Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Virgen María

María no es la Madre de Dios Padre, o la Madre de Dios Espíritu Santo más bien, María es Madre de Dios Hijo, Jesucristo nuestro Señor.

Por qué decimos que María es Madre de Dios.

María es la Madre de Dios, la nueva Eva escogida que nos trajo al mundo la Salvación. Pero, para entender el título de, "María, Madre de Dios", primero debemos entender claramente el papel de la Virgen María como madre de nuestro Salvador, Jesucristo.

Como católicos, creemos firmemente en la encarnación de nuestro Señor: La virgen María concibió por el poder del Espíritu Santo. (ver Lucas 1: 26-38 y Mateo 1: 18-25.)

A través de María Jesucristo, la segunda persona de la Santísima Trinidad, uno-en-ser (consustancial) con el Padre, y el Dios verdadero del Dios verdadero, entró a este mundo tomando la carne humana y un alma humana.

María, Madre de Dios.

Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre. En Su persona están unidos tanto la naturaleza divina como la naturaleza humana. María no creó a la persona divina de Jesús, que existió con el Padre desde toda la eternidad:

"De hecho, Aquel a quien ella concibió como hombre por el Espíritu Santo, quien realmente se convirtió en su Hijo según la carne, no era otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. Por lo tanto, la Iglesia confiesa que María es verdaderamente "Madre de Dios" (Theotokos)". Catecismo, #495

Así lo escribió San Juan Evangelista en su libro

"El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto Su gloria: La gloria de un Hijo único que viene del Padre lleno de amor y de verdad". (Juan 1,14).

Por esta razón, en algún momento de la historia temprana de la Iglesia, nuestra Santísima Madre recibió el título de "Madre de Dios".

San Juan Crisóstomo, por ejemplo, compuso en su oración eucarística por la misa un himno en honor a María:

"Es verdaderamente justo proclamarte bendita, oh Madre de Dios, que eres la más bendecida, toda pura y Madre de nuestro Dios. Te magnificamos, que eres más honorable que los Querubines e incomparablemente más glorioso que los Serafines. Tú que, sin perder tu virginidad, diste a luz la Palabra de Dios. Tú que eres verdaderamente la Madre de Dios".

María, Madre de Dios: objeciones.

La objeción al título de "Madre de Dios" surgió en el siglo V debido a la confusión sobre el misterio de la encarnación.

Nestorio, obispo de Constantinopla (428-431), provocó una gran controversia. Él declaró que María dio a luz a Jesucristo, una persona humana. A esta persona humana se unió la persona de la Palabra de Dios (el Jesús divino). Esta unión de dos personas, el Cristo humano y la Palabra divina, fue "sublime y única" pero meramente accidental. La persona divina habitó en la persona humana "como en un templo".

Siguiendo su propio razonamiento, Nestorio afirmó que el Jesús humano murió en la cruz, no el Jesús divino. Como tal, María no es "Madre de Dios", sino simplemente "Madre de Cristo", el Jesús humano. ¿Suena confuso? Lo es, pero el resultado de toda esta confusión fue la división de Cristo en dos personas y la negación de la encarnación.

San Cirilo, obispo de Alejandría (muerto en 440) refutó a Nestorio, afirmando:

"No era que un hombre común naciera primero de la Santísima Virgen, sobre quien luego descendió la Palabra; lo que decimos es que, uniéndose a la carne desde el útero, [la Palabra] ha nacido en la carne, haciendo suyo el nacimiento en la carne...". (Contra aquellos que no desean confesar que la Santa Virgen es La Madre de Dios).

Esta declaración afirma la creencia afirmada en el primer párrafo.

María es Madre de Dios oficialmente.

El 22 de junio de 431, el Concilio de Éfeso se reunió para resolver este argumento. El Concilio declaró:

"Si alguien no confiesa que el Emmanuel es verdaderamente Dios y, por lo tanto, que la Santa Virgen es la Madre de Dios (Theotokos) (ya que engendró según la carne, la Palabra de Dios se hizo carne), siéntase anatema ".

Por lo tanto, el Concilio reconoció oficialmente que Jesús es una persona, con dos naturalezas, humana y divina, unidas en una verdadera unión.

En segundo lugar, Éfeso afirmó que nuestra Santísima Madre puede ser legítimamente llamada la Madre de Dios: María no es la Madre de Dios, el Padre, o la Madre de Dios, el Espíritu Santo; más bien, ella es la Madre de Dios, el Hijo, Jesucristo.

El Concilio de Éfeso declaró a Nestorio un hereje, y el emperador Teodosio ordenó su destitución y exilio. (Curiosamente, todavía existe una pequeña Iglesia Nestoriana en Irak, Irán y Siria).

La encarnación es de hecho un misterio profundo. La Iglesia usa un lenguaje muy preciso, aunque filosófico, para prevenir la confusión y el error. Sin embargo, debemos reflexionar sobre este gran misterio de cómo nuestro Salvador divino entró en este mundo, tomando nuestra carne humana, para liberarnos del pecado.

También debemos reflexionar y emular el gran ejemplo de nuestra Santísima Madre, quien dijo:

"Soy la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra".

Que podamos recurrir a ella siempre como nuestra propia Madre, suplicando:

"Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén".

Oración por la anunciación a María.

Gloriosa María, creemos que estás llena de gracia. Oh Virgen Madre de Cristo, eres la co-redentora de la humanidad Grandes son las bendiciones que nos has conferido al dar a luz, al fruto de tu vientre: Cristo el Hijo de Dios, a quien nos has entregado,  debido a tu Sí en la anunciación. Nos trajiste al Dios de la creación para convertirlo en nuestro amigo cercano, y acercarnos con dulzura a su reino eterno. Sé tú, amada Madre de Dios, nuestra abogada defensora siempre; Que por tus méritos, tu Hijo nos conceda la liberación de nuestros pecados, y después de esta vida, nos haga reinar junto a él para siempre en su reino. Ruega por nosotros ante Él, que por amor a ti, desde tu inmaculada concepción, hasta la anunciación y por siempre y para siempre, te llamó para que fueras su madre, para que pueda concedernos la rica dulzura de su amor. Amén.

María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros que acudimos a ti en todo momento, sobre todo en nuestras necesidades.

Más recursos sobre la Virgen María.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Catholic Straight Answers
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Caminando en la fe

sacerdote colocando su mano sobre la frente de un bebe mama papa sonrien

Esta letanía de acción de gracias es una oración en agradecimiento a Dios por las innumerables GRACIAS que Él nos ha otorgado en el día de nuestro Bautismo