Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

CONOCE TU FE

-

CAMINANDO EN LA FE

-

FE CATÓLICA

-

AUMENTA MI FE

3 formas de superar el miedo y comenzar a tomar decisiones correctas

 
 
   
 
 
 

Todos somos vulnerables a ese tipo de miedo que es malo. Lo importante es aprender cómo superar el miedo malo cuando lo enfrentamos

 

¿Sabías que también Jesús sintió miedo? Sabemos que Él experimentó todos los aspectos de su condición humana, y el miedo es definitivamente una emoción humana común.

En el Huérto de Getsemaní, antes de su arresto y crucifixión, la Biblia describe a Jesús como que estaba sufriendo un "agonía". Esto proviene de la palabra griega "αγωνία", que significa "lucha", "combate", y se usaba para transmitir un gran temor o angustia.

A menudo sufrimos por el temor a lo desconocido, pero Jesús tenía pleno conocimiento de todo lo que estaba por sucederle en su pasión

Debido a que Jesús era completamente humano y completamente Dios, sus dos naturalezas habitando entre sí, este miedo podría haberlo influenciado para que tomara una decisión basada en este miedo. Pero la fe nos da valor, y Jesús actuó por encima de su miedo. Él sintió mucho miedo, una angustia desesperante: pero no dejó que este miedo lo controlara y se apoderara de Él.

Las decisiones basadas en el miedo nunca cumplen con la voluntad de Dios. Es por eso que Jesús siguió el camino de la cruz.

El Evangelistas San Lucas nos dice que Jesús oró de esta manera:

"No se cumpla mi voluntad, sino la tuya". (Lucas 22,42)

Tipos de miedo

No todo miedo es malo. Hay algunos tipos de miedo que son buenos. Por ejemplo, si used está conduciendo y alguien se desvía en su carril, inmediatamente sentirá un tipo de miedo instintivo y agudo. Ese tipo de miedo te hace reaccionar hacia tu auto-preservación.

Eso es buen miedo. Es algo circunstancial. Pasa casi tan rápido como llega.

Pero el tipo de miedo que es malo es una herramienta que el demonio usa para evitar que hagamos la voluntad de Dios, y es el tipo de miedo que se mantiene en el tiempo, puede volverse perpetuo y terminar colgándose alrededor de ti sin que puedas vislumbrar alguna salida.

  • El miedo bueno es protector. Te hace desviarte para evitar una colisión.

  • El miedo malo es paralizante. Te detiene en tu camino de vida.

  • El miedo bueno es instructivo. Te ayuda a hacer lo correcto.

  • El miedo malo es confuso y fatalista. Hace que te preguntes en cada momento qué va a ocurrir mañana. Te mantiene a la expectativa hasta la próxima pisada.

  • El miedo bueno es empoderamiento. Te llena de adrenalina, acelera tus reflejos y te prepara para lo que viene.

  • El miedo malo es esclavizante. Te roba la paz y te influye para hacer lo incorrecto. Te impide seguir a Dios y su voluntad.

Superando el miedo malo

Todos experimentamos ese tipo de miedo bueno, un miedo que es útil. Pero como somos humanos, también somos vulnerables a ese tipo de miedo que es malo. Lo importante es aprender cómo superar el miedo malo cuando lo enfrentamos.

1.- Admitir el miedo.

Primero, admite tu miedo sin vergüenza. Eso es lo que hizo Jesús cuando estaba en Getsemaní:

"Padre, si quieres, aleja de mí este cáliz" (Lucas 22,42a)

Sabemos que Dios es luz pero el demonio es oscuridad. Satanás quiere que mantengamos nuestros miedos escondidos, que no salgan a la luz

El miedo termina cuando lo exponemos a la luz. Necesitamos llevar el miedo a la luz de la sanación. La verdad  nos hará libres.

2.- Hacer la voluntad de Dios.

Segundo, tenemos que someter nuestros temores a Dios. Jesús dijo:

"No se haga mi voluntad, sino la tuya" (Lucas 22,42b)

Jesús admitió las emociones que estaba sintiendo, pero confió en la fuerza que Dios le dio para elevarse por encima de esas emociones.

Todos experimentamos miedo, pero las grandes personas actúan por encima de sus temores.

3.- Confiar en la presencia de Dios.

Finalmente, enfócate en la presencia y el amor de Dios. El Salmo 23 dice:

"Aunque cruce por quebradas oscuras, no temeré ningún mal, porque Tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza"

La presencia de Dios está contigo. Él va delante de ti. Su amor te sostiene. Él puede ayudarte a cambiar de opinión sobre el miedo ¡Ánimo!

 
 
Adaptación y traducción por Qriswell Quero, del artículo publicado en: Marriage Today, autor: Jimmy Evans

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp   
 

Artículos de interés

 
 
sagrado corazon de jesus sostenido por mano de jesucristo
 
padre hijo espiritu santo paloma santisima trinidad en el cielo
 
corazon rojo de madera con una llave encima mesa de madera
 
esposa besando a su esposa sonriendo con flores matrimonio saludable
 
novena a nuestra senora del perpetuo socorro dia  pureza de cuerpo y alma
 
 
sagrado corazon de jesus dia  la presencia de dios
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco sonriendo levantando su mano saludando espiritu santo
 
- Lo más leído -
 

San Antonio y el milagro de la mula que adoró al Santísimo Sacramento

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Carta de una suegra a su futura nuera: 6 cosas que quiero decirte

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Aprende a amar más a tus padres aceptando con serenidad su vejez

Oración a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro por una ayuda financiera