Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Reflexiones
como ser manso sin ser menso corazon humillado humildad papa francisco lava pies

Humildad es entender que todo persona es un maestro del cual tengo algo que aprender. Cómo ser manso y humilde de corazón sin ser humillado

Cómo ser manso sin ser menso y ser humilde sin ser humillado.

Cómo podemos ser manso y humilde corazón en este mundo que parece cada vez más frío y lejos de la debida empatía que debemos darnos. No es algo sencillo de desarrollar, puesto que siempre nos veremos expuestos a ser humillados en el proceso de mostrar esa humildad a los demás. La Lectura del libro del Eclesiástico (Sirácide) 3, del 19 al 21 y del 30 al 31, nos dice:

"Hijo mío, en tus asuntos procede con humildad y te amarán más que al hombre dadivoso. Hazte tanto más pequeño cuanto más grande seas y hallarás gracia ante el Señor, porque solo él es poderoso y solo los humildes le dan gloria. No hay remedio para el hombre orgulloso, porque ya está arraigado en la maldad. El hombre prudente medita en su corazón las sentencias de los otros, y su gran anhelo es saber escuchar."

Lo que la humildad NO es.

En muchas ocasiones la palabra humildad se ha utilizado de manera inadecuada. Pasa algo parecido con la palabra amor, hay que empezar diciendo lo que no es:

  • La humildad no es una carencia, es una actitud: Se oye decir con frecuencia: Él viene de una familia muy humilde. Quizás quisieron decir "pobre". Hay gente pobre que no es humilde y gente rica o poderosa que sí lo es.
  • Humildad no es humillación: Conviene ser humildes con todos, pero humillación solo ante Dios, Es decir, arrodillados solo ante el Señor (Para que al nombre de Jesús, toda rodilla se doble... Filipenses 2,10)
  • Humildad es ser manso, pero no es ser menso: "Sean mansos como palomas y astutos como serpientes". (Mateo 10,16) Esta cita bíblica claramente nos indica que ser manso no significa dejarnos humillar ni pisotear.
  • Humildad no es un asunto de poses románticas, piadosas o religiosas externas, es un compromiso de cercanía con los hermanos
  • Humildad no es resignación: Dice el padre Ignacio Larrañaga:  "La resignación no es cristiana sino estoica, lo cristiano es la esperanza". No estamos obligados a resignarnos por ejemplo a lo que contradice la voluntad de Dios. Jesús fue humilde con todos menos con los abusadores y los prepotentes.

Jesús respondió a quien lo golpeó en la mejilla: "Si he hablado mal muéstrame en qué, si he hablado bien ¿por qué me pegas?" (Juan 18,23).

También Jesús respondió a quienes querían asustarlo con la muerte: "En ese momento, unos fariseos vinieron a decirle: "Márchate porque Herodes quiere matarte" Jesús contestó: "Vayan a decirle a ese zorro. Mira que hoy y mañana, arrojo demonios, hago curaciones y al tercer día llego a mi término". (Lucas 13,31-32)

Ahora entonces, si podemos definir lo que es la humildad.

Lo que la humildad SÍ es.

  • Cuentan Santa Teresa de Ávila que preguntó al Señor, por qué él era tan amigo de la humildad, él le respondió: Porque yo soy la suma verdad, y "Humildad es andar en la Verdad" Ser lo que se es ante Dios y ante el mundo, sin máscaras ni poses.
  • Humildad es el reconocimiento de un ser superior al hombre. Todo aquel que está seriamente comprometido con el cultivo de la ciencia, llega a convencerse de que en las leyes del universo está manifiesto un espíritu infinitamente superior al hombre, y ante el cual, nosotros con nuestros poderes debemos sentirnos humildes". (Albert Einstein)
  • Humildad es entender que todo persona y toda creatura es un maestro del cual tengo algo que aprender.
  • Humildad es dejar que la vida te enseñe, su diaria lección de 24 horas.
  • Humilde es el Señor Jesús, quien siendo de condición divina se hizo hombre en el seno de una mujer del pueblo (Filipenses 2)
  • Humilde es el jefe que teniendo un puesto de poder, trata a sus empleados como amigos.
  • Humilde es Francisco, que no ha perdido su esencia de párroco del pueblo aún siendo Papa.
  • El mayor valor de un hombre es su dignidad en la derrota y su humildad en la victoria.
  • Es algo extraño la humildad, en el momento mismo en que crees tenerla, la has perdido.
  • Humildad no es pensar menos de ti mismo, es pensar menos en ti mismo.
  • La humildad abre de nuevo las puertas que la soberbia cerró.
  • Para ser humilde se necesita grandeza. (Ernesto Sábato)

Dios se deleita en los humildes y derrama en ellos sus gracias y dones con abundancia bien recibida. El humilde se convierte en la buena tierra que da fruto al recibir la semilla divina. La falta de humildad se muestra en la susceptibilidad, la persona quiere ser el centro de la atención en las conversaciones, le molesta en extremo que a otra la aprecien más que a ella, se siente desplazada si no la atienden.

La falta de humildad hace hablar mucho por el gusto de oírse y que los demás le oigan, siempre tiene algo que decir, que corregir, Todo esto es creerse el centro del universo. La imaginación anda a mil por hora, evitan que su alma crezca.

La humildad nos hace reconocer en primer lugar los propios errores y las propias miserias. Estamos en condiciones entonces de ver con comprensión los defectos de los demás y de poder prestarles ayuda. También estamos en condiciones de quererles y aceptarlos con esas deficiencias.

La Virgen María, Nuestra Señora y Madre, Esclava del Señor, nos enseñará a entender que servir a los demás es una de las formas de encontrar la alegría en esta vida y uno de los caminos más cortos para encontrar a Jesús. Para eso hemos de pedirle que nos haga verdaderamente humildes, invoquemos siempre su auxilio.

Oración para ser manso y humilde.

Señor Dios, quiero seguir el ejemplo de tu hijo Jesucristo, quien nunca devolvió mal por mal y dio la más grande muestra de humildad guiando y amando a todos por igual. Él se opone a los orgullosos; pero eleva a los que son humildes de corazón. En tu paso por este mundo dijiste: "Aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón". Enséñame cómo desarrollar este hábito, cómo ser manso y paciente con todos aquellos con los que a diario tengo contacto. Ayúdame a ser humilde y cortés en cada interacción, dulce en mis respuestas, paciente, amoroso y amable. Ayúdame a aceptar con serenidad y paciencia las debilidades de los demás, sabiendo que yo mismo también soy débil en muchas cosas.  Guíame en el camino de dejar de lado el orgullo y ponerme al servicio de los demás antes que a mí mismo, sobre todo con los que más amo. Concédeme la paz y el descanso de corazón que has prometido para nuestras almas cansadas, sobre todo en aquellos momentos en que más necesito tener un corazón manso y humilde. Oh mi Dios, dame la gracia de demostrar una humildad sincera sin importar si me someto al ridículo, a la humillación y a la deshonra, si esto servirá para un propósito de conversión para los demás. Ayúdame  también a someterme a tu voluntad, sabiendo que Tú, de todo lo malo que uno puede ver, siempre sabes sacar algo bueno y maravilloso. Dame un corazón manso y humilde como el tuyo Señor, para saber amar en plenitud. Amén.

Recursos sobre la humildad

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Padre José Genaro Pérez
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Reflexiones

zapatero que cristo tres veces visito leon tolstoi

Relato del zapatero al que Cristo visitó tres veces. Cristo visita a sus hermanos siempre. Abramos la mente y corazón para recibirle cuando menos lo esperamos