Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Aprende a orar
encontrarse con Dios desde el corazon inmaculado de maria

Navega por el Inmaculado Corazón de María, mientras ella acompaña a su Hijo en cada momento de su vida y te encuentras con Dios

Encontrarse con Dios desde el Inmaculado Corazón de María.

Algunos pueden considerar que la devoción al Inmaculado Corazón de María, que se pidió en Fátima, es algo excesiva, que parece elevar a María por encima de su divino Hijo Jesucristo, y que no tiene ningún lugar en la Iglesia en el mundo de hoy. Pero esto se encuentra muy alejadode la realidad, peus son muchosl os testimonios de creyentes que aseguran haber tenido un verdadero encuentro con Dios a través del Inmaculado Corazón de María, llamado por muchos como fuente de divinas gracias.

¿Qué nos dice la Iglesia sobre esta devoción?

En las palabras del Cardenal Ratzinger, Papa emérito Benedicto XVI, en su Comentario Teológico sobre la tercera parte del secreto de Fátima, publicado el 26 de junio de 2000, dijo al respecto:

"En el lenguaje bíblico, el corazón indica el centro de la vida humana, el punto donde convergen la razón, la voluntad, el temperamento y la sensibilidad;... ser devoto del Corazón Inmaculado de María significa por lo tanto abrazar esta actitud del corazón que hace del fiat:"que se me haga según tu palabra", el centro definitorio de toda la vida. El corazón abierto a Dios, purificado por la contemplación de Dios, es más fuerte que las armas de todo tipo.

El fiat de María, la palabra de su corazón, ha cambiado la historia del mundo, porque, gracias a su Sí, Dios pudo hacerse hombre en nuestro mundo y permanece así para siempre".

En su homilía ,en el Ángelus del domingo 5 de junio de 2005, el Papa Benedicto XVI explicó que la Iglesia celebra ahora la fiesta litúrgica del Inmaculado Corazón de María el sábado inmediatamente después de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús del viernes porque:

"El corazón que se asemeja al de Cristo, más que cualquier otro, es sin duda el corazón de María, su Madre Inmaculada, y por esta misma razón la liturgia los mantiene juntos para nuestra veneración".

En las palabras que establecen la fiesta del Inmaculado Corazón de María, contenidos en el decreto de la Sagrada Congregación de Ritos del 4 de mayo de 1944, afirma lo siguiente:

"Con esta devoción la Iglesia rinde el honor debido al Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María... Ya que, bajo el símbolo de este corazón, venera con reverencia la eminente y singular santidad de la Madre de Dios y sobre todo su ardiente amor a Dios y a Jesús su Hijo, y además su maternal compasión por todos los redimidos por la Sangre divina"

Desde su Blog personal, el Padre Evaristo Sada nos dice cómo podemos tener este encuentro con Dios, desde el Corazón Inmaculado de María.

Los seres humanos tenemos capacidad de sintonizar con los sentimientos de otra persona, penetrarlos y hasta cierto punto apropiarlos. Podemos ponernos en el lugar del otro, comprender sus emociones y sentimientos y sentir juntamente con él.

Es posible conectar con el otro y participar de su experiencia interior. Esto abre un mundo maravilloso en la vida de oración. Con la ayuda de la gracia, es un modo de hacer oración contemplativa.

Encontrar a Dios desde el Inmaculado Corazón de María.

1. La oración por empatía

Por ejemplo, en este tiempo litúrgico, consiste en centrar nuestra atención en la Virgen María y tratar de sintonizar con los sentimientos de María durante la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

He empleado esta modalidad de oración durante el triduo pascual y lo sigo aplicando ahora en la pascua. Me está ayudando mucho.

Tratar de meterse al corazón de la Madre de Jesús y Madre nuestra mientras en silencio y soledad acompaña a su Hijo en cada momento de su pasión y en su resurrección.

Algunas preguntas que ayudan: ¿qué sentía María en esos momentos? ¿qué pensaba? ¿qué recuerdos le venían a la memoria? ¿qué le decía a Jesús? ¿qué escuchaba? ¿cuáles eran sus actitudes? ¿cuál era su experiencia interior?

Detenerse en cada paso, sin prisa. Un día se puede tomar una escena, otro día otra. O permanecer durante varios días en la que más ayude a cada uno. Este modo de orar supone un fuerte cultivo de la capacidad de escucha.

2. Es un contemplar y sentir profundo

No hacen falta muchos pensamientos, se trata de contemplar y sentir profundo, identificándose con la oración de María: durante la última cena, durante la oración en el huerto de getsemaní, cuando fue apresado, cuando estaba en la cárcel, cuando fue condenado a muerte, cuando subía el Calvario con la cruz a cuestas, cuando fue crucificado, durante su agonía, cuando expiró, cuando resucitó, cuando encontró a María en el huerto, cuando se apareció a los suyos.

3. Gozar con Cristo desde el corazón de María.

Desde el Sábado Santo me ha ayudado mucho gozar con Cristo Resucitado desde el corazón de su Madre.

En la resurrección de Jesús confluyen:

  • El amor del Padre que lleno de conmoción vio morir a su Hijo diciendo: "Todo está cumplido" (Jn 19,30), "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc 23,45). Con la Resurrección, el Padre respondió a la súplica de Jesús en el huerto: «¡Abbá, Padre!; todo es posible para ti; aparta de mi este cáliz» (Mc 14,36).

  • El poder del Espíritu de amor que hace nuevas todas las cosas (Ap 21,5)

  • La pasión de amor de Cristo por el hombre que quiere permanecer siempre a su lado: "Yo estaré con vosotros hasta la consumación de los tiempos." (Mt 28,20)

Y María participa en la Resurrección de Cristo con su dolor y su esperanza.

"Con la muerte de Jesús parecía fracasar la esperanza de cuantos confiaron en Él. Aquella fe nunca dejó de faltar completamente, sobre todo en el corazón de la Virgen María, la Madre de Jesús, la llama quedó encendida con viveza también en la oscuridad de la noche". (Benedicto XVI, 8 de abril de 2012)

"A través de la experiencia transformante de la Pascua de su Hijo, se convierte en Madre de la Iglesia, o sea, de cada uno de los creyentes y de toda la comunidad". (Benedicto XVI, Regina Coeli, 9 de abril 2012)

¡Qué fácil es gozar con Cristo Resucitado desde el corazón de su Madre mientras le contempla vivo y glorioso!

Oración al Inmaculado Corazon de María.

Mientras el sábado santo se libraba el combate entre la Luz y las tinieblas, el Espíritu Consolador invadía tu corazón, aliviando tu dolor, el Padre terminaba su obra maestra: Cristo Resucitado, y tú en silenciosa espera... ¡Cuánto aprendo de tu silencio sonoro!

Gracias, Madre, por permitirme entrar en el jardín de tu alma y acompañarte en tu dolor. No me cabe la menor duda de que fuiste tú la primera a quien buscó Jesús resucitado.

¿Qué pasó en tu corazón cuando al tercer día brilló el Sol Naciente con toda su gloria? ¿Cómo celebraron juntos aquél momento? Me imagino lo que sentiste. Déjame ver con tu mirada el rostro de tu Hijo Resucitado, alegrarme y regocijarme en Él como tú lo hiciste.

A ti te constituyó en Madre de la Iglesia, que a mí me conceda resucitar con Él; que me haga un hombre nuevo, que piense en las cosas de arriba, y las busque por encima de todo. Amén.

En las Palabras de San Juan Pablo II, gran devoto del Inmaculado Corazón de María, encontramos estas bellas palabras sobre nuestra Madre.

"El Corazón Inmaculado de María está unido espiritualmente al corazón de su Hijo, abierto por la lanza del soldado por el mismo amor al hombre y al mundo con el que Cristo amó al hombre y al mundo... La solicitud de la Madre del Salvador es la solicitud por la obra de la salvación, la obra de su Hijo: la salvación eterna de todos... La morada de Dios está con los hombres".(Cfr Apocalipsis 21,2-3), En esa morada está el corazón de la Esposa y Madre, María, un corazón adornado con la joya de su Inmaculada Concepción; el corazón de la Esposa y Madre que se abrió bajo la Cruz a un gran y nuevo amor por el hombre y el mundo [y] que es consciente de todos los sufrimientos de los individuos y las sociedades de la tierra". (San Juan Pablo II, 13 de mayo de 1982)

Oración de ofrecimiento al Inmaculado Corazón de María.

Dulce y Santa Madre de Dios, te amamos, te necesitamos. Oh, Inmaculado Corazón de María, refugio de los pecadores, te suplico por los infinitos méritos del Sagrado Corazón de Jesús, y por las gracias que Dios te ha concedido desde tu Inmaculada Concepción, la gracia de no extraviarte nunca más. Madre, guárda a este pecador, para que esté constantemente bañado en la luz de tu Inmaculado Corazón. Amén.

Recursos sobre la Virgen María.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: La-oracion.com
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para otro tipo de copias: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD