Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
haz lo que puedas pide lo que no puedas veras dios obrar maravillas

Habrá dificultades que exigen esfuerzo, Haz lo que puedas, pide lo que no puedas. Esfuérzate y sé valiente. Siempre contarás con Dios

Haz lo que puedas, pide lo que no puedas y verás a Dios obrar.

Confiar en Dios cuando las cosas andan bien no es algo difícil; pero confiar en ÉL mientras atravesamos momentos de dificultad, tiempos de oscuridad o crisis, es allí donde nuestra fe es probada. La fe es la luz que nos guía a través de la oscuridad, a través de esas situaciones tormentosas en la que muchas veces no sabemos qué hacer. Haz lo que puedas y pide lo que no puedas hacer. Esfuérzate y sé valiente en medio de todas tus batallas, porque  cuando confías en Dios, verás a Dios obrar en todo.

Puede ser difícil mantener tu fe cuando estás pasando por pruebas, pero es importante que confíes en Dios durante los tiempos difíciles. La Biblia nos dice: "Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento". Reconócelo en todos tus caminos y Él enderezará tus sendas" (Proverbios 3:5-6).

Las tormentas de la vida pueden estar rugiendo a tu alrededor en este momento, y sin clemencia alguna; pero Dios siempre está ahí para ayudarte a salir adelante. Ninguna fuerzas de la oscuridad podrá detener su poder porque te has abrigado bajo la sombra del Todopoderoso. Dios hará brillar su luz sobre ti cuando pides con fe. Él te ayudará en los momentos difíciles.

Haz lo que puedas.

En algunas ocasiones, puede ocurrirnos lo que le sucedió a aquel chico a quien su padre pidió que moviera una maceta, que era evidentemente demasiado grande para las fuerzas del pequeño. Después de un buen rato de esfuerzos inútiles, el niño, tristón y desanimado, fue a decir a su padre que no podía.

  • - ¿Pero has hecho todo lo posible?, preguntó el padre.
  • - Sí, contesto el chico, bien seguro de haber puesto todo de su parte; y su padre le dijo:
  • - Te equivocas: ¡te ha faltado pedir ayuda a tu padre!

Esta es la lógica de la vida cristiana: contar con que habrá dificultades que exigen lucha y esfuerzo por nuestra parte, y saber, al mismo tiempo, que siempre contamos con toda la ayuda y la fuerza de Dios necesaria para vencer.

Pide lo que no puedas.

Esto es lo que San Agustín expresaba magistralmente con esta fórmula infalible: "Haz lo que puedas y pide lo que no puedas y Dios te dará para que puedas".

Pero muchos preferirían eliminar de sus vidas la incertidumbre y el sacrificio de la lucha interior, y se preguntan: ¿no podría Dios, con su omnipotencia, hacernos las cosas más fáciles, sin necesidad de que luchemos? Asimilar la respuesta a esta cuestión tan natural es importantísimo para nuestra vida.

Sucede que nuestra libertad es real: nuestra vida está realmente en nuestras manos y podemos hacer de ella lo que decidamos hacer. La vamos construyendo a base de nuestras decisiones: cada decisión nos va haciendo (o deshaciendo).

Por ejemplo, quien decide ceder a la pereza una mañana, no solo hace un acto de pereza, sino que "se hace" más perezoso; y si decide luchar, aunque a veces se vea derrotado y tenga que volver a empezar, con cada decisión sincera de combatir va venciendo la pereza y haciéndose diligente.

Luchar con la gracia de Dios.

Lo mismo sucede con todas las demás facetas de la personalidad: el Señor no quiere simplemente ponernos un disfraz de santidad sobre nuestras miserias y dejar que sigamos siendo miserables, darnos un barniz de apariencia externa para que seamos como aquellos sepulcros blanqueados de los que hablaba Jesús para referirse a los hipócritas: por fuera estaban resplandecientes por una mano de pintura, pero en su interior había solo corrupción.

Dios nos llama a ser santos de verdad, a crecer y desarrollarnos como hijos suyos, semejantes a Él. Y eso supone la colaboración de nuestra libertad que, con la gracia de Dios, nos va llevando poco a poco a querer, amar, desear, sentir, juzgar y actuar como hijos de Dios.

Sin nuestra lucha por corresponder a la gracia y quitar obstáculos a la voluntad de Dios en nuestra vida, la gracia se hace infructuosa y el querer de Dios se frustra en nosotros. Presta atención al siguiente relato:

"Viene al caso contar aquí lo que le sucedió a un hombre que contemplaba un capullo de seda en el que había visto que se abría una pequeña brecha. Observó después cómo la mariposa luchaba durante horas para forzar el paso de su cuerpo a través de ese estrecho agujero. Al cabo de bastante tiempo le dio pena, porque le pareció que la mariposa no podía continuar y estaba sufriendo, así que decidió ayudarle abriéndole por completo la salida con unas tijeras. La mariposa salió con gran facilidad. Tenía el cuerpo hinchado y unas alas muy pequeñas. El hombre esperaba que las alas crecerían, pero no sucedió nada más... La mariposa pasó el resto de sus días arrastrándose por el suelo con aquel cuerpo hinchado. Nunca pudo volar: el hombre, en su afán de ayudar, amable y precipitado, no había comprendido que el tiempo y la fuerza que la mariposa tenía que hacer para pasar por la pequeña abertura era el modo natural de forzar la salida de fluidos desde el cuerpo a las alas para que estas se desarrollaran y fueran capaces de volar".

Tantas veces es la lucha lo que necesitamos en nuestra vida. Si Dios permitiera que viviéramos sin obstáculos, o nos hiciera superarlos como por arte de magia, no desarrollaríamos nuestras potencias y facultades como debemos: jamás podríamos volar.

La preocupación, el miedo y la ansiedad excluyen a Dios de la solución a todos nuestros conflictos. En cambio, Dios quiere ser nuestro guía, quiere ser parte de nosotros cuando tratamos de hacer algo. Y si acudimos a su gracia, Dios nos dará para que podamos hacer aquello que creemos que no podemos hacer.

Cuando sientas que te hundes más y más en el pozo de la desesperación y sientas que no sabes qué hacer, recuerda que hay una esperanza que jamás se agota con Dios. Recurre siempre a Dios hoy con fe y pídele que te libere de toda adversidad. Haz tu más grandes esfuerzo, haz lo que puedas y pide por lo que no puedas hacer. Recibimos las fuerzas de Dios en la medida de nuestra fe. Ábrete hoy a las bendiciones, a las maravillas y los milagros que Dios tiene para tu vida. Deja que todas las preocupaciones salgan de tu corazón. No olvides que tienes un Dios que se preocupa, que te ama profundamente y nunca te dejará ir. 

Recursos sobre fe y confianza en Dios.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Fluvium.org
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Grupo Oficial de Pildorasdefe en Whatsapp
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Caminando en la fe

el valor de tu alma conocer el precio sangre de cristo

¿Conoces cuál es el valor de tu alma? Santo Tomás de Aquino afirma que todo el mundo creado no iguala el valor de una sola alma, así de valioso eres para Dios