Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario, además de mejorar la velocidad y la seguridad del sitio durante su visita. Estas cookies se utilizan para adaptar el contenido de la web a las preferencias del Usuario del Servicio y optimizar el uso del sitio, las cuales permiten que el dispositivo reconozca al usuario y muestre adecuadamente el servicio ofrecido, adaptada a sus necesidades individuales. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento haciendo clic en "Configuración" o en nuestra Política de Cookies en este sitio web. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Aprende a orar
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
felicidades madria madre del amor reconciliacion

Felicidades María. Tú eres Madre de la Reconciliación y del amor porque eres la Madre de Cristo. Al calor del Corazón, reconcilias lo humano y lo divino

Felicidades María, tú eres la madre de la reconciliación y del Amor.

En nuestros días, la Santísima Virgen es honrada litúrgicamente, en muchos lugares, bajo el título de "reconciliadora de los pecadores". También como Consoladora de los afligidos, Refugio de los pecadores, Madre del Buen Consejo, y muchos más. María fue la persona más cercana a Jesús, y además su primera discípula. Ella compartió los sufrimientos de Jesús de una manera misteriosa, meditando y guardando todo en su corazón. A María, también les hacemos llegar nuestras felicitaciones por ser la Madre de toda la humanidad. María es la Madre del amor y de la reconciliación.

María, eres Madre del amor.

La Virgen María tuvo una relación íntima con el sufrimiento de Jesús. Con un amor de Madre por su hijo, tan inigualable, que hasta a los pies de su cruz, se quedó viéndolo exhalar su último aliento de vida.

Cristo vino a reconciliarnos a través de su sacrificio de amor y de dolor. Y María, nuestra Madre, nos trajo esa reconciliación. Por eso es que decimos que María es Madre de la reconciliación.

San Juan Evangelista dijo: "El que no ama no ha conocido a Dios, pues Dios es amor". (1 Juan 4,8)... Entonces, tan sencillo de comprender como que, si Dios es amor, entonces María es la Madre de ese amor.

"Hemos conocido el amor que Dios nos tiene, y hemos creído en él. Dios es amor: el que permanece en el amor, permanece en Dios y Dios en él" (1 Juan 4,16)

A continuación un fragmento del artículo de Fr. Carlos Lledó López O.P publicado en su Web de Cofradía del Rosario, que puede ayudarte a meditar en este misterio.

María: Madre de la reconciliación.

María es Madre de la Reconciliación porque es Madre de Cristo. Al calor del Corazón de María se reconcilia lo humano y lo divino. María se convierte así en Madre de la gran Reconciliación.

Cristo repara y perdona lo que el hombre no puede reparar ni perdonar y María es Madre de la reparación y del perdón.

Cristo causa la gracia que se nos aplica por los sacramentos en la Iglesia y María es Madre de la gracia que nos conduce a la reconciliación, al sacramento de la Confesión.

María está presente en el Sacramento del Perdón como Madre que recoge al hijo herido entre sus brazos y trata de curarlo porque es Madre del Médico que todo lo sana, porque es Madre del Gran Perdonador que perdona y olvida, porque es Madre de la Sangre derramada que lava y purifica, porque es Madre Asunta al Cielo que no cesa de interceder por nosotros y salir al encuentro de los hijos pecadores, débiles e inconstantes.

Oración a nuestra Madre María.

¡Oh María!, te suplico, por esta gracia que tienes de que el Señor está contigo y tú con Él, que me concedas tu misericordia, que permanezca conmigo; has que tu amor esté siempre en mí, y tú ten siempre cuidado de mí. Haz que el grito de mis necesidades, mientras perduren, te siga por doquiera; que tus miradas de bondad, mientras yo viva, me acompañen; haz que la alegría que experimento de tu bienaventuranza permanezca siempre en mí y que tu compasión por mi miseria me siga por doquiera siempre que lo necesite. Alégrate María, Inmaculada y Santa, amada de Dios, nueva Eva elegida, cooperadora de la reconciliación. Tú eres la Madre del Divino Verbo, madre de Jesús y madre nuestra, el incansable auxilio de los pecadores, maternal intercesora, ven con tu manto universal y acuérdate de este hijo tuyo, que a veces se pierde entre tanta sombra del mundo. Alcánzame la Bendición del Señor y hazme caminar siempre sus pasos. Amén.

Más sobre María.

Adaptación y contenido agregado: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de extraída de: Fr. Carlos Lledó López O.P

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, Venezolano, esposo y padre de familia, servidor, ingeniero y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para cualquier otra información: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Deja tus comentarios

Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD