Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

CONOCE TU FE

-

VIRGEN MARÍA

-

SANTA MARÍA

-

LA VIRGEN

Mayo, mes de María. Día 14: El poderoso Escapulario de la Virgen

 
 
   
 
 
 

La Virgen María, abrazó sin dudar el rostro de Dios, creyó en Jesús como su Salvador, tomó su lugar en la Historia como la primera cristiana

 

Desde la Anunciación hasta la Crucifixión de su Hijo, La Virgen María puede ser vista como la validación final de Dios sobre el libre albedrío.

La obediencia de la Virgen María a la voluntad de Dios con su "SÍ", que le fue transmitida en el mensaje del ángel Gabriel, fue tan igual de voluntaria como la tuvo la desobediencia de Eva

En el siglo II San Ireneo el Obispo de Lyon y un discípulo de la segunda generación del apóstol Juan escribió:

"...Así también María, desposada a un hombre, pero sin embargo todavía una virgen, siendo obediente, se hizo la causa de la salvación para Ella y toda la raza humana... Así, el nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María, lo que la virgen Eva había atado con la incredulidad, la Virgen María lo desató por la fe ". (Contra Heresias, 3.22.4, Ireneo, Obispo de Lyon)

La Virgen María, como la primera persona abrazó sin dudar el rostro de Dios y la primera en creer en Jesús como su Salvador, tomó su lugar en la Historia de la Salvación como la primera cristiana.

Ella es también la único discípula de Jesús que no huyó ni dudó cuando todos los otros huyeron y dudaron, sino que permaneció y aceptó hasta el final la carga de estar bajo la Cruz.

A través de los siglos, las lágrimas de La Virgen María en la Cruz, siendo testigo de la tortura y muerte de su hijo, se solidariza con todos los creyentes que también sufren y viven bajo la sombra de la Cruz.

1.- Háblale a Jesús sobre María.

Jesús mío, me gusta orar a María, tu Santa Madre, ella me enseña con su manera de vivir, a ser dócil a tu Palabra, a tomarla en serio, y a dejarse guiar por ella; pero también María se presenta como una servidora, como una que sale a ayudar a su prima Isabel, cuando esta la necesita.

Así quiero ser yo, mi Señor y mi Dios, quiero ser uno que es dócil a tu Palabra y que sale de sí a servir a los hermanos que tanto necesitan de Ti.

Gracias por darme la oportunidad de ver a María y de aprender de ella, gracias por su amor de Madre y por todas las bendiciones que a través de ella, nos has dado a nosotros que la amamos y la descubrimos como modelo de discípulo que Tú nos has llamado a seguir.

Confío en tu compañía y en tu Bendición Señor, gracias por todo lo bueno que me das por ayudarme a ser cada día un mejor ser humanos.

Cómo mi madre María, me uno a sus eternas palabras de entrega que hacen y harán eco en nuestra historia de salvación: Hágase en mí según tu Palabra.

Amén.

2.- Oración inicial.

Santa María, ¡Madre de Dios y Madre mía! Eres más madre que todas las madres juntas: cuídame como Tú sabes. Grábame, por favor, estas tres cosas que dijiste:

  • "No tienen vino": presenta siempre a tu Hijo mis necesidades y las de todos tus hijos.
  • "Hágan lo que Él les diga": dame luz para saber lo que Jesús me dice, y amor grande para hacerlo fielmente.
  • "He aquí la esclava del Señor": que yo no tenga otra respuesta ante todo lo que Él me insinúe.

3.- Día 14: El poderoso Escapulario de la Virgen.

El día 16 de julio de 1251 se apareció la Virgen a San Simón Stock, superior General de las Carmelitas, y prometió unas gracias y cuidados especiales para aquellos que llevaran el escapulario del Carmen.

El escapulario es una pequeña imagen de la Virgen del Carmen en tela (puede ser también una medalla) para colgarse al cuello.

Santa María quiere que llevemos una imagen suya en el pecho. Y como llevar el escapulario puesto significa que se le ama y que se quiere la compañía y protección de María, la Virgen prometió a quienes viviesen y muriesen con el escapulario que Ella se encargaría de conseguirles la ayuda para obtener la perseverancia final; es decir, una ayuda particular para que, quienes no estén en gracia, se arrepientan en los últimos momentos de su vida.

Y además prometió que Ella se encargaría de que saliese del purgatorio al sábado siguiente a la muerte.

Es lógico: si no le dejamos, ella no nos dejará.

Cuentan que cuando fue elegido Papa León XI, mientras le revestían con los hábitos papales, le quisieron quitar el escapulario que llevaba entre la ropa. El Papa dijo a los que le ayudaban:

"Dejadme a María, para que María no me deje"

Madre mía, llevaré siempre el escapulario. No te dejaré, y Tú no me dejes en ningún momento

4.- Oración final.

Amado Jesús, al igual que María, tu Santa Madre, quiero estar abierto siempre a la acción del Espíritu Santo, configurarme completamente a tu amor y tu misericordia.

Como ella, acepto también ser tu esclavo, tu siervo, atento siempre a escuchar tu Palabra y hacerla una acción de vida.

Deseo responderte siempre con generosidad y sencillez, como lo hizo María, quien supo escucharte y obedecerte desde siempre.

Y a ti, Oh María, amada universal del Verbo, la nueva Eva escogida, auxilio de los pecadores y de los que buscan tu intercesión, acógeme siempre bajo tu manto protector, soy también tu hijo y sé que te preocupas por mí.

Te ruego que poses tu mano sobre mis hombros y me guíes por el camino de tu hijo Jesús.

Como tú, quiero poder decir y sentir con toda la pasión de mi alma: "Mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador".

Amén.

 
 
Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con aportes de: Padre José Pedro Manglano

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp   
 

Déjanos tus comentarios

Artículos de interés

 
 
tercer domingo de cuaresma arrepentimiento conversion
 
novena a san jose custodio de la sagrada familia estatua nino jesus en brazo
 
billetera hombre vacia sin dinero
 
mural san jose padre de familia sostiene a jesus bebe nino jesus
 
hombre con manos juntas rezando en oracion como rezar
 
 
san jose novena dia  verdaderos y sinceros catolicos
 

Oraciones en Videos

 
hombre sentado en un muelle de espalda mirando hacia el lago
 
persona sentado en las rocas orilla de playa mirando hacia el mar
 
mujer mirando hacia el mar en el atardecer reflejo del sol ocaso
 
mujer sosteniendo un flor amarilla en sus manos
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
hombre sosteniendo rosario con su mano fondo negro
 
- Lo más leído -
 

6 consejos que te da la Biblia para enfrentar los problemas económicos

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Oración a la Coraza de San Patricio contra asechanzas del mal y fuerzas oscuras

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Feliz Pascua de Resurrección. Cristo vive ¡Aleluya, aleluya!

Fiesta de la Divina Misericordia. Segundo Domingo de Pascua.