Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Familia
mujer manos abiertas consejos para dominar la ansiedad encontrar paz

Algunos consejos para dominar la ansiedad: Actuar, no agitarse por nada, alegrarse de lo que se tiene, hacer el bien, confiar en Dios

Preocuparse puede ser útil cuando este le impulsa a tomar una acción inmediata y resolver un problema. Pero si usted está preocupado por un "qué pasaría si" o "si me sucede esto", entonces, la preocupación puede convertirse en un gran problema hasta el punto que podemos dejarnos dominar por la ansiedad y recuperar la paz del corazón sea algo díficil.

Dudas implacables y temores que asaltan la mente pueden llegar a ser verdaderamente paralizante. Ellos pueden minar su energía emocional, envíando sus niveles de ansiedad y angustia muy encima de lo normal, interfiriendo así con su vida diaria. Uno puede llegar a sentir completamente tocando fondo, atrapado y sin salida.

La preocupación en exceso puede incluso ahogar sus sueños, frustrar todas sus cosas presentes y hacer que sus relaciones con los demás se vean afectada drásticamente, también. A nadie le gusta estar cerca de un profeta del pesimismo.

Pero, la preocupación crónica a es un mal hábito que puede romperse. Usted puede entrenar su alma, su corazón, su mente y su espíritu para mantener la calma y ver la vida desde una perspectiva más esperanzadora y con mucho más fe.

Consejos para dominar la ansiedad y tener paz.

En un fragmento del libro de Relaciones Humanas, del Obispo Rogelio Sánchez, podemos encontrar algunas formas para enfrentar las preocupaciones. Sin ningún orden en particular

1. Preocupaciones presentes

Si nuestra preocupación es por algo presente, es útil el analizar cuidadosamente el problema.

Después que se haya analizado el problema entonces hay que buscar lo que se puede hacer para solucionarlo, y finalmente decidirse por alguno de los medios que aparecen.

2. No hacer grande lo que es pequeño.

No agitarse por naderías. Válgase de aquel dicho popular: "Más se perdió en el diluvio". Puede que le esté dando a ese problema mayor tiempo del que realmente requiere.

Puede que usted esté alimentando una ardilla con comida para elefante. Deténgase. Mire el problema de raíz. Evalúe el problema y tome nota de cómo resolverlo.

3. Alegrarnos de lo que tenemos.

No prestar atención fija en lo que no tenemos y que quizá ni falta nos hace.

Muchas de nuestras exigencias no nos hacen felices, solo crean servidumbres y preocupaciones.

4. No hagas caso a críticas o burlas.

Hagamos el bien y dejemos que critiquen, pues las críticas siempre existirán. Es frecuentemente que se critique a personas que valen y precisamente porque algo se están destacando.

También a Cristo lo criticaron y aun lo traicionó un amigo. Que las críticas nos ayuden a perfeccionarnos, tómelas para bien

5. Poner todo en las manos de Dios

El encomendarse a Dios y confiar en su poder y en su amor a nosotros, disipa muchas preocupaciones y la ansiedad

La oración confiada es de lo mejores medio para tranquilizar en los problemas y para resolverlos mejor. Cristo sufría en el huerto de los olivos y le dio fortaleza.

Un consejo extra.

Aunque el ejercicio en realidad no puede llegar a resolver los problemas que están causando que se sienta usted con ansiedad, participar en alguna actividad deportiva y tomar un descanso de esas preocupaciones puede relajar su mente y su cuerpo y hacer que piense luego de una forma más clara

Te invitamos a que en tus momentos de preocupación te dirijas a Dios orando con el salmo 33:

"Bendeciré en todo tiempo a Dios, sin cesar en mi boca su alabanza; Ensalzad conmigo a Dios, exaltemos juntos su nombre.

Consulté a Dios y me respondió: me libró de todos mis temores. Si grita el pobre, Dios lo escucha, y lo salva de todas sus angustias.

El ángel de Dios pone su tienda en torno a sus adeptos y los libra. Gustad y ved lo bueno que es Dios, dichoso el hombre que se acoge a él.

Respetad a Dios, santos suyos, que a quienes le temen nada les falta. Los ricos empobrecen y pasan hambre, los que buscan a Dios de ningún bien carecen.

Huye del mal y obra el bien, busca la paz y anda tras ella.

Los ojos de Dios sobre los justos, sus oídos escuchan sus gritos. Cuando gritan, Dios los oye y los libra de sus angustias;

Dios está cerca de los desanimados, él salva a los espíritus hundidos. Muchas son las desgracias del justo, pero de todas le libra Dios".

Oración para luchar contra la ansiedad.

Como alguien que ha luchado contra la ansiedad y las preocupaciones durante una parte de mi vida adulta, sé lo importante que es rezar por la ansiedad.

Porque sé que, esa terrible sensación de ansiedad, aprieta por dentro, y  muy difícil rezar. Quiero proponerte una oración sencilla que puedas practicar a diario, preferiblemente al momento de despertar.

Como dijo Pablo en Filipenses 4,6: "No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios".

Entonces, sin más que agregar, solo di:

"Padre amado, no entiendo por qué me permites pasar a través de estas situaciones difíciles y desesperantes. No entiendo aún la razón por la qué me has permitido que me presione por todos lados y me abrume una ola interminable de preocupaciones en mi vida.

Pero lo que sí sé es que Tú no dejas solo a ninguno de los que a Ti recurren confiado, porque Tú eres bueno, amoroso y fiel. Sé que nada puede llegar a mí sin pasar primero por ti y no me darás una carga imposible de llevar.

Aunque me cuesta comprender, se qué por medio de tu Palabra, estás trabajando en algo maravilloso en mi vida. Como dice en Romanos 8:28, "Sabemos, además, que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según sus propósitos".

Así que, aunque no entienda por qué estoy experimentando estos tiempos difíciles y la ansiedad parece arroparme de pies a caebza, sé que estás caminando conmigo a cada paso del camino. Todo te lo entrego. Elevo esta oración por la ansiedad.

Confío en ti para que me sustentes y me liberes de esta ansiedad, incluso cuando crea perder las fuerzas y no pueda mantenerme de pie. Eres fiel incluso cuando no tengo fe. Confío en tu providencia en la que podré siempre encontrar paz para mi corazón. Amén".

Recursos sobre la ansiedad.

Redacción: Andrea Pérez, PildorasdeFe.net
Venezolana viviendo en Ecuador, hija de Dios, mujer de fe, madre y esposa. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en mi crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12,2)
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD