Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Reflexiones

Corremos el peligro de no prepararnos para el encuentro más importante para el cual nuestra vida en la tierra no es más que una preparación

¿Estás realmente preparado para enfrentar el final?.

Los obituarios son generalmente lo primero que leo en un periódico. A menudo elegantemente escritos, proporcionan destellos en otras vidas, algunos extraordinariamente ricos y extraños, otros alegremente malgastados.

El diario "The Telegraph" publicó el martes pasado, el obituario de Richard Pipes, el erudito ruso muy crítico con el comunismo. Nacido en la Silesia polaca en 1923, en "una familia judía asimilada de la clase media alta", el obituario ofrece una divertida cita de Pipes de sus memorias sobre su infancia:

"Yo recuerdo a mi madre dándome un bocadillo de pan de centeno cubierto con una gruesa capa de mantequilla y rábanos. Mientras me lo estaba comiendo en frente de la casa, los rábanos se deslizaron. Por lo tanto, aprendí sobre la pérdida. Al lado vivía un chico de mi edad que tenía un caballito cubierto con una piel brillante. Malamente yo quería uno así. Así me familiaricé con la envidia. Y finalmente mis padres me dijeron que una vez yo invité a varios de mis amigos a una tienda de comestibles y les di a cada uno una naranja. El propietario me preguntó quién pagaría, y yo respondí: "Mis Padres". Así... aprendí lo que era el comunismo, es decir, que alguien más paga".

Todos podemos proporcionar anécdotas similares de la infancia y las lecciones de vida que imparte, incluso si no somos tan intensamente reflexivos como Pipes.

Pero, ¿qué hay del final de nuestras vidas? ¿Qué remordimiento y arrepentimiento entran en juego, incluso el deseo de recompensa, cuando recordamos los momentos en que, por ejemplo, esta envidia, que nunca se ha combatido adecuadamente, ha venido a deteriorar nuestras relaciones con otras personas?

Viviendo en los recuerdos de la infancia, con todos sus intrigantes consejos para el futuro, corremos el peligro de no prepararnos para el encuentro más importante para el cual nuestra vida en la tierra no es más que una preparación, nuestro encuentro con Cristo después de la muerte y la misericordia o justicia implícita en ese encuentro.

El Padre Wade Menezes CPM, un incondicional de las transmisiones de EWTN y escritor colaborador de varias revistas católicas en línea de Estados Unidos, ha escrito una sencilla Guía Catequética sobre la Muerte, el Juicio, el Cielo y el Infierno (Las 4 últimas cosas) que vale la pena echarle un vistazo. Su libro (en inglés) lo puedes encontrar aquí

Yo describo su libro como "directo" porque se apoya fuertemente en las Escrituras, el Catecismo, las escrituras de los santos y los Papas en lugar de en gurús modernos como Teilhard de Chardin (citado aprobadamente por el reverendo Curry en su homilía durante la boda real reciente) o Carl Jung, que preferiría escribir sobre nuestro "lado oscuro" que mencionar el pecado personal. Como Menezes nos recuerda:

"Debemos esforzarnos para llegar a la eternidad".

Si realmente vivimos con esta actitud, y reconocemos la importancia de la vida sacramental, especialmente la Confesión y Comunión frecuente, enfrentaremos la muerte sin temor, que también puede ser un maravilloso testimonio para otros cuando cumplimos con nuestro deber de evangelizar.

San José es el patrono de una muerte santa, una muerte bien preparada, la contraria a la de César Borgia, que fue asesinado en el asedio del castillo de Biano en 1507 y cuyas últimas palabras fueron: "Yo muero desprevenido".

El autor incluye varias de tales anécdotas y citas de los santos, como esta de San Francisco de Asís en su Cántico de las criaturas:

"¡Ay de aquellos que morirán en pecado mortal!"

Lo que lo muestra en una luz algo más dura que sus modernos admiradores del Partido Verde reconocerían.

Los obituarios que más me alegran son los que mencionan el hecho de que la persona mencionada "fue sustentada en su enfermedad por su fe cristiana" o fue "un católico fiel toda su vida". Al final, la reputación humana y los honores mundanos asumen su lugar apropiado.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Catholic Herald

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD