Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Reflexiones
felicidades dia de las madres todos necesitan a mama

Feliz día de las madres. Mamá: Alguien te necesita. Estos años de ser necesitada como madre son muy pasajeros. Algún día, este pequeñito va a ser un hombre

Día de las Madres: Mamá: son muchos los que te necesitan.

Son muchas las tareas que una Madre puede hacer. Algunos catalogan a las mamás como una madre cuidadora y dadora de amor incondicional, como una trabajadora infatigable que desprende un amor inagotable para todos. Pueden llegar a estar en todas las profesiones, desde amas de casa, cocineras, panaderas, taxistas, psicólogas, médicos, grandes historiadoras ,astronautas. Las madres cargan con todas las preocupaciones de su familia a medida que pasan los días. A veces, pueden quedar relegadas; y no reciben tanto aprecio como el que deberían. 

Madre, mamá, mami o simplemente mamá son algunos nombres para esa increíble mujer que te ayuda a criarte y que te amará incondicionalmente para siempre. Una madre soporta lo bueno, lo malo y lo feo de sus hijos y siempre reparte abrazos y besos. Son la roca y el apoyo en los buenos y malos momentos de su vida. Una mamá nunca te negará un abrazo cuando lo necesites y será la persona quien más secará tus lágrimas en los problemas más difíciles de tu vida. Una verdadera madre tomar todo el dolor y la pena que puedas sentir, y los convierte en propios. Sufre contigo, ríe contigo.

Una vez leí una historia sobre una Madre infatigable que siempre alguien la necesitaba, que quisiera compartir contigo. Se desconoce el autor, pero lo menciono porque creo que son muchas las madres que se identificaran con esto.

Mamá: siempre te necesitarán.

Ahora, ¿es posible que una madre disfrute que la necesiten en todo momento? Algunas veces, sí, pero en general, es agotador. Mamá: Alguien te necesita. Pero, no está hecho para que lo disfrutemos cada momento. Es un deber. Dios me hizo su mamá. Es un puesto que anhelé por mucho, antes de que lo entendiera. Durante un fin de semana de tres días, mi esposo no podía creer cuantas veces mis hijos dijeron "Mami. Mami. ¡Mami!" "¿Siempre son así?", me preguntó, sin ser capaz de esconder su horror y compasión. "Si, todo el día, todos los días. Este es mi trabajo". Y, tengo que admitir, es el trabajo más difícil que he tenido en la vida.

Un viaje para ser madre.

Antes de ser madre, era administradora de una muy popular cadena de comida rápida. Un sábado a las 7:30 pm, con la ventanilla de salida llena de platos, una lista de espera de dos horas y un corte de luz inexplicable, no se compara con un martes a las 5:00 pm en nuestro hogar.

Y, déjenme que les diga, los clientes de restaurantes por aquí están entre los más exigentes. Pero son papilla en comparación a niños pequeños que han dormido poco y tienen el azúcar baja.

Una vez, hace mucho tiempo, tenía tiempo para mí. Ahora, las uñas de mis pies necesitan amor. Y mi sostén no me queda tan bien como antes. Mi plancha rizadora de cabello tal vez ya no funciona, la verdad, no tengo la menor idea. No puedo ducharme sin una audiencia. Empecé a usar crema para ojos. Ya no me piden mi identificación para saber si soy mayor de edad.

Mamá: Alguien te necesita.

La prueba de que soy madre. Prueba que alguien me necesita. Que por ahora, siempre hay alguien que me necesita. Como la noche anterior.

A las 3.00 am. Escuché pequeños pasitos entrando a mi habitación. Me quedé quieta, apenas respirando. Tal vez va a devolverse a su habitación. Sí, seguro.

  • - ¡Mami!"
  • - ¡Mami!", un poquito más fuerte.
  • - "Sí", respondí apenas susurrando
  • - Él hizo breve silencio, sus ojos gigantes y brillando en la poca luz. Y luego dijo:
  • - "Te quiero".

Y, solo con eso, se fue. Corrió de vuelta a su pieza. Pero, sus palabras se quedaron colgando en el fresco aire de la noche. Si pudiese estirar mi mano y agarrar sus palabras, las abrazaría a mi pecho. Su voz susurrante dijo la mejor oración del mundo. "Te quiero".

Algún día, este pequeñito va a ser un hombre. Ya nunca más voy a escuchar estas dulces palabras susurradas solo para mí en las altas horas de la noche. Solo el ruido de máquinas y mi esposo roncando.

Entonces, voy a dormir en paz en las noches, sin ninguna preocupación de un niño enfermo o un bebé llorando. Todo eso será solo un recuerdo. Estos años de ser necesitada son agotadores, pero muy pasajeros. Tengo que dejar de soñar con "aquel día" cuando las cosas serán más fáciles. Porque la verdad es que, tal vez si sean más fáciles, pero nunca serán mejor que en el presente.

Hoy, cuando me encuentro cubierta en baba y mocos de niños. Hoy, cuando siento esos brazos pequeñitos y gorditos alrededor de mi cuello. Hoy es perfecto. "Algún día" voy a hacerme pedicuras y tomar mis duchas sola. "Algún día" volveré a ser dueña de mi misma. Pero, hoy día me entrego a los demás y estoy cansada, sucia y tengo tanto amor alrededor mío, pero estoy feliz. Y me despido, me tengo que ir, alguien me necesita. (Autor: anónimo)

De las madres de hoy.

Ya habiendo reflexionado sobre esta gran reflexión, solo puede decirse que, una madre es la persona que te dió a luz y te abrazó durante tus primeros años de vida. Y también  es la misma persona que estará acompañándote en todas tus enfermedades, fracasos, triunfos y dificultades. Hay madres de todas las formas y tamaños y no hay una mejor madre. No existe la madre perfecta, pero la que tenemos será siempre la mejor. Ser madre tiene mucha responsabilidad y está 100% bien llorar a veces y dejar que tu paciencia se agote. Solo eres un ser humano, aunque tus hijos quieran que estés ahí de superhéroe todo el día, todos los días. 

Ser madre no es una definición que se encuentre en un diccionario. No es observar a ciertas personas y asumir que esa es la definición perfecta de una madre. La madre del artista, del médico, del deportista y cualquier otra madre es el tipo correcto de madre. Una madre puede ser la progenitora, o la que te crió, y que conoce tus secretos más oscuros y a pesar de ello, se queda contigo para animarte a dar lo mejor en tu vida. Felicidades a todas las madres.

Más sobre las madres.

Redacción: Andrea Pérez, PildorasdeFe.net
Venezolana viviendo en Ecuador, hija de Dios, mujer de fe, madre y esposa. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en mi crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12,2)
Grupo Oficial de Pildorasdefe en Whatsapp
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD