Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Familia
nino triste sentado suelo demonios que rondan a los hijos descuido de padres

Existen 4 grandes demonios que están a la espera de nuestro descuido de padres. Debemos estar alerta siempre pues rondan a los hijos

4 demonios que rondan a los hijos cuando somos padres descuidados.

Los que amamos a Dios de verdad y a nuestros hijos, no sólo odiamos el mal, sino que hacemos todo lo posible para proteger a nuestros hijos del mal en todas sus formas. La Biblia deja claro que esto incluye protegerlos de las fuerzas espirituales de la maldad en los reinos celestiales invisibles. Y es por ello que como Padres, no debemos ser descuidados con estos. Hay demonios que realmente acechan a los hijos y hay que protegerlos de ellos.

Los Padres estamos encargados de ayudar a nuestros hijos a aprender a proteger sus corazones y mentes de las fuerzas engañosas y destructivas del mal que a menudo se disfrazan como inofensivas, o incluso buenas.

Como cristianos, tenemos que hacer todo lo que podamos en el poder del Espíritu Santo para asegurarnos de que el enemigo de nuestras almas no gane terreno en el plano espiritual de nuestros hijos.

"Que los que aman al Señor odien el mal". (Proverbios 8,13)

El Evangelio de San Mateo nos trae un pasaje bíblico de una mujer cananea que desesperadamente seguía a Jesús para que el Maestro pudiera curar a su hija del demonio que llevaba dentro. Después del diálogo entre estos dos personajes, Jesús quedó tan sorprendido con la fe de esta mujer que le aseguró a ella que todo lo que pida se le dará, de manera especial la curación de su hija (Leer Mateo 15, 21-28).

Este Evangelio nos puede llevar a reflexionar sobre aquellos demonios que tal vez nuestros hijos tienen y nosotros por cuestiones de trabajo, obligaciones personales o tiempo dedicado al bar o a las compras no nos damos cuenta.

Estos demonios están a la espera de aquellos hijos que viven solos, que no tienen comunicación, que no son apoyados, que no son motivados, que no son queridos, que no son tenidos en cuenta, que no son nada porque sus padres lo hacen sentir así; pero, cuáles podrían ser esos demonios que rondan a nuestros hijos?

4 demonios que acechan los hijos.

Por cuestión de espacio, resaltaremos los tres grandes demonios que están a la espera del descuido de aquellos padres irresponsables para entrar al hogar:

1. El Demonio del materialismo.

Cuando nosotros como padres de familia pretendemos comprarle todo a nuestros hijos (juegos, ropa muy costosa, carros, celulares de última tecnología, darles mucho dinero o pagarles todos sus caprichos), pensando que de esta manera les demostramos a ellos el amor que les tenemos.

Estoy completamente seguro de que nuestros hijos estarían más felices si diéramos amor y confianza, en vez de esas cosas materiales que le conducen a los demonios de la superficialidad.

2. El Demonio del facilismo.

Cuando nosotros como padres de familia no les permitimos que nuestros hijos colaboren en la casa con las obligaciones básicas (colaborar con el aseo del cuarto, de la cocina, de la ropa, del jardín) pensando que ellos no deberían de hacerlo por ser menores de edad o porque tienen muchas tareas en la escuela.

Cuando los hijos sean grandes y vivan solos, agradecerán el haber aprendido a cocinar y no depender de alguien más, porque así no se morirán de hambre y no serán esclavos de las comidas rápidas y pre-cocidas.

3. El Demonio de la falta de reglas.

Cuando nosotros como padres de familia no somos claros o no tenemos reglas en la casa (horario de entrada y salida, horario para cenar o jugar, tiempo para la diversión y el trabajo) pensando que ellos no nos querrán porque les estamos exigiendo.

Tal vez, los hijos estarían más seguros y felices en el hogar cuando hay claridad en las reglas, porque de esta manera conocen sus derechos y deberes con la familia.

4. El demonio de la Nueva Era.

Este es uno de los peores demonios que puede acechar a nuestros hijos, pues suelen venir disfrazados de cositas graciosas, hermosas, encantos que pueden conducir a sus almas hacia un plano espiritual alejados de Dios.

Entre estos demonios se encuentran los libros y películas sobre hechizos, brujerías, encantos. Se presentan niños magos como héroes, captando la atención de su poco formada mentencita. Son muchos los libros y películas que presentan la brujería, la hechicería y la adivinación de manera positiva. Dios odia la adivinación; los cristianos debemos odiarla también. Nunca permita que sus hijos se involucren en esa práctica, ni siquiera bajo el disfraz de "sólo jugar".

Entiendo por qué algunos cristianos eligen prohibir y protegerse de estas historias, y creo que es la decisión correcta. Aunque también podrías usarlas como ejemplo de lo que no se debe hacer. Prueba leer una historia con tus hijos en voz alta. Edúcalos y adviérteles contra las verdaderas influencias ocultas en ellos y la relación que tiene con el ocultismo en nuestro mundo de hoy. Así lograrás entrenarlos en el discernimiento del bien y del mal. Ningún Padre debe descuidarse con esto.

Prepare a sus hijos para entrar en la sociedad sin desobedecer a Dios. Los hijos, así como nosotros, podemos estar en el mundo sin ser del mundo. 

Oración por los hijos.

Señor Jesucristo, quiero pedirte hoy por mis hijos, quiere que vayas y hagas morada en su pequeño corazón, y ve cultivando la semilla de tu amor. Que mis hijos puedan crecer en el amor de Dios y se mantengan fuertes en el momento de prueba. Que tu amor sea el eje central que mueva sus vidas y sus acciones

Sin Tu amor, todo está perdido. Así, que te ruego para que derrames en él una abundante confianza y una fe tan fuerte que, aunque vengan los fuertes vientos de la tentación y la duda empiecen a soplar como huracán, él pueda mantenerse de pie y confiado. Que tenga el poder de entender el poder de tu Palabra sanadora y de cuán ancho, largo, alto y profundo es Tu amor por cada uno de nosotros.

Ayúdale a experimentar el consuelo de tu amor cuando se sienta solo o frustrado. Hazle saber que Tú eres su roca firme y que, en Ti, puede conseguir las fuerzas que necesita para volverlo a intentar cuando sienta que falle. Dame la fuerza de voluntad para que los pdamos guiar a través de los buenos ejemplos, por ese sendero luminoso que lleva al amor y al servicio.

Aléjalo de toda mala influencia que pueda conducirlo hacia caminos de dolor y sufrimiento, en donde su vulnerabilidad, pueda ser aprovechada por toda clase demonios que buscan su perdición y alejarlos de tu Presencia. Te los entrego Señor, son tuyos. Bendice sus caminos, sus mentes y sus corazones y protégelos con el escudo de la salvación. Amén.

Es el momento de pedirle Jesús para que él nos ayude a liberar estos demonios que rodean a nuestros hijos, pero también es el momento de colocar de nuestra parte para que así como la mujer cananea, seamos curados por la fe que poseemos.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Por tu matrimonio
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD