Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Reflexiones

Aquí tienes 12 cosas que puedo aprender de la visita de los Reyes Magos al Niño Jesús. Los Reyes Magos prepararon un viaje largo para ir a adorar el Niño Dios

12 cosas que puedo aprender de la visita de los Reyes Magos.

Hoy, en el día de la Epifanía del Señor, comúnmente conocida como la visita de los Reyes Magos al Niño Jesús (por tradición se celebra el día 6 de enero, pero la Liturgia nos invita a recordarla el siguiente domingo luego del primero de enero) quiero aprovechar esta oportunidad de compartir esta profunda reflexión sobre el viaje que emprendieron los Reyes Magos (haciendo analogía con nuestra actualidad), ya que seguramente todos conocemos la historía bíblica de los Reyes Magos y la vamos a entender.

Los Reyes Magos se pusieron en camino inmediatamente, siguiendo las indicaciones del Ángel que a cada uno se les presentó. ¿Cómo lo habríamos tomado cada uno de nosotros en la actualidad con tantas ocupaciones y distracciones que tenemos? ¿Habríamos actuado con prontitud? ¿Habríamos salido inmediatamente? ¿Habríamos apreciado cada detalle del Nacimiento de Dios?

12 cosas que aprendo de los Reyes Magos.

Aquí algunas situaciones para meditar sobre la visita de los Reyes Magos al Niño Jesús recién nacido. Si ellos hubiesen sido perezosos en sus vidas.

Si yo hubiese sido uno de esos Reyes, y fuese un perezoso, tal vez yo me perdería de estas grandes enseñanzas.

  1. No hubiese visto la estrella pues estaría ocupado en la computadora. Esto me enseña a tener claridad y enfoque.

  2. No me hubiese alegrado, al contrario, hubiese estado preocupado por tener que preparar un viaje tan largo. Aprendo a tener disciplina en mis emprendimientos.

  3. Quizá no me hubiera puesto en camino, hubiese querido mejor ver lo sucedido en las noticias por la tele. Aprendo a valorar las situaciones presentes.

  4. Si hubiese ido, quizá no hubiese entrado en el pesebre de Belén pues ese lugar parecería muy poca cosa para entrar en él. Aprendo la riqueza de reunirse en familia a pesar de las circunstancias.

  5. Si hubiese entrado, quizá me hubiese quedado desilusionado porque el niño aparentemente no tenía nada de especial ni milagroso. Aprendo a mirar con la sencillez de un niño los regalos que se me presentan.

  6. Quizá hubiese entrado, no para ofrecer dones, sino para llevarle mi lista de peticiones. Aprendo que, hay ocasiones, en las que debo dar el regalo de mi servicio.

  7. Quizás lo hubiese visto de lejos para no entrar en ese sucio establo que terrible olor a estiércol de animal. Aprendo a soportar las pruebas. A vivir en la pobreza o en la abundancia.

  8. Quizá hubiese juzgado lo feo del pesebre o a los padres del niño. Aprendo que no todos tenemos las mismas condiciones de vida y que debo ser humilde.

  9. Quizá no me hubiese postrado para no ensuciarme, sino que más bien, me habría quedado como a veces en Misa, de pie, frío, indiferente, como un mero curioso. Aprendo a dar gracias por cada cosa recibida, así me parezca pequeño o insignificante.

  10. Quizá hubiese aprovechado el buen momento solo para tomarme una foto para el Facebook o Instagram y tener un "recuerdo bonito" para luego regresarme molesto. Aprendo a atesorar el momento que está ante mis ojos, y a meditarlo en mi corazón, antes que anunciarlo para recibir adulaciones.

  11. Quizá para que el viaje hubiese "válido la pena" me hubiese regresado a tomarme un cafecito con el poderoso Rey Herodes para hacer amistad y de paso contarle los chismes de lo que pasaba en el pesebre. Aprendo a guardar silencio cuando es debido. A ser sabio y prudente.

  12. Al final regresaría por el mismo camino, el de siempre, a volver con mi pobre y triste vida. Y esto me llevaría a mi perdición. Aprendo que debo seguir las inspiraciones que Dios va poniendo en mi corazón, siempre poniendo foco en Jesús.

Los 3 Reyes Magos nos dejan grandes enseñanzas para nuestra vida. Ellos siempre confiaron en las inspiraciones que Dios puso en sus corazones. Se pusieron en camino de inmediato. Dejaron atrás todos sus apegos y se desprendieron seguramente de algunas cosas importantes para poder emprender este largo viaje. Ellos no fueron perezosos, fueron hombres sabios que supieron aprovechar su tiempo. Que los Reyes Magos nos ayuden para que también seamos personas trabajadoras por el Reino de Dios y de la familia. Que seamos verdaderos constructores de la verdadera evangelización. Y que tengamos siempre presente a ese Niño Dios, quien es la Luz que nos guía en todos los caminos que emprendamos.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Fanpage del Padre Fernando Cerero
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD