Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

Conoce tu fe / Caminando en la fe

El día que San Francisco de Asís expulsó una legión de demonios de una ciudad

 
 
   
 
 
 

San Francisco de Asís contempló a los demonios bailando con alegría en las paredes de la ciudad y exaltando los corazones de las personas

 

San Francisco de Asís abandonó una vida de lujo por una vida dedicada al servicoo y la pobreza en el cristianismo después de haber escuchado la voz de Dios, que le ordenó reconstruir la Iglesia y a vivir en la pobreza. San Francisco de Asís es el santo patrono de los animales y del medio ambiente.

El siguiente e impresionante relato sobre un hecho de San Francisco de Asís luchando contra los demonios, se encuentra contado en el Manual de la Tercera Orden de San Francisco, 188

San Francisco de Asís expulsando una legión de demonios.

Una de las artimañas favoritas del demonio es irritar a los hombres los unos contra los otros, como en el siguiente ejemplo, relatado por San Buenaventura:

Un día, San Francisco de Asís viajó a la ciudad de Arezzo, Italia. Esa ciudad, que había sido durante mucho tiempo presa de las disensiones civiles, se encontraba al borde de su ruina.

Cuando San Francisco de Asís llegó, contempló a los demonios bailando con alegría en las paredes de la ciudad, y exaltando los corazones de las personas con el fuego del odio contra los demás.

San Francisco de Asís llamó al hermano Sylvester, un hombre con una sencillez de paloma, y le dijo:

"Ve a la puerta de la ciudad y, en nombre de Dios Todopoderoso, ordena a los demonios, en virtud de la santa obediencia, que se vayan inmediatamente".

El Hermano Sylvester, quien era muy obediente, se apresuró a cumplir sus órdenes, fue a las afueras de la ciudad y gritó en voz alta:

"Todos ustedes, espíritus malignos que se han reunido en este lugar, les ordeno, en nombre de Dios Todopoderoso y de su siervo Francisco, salgan de aquí".

Apenas pronunció estas palabras, las voces discordantes fueron silenciadas, las pasiones enojadas de las personas se calmaron, cesó la disputa criminal entre todos y se restauró la paz en Arezzo.

El orgullo y los celos de los espíritus demoniacos habían amenazado la ruina de la ciudad, pero la sabiduría del humilde San Francisco de Asís la salvó de la destrucción.

"Eviten la amargura, los arrebatos, la ira, los gritos, los insultos y toda clase de maldad". (Efesios 4,31)

Escucha el conmovedor comentario sobre este texto del príncipe de la elocuencia cristiana:

"Las abejas nunca entrarán en una colmena sucia. Por lo tanto, quienes las crían purifican la colmena del nuevo enjambre mediante fumigación, perfumes y vinos especiados; de lo contrario, el olor desagradable ahuyentaría a las abejas.

Es lo mismo con el Espíritu Santo Nuestra alma es como una colmena, que está preparada para recibir enjambres de gracias espirituales, pero si solo contiene hiel, amargura e ira, estos enjambres sagrados huirán. Por eso, este sagrado y sabio Cultivador purifica nuestra colmena tan cuidadosamente. Él no hace uso de ningún instrumento de hierro, sino que nos invita a recibir el enjambre espiritual y, para que podamos recibirlo, nos purifica por medio de la oración, el trabajo y otros medios. Vea cómo Él limpia nuestro corazón. Elimina la falsedad y la ira, y luego nos enseña cómo erradicar por completo el mal, es decir, al no guardar amargura en el alma.

El odio infecta a toda el alma, la arruina por completo y termina arrojando a su víctima al infierno. Debemos someter, o más bien exterminar, a esta bestia salvaje. Sigamos la advertencia de San Pablo: "Dejemos que todas las amarguras sean desterradas de entre vosotros". (Hom, en Efesios 6)

¡Que nuestras congregaciones sean siempre hogares de paz, concordia y caridad fraterna! Esta virtud divina es un compromiso seguro de todas las bendiciones celestiales y una garantía infalible de su duración.

"La caridad es la madre de todas las demás virtudes. No escatimemos esfuerzos para plantarla en nuestras almas, y nos enriquecerá con todo lo bueno. En todas las estaciones podemos recolectar sus frutos, que crecen sin cesar y nunca fallan. Consiga bienes eternos. Que todos podamos adquirirlos por la gracia y la misericordia de Jesucristo nuestro Señor, a quien, con el Padre y el Espíritu Santo, pertenecen la gloria, el poder y el honor, ahora y por siempre. Amén". (San Juan Crisóstomo, Hom. Xxxi.).

Te podría interesar:

 
 
 
 
Adaptación y traducción por Qriswell Quero, del artículo publicado en: Catholic harborof faith and morals, autor: Catholic harborof faith and morals

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
 
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
imagen de la virgen de guadalupe san juan diego tilma de guadalupe radiografia blanco negro
 
virgen de guadalupe misterio figuras en los ojos
 
papa francisco mirando hacia abajo misa vaticano
 
matrimonio pareja jombre mujer felices y pareja triste
 
virgen de guadalupe estatua con flores alrededor
 
 
mujer con manos unidas en oracion orando imagen virgen de guadalupe estatua
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco mirando pensando haci abajo
 
- Lo más leído -
 

Una asombrosa historia de terror atada al poder del Santo Rosario

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

9 consejos para ir a Misa con los hijos y enseñarles su gran valor

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Por qué el demonio odia tanto a María y por qué tú deberías amarla

Una oración especial para sanar mi relación con María