Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Evangelio del día
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
evangelio de hoy martes  octubre  lecturas reflexion papa francisco

Evangelio de hoy Martes 19 de Octubre 2021. Lecturas de hoy | Oración del día | Reflexión del Papa Francisco. Lucas 12,35-38. Evangelio del día Explicado

Evangelio de hoy Martes - Lecturas de hoy 19 de Octubre 2021.

Santo Evangelio de hoy explicado del Martes 19 de octubre, 2021 y las Lecturas de hoy para reflexionar. Palabra diaria y reflexión sobre el Evangelio del día, en Lucas 12,35-38 - Meditación de la Palabra del Santo Evangelio de hoy por el Papa Francisco. "El Regreso de Cristo será algo triunfal para muchos pero terror para otros. Que en nuestro corazón podamos albergar la Misericordia de Dios y que podamos practicarla a diario para así contarnos entre los bienaventurados en el regreso triunfal de Cristo". Se propone las lecturas de hoy con la oración del día para tu vida en el Martes XXIX del tiempo ordinario del Evangelio de hoy explicado. Palabra diaria para crecer con Dios.

Antífona de entrada.

Cfr. Gálatas 6,14; 1 Corintios 1,18: "Que nunca nos gloriemos, sino en la Cruz de nuestro Señor Jesucristo. Porque la palabra de la Cruz es la fuerza de Dios para los que se han salvado".


Oración Colecta.

Oración sacerdotal para el Martes XXIX del tiempo ordinario.

Oh Dios, que elegiste manifestar la bendita esperanza de tu reino eterno por el esfuerzo de los Santos Juan de Brébeuf, Isaac Jogues y sus compañeros y por el derramamiento de su sangre, haz que por su intercesión, la fe de los cristianos se fortalezca día a día. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos.

Índice de las lecturas de hoy.


Celebraciones del día:

San Pablo de la Cruz, Místico y fundador.


Lecturas de hoy Martes.

Primera Lectura para el Evangelio de hoy en el Martes XXIX del tiempo ordinario. Lectura del Libro de Romanos 5,12.15b.17-19.20b-21: "Si por las transgresiones de una persona llegó a reinar la muerte, cuánto más llegarán a reinar en vida los que reciben la gracia".

Hermanos y hermanas: Por un solo hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado, la muerte, y así la muerte llegó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Si por la transgresión de aquel hombre murieron los muchos, cuánto más se desbordó la gracia de Dios y el don gracioso del único hombre, Jesucristo, para los muchos. Pues si por la transgresión de uno solo llegó a reinar la muerte por medio de él, cuánto más llegarán a reinar en la vida por medio de un solo Jesucristo los que reciben la abundancia de la gracia y el don de la justificación. En conclusión, así como por una transgresión vino la condenación a todos, así, por un acto justo vino la absolución y la vida a todos. Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron hechos pecadores, así, por la obediencia de uno los muchos serán hechos justos. Donde creció el pecado, sobreabundó la gracia, para que, así como el pecado reinó en la muerte, reine también la gracia mediante la justificación para la vida eterna por Jesucristo nuestro Señor.


Salmo de hoy Martes.

Lectura del Salmo Responsorial tomada del Libro de los Salmos 39(40),7-8a.8b-9.10.17: "Aquí estoy, Señor; vengo a hacer tu voluntad". (R).

  • Sacrificio u oblación no quisiste, pero oídos abiertos a la obediencia me diste. Holocaustos u ofrendas por el pecado no buscaste; entonces dije: "He aquí que vengo". (R).
  • "En el pergamino escrito está prescrito para mí: ¡Hacer tu voluntad, oh Dios mío, es mi delicia, y tu ley está dentro de mi corazón!" (R).
  • Anuncié tu justicia en la vasta asamblea; no contuve mis labios, como tú, oh Señor, sabes. (R).
  • Que todos los que te buscan se regocijen y se alegren en ti, y que los que aman tu salvación digan siempre: "El Señor sea glorificado". (R).


Aclamación del Evangelio de hoy.

"Aleluya, aleluya. Estad atentos en todo momento y rezad  para que tengáis la fuerza de resistir ante el Hijo del Hombre. Aleluya, aleluya". (Aclamación de las Lecturas de hoy tomada del Lucas 21,36)

Evangelio de hoy - Lucas 12,35-38.

Evangelio de hoy explicado - Lecturas de hoy Martes para el Santo Evangelio del día (Dichosos los siervos a los que el amo encuentra vigilantes a su llegada): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos "Ceñid vuestros lomos y encended vuestras lámparas, y sed como los siervos que aguardan el regreso de su señor de una boda, dispuestos a abrir inmediatamente cuando llega y llama. Dichosos los siervos a los que el amo encuentra vigilantes a su llegada. Os aseguro que se ceñirá, los hará recostar a la mesa y procederá a atenderlos. Y si llega en la segunda o tercera guardia y los encuentra así preparados, bienaventurados esos siervos". Palabra del Señor.


Reflexión del Evangelio de hoy por Papa Francisco.

"¿Habéis pensado, vosotros, cómo será el encuentro con Jesús, cuando Él venga?". Papa Francisco.

Queridos hermanos y hermanas, hoy quisiera pararme en la dimensión de la esperanza que es la espera vigilante. El tema de la vigilancia es uno de los hilos conductores del Nuevo Testamento. Jesús predica a sus discípulos: "estén ceñidos vuestros lomos y las lámparas encendidas; sed como aquellos hombres que esperan a que su señor vuelva de la boda, para que en cuanto llegue y llame, al instante le abran" (Lc 12,35-36).

En este tiempo que sigue a la resurrección de Jesús, en el que se alternan de forma continuada momentos de serenidad con otros angustiosos, los cristianos no se rinden nunca. El Evangelio de hoy recomienda ser como los siervos que no van nunca a dormir, hasta que su jefe no ha vuelto.

Este mundo exige nuestra responsabilidad y nosotros la asumimos completa y con amor. Jesús quiere que nuestra existencia sea trabajosa, que nunca bajemos la guardia, para acoger con gratitud y estupor cada nuevo día que Dios nos regala. Cada mañana es una página en blanco que el cristiano comienza a escribir con obras de bien. Nosotros hemos sido ya salvados por la redención de Jesús, pero ahora esperamos la plena manifestación de su señoría: cuando finalmente Dios sea todo en todos.

Nada es más cierto en la fe de los cristianos que esta «cita», esta cita con el Señor, cuando Él venga. Y cuando este día llegue, nosotros, los cristianos, queremos ser como aquellos siervos que pasaron la noche con los lomos ceñidos y las lámparas encendidas: es necesario estar listos para la salvación que llega, listos para el encuentro. ¿Habéis pensado, vosotros, cómo será el encuentro con Jesús, cuando Él venga? Pero, será un abrazo, una alegría enorme, ¡una gran alegría! ¡Debemos vivir a la espera de este encuentro!

El cristiano no está hecho para el tedio; en tal caso, para la paciencia. Sabe que también en la monotonía de ciertos días siempre iguales se esconde un misterio de gracia. Hay personas que con la perseverancia de su amor se convierten en pozos que riegan el desierto. Nada sucede en vano y ninguna situación en la que un cristiano se encuentre inmerso es completamente resistente al amor. Ninguna noche es tan larga como para hacer olvidar la alegría de la aurora. Y cuanto más oscura es la noche, más cercana está la aurora.

Si permanecemos unidos a Jesús, el frío de los momentos difíciles no nos paraliza; y si también el mundo entero predica contra la esperanza, si dice que el futuro traerá solo nubes oscuras, el cristiano sabe que en ese mismo futuro está el retorno de Cristo. Cuando sucederá, ninguno lo sabe, pero el pensamiento de que al final de nuestra historia está Jesús Misericordioso sirve para tener confianza y no maldecir la vida. Todo se salvará. Todo. Sufriremos, habrá momentos que susciten rabia e indignación, pero la dulce y potente memoria de Cristo alejará la tentación de pensar que esta vida está mal.

Después de haber conocido a Jesús, nosotros no podemos hacer otra cosa más que escrutar la historia con confianza y esperanza. Jesús es como una casa y nosotros estamos dentro y desde las ventanas de esta casa miramos el mundo. Por eso, no nos cerramos en nosotros mismos, no lamentamos con melancolía un pasado que parece dorado, sino que miramos siempre adelante, a un futuro que no es solo obra de nuestras manos, sino que sobre todo es una preocupación constante de la providencia de Dios. Todo aquello que es opaco un día se convertirá en luz.

Y pensemos que Dios no se desmiente a sí mismo. Nunca. Dios no desilusiona nunca. Su voluntad con nosotros no es confusa, sino que es un proyecto de salvación bien delineado: "Dios quiere que todos los hombres sean salvados y alcancen la conciencia de la verdad" (1 Tm 2, 4). Por ello, no nos abandonamos al fluir de los eventos con pesimismo, como si la historia fuera un tren del que se ha perdido el control. La resignación no es una virtud cristiana. Como no es de cristianos levantar los hombros o bajar la cabeza ante un destino que nos parece ineludible.

Aquellos que tienen esperanza en el mundo nunca son personas sumisas. Jesús nos recomienda esperarlo sin estar de brazos cruzados: "Dichosos los siervos que el Señor, al venir, encuentre despiertos" (Lc 12,37). No existe constructor de paz que a fin de cuentas no haya comprometido su paz personal, asumiendo los problemas de los demás. La persona sumisa no es un constructor de paz, sino que es un vago, uno que quiere estar cómodo. Mientras el cristiano es constructor de paz cuando arriesga, cuando tiene el coraje de arriesgar para llevar el bien, el bien que Jesús nos ha dado, nos ha dado como un tesoro.

Cada día de nuestra vida repitamos aquella invocación que los primeros discípulos, en su lengua aramea, expresaban con las palabras Maranatha y que encontramos en el último versículo de la Biblia: "Ven, señor Jesús" (Ap 22, 20), es el retorno de cada existencia cristiana: en nuestro mundo no tenemos necesidad de nada más que de una caricia de Cristo. ¡Qué gracia si, en la oración, en los días difíciles de esta vida, sentimos su voz que responde y nos asegura: "Mira, vengo pronto" (Ap 22,7) (Reflexión del Evangelio de hoy. Audiencia general, 11 de octubre, 2017)


Oración de hoy Martes para el Evangelio de hoy.

Reza con nosotros la oración de hoy Martes por los enfermos, por el fin de la pandemia y por todas tus intenciones. Oración de Calma del día Martes por eso que necesitamos. "Jesús, espero deseoso ese día de tu regreso en que vendrás triunfante.   Que mi corazón te espere como lámpara encendida. El mundo ofrece tantas cosas que nos desvían del propósito de alcanzar la Salvación, y muchos han sido atrapados en esas redes de sufrimientos. Por eso, protégenos el corazón. Ayúdanos a caminar en fe, a poner en práctica tus enseñanzas, para que, en tu regreso podamos ser de los bienaventurados que participen contigo en las delicias del Cielo que has preparado. Amén". (Qriswell Quero, Pildorasdefe.net)


Propósito del Evangelio de hoy.

Acudamos a nuestra Santísima Madre de toda la humanidad, la Virgen María, para que nos auxilie en todas nuestras necesidades físicas y espirituales.

7 razones para honrar a la Virgen María.


Frase de reflexión.

El Espíritu nos pide que nos pongamos a la escucha de las preguntas, de los afanes, de las esperanzas de cada Iglesia de todos los países. Y también a la escucha del mundo, de los desafíos y los cambios que nos pone delante. No insonoricemos el corazón. Escuchémonos. Papa Francisco.

Video reflexión del Evangelio de hoy explicado.

Al meditar las lecturas de hoy Martes y después de haber leído el texto de Evangelio del día, escucha ahora la reflexión correspondiente a las lecturas de hoy. Meditación del Santo Evangelio de hoy Lucas 12,35-38, en audio. Palabra diaria comentada para la vida. Reflexión de las lecturas y el Evangelio de hoy explicado para tu vida.


Pide ayuda al Espíritu Santo antes de comenzar a escuchar la reflexión de las lecturas del día para el Evangelio de hoy Martes.

Intenciones del Evangelio de hoy.

Rige tu vida con la Palabra de Dios. Al meditarlas lecturas de hoy Martes con el Santo Evangelio del día en Lucas 12,35-38, profundizas en tu relación personal con Dios. La oración del día expresa una petición de transformación en el Evangelio de hoy. "Procuremos que nuestras palabras, pensamientos y acciones, esté siempre orientadas por la Palabra de Dios. Hagamos vida en nuestras vidas todas las enseñanzas de Cristo mientras esperamos su regreso. Y así, cuando Él venga, podamos escuchar dichosos: Bienaventurado eres siervo mío". Con la lectura de hoy Martes, pidamos por esas intenciones que quieres expresar. Escribe en los comentarios tus peticiones a través de las lecturas de hoy y su Palabra diaria en el Evangelio de hoy explicado para el día Martes 19 de octubre, 2021. Paz y bien a tu vida.

Otros Evangelios del día.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Audio Evangelio: Fray Nelson Medina, OP.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para cualquier otra información: Términos legales - Pildorasdefe.net
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD