Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Matrimonio y noviazgo

Perdonar la infidelidad del cónyuge incluye un proceso de sanación que puede ser largo o corto, dependiendo del tamaño de su corazón

Perdonar la infidelidad del cónyuge no es un proceso sencillo, se requiere de un proces ode sanación que solo, a través de la mirada y el amor de Dios, puede volver a reestablecerse la unidad y la confianza, aunque el tiempo es determinado por cada una de las personas que integran el matrimonio, y cada matrimonio es distinto.

Conociendo el perdón.

Hoy en día, el perdón parece algo muy poco natural. Nuestro sentido de la justicia y de la venganza, nos dice que la gente debe pagar por sus errores.

Hay un viejo dicho que dice: "El perdón es poner en libertad a un prisionero." Y esto es algo muy cierto. Una vez que has perdonado, la persona se da cuenta de que el verdadero prisionero que ha sido liberado eres tú mismo, no la persona que te ha hecho daño. Te liberas de la amargura, y te liberas para disfrutar de tu presente y tu futuro.

El perdón es una respuesta sana a una injusticia, un despliegue de la misericordiosa de Dios y dejar escapar esos sentimientos de querer perseguir el resentimiento o la venganza hacia el otro. La naturaleza humana nos inclina a estar resentido y exigir a otros que paguen un precio por su maldad y el perdón es lo opuesto a todo esto.

Perdonando la infidelidad en el matrimonio.

Cuando en un matrimonio se da la infidelidad, sea del hombre o de la mujer, el perdón parece como que se esconde en el sótano más profundo de nuestras emociones. Nos invaden sentimientos muy turbios y se siente un deseo vivo de venganza. Encontrar ese perdón en ese momento parece algo imposible ¿Cómo lograr perdonar la infidelidad del cónyuge en esta situación?

A continuación, una respuesta dada por el Padre Miguel Ángel Fuentes, desde su blog:  El Teólogo responde, que pueda ayudar a ejecutar este proceso de perdonar una infidelidad al cónyuge.

Esta respuesta, vale tanto para el caso en el que la esposa es la infiel o para el caso en que es el esposo es el adúltero

1. Principios canónicos.

Hay que tener claro, ante todo, que el matrimonio ante Dios es para siempre; suceda lo que suceda.

A pesar de eso, la Iglesia contempla que en algunas situaciones muy graves, como por ejemplo el caso del adulterio de uno de los cónyuges, el cónyuge inocente decida lícitamente separarse y no continuar la vida común.

El Catecismo de la Iglesia Católica, nos señala lo siguiente en cuánto a la reconciliación:

1649: Existen, sin embargo, situaciones en que la convivencia matrimonial se hace prácticamente imposible por razones muy diversas. En tales casos, la Iglesia admite la separación física de los esposos y el fin de la cohabitación. Los esposos no cesan de ser marido y mujer delante de Dios; ni son libres para contraer una nueva unión. En esta situación difícil, la mejor solución sería, si es posible, la reconciliación. La comunidad cristiana está llamada a ayudar a estas personas a vivir cristianamente su situación en la fidelidad al vínculo de su matrimonio que permanece indisoluble (cf FC; 83; CIC can 1151-1155).

Por tanto, si bien la separación (sin intención de unirse a otra persona) sería lícita en caso de adulterio, es, sin embargo, una "razón extrema", cuando no hay alternativas de salvar el matrimonio.

2. ¿Hasta dónde el esfuerzo?

¿Hasta dónde debe esforzarse en intentar solucionar su situación?

No se puede dar un principio universal. Se debe examinar el corazón y ver cuánta generosidad le pide Dios. Yo le aconsejaría que no se desaliente y que ponga todos los medios para salvar tu matrimonio.

Están en jueg muchas cosas en su vida y en su matrimonio:

  • Su felicidad (pues, de permanecer separado, quedaría obligado a vivir solo el resto de su vida, ya que no puede usted volver a casarse con otra persona).

  • La felicidad y salvación de su cónyuge: ella o él ha pecado, es cierto, pero si se ha arrepentido, hay que tener esperanza de que reforme su vida. En cambio, si queda solo, le expone a que vuelva a vivir mal. ¿Acaso no asumió usted el compromiso de hacer lo posible por "redimir a su pareja" al jurarle amor para siempre? Recuerde que el amor del esposo es como el de Cristo por su Iglesia; y Cristo Nuestro Señor se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, purificándola (Ef 5,25-26).

  • La felicidad de sus hijos: Ellos necesitan la referencia materna y paterna para su educación y para alcanzar la madurez espiritual y psicológica.

Comprendo que éstas cosas no son fáciles, sobre todo teniendo en cuenta que han quedado heridos sentimientos muy delicados. Pero Jesucristo no nos ha rechazado a nosotros, ni nos trata con lejanía a pesar de que ninguno de nosotros somos "confiables" (¿quién garantiza que no volveremos a pecar contra Dios?); y sin embargo, Dios nos vuelve a recibir. Ciertamente no está Usted obligado a hacer esto por justicia, pero la justicia sin misericordia es crueldad.

Si la infidelidad de su cónyuge ha sido muy grave, no debe olvidar que cualquiera de los pecados graves que usted haya cometido en su vida (si ha cometido alguno) establece con Dios una deuda impagable para nosotros, tanto como la infidelidad de su pareja; pero Dios a Usted se la saldó. No debe ser, pues, imposible que Usted haga lo mismo con los demás.

Evidentemente, lo que he dicho más arriba se refiere al caso en que la persona que ha cometido infidelidad a su cónyuge tiene la sincera intención de cambiar de vida y reparar el mal hecho.

Perdonar a la esposa o al esposo adúlteros no significa tolerar el estado de infidelidad (o sea, que mantenga una doble vida), sino recibirlo con un perdón sincero cuando se ha arrepentido de su pecado; y esto por un bien mayor natural (el bien de la familia) y sobrenatural, la imitación de Cristo que nos ha perdonado nuestras propias infidelidades, ya que la Sagrada Escritura describe todo pecado como una especie de adulterio del hombre respecto de Dios.

¿Qué le aconsejaría Don Bosco?

En la Memorias Biográficas de San Juan Bosco, se leen estos consejos:

  1. "Cuando un alumno se muestra arrepentido de una falta, perdonadle en seguida y perdonad de corazón: echadlo todo al olvido. Y después que nadie diga jamás a un muchacho o a otro que ha desobedecido, que ha dicho una palabra insolente, o faltado de otra manera al respeto: ¡Ya me las pagarás! Porque este lenguaje no es cristiano".

  2. ¡Perdonar en seguida y de corazón! Aunque haya mucha diferencia entre ambas situaciones, ¿no vale la pena intentarlo?

Que María Auxiliadora, la que perdonó a todos los asesinos de su Hijo, estando Ella al pie de la cruz, le ayude a cicatrizar para siempre las heridas de su alma y le ayude en este proceso de cómo perdonar la infidelidad de su cónyuge y que su matrimonio sea renovado para siempre.

Oración para perdonar la infidelidad de un cónyuge.

Padre de misericordia, quiero pedirte en este momento que me des la fuerza que necesito para lograr el perdón de la infidelidad de mi cónyuge.

Por el bien de mi matrimonio, por el rescate de la gracia que has puesto en ese Sacramento bendito, ayúdame a encontrar el perdón necesario para concederle ese bien a mi cónyuge

Sé que siento una profunda herida en mi alma y en mi corazón, y por eso no quiero dejar esa facultad de perdonar a mis emociones turrbadas que van y viene, sino que quiero entregártelo a Ti, quien eres el dueño del amor y de la misericordia.

Que pueda traer a mi mente los votos que hicimos ante ti y que tomamos con todo nuestro corazón. Que esa promesa de amarnos en las buenas y en las malas se haga presente para que mi corazón pueda abrirse al perdón que en este momento veo cerrado en todo sentido.

Toca mi corazón Señor, dame la capacidad de no devolver mal por mal, sino que entregue el bien aunque haya recibido un daño tremendo a mi vida.

Ruego que lo toques esa ira efervescente que ahora siento y lña hagas desaparecer. Que el amor vuelva a salir a la superficie y el perdón logre brotar de estaa llaga profunda de dolor

Tú me has concedido el perdón de mis pecados ¿Quién soy yo para no perdonar a quien viene a mí con un corazón arrepentido? Por eso, te pido Señor, abre mi mente para que entiende que el camino del perdón es la respuesta a una sanación profunda de este matrimonio.

Confío en ti Señor, en que vienes sanarme. Creo en ti, en que me concederás esa gracia para saber perdonar esa infidelidad a mi cónyuge. Todo es tuyo, te entrego mi matrimonio y mi corazón. Amén.

Recursos sobre perdonar.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: El Teólogo Responde

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD