Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Matrimonio y noviazgo
esposos felices contentos viendose y riendo el uno al otro fondo campo

Sigue los 8 consejos para evitar el divorcio. En el matrimonio, procura ser paciente y dirigirse con ternura para fortalecer el matrimonio

Muchos cónyuges ignoran las alarmas de descontento que su pareja ha estado haciendo sonar durante años. Para ellos, ninguna de las quejas sonaba como si pudieran terminar llevando al divorcio. Cuando su cónyuge anuncia "repentinamente" que se va a mudar, que quiere terminar el matrimonio, o incluso que ya ha solicitado el divorcio, el suelo de abajo tiembla como un terremoto. ¿Hay alguna manera, en ese último punto, de evitar el divorcio?

No es un secreto que se necesita trabajo para proteger, nutrir y hacer crecer un matrimonio. Entre los horarios de trabajo, los niños y otras obligaciones, a veces puede parecer imposible mantener esa relación. Y cuando surgen problemas, algunos piensan primero en divorciarse y separarse, mientras que otros, es una mejor opción seguir luchando en su relación.

El fin del matrimonio es buscar el crecimiento, tanto de la familia como de cada uno de los cónyuges. Crecimiento en fortalezas, espiritualidad, bases, confianza, esperanza, ertc,. Se presentará baches del camino, por supuesto; pero existen medidas a aplicar, desde mejorar la comunicación hasta infundir más romance en la vida diaria, que puede tomar para evitar el divorcio.

Seguramente, tú también quieres estar con el amor de tu vida para siempre, y a su vez, tu pareja contigo, así que siempre haz que tu matrimonio sea una prioridad todos los días de tu vida

Aquí hay algunas maneras fáciles y divertidas de seguir mejorando la relación matrimonial y hacerla más fuerte para evitar el divorcio.

8 consejos para evitar el divorcio

Comiencen a practicar estos consejos para disfrutar aún más de su relación durante toda su vida

1. Comunicarse con el cónyuge.

Lo que no se comunica no se comparte. Lo que no se comparte aleja. Lo que aleja crea distancias insalvables. Lo que distancia desune. Y lo que desune acaba por extinguir y disolver cualquier relación, hasta que cada uno de ellos se transforma en un extraño para el otro.

El silencio y la incomunicación son los mayores enemigos de los matrimonios. No deja de ser curioso que el 82% de las mujeres españolas casadas consideren la incomunicación conyugal como el más frecuente y primero de sus problemas de pareja.

2. Respetar y admirar al otro.

El respeto y la admiración son también fundamentales como factores de resistencia de los conflictos de pareja.

Para que emerja un conflicto en el matrimonio forzosamente antes han tenido que dejar de admirarse. Cuando se extingue la mutua admiración, la pérdida del respeto, al inicio sólo gestual y verbal, está cerca.

Esta inicial pérdida de respeto verbal se prolonga en ocasiones, basta con que estén más irritables o, por un momento, "pierdan los nervios", en la pérdida de respeto físico o, dicho sin ningún eufemismo, en la violencia doméstica.

Es muy difícil que una pareja entre en crisis si la admiración y el respeto mutuo no sólo se conservan sino que, con el pasar de los años, se acrece.

3. No rehuir las dificultades y no insistir en las diferencias.

Para tratar de resolver los problemas, lo primero que hay que hacer es identificarlos y, a continuación, afrontarlos.

Si las dificultades se silencian y aparcan, lo que era pequeño se agranda y lo que en un inicio apenas tenía importancia deviene en el detonante de la crisis matrimonial.

La convivencia consiste en buena parte en aprender a resolver con éxito y conjuntamente los pequeños conflictos de cada día. Las diferencias entre el hombre y la mujer son imborrables e inextinguibles. Por eso es de mal gusto insistir en ellas, a tiempo y a destiempo.

Los hechos diferenciales que singularizan a uno y a otro están ahí para una excelsa función: la de complementarse, crecer y enriquecerse recíprocamente.

El respeto por esas diferencias inmodificables constituye una excelente oportunidad para que ambos se conozcan mejor a ellos mismos.

4. Dedicar tiempo, paciencia y ternura a tu pareja.

El amor exige tiempo, atención y dedicación vigilante. Quien no atiende no entiende. Quien marcha siempre con prisa no puede advertir la realidad del otro, por la sencilla razón de que atraviesa su ámbito espacial sin dejarse asombrar ni afectar por la presencia de su pareja.

Entre las personas que se quieren hay que disponer de la necesaria paciencia, por lo menos de la misma paciencia que precisa la crianza y buena educación de un niño pequeño.

Si se dan las condiciones anteriores, la ternura acaba por emerger e invadir la intimidad del otro y, entonces y sólo entonces, desaparecerán las quejas acerca de si le han dicho o no que le quieren, o si le admiran o no, porque la ternura es la demostración objetiva de ese querer, un grito silencioso más poderoso que cualquier decir, y que casi nunca pasa inadvertido a las personas.

5. Esforzarse por llevar una vida sexual plena y activa.

Las relaciones sexuales son necesarias en la vida de la pareja. No son, desde luego, lo primero, pero sí una de las primeras condiciones que definen a la pareja o el matrimonio y que han de satisfacerse.

La sexualidad puede suponer -y supone, de hecho- un cierto esfuerzo, sobre todo si, como habría de ser en el matrimonio, cada uno de los cónyuges se olvida de sí y solo piensa en la plenitud de la satisfacción del otro.

Hasta en esto la donación recíproca está vigente y no debería ser omitida, renunciada y mucho menos frustrada.

No deja de ser frecuente que en la pareja se use a veces de la sexualidad bien para resolver otros conflictos, en que no se llegó a acuerdo alguno, o bien mediante la negación a ella para seguir revindicando, guerreando y extendiendo los problemas que asientan en otros ámbitos de la conyugalidad cuyo contenido es muy diferente.

Lo correcto es que cada problema se resuelva justamente en el ámbito en que se originó y al que obviamente pertenece, sin dar lugar a tomarse la revancha en otros ámbitos, que en modo alguno son afines a aquel y no pueden sustituirlo.

6. Respetar la libertad personal del otro.

Que hombre y mujer sean una sola carne no ha de tomarse como una unión tal que conlleva a la fusión entre ellos y a la confusión de sus personas.

El matrimonio, desde luego, les constituye en una sola carne, pero al mismo tiempo, he aquí el misterio, conserva en su integridad aspectos diferenciales de las genuinas personalidades de cada uno de ellos.

Como consecuencia, es preciso establecer cuál es el necesario ámbito de libertad que es más apropiado a cada uno de ellos y que el otro no puede, no debe forzar ni dejar de respetar.

En el escenario de la profesión, por ejemplo, esta es una exigencia ética que jamás debería ser conculcada.

7. Mantener un reparto equilibrado y flexible de tareas y roles.

Las diversas cualidades de cada uno de los cónyuges en el matrimonio, su propia singularidad y la eficiencia que deriva de la división del trabajo exige este reparto de funciones entre ellos. Lo lógico es que el más dotado para una determinada tarea o al que le cueste menos esfuerzo llevarla a cabo sea el que tenga que desempeñarla.

No se trata de arrimar el hombro a los menesteres menos agradables para cargar las espaldas del otro. Se trata tan solo de ser más eficaces, pero sin hundirse en el utilitarismo funcionalista.

Por eso es también conveniente que si uno de ellos advierte que al otro el desempeño de una función le supone mucho esfuerzo, se adelante y la haga o le ayude mientras la realiza.

La pareja no está constituida para restar, sino para sumar; está para multiplicar en lugar de dividir, para tener más en cuenta lo que les une que lo que les separa.

En cierto sentido, marido y mujer devienen en cofundadores, a partes iguales, de una sola y única empresa, en la que no puede precisarse qué es de cada uno de ellos, porque lo que es de uno es también del otro, porque todo es de los dos.

Aquí los dos son corresponsables, coexistentes y copartícipes de todo cuanto les acontezca a ambos.

8. Fomentar una buena amistad.

El mismo tejido de la pareja está reñido con la incomprensión y el sentimiento de soledad. La pareja es compañía, ausencia de soledad, comunión.

No es infrecuente la presencia de parejas que posiblemente se quieren mucho entre ellos y son muy equilibradas, pero se percibe que les falta algo. Son marido y mujer y excelentes padre y madre, pero... ¡no son compañeros!, la vida de uno no ha sido compañía inseparable de la vida del otro.

En estos casos lo que falta es esa generosidad para abrir la intimidad, lo que más les suele costar, y ofrecerla y regalarla gustosamente al otro.

Cuando ambos devienen en compañeros, en buenos compañeros, se entiende, el regalo de la intimidad se desborda y surge esa alegría vital, que no se puede ocultar en quienes se sienten cómplices y realmente lo son de sus propios afanes, ilusiones, deseos, expectativas, fantasías, decires, sentimientos, proyectos, pensamientos y recuerdos.

Consiga ayuda antes de que sea demasiado tarde.

Si crees que tu matrimonio ya está al borde de una separación. Si todavía tiene dificultades o teme que el divorcio sea inminente, considere la posibilidad de recibir consejos adecuados o una terapia de pareja.

Un psicólogo con calores cristianos, una persona de fe y oración, un consejero matrimonial con principios católicos. Todos ellos pueden ayudarrles a reestablecer y salvar su matrimonio. 

Puede consultar Zona Emocional, en dónde puede elegir la opción de iniciar un proceso de sanación personal que le lleve a su sanación matrimonial.

Para perseverar y evitar el divorcio, se necesita que ambos cónyuges dediquen tiempo a su relación matrimonial y a su proceso de sanación personal. El objetivo es salvar el matrimonio, así que deben darle la prioridad que se merece.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Aleteia español
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Grupo Oficial de Pildorasdefe en Whatsapp
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD