelcina padre pio sacerdote estigmatizado mistico
 
Lo más leído
 
------------------------------------------------------------------

En oración por terrible terremoto en Ciudad de México. Deja más de 115 muertos

------------------------------------------------------------------

El poderoso significado liberador de la Medalla de San Benito

------------------------------------------------------------------

Los 5 hábitos del Padre Pío para las personas que quieren ser santas

------------------------------------------------------------------

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

------------------------------------------------------------------

10 Lecciones del Padre Pío para estar preparados en la batalla espiritual

------------------------------------------------------------------

Matrimonio: 5 maneras de sostener a tu pareja en los tiempos difíciles