7 enseñanzas de adoración que nos enseñan los Reyes Magos
     

Reflexiones / Reflexiones

7 enseñanzas de adoración que nos enseñan los Reyes Magos

 
 
   
 
 
 

Encontramos en el episodio de la adoración de los reyes siete actitudes que ellos realizaron en su encuentro con Jesús

 

"Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino". (Leer Mateo 2,1-12)

Encontramos en el episodio de la adoración de los reyes siete actitudes que ellos realizaron en su encuentro con Jesús.

1.- Guiados por la estrella, los reyes magos se pusieron en camino

Cristo ya ha venido al mundo, Dios ha hecho su parte, ahora es necesario que cada hombre se ponga en acción, que camine hacia la luz.

Dios siempre pone estrellas en nuestro camino, esas estrellas son signos que nos guían hacia Él.

A veces hemos sido guiados por la estrella de buenas personas que han sido o son fundamentales en nuestro camino, también las estrellas pueden ser experiencias especiales de gracia, algún libro o retiro que ha marcado nuestra vida.

También las estrellas pueden ser acontecimientos dolorosos o alegres que han marcado nuestra vida y nos han conducido a Dios.

2.- Se llenaron de inmensa alegría

El camino del Señor siempre es un camino alegre, un signo de que vamos por buen camino es la alegría, no existen santos tristes, ir detrás de Jesús es una fascinación, un encanto que estremece.

No importa si el camino es difícil cuando se conoce la meta maravillosa hacia donde uno se dirige.

3.- Entraron en la casa

No se puede tener una relación con Dios desde lejos, por fuera. La casa representa el lugar del encuentro. Dios ha puesto su morada entre nosotros y nosotros tenemos que ir hacia Él. Quien no busca a Dios en su "casa" no lo hallará.

Sabemos que Dios está en todas partes, pero existen lugares especiales de encuentro con Dios: La comunidad cristiana que es la Iglesia, la Sagrada Eucaristía, la Sagrada Escritura, la oración, etc. En estas casas podemos encontrar eficazmente al Señor.

4.- Vieron al niño y a su madre

Nadie puede vivir su fe solo de lo que los demás le han contado, es necesario entrar y ver, ver con ojos propios, confirmar lo que los demás nos han contado de Dios en carne propia.

Nadie conoce a Dios solo por el testimonio de los demás, como dice el salmo, solo el que hace la prueba sabe que bueno es el Señor.

Hay que ver con ojos propios, entrar en contacto con el misterio y ser testigos de Él hasta poder ser capaces de todo pues se le ha visto con ojos abiertos.

5.- Los reyes cayeron de rodillas

Postrarse o arrodillarse en un signo de humildad y reconocimiento. Los soberbios no pueden encontrarse con Dios. He visto a muchos que pudiendo no se arrodillan ni en el momento de la consagración.

Para ver a Dios hay que bajarse, humillarse ante el rey. Los reyes magos eran quizá más sabios y más ricos que cualquiera de nosotros y supieron bajarse ante el Rey de reyes.

6.- Los reyes magos adoraron al Niño

La adoración es el someter nuestras vidas a Dios, darle a él la autoridad. adorar no es orar diciendo palabras como ¡adorado seas Señor!

La adoración en una actitud permanente, saber que se está bajo la potestad de alguien superior y ese ser superior no es como dicen los masones "un gran arquitecto" sino que ese ser superior es Dios y se llama ¡JESÚS!

7.- Abriendo sus cofres

Nosotros somos un pueblo al que nos gusta pedir, casi siempre nuestras oraciones son para pedir, nuestra vida de oración se reduce a una letanía de peticiones y hasta quejas.

Los reyes por el contrario no llegaron a pedir nada, llegaron a ofrecer.

Es necesario que ante la presencia de Dios aprendamos a abrir nuestros cofres, a darle a Dios de lo que él mismo nos ha dado.

Ofrecerle a Dios en primero lugar nuestras vidas y todo lo que le sigue, virtudes, talentos, tiempo, amor, dedicación, sacrificio, etc. No solo vayamos con Dios para pedir, es necesario abrir el cofre de nuestro corazón y ofrecernos.

 
Autor: Padre Fernando Ugarte | Publicado originalmente en su FanPage
 
 
.
 
Estimado lector: ¡Gracias por leernos! Tú; formas parte de este portal que renueva la fe y la esperanza. Queremos seguir comprometidos con esta labor y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar a más personas. ¡Te necesitamos!
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
hombre manos en la cabeza atormentado fondo negro
 
albert einstein y george lemaitre fisicos cientificos big bang
 
papa francisco rostro de perfil fondo plaza de san pedro vaticano cielo azul
 
matrimonio pareja esposos felices seguridad confianza
 
mujer orando con ojos cerrados pulsera con rosario en mano
 
 
papa orando junto a su hija al lado de su cama ojos cerrados manos juntas oracion
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco mirando y acariciando un bebe nina con ternura
 
- Lo más leído -
 

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Las 7 peores frases que NUNCA deberías decir a tus hijos

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

5 citas bíblicas que te muestran el gran poder de la oración

Una oración de protección y bendición para mis hijos