Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Matrimonio y noviazgo

Qué hacer cuando sientes que no eres buena esposa y madre al mismo tiempo. Equilibrar el matrimonio y maternidad es uno de los grandes retos

Cuando sientes que no eres buena esposa y madre al mismo tiempo, sientes venir una frustración sobre tu vida que te desbodar. Piensas que todo esto te sobrepasa. No puedes complacer a todos al mismo tiempo. Todo es confusión e intensas emociones que no parecen controlarse.

Hace poco compartí un Video en Vivo de Facebook acerca de uno de los mayores obstáculos que la mayoría de las madres casadas enfrentan hoy en día: equilibrar el matrimonio y la maternidad. He recibido una gran respuesta de mujeres que luchan con este mismo asunto.

Muchas personas, incluyéndome, a menudo sentimos que no podemos ser una buena esposa y una buena madre al mismo tiempo. Con tan poco tiempo en el día, ¿cómo vamos a alcanzar este equilibrio mágico? Y, ¿qué viene primero, el matrimonio o la maternidad?

Actualmente estoy escribiendo un libro sobre este tema, y muchas de ustedes participaron en un cuestionario para madres que envié por correo electrónico (¡gracias!).

Una y otra vez, las encuestadas dijeron que equilibrar el matrimonio y la maternidad es una de las mayores luchas. Hay tanta culpa, resentimiento, orgullo y decepción en torno a este tema. Esto es lo que una de las madres tenía que decir:

"Mis dos hijos son menores de cinco años y requieren gran cantidad de atención y energía en mantenerlos al día con entrenamiento, supervisión y cuidados generales. Todo es nuevo e inesperado. Es difícil atender a otras áreas al mismo tiempo, como limpiar y mantener mi casa, trabajo / proyectos / otro compromiso fuera de casa, y el matrimonio". (Stephanie M., casada con 2 hijos)

Es difícil hacer de nuestro matrimonio una prioridad SIN niños, pero en el momento en que llevamos a un bebé a casa, todo se vuelve más difícil.

De repente tenemos un ser humano pequeño e indefenso que necesita nuestra atención, amor, guía y, sobre todo, nuestro tiempo.

Para las madres, este es un tiempo hermoso, pero agotador, para generar el vínculo con el bebé, alimentarlo a medianoche, y aprender todas esas cosas que debemos llevar a cabo como mamás. Empezamos a descubrir y desarrollar nuestro instinto maternal innato, y una gran parte de este es el fuerte deseo de satisfacer las necesidades de nuestro hijo. Y esto aumenta a medida que nuestros hijos crecen.

Prioridad: ¿Hijos o Esposo? ¿Ser esposa o Madre?

Nuestros hijos siempre están en nuestras mentes, y así debe ser. Leemos libros sobre la crianza de los hijos, buscamos las mejores escuelas y universidades, y nos aseguramos de que son individuos íntegros y saludables.

Asistimos a sus actividades y a conferencias de padres y maestros. Hablamos con otras mamás sobre nuestros hijos para asegurarnos de que estamos en el camino correcto.

Todas estas son cosas buenas, realmente lo son. Pero, en alguna parte del camino, nuestro papel de mamá toma protagonismo. Nos decimos que así es como se supone que es. Los niños deben estar primero, ¿verdad? Nuestro esposo es un hombre adulto, por lo que debe entender esto.

Trabajaremos sobre nuestro matrimonio cuando los niños crezcan. Después de todo, queremos dar a nuestros hijos la mejor vida posible. Queremos que tengan lo mejor de todo y experiencias que nunca tuvimos, ¿verdad?

Por lo tanto, por supuesto, esto significa que son nuestro enfoque principal hasta que vuelan del nido, ¿verdad? Después de todo, ¿no puede esperar nuestro matrimonio?

Esto es lo que nos dice nuestra cultura, y parece una postura honorable. Somos sus padres, sus principales proveedores, maestros y líderes. Así que, si no hacemos de ellos nuestra prioridad, ¿quién lo hará?

Tengo esta forma de pensar, es muy común. Pero, por desgracia, ha arruinado demasiados matrimonios o ha mantenido a los padres en un matrimonio sin amor, sin vida, sólo para divorciarse cuando los niños se van. Es el tipo de matrimonio que es sólo "por los niños" y "con los niños".

Lamentablemente, este tipo de matrimonio está condenado a fracasar a menos que cambiemos la forma en que pensamos en la maternidad y el matrimonio.

Entiende que no te juzgo si ves las cosas desde esta perspectiva. Creo que este pensamiento viene desde nuestro deseo de ser la mejor madre que podamos ser. Después de todo, estos niños preciosos son una tremenda bendición, y queremos darles una gran vida.

Ser buena esposa y madre al mismo tiempo.

Pero, debemos darnos cuenta de que nuestro matrimonio no puede esperar a que nuestros hijos crezcan. No se puede colocar en un segundo plano.

Nuestra relación matrimonial debe ser priorizada, fomentada y alimentada también mientras estamos criando a nuestros hijos. No como "otra madre" de nuestro esposo, sino como su única amante. Y esto requiere tiempo e intencionalidad. Esto requiere pasar tiempo a solas con nuestro cónyuge. Significa que pongamos tanto, si no más, tiempo y esfuerzo para fortalecer nuestro matrimonio y mantenerlo fuerte.

Sé que algunos de ustedes están de acuerdo conmigo en esto, pero no ven una manera de hacer esto sin dejar de lado a sus hijos o fallar en terminar las muchas tareas que tienen a diario. Lo entiendo.

El día tiene tan pocas horas. Pero, la verdad es que siempre hacemos tiempo para lo que es más importante para nosotros. Damos por sentadas las cosas que no son tan importantes.

¡Lo sé! También es un llamado de atención para mí. Es una verdad difícil de tragar, pero he visto esto demasiadas veces. Si no hacemos tiempo con nuestro esposo una prioridad, entonces nuestros hijos, y todo lo demás, tomará automáticamente ese tiempo.

Es bueno que nuestros hijos vean a sus padres esforzarse tanto para pasar tiempo juntos. Ellos están aprendiendo cómo se supone que funciona el matrimonio. Si nunca tenemos una cita o llevamos a los niños a la cama temprano para tener "tiempo para mamá y papá", entonces básicamente estamos mostrando a nuestros hijos que son el centro de nuestro universo y el matrimonio realmente no es tan importante.

Pero, cuando nos ven invirtiendo en nuestra relación matrimonial, nuestros hijos pondrán un alto valor en el matrimonio también. Este es uno de los regalos más grandes que podemos ofrecerles como padres.

Sano equilibrio entre maternidad y matrimonio.

Una amiga mía recientemente compartió conmigo que, durante años, su matrimonio había sido inestable. Tuvieron varios hijos en un corto período de tiempo, y ambos decidieron "centrarse en los niños", durante esta temporada de crianza. Al principio, no parecían notar un cambio en su matrimonio porque su vida estaba tan ocupada cambiando pañales, llevando y trayendo a los niños a la escuela y manteniéndose al día con tantas cosas por hacer.

Ella decidió ser madre y ama de casa, y su esposo se encargó por completo de trabajar para mantener a la familia. A ella le encantaba estar en casa, a él le encantaba su trabajo. Pero, a medida que los años pasaban, ambos comenzaron a pelear por todo.

A los ojos de su esposo, ella no mantenía la casa tan limpia como él quisiera. Desde la perspectiva de ella, él trabajaba demasiadas horas y no ganaba suficiente dinero para la familia. Se estaban culpando constantemente por la falta de paz en su hogar. Incluso pensaron en separarse. Ellos sintieron que Dios no estaba respondiendo a sus oraciones, y simplemente no podían seguir adelante. Pero, entonces, algo cambió.

Comenzaron a leer libros cristianos y artículos sobre el matrimonio. Cada vez que asistían a la iglesia, escuchaban algo sobre el matrimonio que resonaba con ellos. Así que decidieron sentarse y tener una conversación de corazón a corazón un día después de ir a la iglesia, algo que no habían hecho en años.

Cada uno expresó cómo ellos personalmente llegaron a este lugar negativo - sin culparse el uno al otro, solo confesándose lo que cada uno pensaba. Se escuchaban sin interrumpir o tratar de corregirse el uno al otro. Luego hablaron sobre cómo querían que las cosas cambiaran en su dinámica familiar y los pasos que eran necesarios para lograrlo.

Se inscribieron en una clase para matrimonio en su iglesia. Aunque las cosas estaban apretadas financieramente, presupuestaron para una cita nocturna bimensual. Incluso sentaron a sus hijos y les explicaron que mamá y papá no habían estado pasando suficiente tiempo juntos, y que iban a pasar mucho más tiempo solos juntos para mejorar su relación.

Y, día a día, poco a poco, las cosas comenzaron a cambiar. Con lágrimas en los ojos, mi amiga me dijo que hoy está más enamorada de su esposo que nunca.

Ellos hicieron de Dios la base de su relación y comenzaron a poner su matrimonio antes que a los niños.

Así es como Dios diseñó la familia. Un matrimonio fuerte está construido sobre una base firme de fe en Dios y construido ladrillo por ladrillo a través de nuestro compromiso mutuo.

Cuando abordamos nuestro matrimonio y familia de esta manera, nuestros hijos se sentirán seguros y se darán cuenta de que sus padres están trabajando duro para mantenerse fuertemente unidos.

Entonces, ¿podemos ser una "buena esposa" y una "buena madre" al mismo tiempo? Absolutamente SÍ.

Esto sucederá naturalmente cuando pongamos a Dios en primer lugar, sigamos priorizando e invirtiendo en nuestro matrimonio, y luego, trabajemos JUNTOS para mostrar a nuestros hijos en la forma en que deben enfrentar los altos y bajos de la vida.

Cuando sientes que no eres buena esposa y madre al mismo tiempo, solo pon a Dios en primer lugar. Él te dará las herramientas claras a tu corazón para lograr ese equilibrio sao entre la maternidad y el matrimonio.

 
Adaptación por Andrea Pérez, PildorasdeFe.net. Con información de: Ashley Willis´s Blog
Venezolana viviendo en Ecuador, hija de Dios, mujer de fe, madre y esposa. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en mi crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12,2)
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Matrimonio y noviazgo

signos presentes en el matrimonio

5 signos que se hacen presente en el matrimonio. Las alianzas, anillos, arras, el lazo, el velo y vestido blanco son signos y tienen un significado específico