Familia / Matrimonio y noviazgo

El amor requiere paciencia: con uno mismo y con tu pareja

 
 
   
 
 
 

Si no estás dispuesto a sufrir por las personas a la que dices amar, necesitas profundizar y trabajar en perfeccionar tu amor por ellos

 

"La paciencia no puede ser probada de otra forma que con sufrimiento, y la paciencia está unida al amor" (Pequeñas conversaciones con Dios, Santa Catalina de Siena)

En esencia el amor no puede ser probado sin paciencia o sufrimiento, pero en el mundo de hoy es fácil confundir el significado del amor. Cualquier programa de televisión o película te mostrará que el amor es todo rosas y mariposas una vez que ambos personajes se enamoran, y luego viene el final feliz.

Lo que a menudo olvidamos (haciendo a un lado el hecho de que los programas de TV y las películas están hechos con la intención de asombrarnos) es que ellos nunca muestran lo que ocurre luego del "felices para siempre", así que no pensamos en ello.

Salimos del cine con una imagen imperfecta de lo que significa el verdadero amor y decidimos creer que, una vez que la pareja esta junta y se promete mutuo amor eterno, tendrá una relación perfecta y sin problemas de allí en adelante.

La frase de Santa Catalina de Siena nos enseña lo que es el verdadero amor:

"La paciencia no puede ser probada de otra forma que con sufrimiento, y la paciencia está unida al amor".

Antes que nada, la paciencia está unida con el amor, son inseparables. Y no hay otra forma de probar la paciencia que con el sufrimiento, esto implica que el amor requiere sufrimiento, eso es porque el amor es la completa donación de uno mismo.

¿Deseas amar? Si tu respuesta es sí (y espero que sea esa), entonces tienes que entregarte a ti mismo. Esto requiere compromiso, sacrificio, paciencia, y si, sufrimiento.

Para amar, sufrirás por el bien de otro, amar es olvidarte a ti y poner al otro primero. Por supuesto, un amor saludable llama a ambos a tener está misma meta, por lo que deben luchar. La entrega es el verdadero amor.

Si cada pareja que llega al altar el día de su boda, lo hiciese con la mentalidad y la preparación del corazón y del alma para entregarse completamente al otro, apostaría que la tasa de divorcios descendería enormemente.

Pero eso es lo que prometemos en el altar del Señor, y esa clase de amor requiere paciencia: paciencia con uno mismo y paciencia con el otro.

Si ya estás casado, haz el esfuerzo de trabajar continuamente hacia la realización de la sana entrega del uno al otro. Por supuesto, esto debe ser considerado en el contexto de una relación que está ordenada sana y correctamente, si hay otros factores involucrados como el abuso o el maltrato, busca consejo y guía, y ama a la otra persona desde la distancia, mientras reciben ayuda profesional.

Si aún no estás casado, pero estás comprometido, ponte en oración por tu futuro matrimonio iluminado por esta verdad y pregúntate ¿Están yendo al altar por su propia voluntad o algo/alguien te presiona a casarte? ¿Estás dispuesto a entregarte completamente por el resto de tu vida?

El matrimonio implica grandes compromisos que requieren una gracia especial, que ha sido derramada en la pareja por el Sacramento del Matrimonio a través del poder del Espíritu Santo.

Esto puede parecer aterrador para algunos, pero cuando reflexionas y oras acerca de esto, se revela la grandeza y majestuosidad del amor. No, el amor no es solo rosas y mariposas, pero hay una rica dulzura en la clase de amor que te permite renunciar a ti mismo, entregarte y sufrir por el otro.

Echa un vistazo a tu propia vida, las personas por las que estas dispuesto a sufrir, esas son las personas a las que más amas.

Un ejemplo de esto es cuando alguien dice "yo sería capaz de dar la vida por mi madre (o padre)", "trabajaré muy duro sin importar cuán cansado esté para poder ayudar a mi madre", esto es porque estás dispuesto a sufrir y esforzarte en un nivel muy superior por ellos ya que les amas mucho.

Esto, en mayor medida debe suceder con la persona con la que vas a unirte en el Sacramento del Matrimonio pues se comprometen a ser una sola carne para el resto de la vida, esto es incluso más grande que un familiar, es parte de ti mismo.

Si no estás dispuesto a sufrir por las personas a la que dices amar, necesitas profundizar y trabajar en perfeccionar tu amor por ellos. Requerirá paciencia, requerirá sufrimiento, pero los frutos serán la mayor recompensa. Solo entonces habrás encontrado la grandeza y dulzura del verdadero amor.

 
 
Adaptación y traducción por Qriswell Quero de Pérez para PildorasdeFe.net, del artículo publicado en: Catholic.org, autor: Jackie Stammen

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero de Pérez, venezolano, casado, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con anunciar el Evangelio. Entregado al servicio en todos los aspectos de mi vida. Mi lema es: Quien a Dios tiene nada lo detiene

 
 
 
Estimado lector: ¡Gracias por leernos! Tú; formas parte de este portal que renueva la fe y la esperanza. Queremos seguir comprometidos con esta labor y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar a más personas. ¡Te necesitamos!
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
oido prestar atencion escuchar mano en oreja
 
hombre rezando arrodillado sobre hojas caidas de un arbol
 
papa francisco incienso santa misa sobre cenaculo altar santa misa eucaristia
 
esposa sosteniendo mano de su esposa en boda matrimonio
 
hombre sentado en la raiz de un arbol biblia en mano
 
 
rezando el santo rosario colgado blanco y negro fondo
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
san juan pablo ii levantando su mano saludando fondo azul cielo nubes
 
- Lo más leído -
 

¿Cómo orar cuando alguien te hace sufrir? Oración por quien te hace sufrir

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

13 citas bíblicas que podrían ayudar a tu matrimonio en tiempos difíciles

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Oración para el primer Domingo de Adviento: la salvación está cerca

Carta de un PAPÁ a sus hijos: 8 cosas que quiero que recuerden toda su vida