Oración / Aprende a orar

Cómo orar en medio de todas mis preocupaciones

 
 
   
 
 
 

¿Cómo puedo orar bien si la verdadera oración es la que procede del corazón? El mío está lleno de preocupaciones y debilidades

 

"La oración no es el efecto de una actitud exterior, sino que procede del corazón. No se reduce a unas horas o momentos determinados, sino que está en continua actividad, lo mismo de día que de noche. No hay que contentarse con orientar a Dios el pensamiento cuando se dedica exclusivamente a la oración; sino que, aun cuando se encuentre absorbida por otras preocupaciones […] hay que sembrarlas de deseo y el recuerdo de Dios" (San Juan Crisóstomo, Homilía 6 sobre la oración).

El corazón es, tal vez, la parte del cuerpo a la que más hacemos referencia. Frases como: "sigue los impulsos de tu corazón" o "me has roto el corazón" se han convertido ya en clichés para describir ciertos aspectos de nuestra existencia.

Y no importa qué diga la razón: si "el corazón está sano", creemos que todo va viento en popa en nuestra vida. Incluso llegamos a dar valor moral a acciones que "sentimos" que están bien, sin importarnos lo objetivamente mal que esté.

Tal vez esta es la razón por la cual muchos, al leer el texto de San Juan Crisóstomo de arriba, sienten algo de desánimo.

En su tristeza, esas personas pueden argumentar algo así:

"¿Cómo puedo orar bien si la verdadera oración es la que procede del corazón? El mío está lleno de preocupaciones, debilidades; incluso de pecado. ¡Nunca podré orar bien!".

El experimento

Permítanme dar un paso atrás y hacer un pequeño experimento: Supongamos que te llaman de la policía citándote en la comisaría, dado que alguien te ha denunciado por ciertas acciones penales. ¡Vas a ir a juicio! Más aún: ¡puedes ir a la cárcel!!¿Cuál es tu primera reacción? O mejor: ¿a quién llamas para contárselo? Tu esposo o esposa, alguno de tus padres, hermanos. Tal vez un amigo…

Siempre hay alguien ahí en quien confías plenamente y con el que vas para desahogarte.

La oración debe ser justamente esto.

Si nuestro corazón está lleno de inquietudes por diversas preocupaciones de nuestra vida, ¡qué mejor que platicarlo con Dios! ¿O es que Dios sólo escucha padresnuestros y avesmarías? ¿Ésa es la única oración que me sé?

Volvamos al ejemplo

Imagínense que llamas a tu amigo de toda la vida para platicar. Todos tus pensamientos están cargados de la preocupación del posible juicio. Llegas a la cafetería en donde te están ya esperando… y en vez de confiarle todo esto, empiezas a hablar del último coche que ha sacado la Ferrari. ¿No es algo ridículo?

Pues nuestra oración a veces se vuelve así de ridícula: teniendo mil preocupaciones, forzamos nuestro interior meditando tal vez pasajes del Evangelio bellísimos... pero que ¡nada tienen que ver por lo que mi alma está pasando en ese momento!

Y así sí que estaría de acuerdo con la objeción: ¡nunca se podrá orar!

La oración no es el efecto de una actitud exterior, sino que procede del corazón», dice San Juan Crisóstomo.

Y por eso, las preocupaciones que lo llenan pueden ser una excelente oportunidad para crecer en mi oración. Después de todo, ¡quién mejor que Dios para confiarle nuestras inquietudes, nuestros propósitos!:

  • ¿Voy a hacer un examen en la Universidad? Se lo confió a Dios.
  • ¿Empiezo a salir con una chica muy guapa y que no sé si puede ser mi futura esposa? Se lo platico a Dios para que nos ilumine a los dos.
  • ¿Mi hijo está teniendo problemas en la escuela y no sé qué hacer? Le pido luz a Dios.
  • ¿Voy a ver un partido de fútbol? Invito a Dios a que venga a disfrutarlo conmigo…

Todo puede ser oración si a cada etapa de mi vida sé sembrarla, con sencillez y cariño, de ese deseo y recuerdo de Dios de los que habla San Juan Crisóstomo.

Es lograr, a fin de cuentas, que Él sea un Amigo íntimo: Alguien en quien siempre puedo confiar, con quien siempre puedo platicar de lo bueno y lo malo.

En resumen, el centro de mi corazón… y perdón por el cliché

 
 
Publicado originalmente en: La-oracion.com, autor: Padre Juan Antonio Ruiz J., L.C
 
 
 
Estimado lector: ¡Gracias por leernos! Tú; formas parte de este portal que renueva la fe y la esperanza. Queremos seguir comprometidos con esta labor y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar a más personas. ¡Te necesitamos!
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
oido prestar atencion escuchar mano en oreja
 
hombre rezando arrodillado sobre hojas caidas de un arbol
 
papa francisco incienso santa misa sobre cenaculo altar santa misa eucaristia
 
esposa sosteniendo mano de su esposa en boda matrimonio
 
hombre sentado en la raiz de un arbol biblia en mano
 
 
rezando el santo rosario colgado blanco y negro fondo
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
san juan pablo ii levantando su mano saludando fondo azul cielo nubes
 
- Lo más leído -
 

¿Cómo orar cuando alguien te hace sufrir? Oración por quien te hace sufrir

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

13 citas bíblicas que podrían ayudar a tu matrimonio en tiempos difíciles

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Oración para el primer Domingo de Adviento: la salvación está cerca

Carta de un PAPÁ a sus hijos: 8 cosas que quiero que recuerden toda su vida