Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Aprende a orar
chica mirando por una ventana triste deprimida

Nuestra vida sufre variaciones. A veces estamos alegres, y otras veces desanimados, No tenemos ganas de nada. Cómo orar en este estado

Cómo orar cuando me encuentro desganado y vacío.

A veces es difícil la oración pero, cómo orar cuando me encuentro desganado y vacío, es todo un reto que puede llevarnos un poco a la desesperación. No encontramos las palabras adecuadas para ese momento turbio que nos agita el alma. Te encuentras desganado, no encuentras motivo para pronunciar una sola palabra para conectarte con Dios ¿Qué hacer?

Cuando me encuentro desganado y vación (también a mí me ha sucedido) lo que hago es una oración visual ¿cómo?, busco imágenes de la Virgen o del vía crucis que me ayuden a enfocarme en Dios, sin necesidad de pronunciar alguna oración, solo pienso en ese momento y esto me ayuda un poco a volver a reconectarme con el amor de Dios y alejarme un poco de ese desgano.

Cómo orar cuando no tengo ganas de hacerlo.

Lo anterior fue tna solo una pequeña idea de lo que pueden hacer para cuando te encuentras desganado y vación y no encuentras la forma en cómo orar para encontrar un poco de paz en tu corazón.

A continuación, el Padre Pedro Barrajón, L.C, desde su Blog de La.oración.com nos regala una pequeña enseñanza sobre cómo orar para ese momento de desgando y vacío que sientes.

Nuestra vida emotiva, afectiva y sentimental sufre frecuentes variaciones. A veces estamos entusiastas, a veces nos encontramos desanimados, vacíos interiormente. No tenemos ganas de orar. ¿Qué hacer en esos casos? ¿Nos imponemos un deber o esperamos a un mejor momento?

No es una respuesta fácil la que se puede hacer a esta pregunta, porque las circunstancias de la vida son muy variadas, pero con frecuencia todos nosotros nos encontramos en situaciones anímicas poco favorables a la oración.

¿Qué hacer cuando no tenemos ganas de orar?

La oración siempre supondrá un cierto esfuerzo. Normalmente la vida de oración requiere empeño y si rezamos sólo cuando sentimos que todo va viento en popa, entonces sólo rezaríamos en pocos momentos de nuestra vida.

Hay que aprender a unirnos a Dios en cualquier circunstancia de la vida y a esforzarse por orar aunque nuestro estado de ánimo no sea lo favorable que nosotros quisiéramos.

Es muy útil proponerse por ello un tiempo de oración diario y si es posible escoger también un momento apropiado del día en el que se hará oración mental.

Con ello no hay que caer en un error voluntarista que todo lo deja al esfuerzo humano, pero una antropología realista invita a suponer que, aunque hay sin duda ninguna períodos en los que orar es fácil e incluso nos causa deleite espiritual, en otras muchas circunstancias la oración es un trabajo en el que hay que poner a calentar no sólo los motores del alma, sino de toda nuestra personalidad para unirnos con Dios.

La oración es más necesaria en momentos de vacío.

Mi consejo por ello es que precisamente porque nos podemos encontrar desganados o vacíos interiormente es que necesitamos más de orar.

El demonio puede fácilmente inducirnos a dejar la oración para un período en el que todo se nos presente fácil y gustoso, período que a veces no llegará y por ello los momentos de oración se irán relegando hasta quizás desaparecer del mapa de nuestra vida.

San Ignacio de Loyola habla en sus ejercicios espirituales del "diametrum per oppositum", es decir, actuar de forma contraria a lo que nos conduzca una inclinación desviada o pasión.

Algo semejante se puede aplicar a la oración: si estamos desganados es entonces cuando hay que hacer más oración para llenar el alma de la presencia divina y abrirnos con mayor docilidad a la acción del Espíritu en ella.

Oración para cuando no tienes ánimo de orar.

Señor mío y Dios mío, ayúdame en este momento de sequedad. Llévate mis vacíos y dame un corazón fuerte para vencer el desánimo, el desgano que no me permite disfrutar de tus bondades. Consuélame, guíame, fortaléceme. Amén.

Recursos sobre la oración.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: La-oracion.com
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para otro tipo de copias: Términos legales - Pildorasdefe.net
Grupo Oficial de Pildorasdefe en Whatsapp
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD