Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Celebración del día

San Francisco de Asís fue un humilde religioso místico estigmatizado, lleno de una alta espiritualidad cristiana. Francisco de Asís es patrono de los animales

San Francisco de Asís. Religioso, estigmatizado y místico.

San Francisco de Asís fue un humilde fraile católico italiano, diácono y predicador. Fundó la Orden de los Hermanos Menores, la Orden de mujeres de Santa Clara, la Tercera Orden de San Francisco y los Custodios de Tierra Santa. Tuvo encuentros místicos con Jesús y un Ángel Serafín se le apareció para entregarle los estigmas de Cristo. San Francisco de Asís es una de las figuras religiosas más veneradas de la historia. 

Fiesta: 04 de octubre.

Martirologio romano: Memoria de San Francisco de Asís, quien, después de haber vivido una juventud despreocupada, en Asís, Umbría, tuvo una profunda conversión a la vida evangélica, para servir a Jesucristo, a quien había reconocido especialmente en los pobres y desposeídos, haciéndose pobre él mismo. Muchos se unieron a él y formó la comunidad de los Hermanos Menores, y peregrinando por muchos sitios, predicó el amor de Dios, incluso hasta Tierra Santa, mostrando en sus palabras y acciones su anhelo de seguir a Cristo en la perfección, y que quiso morir recostado sobre la desnuda tierra.

A continuación, puedes conocer cada una de las etapas de la vida San Francisco de Asís.

Biografía de San Francisco de Asís.

San Francisco de Asís nació en 1182 en Asís, Italia, hijo de un próspero comerciante. Tuvo tiempo y dinero para realizar y disfrutar de grandes y fastuosos banquetes para jóvenes nobles que lo proclamaban "el rey de las fiestas".

Entre tantas parrandas y las ventas de ropa del negocio de su padre, no le dejaban a Francisco tiempo suficiente para Dios.

San Francisco de Asís era un hombre joven y guapo, encantador y educado, que pasó sus primeros años entre la nobleza juvenil, yendo de fiestas en fiestas. Soñaba con el título de caballero y anhelaba la vida aventurera de la caballería. En la búsqueda de ese sueño, ingresó en la guerra entre Asís y Perugia a la edad de 20 años.

Regresar al menú de la biografía.

La llamada del corazón a la paz.

En una guerra entre Asís y Perugia, San Francisco de Asís luchó con entusiasmo juvenil. Fue herido y hecho prisionero por el enemigo. Debido a las finas vestiduras que tenía bajo su armadura, los enemigos optaron por pedir rescate por él, ya que seguro provenía de alguna familia rica. San

Francisco de Asís pasaría el siguiente año en un calabozo, en donde contrajo malaria. Rescatado por su padre, Francisco regresó a Asís siendo un joven más reflexivo. La enfermedad, el encierro, la muerte, los gritos y dolores de sus compañeros traspasados por lanzas y verlos morir cruelmente, lo tocó profundamente y en esa experiencia escuchó los primeros indicios de una vocación que lo llamaba a la paz y la justicia.

Las victorias militares del conde Walter de Brienne revivieron el deseo a Francisco por el título de caballero. Bajo el mando de Brienne, él esperaba ganar su favor y convertirse en un caballero.

En su camino a unirse a Brienne, San Francisco de Asís se detuvo en Spoleto y escuchó la terrible noticia de su muerte. Fue vencido en ese momento por la depresión y su malaria regresó. Intentó muchas veces sin éxito de regresar a vida normal que llevaba desde joven, lujos, fiestas, mujeres, alcohol; pero algo estaba floreciendo dentro de él y todas estas cosas les parecían supérfluas y sin sentido alguno.

Regresar al menú de la biografía.

San Francisco de Asís: El llamado y la visión.

Una noche, mientras San Francisco de Asís estaba quedándose dormido, escuchó una voz misteriosa que le preguntó:

"¿Quién crees mejor que puede recompensarte mejor, el Maestro o el sirviente?"

San Francisco de Asís respondió: "El Maestro". La voz continuó:

"¿Por qué tú dejas al Maestro por el siervo?".

Francisco de Asís se dio cuenta de que el siervo era el conde Walter. Abandonó entonces Spoleto convencido de que Dios había hablado con él.

Durante los próximos dos años San Francisco de Asís sintió una fuerza interior que lo estaba preparando para otro cambio de rumbo. Un día tuvo una visión con unos leprosos que le causaban mucha repugnancia en su alma sensible.

Un día, mientras montaba su caballo, se encontró en el camino con un leproso. Su primer impulso fue lanzarle una moneda y estimular a su caballo para irse rápido; pero en su lugar, San Francisco de Asís desmontó y abrazó al leproso. Más tarde, en su lecho de muerte, él recordaría este encuentro como el momento culminante de su conversión: "Lo que me parecía amargo al principio, se me transformó en dulzura del alma y del cuerpo".

Regresar al menú de la biografía.

Francisco, repara mi Iglesia.

Más tarde, mientras San Francisco de Asís se encontraba orando en la iglesia abandonada de San Damián, escuchó una voz que venía del crucifijo que lo desafió a reconstruir la iglesia: "Francisco, repara mi Iglesia". Al principio pensó que significaba que debía reconstruir la iglesia de San Damián.

Poco a poco, San Francisco de Asís se dio cuenta de que Dios quería decir que él debía "reconstruir" la Iglesia en general. A partir de ese momento tuvo que decidir en vivir una vida cristiana que le colocaría en la oposición a los valores de su sociedad y lo dejaría apartado de la familia y de muchos amigos de su misma edad.

Al principio San Francisco de Asís intentó vivir una vida de soledad y oración. En pocos años, se dio cuenta de que Dios lo estaba llamando a impulsar a un movimiento que ya presente entre los fieles cristianos, una vida de conversión, el reto de vivir el Evangelio en su vida diaria. Encontró que otros hombres de Asís se sintieron atraídos por la misma visión, de seguir a Cristo y sus apóstoles. Pronto creció una pequeña comunidad que se instaló en las afueras de un pueblo cerca de la iglesia abandonada de Nuestra Señora de los Ángeles.

Regresar al menú de la biografía.

Milagros de San Francisco de Asís.

Dios obró muchísimos milagros a través de su siervo San Francisco de Asís. No daría espacio en esta nota para publicarlos todos al detalle. Aquí te mencionamos solo algunos.

En una ocasión, tres ladrones ingresaron a su humilde morada y robaron comida y bebida que pertenecía a la comunidad. Dos frailes ocultaron algunas cosas de valor. Al enterarse de esto San Francisco de Asís, rezo por los y envió a estos dos frailes para, además de darles las cosas de valor que no se habían llevado, también les diera pan y vino. Los ladrones no comprendieron esta acción pero aceptaron todo. Pero luego, estremecidos en sus corazones y en sus conciencias por estas acciones de Francisco, los ladrones decidieron unirse a su orden y dejaron atrás todos sus malos hábitos.

En otra oportunidad, San Francisco de Asís llegó al pueblo de Arezzo, en Italia, en inmediatamente vio místicamente como una legión de demonios se encontraban alegres bailando y cantando por toda la ciudad. Tenían sometidos a las personas de ese poblado con toda clase de inmundicias y vanidades, crímenes, enemistades, etc. Al ver esto, Francisco  ordenó a un hermano que se parara en las puertas de la Ciudad y rezar una corta oración en el nombre de Dios. Y así todos los demonios salieron huyendo del lugar. Rápidamente, las personas comenzaron a tomar conciencia, comenzaron a pedir perdón a Dios y se restauró la paz en seguida. La historia completa la puedes leer a continuación.

Hay testigos que cuenta que, San Francisco de Así se encontró con un leproso en su camino. Al verlo, lo lavó y rezó para que un demonio que lo estaba atormentando le dejara de causar ese terrible mal. El hombre sanó de su lepra inmediatamente. No solo eso, comenzó a pedir perdón a Dios por todas las ofensas que había causado durante su vida.

Regresar al menú de la biografía.

San Francisco de Asís y los animales.

Como todos sabemos, San Francisco de Así es el santo patrono de los animales. Y bien ganado que le tiene este título. Él veía a todos los animales como sus hermanos y hermanas menores y rezaba a menudo para que Dios les diera la gracia de ayudarlos.

San Francisco de Asís Sintió gran amor por todos las criaturas de la tierra, en especial por los pájaros, los cuales admiraba porque en ellos podía contemplar la libertad y la providencia del Padre de los Cielos. 

Regresar al menú de la biografía.

San Francisco de Asís y los pájaros.

Con frecuencia, los hermanos veían a los pájaros reposar sobre los hombros de San Francisco de Asís. Notaban que Francisco les hablaba como si le estuviesen escuchando.

Hay una historia muy famoso sobre un encuentro que tuvo San Francisco de Asís con los hermanos pájaros. Se encontraba Francisco y algunos hermanos predicando por las ciudades. Iba de camino por el Valle de Spoleto en Italia, cuando vio una bandada de pájaros en los árboles a su alrededor. Estaban quietos, sin hacer ruido, como esperando que San Francisco les hablara. Y así decidió hacerlo. Se acercó a ellos y les dijo un hermoso sermón que es recordado en el antiguo libro "Las pequeñas flores de San Francisco de Asís". Así dice la predicación de San Francisco:

"Mis dulces hermanitas, pájaros del cielo, ustedes están atados al cielo, a Dios, Su Creador. En cada aleteo de sus alas y cada nota de sus canciones, alábenlo. Él les ha concedido el mayor de los regalos, la libertad de los aires. Ustedes no siembran ni cosechan, pero Dios les da el alimento más delicioso. Ríos y lagos para saciar su sed, montañas y valles para que sean su hogar. Altos árboles para construir sus nidos. Y la ropa más hermosa: un cambio de plumas con cada estación. Tú y tu especie fueron preservados en el Arca de Noé. Es evidente que nuestro Creador les ama mucho, ya que les da regalos en abundancia. Así que, por favor, cuídense, mis pequeñas hermanas, del pecado de ingratitud, y siempre canten alabanzas a Dios."

Según los hermanos monjes que fueron testigos de esto, dicen que todos los pájaros comenzaron a abrir sus picos, extender sus cuellos y sus alas, y a inclinar sus cabezas en forma de reverencia, y con hermosas melodías le expresaron a San Francisco de Asís, que habían recibido gratamente sus palabras". Luego Francisco los bendijo y los pájaros salieron volando en todas direcciones para llevar su mensaje a otras criaturas.

Regresar al menú de la biografía.

San Francisco y el Lobo.

Cuanta una tradición que, cuando San Francisco de Asís vivía en Gubbio, vivía también en los bosques de alrededor, un terrible lobo que mantenía azotada a toda la región. El lobo atacaba las personas y a muchos animales de las granjas. Francisco quiso encontrarse con el hermano lobo y se adentró en el bosque hasta que lo encontró. Dicen que el lobo atacó de inmediato, pero San Francisco se puso de rodillas y rezó a Dios. El lobo se tranquilizó de inmediato, así que Francisco se le acercó, lo acarició y le pidió en el nombre de Dios que dejara de atacar a las personas. Le prometió que las personas del pueblo le llevarían comida con frecuencia para calmar su hambre. La historia completa se encuentra a continuación si la quieres leer después.

El lobo se tiró a los pies de San Francisco y con una mirada baja, obedeció sus órdenes. A partir de ese momento, el lobo jamás regreso a atacar a ninguna persona o animal de la región.

Regresar al menú de la biografía.

El Serafín y los estigmas de San Francisco de Asís.

San Francisco de Asís imitado a Cristo tan perfectamente que hacia el final de su vida nuestro Señor desea señalar sacarlo al mundo como el fiel imitador del Crucificado, imprimiendo sus cinco heridas en su cuerpo.

Dos años antes de su muerte, en la mañana de la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, mientras estaba orando en un lugar secreto y solitario en la montaña, de San Francisco de Asís contempló un serafín con seis alas todo incendiado, descendiendo a él desde las alturas.

A medida que el serafín volaba con gran rapidez hacia él, apareció en medio de sus alas la forma de un crucificado, con las manos y los pies estirados y fijados a la cruz. Dos alas se levantaron por encima de la cabeza, dos fueron extendiendo en vuelo, y dos pegadas a todo el cuerpo

San Francisco de Asís se preguntaba cómo era posible ver tan maravillosa visión. Pero inmediatamente entendió la visión como una revelación del Señor y que se presentaba a sus ojos por la Divina Providencia, de manera que él podría ser transformado en otro Cristo crucificado, no a través del martirio de la carne, sino a través de un holocausto espiritual.

La visión fue desapareciendo, y dejó tras de sí un fuego maravilloso en el corazón de San Francisco de Asís, y hay un toque maravilloso se imprimió en su carne. Inmediatamente comenzaron a aparecerle en sus manos y en sus pies algo así como los clavos que él había visto en la visión del Crucificado, y en su costado derecho, como si hubiera sido traspasado por una lanza, estaba la marca de una herida roja, de la que la fluía sangre muy a menudo y su de la que su túnica siempre se manchaba.

Regresar al menú de la biografía.

San Francisco de Asís y el rosal sin espina.

Durante toda su vida dedicada a Dios, San Francisco de Asís, sintiendo el impulso de dejar todo deseo carnal y vanidades, castigó mucho su cuerpo. Pero esto le traería muchos problemas en el futuro. Cuentan que un día sufrió de terribles tentaciones infundidas por el demonio, por lo que no vio más remedio que lanzarse a un espino de rosas. Luego de este hecho, las espinas desaparecieron de las rosas por completo. Aún hoy en día, se conserva este rosal en Asís y numerosas personas son testigos de presencia un rosal sin una sola espina.

Regresar al menú de la biografía.

Muerte de San Francisco de Asís.

Con un cuerpo extremadamente agotado y maltratado, debido a todos los duros castigos al que lo sometía San Francisco de Asís, ya no podía viajar. Apenamos iba a las cercanías a atender a los pobres y enfermos. Se infectó de una epidemia de conjuntivitis y malaria. Al ver su cuerpo sometido a tales sufrimientos,  se quedó en Asís esperando su muerte que ya sabía que pronto partiría a la casa del Padre.

El día 3 de octubre de 1226, todos los hermanos que la acompañaban, pudieron ver una bandada de alondras que se acercaron a San Francisco de Asís para cantarle. Cuando dejaron de cantar, Francisco de Asís murió en santa paz. Tenía 44 años.

A tan solo dos años luego de su muerte, en el año 1228, y basándose en toda la evidencia que se recogieron de los milagros de San Francisco de Asís, el Papa Gregorio IX realizó la ceremonia de canonización.

En su legado, San Francisco de Así fundó tres órdenes. Su don para la humanidad fue su amor a Dios como él lo experimentó en toda su creación. Su huella en la historia son los hombres y mujeres que se identifican con su visión en la forma de vida franciscana. Ese legado sigue vivo en los seguidores de Francisco de Asís, que buscan hoy, inspirar en ellos mismos y en los demás, los ideales de la paz y la justicia del Evangelio.

Regresar al menú de la biografía.

La oración de San Francisco de Asís.

Muchos de los seguidores de San Francisco conoce con la muy famoso oración de San Francisco. Está atribuida a San Francisco, quien fundó su orden en el siglo XIII. Pero esta oración apareció por primera vez en una publicación francesa en 1912, en italiano, en el periódico de la Ciudad del Vaticano L´Osservatore Romano en 1916, y fue traducida al inglés en 1927, es decir, tiene solo un siglo de antigüedad

No existe un texto que se asemeje a "la Oración de San Francisco de Asís" en ninguno de los escritos que dejó este siervo de Dios, pero sigue siendo utilizada bajo este título.

Oración atribuida de San Francisco de Asís.

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz. Que allá donde hay odio, yo ponga el amor. Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón. Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión. Que allá donde hay error, yo ponga la verdad. Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe. Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza. Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz. Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.

Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar, ser comprendido, cuanto comprender, ser amado, cuanto amar. Porque es dándose como se recibe, es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo, es perdonando, como se es perdonado, es muriendo como se resucita a la vida eterna.

Regresar al menú de la biografía.

San Francisco de Asís, santo patrono de los animales y ecologistas, te rogamos que, por los méritos de la infancia de nuestro Señor Jesucristo y por las gracias que te fueron concedidas debido a tu sencillez, pobreza y entrega sin medida al amor de Dios, Ruega por nosotros y por todas las criaturas de la tierra, ruega por nosotros. Amén.

Sobre San Francisco de Asís.

Santos de la semana

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Biografía de Santos - Celebraciones y Fiestas de la Iglesia
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para otro tipo de copias: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD