Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Aprende sobre tu fe
sinonimos de pecado que encontramos en la biblia manos detener

Existen cerca de dos docenas de sinónimos de PECADO en la Biblia, y cada uno resalta un aspecto diferente del pecado mismo

En la Bibilia podemos encontrar muchos sinónimos de PECADO que vale la mención hacerlo en este artículo. Cada uno de estos sinónimos de pecado resalta un aspecto diferente del pecado en sí mismo.

Existe el pecado como al alejarnos del camino recto, pecado como rebelión y pecado como una distorsión de nuestra naturaleza, por nombrar unos pocos.

Debemos contemplar estas palabras, no para revolcarnos en desesperación, sino para estar en especial vigilancia de las muchas maneras como nos es posible apartarnos de Dios y de la buena vida que Él pretende para nosotros.

Sinónimos de PECADO que encontramos en la Biblia

Nota: A menos de que se indique lo contrario, las fuentes son "Strong’s Concordance" (Concordancia Hebreo de Strong en español) y la biblia "Douay-Rheims". La definición y pronunciación son provistas para cada palabra en la primera cita.

1. El Pecado como "Estar Quebrado".

Una de las palabras bíblicas más comunes para pecado es la palabra hebrea ra`, que tiene el significado básico de malo o maligno y aparece cerca de 600 veces.

Proviene de otro verbo ra`a, que puede significar esencialmente la misma cosa pero también se refiere a algo quebrado, o más específicamente, hecho añicos.

Esto nos ayuda a ver una manera en la que algo puede decirse que se ha hecho malo. Una silla quebrada es una silla mala, no puede desempeñar su función de sostener el peso de una persona sentada sobre ella. Lo mismo pasa con comida que se ha dañado, ya no es adecuado para el consumo como alimento.

Ra` es aún utilizada en su sentido literal en el Antiguo Testamento. Por ejemplo, en 2 Reyes 2,19 se lee que las aguas de Jericó "son malas". Los pecadores verdaderos son personas dañadas, incapaces de vivir la vida rica en comunión con Dios para la que fuimos creados.

2. El Pecado como "Estar Marcados".

Ra` puede también referirse a ganado marcado que es inadecuado para el sacrificio (por ejemplo, en Levíticos 27,10 y Deuteronomio 17,1), lo que nos ofrece otra metáfora para pecado.

Una marca es un desperfecto o un defecto que arruina la perfección de algo. Algo que está marcado ha sido deformado en alguna manera. Esto es lo que el pecado nos ha hecho verdaderamente: el hombre fue hecho a semejanza de Dios pero esa imagen se deformó como resultado del pecado original.

Esa imagen rota sólo puede ser reparada a través de la encarnación, Dios se vuelve hombre para "reformarlo".

3. El Pecado como "la Pérdida de la Señal".

Otra palabra común en el Antiguo Testamento para pecado es chatta’ath que básicamente significa pecado o pecaminoso (también se refiere al ofrecimiento hecho como expiación por ese pecado).

Pero la palabra tiene un rico origen viniendo del verbo chata’ que, entre otras cosas, significa perderse, perder la señal, perder el camino.

En el Nuevo Testamento, su contraparte griega es el verbo hamartano que significa tanto perder la señal como alejarse del camino (las dos versiones del sustantivo son hamartia y, la menos común, hamartema). En un sentido literal, hamartano puede ser usado en dos contextos.

Primero, podríamos hablar de perder la señal o el tiro cuando se tira una lanza o se dispara una flecha. Segundo, uno podría perder el camino que se debía tomar (como al perder el giro, o pasarse la vuelta).

Esto refleja una circunstancia común del pecado: tenemos buenas intenciones, apuntamos hacia la virtud pero aún fallamos al intentar alcanzarla. Como San Pablo escribió en Romanos 7,15:

"No hago lo que quiero y hago las cosas que detesto"

4. El Pecado como "Alejarse del Camino".

La fe, tanto en la Escritura como en los escritos de los Padres, es a menudo representada como un viaje hacia Dios. Pero en ocasiones nos alejamos del camino de la rectitud, ya sea intencionalmente o no. Esto es sugerido con el adjetivo hebreo rasha` que significa perverso o criminal, específicamente en el sentido de salirse del camino correcto, de acuerdo al Centro de Recursos del Antiguo Hebreo (Ancient Hebrew Resource Center en inglés).

La palabra es usada en el Salmo 18,22:

"Porque guardé los caminos del Señor y no hice el mal lejos de mi Dios".

Muchas otras traducciones extienden el significado literal con la frase "apartado impíamente".

Una idea similar se lleva en el verbo griego planao que tiene un significado básico de causar alejamiento, engañar, alejar de la manera correcta.

5. El Pecado como "Rebelarse".

Fundamentalmente, el pecado es una rebelión contra Dios y Su autoridad. Esto se describe en el sustantivo hebreo pesha` y su verbo contraparte pasha`, ambos refiriéndose a rebelión.

Puesto de manera sencilla, la rebelión es resistencia (usualmente violenta) a alguna autoridad.

Ciertamente esto es lo que el primer pecado fue: resistencia a la más alta fuente de autoridad posible, Dios.

Éste es, incluso, un elemento sutil de violencia en la historia, insinuado al "comer" de la manzana, que el filósofo místico Cristiano Simone Weil vio como emblemático de todo pecado.

6. El Pecado como "Trasgredir".

Apareciendo unas 30 veces en el Antiguo Testamento, ‘asham es un verbo que se refiere al pecado en el sentido de ofender, ser culpable y trasgredir.

Una palabra griega similar en el Nuevo Testamento es parabaino que puede ser definida como ir al lado de o pasar o aventajar sin tocar algo o, más específicamente, sobrepasar, desatender, violar o transgredir (el sustantivo relacionado es parábasis).

Esta metáfora para pecado es instantáneamente reconocible para cualquiera que haya dicho alguna vez el Padre Nuestro:

"Perdona nuestras transgresiones, así como nosotros perdonamos a nuestros transgresores".

Ciertamente, ¿no fue el pecado original, en el que Adán y Eva probaron el "fruto prohibido", una forma de trasgresión?

7. El Pecado como "Deuda".

Vale la pena notar que las verdaderas palabras griegas en las dos versiones del Padre Nuestro en los evangelios no significan literalmente transgredir.

La palabra que usa Mateo es la antigua palabra griega para deudas, opheilema (usada únicamente una vez más en el Nuevo Testamento, en Romanos 4,4, en un contexto similar).

En la versión de la oración de Lucas, es usada una forma de la palabra para deudas y hamartia, de manera que literalmente el verso dice:

"Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a todos nuestros deudores".

8. El Pecado como "Desolación".

Una definición secundaria de ‘asham se refiere a la máxima consecuencia del pecado: absoluta desolación. Así es como es usada en Isaías 24:

"Miren cómo Yavé limpia la tierra, la arrasa, trastorna su superficie, dispersa a sus habitantes: … Por eso, una maldición ha devorado la tierra por culpa de sus habitantes"

O como algunas traducciones lo ponen, los habitantes son desolados (Biblia Nueva Americana, Rev. Ed.).

9. El Pecado como "Tambalearse como Borracho".

Cuando nos alejamos del camino, usualmente no estamos en nuestros cinco sentidos.

Esto es descrito por dos verbos hebreos que tienen significados casi idénticos en Concordancia de Strong: ta`ah y shagah. Ambos pueden ser definidos como errar o desviarse.

Excavando más profundamente, los significados adicionales nos dicen algo sobre el estado mental correspondiente: Shagah puede ser definido como dar un viraje brusco, deambular, tambalear, estar intoxicado, errar en embriaguez.

En Proverbios 5,20, shagah es también usado para describir la "intoxicación" física de un joven con una prostituta. Mantén esta idea de intoxicación en mente cuando leas "desvíes" en la petición del Salmo 119,10:

"¡Con todo mi corazón te he buscado, no me desvíes de tus mandamientos!".

10. El Pecado como "Red Opresiva".

Una palabra del Nuevo Testamento para maligno o malo es el adjetivo poneros que literalmente significa lleno de trabajos, molestias, dificultades o presionado y acosado por los trabajos.

Ésta es la palabra que Hesiod usó para describir a Hércules, el mítico héroe al que se le asignaron 9 tareas sobrehumanas como expiación por asesinar a sus hijos.

Estas tareas incluían asesinar a la Hidra multi-cefalea, capturar el ganado del monstruo Gerión, y matar al león de Nemea, que tenía la fama de estar protegido por una piel dorada y tener garras como espadas afiladas que podrían perforar hierro.

Ciertamente el pecado es una red opresiva para nosotros, una humanidad no podría liberarse nunca por sí misma, ni siquiera un héroe como Hércules.

11. El Pecado como "Maldad".

Otra palabra para pecado en el Nuevo Testamento es asebeia, un término clásico antiguo griego para maldad que se refiere a la falta de reverencia y respeto por los dioses. Para los griegos, la actitud de piedad implica distancia de los dioses.

Para nosotros, nuestra relación es una mucho más cercana: Dios no es un espíritu del cielo que lanza rayos desde el Olimpo, en cambio, Él es tan cercano a nosotros como nos podamos imaginar, Él se hizo hombre y nos invita a compartir Su ser a través de los sacramentos.

Sin embargo, es saludable mantener un santo temor de Dios, algo afirmado en la Biblia. Como Proverbios 9,10 dice:

"El temor de Yavé es el principio de la sabiduría".

12. El Pecado como "Desorden".

A parte de las leyes que rigen cualquier sociedad particular, hay una ley natural que está escrita en los corazones de todos los hombres, a como dijo San Pablo.

Por lo tanto, obrar mal puede no ir en contra de la ley de una sociedad particular pero sí viola la ley de Dios.

En este contexto, tiene sentido que los escritores del Nuevo Testamento también hablaron del pecado en el término anomos, el antónimo griego de nomos. Ésta fue una de las palabras más importantes en la antigua Grecia.

No sólo significa simplemente ley, sino la ley en el sentido de reglas y normas de comportamiento establecidas a través de las costumbres y la tradición.

Seguramente esta es una descripción de la ley revelada a los Israelitas que ha sido traspasada por siglos y permanece una fuerza decisiva en la espiritualidad de los Judíos en el tiempo de Jesús.

Nomos, entonces, refleja el hecho de que Dios trabaja en la historia y sobre el tiempo para enseñar a Su gente cómo seguir Sus preceptos.

13. El Pecado como "Injusticia".

Otro sinónimo de pecado es otra palabra clave que está relacionada es dike, la palabra antigua griega para justicia. Su antónimo, adikos, es usado para describir personas malas e injustas en la Biblia.

Mientras anomos, o desorden resalta el acto ofensivo, adikos llama la atención hacia la persona que lo comete: una persona injusta es una que quebranta la ley.

14. El Pecado como "Mal Intrínseco".

Mientras el pecado se describe usualmente en términos de sus consecuencias para nosotros y para otros, es importante recordar que el pecado es un mal intrínseco.

Esto se describe en la palabra griega kakos, un adjetivo que se refiere a algo de una naturaleza mala o algo que es malo o maligno.

15. El Pecado como "Conexión al Castigo".

Es además importante recordar que el pecado no sólo tiene consecuencias, una humanidad quebrantada, un mundo decaído, una creación desordenada, sino que lo hace a uno merecedor de castigo.

Esta es la idea descrita en la palabra griega del Nuevo Testamento enochos, definida como bajo obligación, sujeto a, responsable.

De acuerdo a Concordancia de Strong, se puede usar en un sentido técnico "denotando la conexión de la persona ya sea con su crimen o con la penalidad o juicio, o con quién se ha ofendido".

Éste es el sentido en el que Jesús usa la palabra en Mateo 5,21-22:

"Ustedes han escuchado lo que se dijo a sus antepasados: "No matarás; el homicida tendrá que enfrentarse a un juicio". Pero yo les digo: Si uno se enoja con su hermano, es cosa que merece juicio. El que ha insultado a su hermano, merece ser llevado ante el Tribunal Supremo".

Nota: No toda palabra bíblica para pecado ha sido incluida en este artículo.

Adaptación por María Mercedes Vanegas, PildorasdeFe.net. Con información de: Catholic Exchange
Nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y - a ejemplo de San Francisco Javier - misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: Ay de mí si no predico el Evangelio, pues muchos cristianos se dejan de hacer, por no haber personas que se ocupen en la evangelización
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD