Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Reflexiones
las madres mejor amiga de la vida para siempre dia de la madre mama

No dejes que todos los apuros y tus ocupaciones de la vida te hagan olvidar a ese ser especial que Dios te ha dado: Tu Madre, la mejor amiga para siempre

Mi madre, mi mejor amiga de la vida para siempre.

Todo el mundo debe tener una fuente de inspiración y ánimo en su vida. Para nosotros los católicos, por supuesto que nuestra fuente de inspiración debe estar centrada en el Amor de Dios. Eso es algo que no tiene discusión. Pero eso no quita que también tengamos otras fuentes de inspiraciones cercanas que se asemejen a ese amor y que apreciamos con tanto cariño en este mundo. Por supuesto, hablo de las madres. De todas esas madres sacrificadas que lo hacen todo por sacar a una familia adelante. Una madre ejemplar es alguien que haría cualquier cosa por sus hijos. Es alguien muy importante para nuestra vida, conoce nuestras penas y sufrimientos y permanece a nuestro lado. Siempre ayuda y aporta sabiduría en los momentos claves de nuestra vida. Nadie puede sustituirla.

Si aún la tienes en vida a tu lado, demos las gracias a Dios por haberla traído a nuestras vidas. No hay cantidad de dinero que pueda pagar por toda la bondad y el amor que ella nos ha dado.

Habiéndome expresado con este cariño (espero que te hayas identificado también), es el momento de presentarte esa hermosa reflexión que leí una vez. El autor es anónimo, como me gustaría saber quien originalmente lo escribió para escribirle y darle las gracias por tan hermosa lección de vida sobre las madres. A continuación, el relato.

Las Madres son las mejores amigas.

Estaban dos amigos tomando un café y mientras conversaban uno de ellos comentó:

- "Mi madre me llama constantemente a la oficina, por cualquier cosa y siempre acaba pidiéndome que vaya a conversar con ella. Es terrible, siempre las mismas quejas, que se siente sola, que le duele esto, lo otro... La verdad es que voy muy poco a visitarla y creo que es porque me molesta su forma de ser. Ya sabes como son los viejos; cuentan las mismas cosas una y otra vez y yo estoy muy ocupado. Tú ya sabes que siempre me falta tiempo, los compromisos de trabajo, mi esposa, mis hijos, mis amigos. No tengo tiempo para dedicárselo como ella quiere".

El amigo que lo escuchaba con mucha seriedad, le respondió lo siguiente:

- "Yo en cambio, converso mucho con mi mamá; cada vez que estoy triste, voy para pasar un rato con ella; cuando me siento solo o cuando tengo un problema y necesito fortaleza, voy a visitarla y ella me reconforta, me anima y siempre termino sintiéndome mucho mejor".

- Supongo que tú eres mejor persona que yo, dijo sincerándose el primero.

- No creas, soy igual que tú, o al menos lo era.

Porque la verdad es que visito a mi mamá en el cementerio. Murió hace tiempo, mientras estuvo conmigo yo tampoco iba a conversar con ella, pensaba y sentía lo mismo que tú. Y no sabes cuanta falta me hace ahora su presencia, cuánto daría ahora por sentir las caricias que con tanto amor me prodigaba y que yo estúpidamente rechazaba porque pensaba que ya no era un niño.

Cuánta tristeza me da no haber escuchado sus consejos. ¡Yo sé lo que hago!, le gritaba. Y por no escucharla, cometí un montón de errores. Ay amigo, si supieras como la extraño. Ya es tarde, pero ahora me doy cuenta de que fue mi mejor amiga.

Yo tampoco tenía tiempo, mis ocupaciones eran tantas que casi no la visitaba y cuando lo hacía, era solo por unos minutos. Sin embargo, ahora que ya no está le dedico muchísimo tiempo, pero sintiéndome culpable y miserable. Fíjate que necio, cada vez que sentado en la tierra fría del camposanto miro su foto en el mármol gris, puedo leer las palabras que mande grabar, "Te amo", sin embargo ella nunca las escuchó de mis propios labios.

Por eso cada vez que la visito le pido a ella y a Dios que me perdonen por haber sido tan duro, por haberla tratado mal, por haberle gritado, por ser tan brusco, tan hipócrita, y por el poco afecto que le di. Pero no hay respuesta, solo silencio y cuando una brisa acaricia mis mejillas, siento que ella me perdona y a pesar de todo sé que me sigue amando con todo su corazón".

Mirando a su amigo con los ojos llenos de lágrimas, le dijo:

- "Discúlpame, no quería avergonzarte, pero si de algo te sirve mi experiencia, conversa con ella, hoy que la tienes, valora su presencia, agradécele por las virtudes que seguro posee, deja a un lado sus errores, que de una u otra manera, forman parte de su ser".

No esperes a que ya no esté contigo, porque entonces el dolor llegará hasta lo más profundo del alma y te darás cuenta de que ya nunca podrás hacer lo que dejaste pendiente, será un vacío que nunca podrás llenar. No permitas que te pase lo que me pasó a mí.

De regreso a su oficina, iba pensando en las palabras de su amigo. Cuando llegó, dijo a su secretaria: "¡Por favor, no me pase más llamadas! Comuníqueme con mi madre y también cancelé todas las citas de mi agenda, porque este día lo dedicaré a ella". No dejes pasar este día sin decirle a tu madre ¡TE AMO! (Autor: Anónimo)

Reflexión sobre las madres.

El ritmo acelerado de nuestra vida nos hace distraernos en muchas cosas, parece que los días pasan más rápido y el tiempo no es suficiente para tantas actividades que tenemos que emprender.

Además de eso, las noticias no paran de llegar, y tenemos muchas novedades que atender. El mundo nos mantiene anestesiados en la prisa y mientras tanto nos olvidamos de lo realmente importante.

Hoy te invito a hacer una lista de lo que realmente cuenta para ti, esas personas que son irreemplazables para ti. Estoy segura de que tu madre es una de ellas

Muchos tenemos el privilegio de tenerla con vida, sin embargo parece que se nos olvida que ella espera una palabra de afecto, una llamada, una visita, un abrazo. Incluso quienes aún viven con ella, en el afán de sus días, pueden olvidar decir "Te amo y eres importante para mí" a ese ser tan especial que Dios nos regaló.

Mi madre: mi mejor amiga.

Quiero que hoy recuerdes que el primer mandamiento de la ley de Dios que tiene promesa es el honrar a Padre y Madre, nos asegura que al hacerlo seremos felices y tendremos una larga vida en la tierra (Efesios 6,2).

Si tu madre aún vive, no pierdas la oportunidad de decirle cuánto la amas, de darle ese beso y ese abrazo que ella necesita, de llamarla o dejarle un lindo mensaje que le haga saber que la tienes presente. Y haz de esto una actividad frecuente en tus días. No des por sentado como algo eterno su presencia, ámala hoy, valórala hoy, porque no sabes cuántos días más Dios te permitirá tenerla a tu lado. Al igual que un padre, la madre es una de las personas más importante para nuestra vida. Es realmente una fuente de ánimo e inspiración para todos en la familia.

Sobre las Madres.

Redacción: Andrea Pérez, PildorasdeFe.net
Venezolana viviendo en Ecuador, hija de Dios, mujer de fe, madre y esposa. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en mi crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12,2)
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD