Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Evangelio del día
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
evangelio de hoy sabado  octubre  lecturas reflexion papa francisco

Evangelio de hoy Sábado 23 de Octubre 2021. Lecturas de hoy | Oración del día | Reflexión del Papa Francisco. Lucas 13,1-9. Evangelio del día Explicado

Evangelio de hoy Sábado - Lecturas de hoy 23 de Octubre 2021.

Santo Evangelio de hoy explicado del Sábado 23 de octubre, 2021 y las Lecturas de hoy para reflexionar. Palabra diaria y reflexión sobre el Evangelio del día, en Lucas 13,1-9 - Meditación de la Palabra del Santo Evangelio de hoy por el Papa Francisco. "Hoy en día, Cristo nos sigue danto tiempo para que convirtamos nuestros corazones a Él. La vida nueva que Él propone a través de su Palabra hace que podamos vivir y obrar como Cristo". Se propone las lecturas de hoy con la oración del día para tu vida en el Sábado XXIX del tiempo ordinario del Evangelio de hoy explicado. Palabra diaria para crecer con Dios.

Antífona de entrada.

Cfr. Salmo 16,6.8: "A ti invoco; porque ciertamente me atenderás, oh Dios; vuelve tu oído hacia mí; escucha mis palabras. Guárdame como a la niña de tus ojos a la sombra de tus alas protégeme".


Oración Colecta.

Oración sacerdotal para el Sábado XXIX del tiempo ordinario.

Dios todopoderoso y eterno haz que siempre conformemos nuestra voluntad a la tuya y servir a tu majestad con sinceridad de corazón. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Índice de las lecturas de hoy.


Celebraciones del día:

San Juan de Capistrano.


Lecturas de hoy Sábado.

Primera Lectura para el Evangelio de hoy en el Sábado XXIX del tiempo ordinario. Lectura del Libro de Romanos 8,1-11: "El Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros".

Hermanos y hermanas: Ahora ya no hay condena para los que están en Cristo Jesús. Porque la ley del espíritu de vida en Cristo Jesús os ha liberado de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que la ley, debilitada por la carne, no podía hacer, esto ha hecho Dios: enviando a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y por causa del pecado, condenó el pecado en la carne, para que se cumpliera en nosotros el justo decreto de la ley, que no vivimos según la carne, sino según el espíritu. Porque los que viven según la carne se ocupan de las cosas de la carne, pero los que viven según el espíritu, de las cosas del espíritu. La preocupación de la carne es la muerte, pero la preocupación del espíritu es la vida y la paz. Porque la preocupación de la carne es la hostilidad hacia Dios; no se somete a la ley de Dios, ni puede hacerlo; y los que están en la carne no pueden agradar a Dios. Pero vosotros no estáis en la carne; al contrario, estáis en el espíritu, si solo el Espíritu de Dios habita en vosotros. Quien no tiene el Espíritu de Cristo no es de él. Pero si Cristo está en vosotros, aunque el cuerpo esté muerto por el pecado, el espíritu está vivo por la justicia. Si el Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó a Cristo de entre los muertos dará vida también a vuestros cuerpos mortales, por medio de su Espíritu que habita en vosotros.


Salmo de hoy Sábado.

Lectura del Salmo Responsorial tomada del Libro de los Salmos 23(24),1b-2.3-4ab.5-6: "El Señor, este es el pueblo que anhela ver tu rostro". (R).

  • De El Señor es la tierra y su plenitud; el mundo y los que en él habitan. Porque él lo fundó sobre los mares y lo estableció sobre los ríos. (R).
  • ¿Quién podrá subir al monte de El Señor?, o ¿quién podrá estar en su lugar santo? Aquel cuyas manos están libres de pecado, cuyo corazón es limpio, que no desea lo que es vano. (R).
  • Recibirá una bendición de El Señor, una recompensa de Dios su salvador. Tal es la raza que lo busca que busca el rostro del Dios de Jacob. (R).


Aclamación del Evangelio de hoy.

"Aleluya, aleluya. No me complace la muerte del malvado, dice El Señor sino en su conversión para que viva. Aleluya, aleluya". (Aclamación de las Lecturas de hoy tomada de Ezequiel 33,11)

Evangelio de hoy - Lucas 13,1-9.

Evangelio de hoy explicado - Lecturas de hoy Sábado para el Santo Evangelio del día (Si no os arrepentís, todos pereceréis como ellos): En aquel tiempo, algunos contaron a Jesús lo de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con la de sus sacrificios. Él les respondió: "¿Pensáis que porque estos galileos sufrieron así eran más pecadores que todos los demás galileos? En absoluto. Pero os digo que, si no os arrepentís, todos pereceréis como ellos. O aquellas dieciocho personas que murieron cuando les cayó encima la torre de Siloé, ¿crees que eran más culpables que todos los demás que vivían en Jerusalén? De ninguna manera. Pero yo os digo que, si no os arrepentís, todos pereceréis como ellos". Y les contó esta parábola: "Había una vez una persona que tenía una higuera plantada en su huerto, y cuando vino a buscar frutos en ella y no los encontró, le dijo al jardinero: "Hace tres años que vengo a buscar frutos en esta higuera y no los encuentro. Pues córtala. El jardinero le respondió: "Señor, déjela también este año, y yo cultivaré la tierra alrededor de ella y la abonaré; puede que dé frutos en el futuro. Si no, puedes cortarlo". Palabra del Señor.


Reflexión del Evangelio de hoy por Papa Francisco.

"Nunca es demasiado tarde para convertirse, pero es urgente. Ahora es el momento". Papa Francisco.

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Desgraciadamente, todos los días la prensa da malas noticias: homicidios, accidentes, catástrofes. En el pasaje del Evangelio de hoy, Jesús se refiere a dos acontecimientos trágicos que habían causado conmoción: una cruel supresión llevada a cabo por soldados romanos en el templo, y el derrumbe de la torre de Siloé en Jerusalén, que causó 18 muertos.

Jesús es consciente de la mentalidad supersticiosa de sus oyentes y sabe que interpretaron mal ese tipo de acontecimientos. En efecto, pensaban que, si aquellas personas morían de forma tan cruel, era una señal de que Dios les castigaba por algún pecado grave que habían cometido, como si dijera "se lo merecían". En cambio, el hecho de que se salvaran de semejante desgracia les hacía sentirse "bien consigo mismos". Se lo "merecían"; "estoy bien".

Jesús rechaza claramente esta perspectiva, porque Dios no permite las tragedias para castigar los pecados, y afirma que esas pobres víctimas no eran peores que otras. Por el contrario, invita a sus oyentes a extraer de esos tristes acontecimientos una lección que se aplica a todos, porque todos somos pecadores; de hecho, dijo a los que le interrogaban: "Si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente" (v. 3).

También hoy, al ver ciertas desgracias y acontecimientos dolorosos, podemos tener la tentación de "descargar" la responsabilidad en las víctimas, o incluso en Dios mismo. Pero el Evangelio de hoy nos invita a reflexionar: ¿Qué idea tenemos de Dios? ¿Estamos realmente convencidos de que Dios es así, o no es solo nuestra proyección, un dios hecho a "nuestra imagen y semejanza"?

Jesús, por el contrario, nos invita a cambiar nuestro corazón, a dar un giro radical al camino de nuestra vida, a abandonar los compromisos con el mal -y esto es algo que hacemos todos, compromisos con el mal, hipocresía. Creo que casi todos tenemos un poco de hipocresía, para emprender decididamente el camino del Evangelio. Pero de nuevo existe la tentación de justificarnos. ¿De qué debemos convertirnos? ¿No somos básicamente buenas personas? - ¿Cuántas veces hemos pensado esto? "Pero después de todo soy un buen hombre, soy una buena mujer", ¿no es cierto? "¿Acaso no soy creyente e incluso bastante asiduo a la iglesia?". Y creemos que así estamos justificados.

Por desgracia, cada uno de nosotros se parece mucho al árbol que, a lo largo de muchos años, ha demostrado repetidamente que es infecundo. Pero, afortunadamente para nosotros, Jesús es como un agricultor que, con una paciencia sin límites, aún obtiene una concesión para la vid infecunda. "Déjala en paz este año, dijo al propietario, ya veremos si da fruto el año que viene" (cf. v.9).

Un "año" de gracia: el período del ministerio de Cristo, el tiempo de la Iglesia antes de su retorno glorioso, un intervalo de nuestra vida, marcado por un cierto número de cuaresmas, que se nos ofrecen como ocasiones de arrepentimiento y de salvación, la duración de un Año Jubilar de la Misericordia. La invencible paciencia de Jesús ¿Has pensado en la paciencia de Dios? ¿Has pensado también en su ilimitada preocupación por los pecadores? ¡Cómo debería llevarnos a la impaciencia con nosotros mismos! Nunca es demasiado tarde para convertirse, nunca. La paciencia de Dios nos espera hasta el último momento.

Recordad aquella pequeña historia de Santa Teresa del Niño Jesús, cuando rezó por aquel hombre condenado a muerte, un criminal, que no quería recibir el consuelo de la Iglesia. Rechazaba al sacerdote, no quería [el perdón], quería morir así. Y rezó en el convento, y cuando, en el momento de ser ejecutado, el hombre se volvió hacia el sacerdote, tomó el Crucifijo y lo besó. ¡La paciencia de Dios! Él hace lo mismo con nosotros, con todos nosotros. Cuántas veces, no lo sabemos, lo sabremos en el cielo, pero cuántas veces estamos ahí, ahí [a punto de caer al vacío] y El Señor nos salva. Nos salva porque tiene mucha paciencia con nosotros. Y esta es su misericordia. Nunca es demasiado tarde para convertirse, pero es urgente. Ahora es el momento. Empecemos hoy.

Que la Virgen María nos sostenga, para que podamos abrir nuestro corazón a la gracia de Dios, a su misericordia; y que nos ayude a no juzgar nunca a los demás, sino a dejarnos golpear por las desgracias cotidianas y a hacer un serio examen de conciencia y a arrepentirnos. (Reflexión del Evangelio de hoy. Ángelus, 28 de Febrero, 2016)


Oración de hoy Sábado para el Evangelio de hoy.

Reza con nosotros la oración de hoy Sábado por los enfermos, por el fin de la pandemia y por todas tus intenciones. Oración de Calma del día Sábado por eso que necesitamos. "Señor, sé que eres un Dios de generosidad extrema, un Dios que no oculta su rostro a sus hijos en medio de las adversidades de la vida. Tus palabras me invitan a albergar la misericordia  en el corazón, y también a la comprensión de mis propias debilidades. Debo saber que no puedo confiar solo en mis propias capacidades humanas, sino que debo dejarme guiar por tu Espíritu que santifica. Clamo tu protección, ruego por tu bendición, llamo a tu presencia que nunca abandona. Amén". (Qriswell Quero, Pildorasdefe.net)


Propósito del Evangelio de hoy.

Hoy, elevemos a Dios un Padrenuestro pidiendo por su protección en todas nuestras situaciones sabiendo que Él tiene el control de todo.

Dios tiene el Control.


Frase de reflexión.

¡Ven, Espíritu Santo de amor, abre nuestros corazones a la escucha! ¡Ven, Espíritu de santidad, renueva el santo Pueblo fiel de Dios. Ven, Espíritu creador, haz nueva la faz de la tierra!. Papa Francisco.

Video reflexión del Evangelio de hoy explicado.

Al meditar las lecturas de hoy Sábado y después de haber leído el texto de Evangelio del día, escucha ahora la reflexión correspondiente a las lecturas de hoy. Meditación del Santo Evangelio de hoy Lucas 13,1-9, en audio. Palabra diaria comentada para la vida. Reflexión de las lecturas y el Evangelio de hoy explicado para tu vida.


Pide ayuda al Espíritu Santo antes de comenzar a escuchar la reflexión de las lecturas del día para el Evangelio de hoy Sábado.

Intenciones del Evangelio de hoy.

Rige tu vida con la Palabra de Dios. Al meditarlas lecturas de hoy Sábado con el Santo Evangelio del día en Lucas 13,1-9, profundizas en tu relación personal con Dios. La oración del día expresa una petición de transformación en el Evangelio de hoy. "Renovemos nuestros corazón y nuestro Espíritu adentrándonos en la Palabra de Dios. Solo a través de ella es que podremos ser árboles que dé buenos frutos a través del tiempo". Con la lectura de hoy Sábado, pidamos por esas intenciones que quieres expresar. Escribe en los comentarios tus peticiones a través de las lecturas de hoy y su Palabra diaria en el Evangelio de hoy explicado para el día Sábado 23 de octubre, 2021. Paz y bien a tu vida.

Otros Evangelios del día.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Audio Evangelio: Fray Nelson Medina, OP.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para cualquier otra información: Términos legales - Pildorasdefe.net
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD