Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Evangelio del día
lecturas de hoy miercoles  abril  evangelio de hoy papa francisco

Evangelio de hoy miércoles octava de Pascua 7 de abril 2021. Lecturas de hoy oración del día reflexión del Papa. Lucas 24,13-35. Evangelio del día miércoles

Evangelio de hoy miércoles - Lecturas de hoy 7 de abril 2021.

Santo Evangelio de hoy miércoles 7 de abril, 2021 y las Lecturas de hoy para reflexionar. Palabra diaria y reflexión sobre el Evangelio del día, en Lucas 24,13-35 - Meditación de la Palabra del Santo Evangelio de hoy por el Papa Francisco. "Nuestros desánimos pueden encontrar soluciones en Cristo Eucaristía. Jesús es el amigo que acompaña, que siempre consuela y nos lleva con bien hacia sus maravillas. Él pone a arder nuestro corazón". Se propone las lecturas de hoy con la oración del día para tu vida en el miércoles de la Octava Pascua del Evangelio de hoy. Palabra diaria para crecer con Dios.

Índice de las lecturas de hoy.

Celebración del día:

San Juan Bautista de la Salle.


Lecturas de hoy miércoles.

Primera Lectura para el Evangelio de hoy en el miércoles de Pascua. Lectura del Libro de los Hechos 3,1-10: "Todo el pueblo le vio cómo andaba y alababa a Dios".

En aquellos días, Pedro y Juan subían al Templo para la oración de la hora nona. Había un hombre, tullido desde su nacimiento, al que llevaban y ponían todos los días junto a la puerta del Templo llamada Hermosa para que pidiera limosna a los que entraban en el Templo. Este, al ver a Pedro y a Juan que iban a entrar en el Templo, les pidió una limosna. Pedro fijó en él la mirada juntamente con Juan, y le dijo: «Míranos.» Él les miraba con fijeza esperando recibir algo de ellos. Pedro le dijo: «No tengo plata ni oro; pero lo que tengo, te doy: en nombre de Jesucristo, el Nazareno, ponte a andar.» Y tomándole de la mano derecha le levantó. Al instante cobraron fuerza sus pies y tobillos, y de un salto se puso en pie y andaba. Entró con ellos en el Templo andando, saltando y alabando a Dios. Todo el pueblo le vio cómo andaba y alababa a Dios; le reconocían, pues él era el que pedía limosna, sentado junto a la puerta Hermosa del Templo. Y se quedaron llenos de estupor y asombro por lo que había sucedido.

Salmo de hoy miércoles de Pascua.

Lecturas de hoy del Libro de los Salmos 104(105):1-4,6-9: "Que se alegren los corazones que buscan al Señor". (R).

  • Dad gracias al Señor, invocad su nombre, dad a conocer sus hazañas a los pueblos. Cantadle al son de instrumentos, hablad de sus maravillas. (R).
  • Gloriaos de su nombre santo, que se alegren los que buscan al Señor. Recurrid al Señor y a su poder, buscad continuamente su rostro. (R).
  • ¡Estirpe de Abrahán, su siervo; hijos de Jacob, su elegido! El Señor es nuestro Dios, él gobierna toda la tierra. (R).
  • Se acuerda de su alianza eternamente, de la palabra dada, por mil generaciones; de la alianza sellada con Abrahán, del juramento hecho a Isaac. (R).

Secuencia.

Victimae Paschali Laudes

  • Los cristianos, a la Víctima Pascual ofrecen sacrificio y alabanza. Las ovejas son rescatadas por el Cordero y Cristo, el inmaculado ha reconciliado a los pecadores con su Padre.
  • La muerte con la vida contendió: ¡el combate terminó extrañamente!
  • El propio campeón de la vida, muerto, pero vive para reinar.
  • Dinos, María: di lo que viste en el camino.
  • El sepulcro que los vivos encerraron; ¡Vi la gloria de Cristo al resucitar!
  • Los ángeles allí atestiguan; el sudario con la ropa de la tumba descansando.
  • Cristo, mi esperanza, ha resucitado: va delante de ti a Galilea.
  • Que Cristo ha resucitado de verdad de entre los muertos lo sabemos. Rey victorioso, ¡muestra tu misericordia!

Aclamación del Evangelio de hoy.

¡Aleluya, aleluya! Este día fue hecho por el Señor: nos regocijamos y nos alegramos. ¡Aleluya! (Cfr. Salmo 117,24)


Evangelio de hoy - Lucas 24,13-35.

Lectura del Evangelio de hoy 7 de abril - (Miércoles de Pascua. Que te arda el corazón en tu encuentro con Dios): "Ese mismo día, dos de los discípulos iban a un pequeño pueblo llamado Emaús, situado a unos diez kilómetros de Jerusalén. En el camino hablaban sobre lo que había ocurrido. Mientras conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y siguió caminando con ellos. Pero algo impedía que sus ojos lo reconocieran. Él les dijo: "¿Qué comentaban por el camino?" Ellos se detuvieron, con el semblante triste, y uno de ellos, llamado Cleofás, le respondió: "¡Tú eres el único forastero en Jerusalén que ignora lo que pasó en estos días!" "¿Qué cosa?", les preguntó. Ellos respondieron: "Lo referente a Jesús, el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y en palabras delante de Dios y de todo el pueblo, y cómo nuestros sumos sacerdotes y nuestros jefes lo entregaron para ser condenado a muerte y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que fuera él quien librara a Israel. Pero a todo esto ya van tres días que sucedieron estas cosas. Es verdad que algunas mujeres que están con nosotros nos han desconcertado: ellas fueron de madrugada al sepulcro y, al no hallar el cuerpo de Jesús, volvieron diciendo que se les habían aparecido unos ángeles, asegurándoles que él está vivo. Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y encontraron todo como las mujeres habían dicho. Pero a él no lo vieron" Jesús les dijo: "¡Hombres duros de entendimiento, cómo les cuesta creer todo lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías soportara esos sufrimientos para entrar en su gloria?" Y comenzando por Moisés y continuando con todos los Profetas, les interpretó en todas las Escrituras lo que se refería a él. Cuando llegaron cerca del pueblo adonde iban, Jesús hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le insistieron: "Quédate con nosotros, porque ya es tarde y el día se acaba". Él entró y se quedó con ellos. Y estando a la mesa, tomó el pan y pronunció la bendición; luego lo partió y se lo dio. Entonces los ojos de los discípulos se abrieron y lo reconocieron, pero él había desaparecido de su vista. Y se decían: "¿No ardía acaso nuestro corazón, mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?" En ese mismo momento, se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron reunidos a los Once y a los demás que estaban con ellos, y estos les dijeron: "Es verdad, ¡el Señor ha resucitado y se apareció a Simón!" Ellos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan". Palabra del Señor.


Reflexión del Evangelio de hoy por el Papa Francisco.

Papa Francisco: Jesucristo camina a nuestro lado y entiende nuestros sufrimientos.

En el Evangelio de hoy de Lucas, nos habla de un encuentro, de cómo entender bien cómo actúa el Señor, y cómo es nuestra forma de actuar. Nacimos con una semilla de inquietud. Dios lo quiso así: una inquietud por encontrar la plenitud, una inquietud por encontrar a Dios. Muchas veces, incluso sin saber que tenemos esta inquietud, nuestro corazón está inquieto, sediento: sediento de un encuentro con Dios. Lo busca muchas veces por el camino equivocado: se pierde, luego vuelve, lo busca . En cambio, Dios tiene sed de encuentro, tanto que ha enviado a Jesús para que nos encuentre, para que venga al encuentro de esta inquietud.

¿Cómo actúa Jesús? En este pasaje del Evangelio de hoy (cf. Lucas 24, 13-35) vemos que respeta, respeta nuestra propia situación, no avanza. Solo que a veces, con los testarudos, pensamos en Pablo ¿no? Cuando se tira del caballo. Pero él suele ir despacio, respetando nuestra disposición. Es el Señor de la paciencia. ¡Cuánta paciencia tiene el Señor con cada uno de nosotros! El Señor camina a nuestro lado.

Como hemos visto aquí con estos dos discípulos, escucha nuestras preocupaciones ¡las conoce! Y en algún momento nos dice algo. Al Señor le gusta escuchar cómo hablamos, para entendernos bien y dar la respuesta adecuada a esa inquietud. El Señor no acelera el paso, siempre va a nuestro ritmo, muchas veces lento, pero su paciencia es así.

Hay una antigua regla de los peregrinos que dice que el verdadero peregrino debe ir al ritmo del más lento. Y Jesús es capaz de esto, lo hace, no acelera, espera a que demos el primer paso. Y cuando llega el momento, nos hace la pregunta. En este caso es clara: "Pero, ¿qué estáis discutiendo?" (ver v.17), se vuelve ignorante para hacernos hablar. Le gusta que hablemos. Le gusta escucharnos, le gusta hablar así. Para escucharnos y responder, nos hace hablar, como si fuera un ignorante, pero con tanto respeto. Y luego responde, explica, en la medida necesaria. Aquí nos dice: "¿No era necesario que Cristo sufriera estas cosas y entrara en su gloria?" Y, empezando por Moisés y todos los profetas, les explicó los pasajes de todas las escrituras que se referían a él mismo". Él explica y aclara.

Confieso que tengo curiosidad por saber cómo explicaba Jesús para hacer lo mismo. Fue una hermosa catequesis. Y entonces el mismo Jesús que nos acompaña, que se acerca a nosotros, pretende ir más allá para ver el alcance de nuestra inquietud: "No, ven, ven, quédate un poco con nosotros" (v. 29). Así se produce el encuentro. Pero el encuentro no es solo el momento de partir el pan, aquí, sino que es todo el camino. Nos encontramos con Jesús en la oscuridad de nuestras dudas. Incluso en la fea duda de nuestros pecados, Él está ahí para ayudarnos, en nuestras angustias. Él está siempre con nosotros.

El Señor nos acompaña porque quiere encontrarse con nosotros. Por eso decimos que el núcleo del cristianismo es un encuentro: es el encuentro con Jesús. ¿Por qué eres cristiano? ¿Por qué eres cristiano? Y mucha gente no sabe qué decir. Algunos dicen que es por tradición, pero otros no saben qué decir: porque se encontraron con Jesús, pero no se dieron cuenta de que era un encuentro con Jesús. Jesús siempre nos busca. Todo el tiempo. Y nosotros tenemos nuestra propia preocupación. Cuando nuestra preocupación se encuentra con Jesús, ahí empieza la vida de la gracia, la vida de la plenitud, la vida del camino cristiano.

Que el Señor nos conceda a todos esta gracia de encontrarnos con Jesús cada día, de saber, de conocer que él camina con nosotros en todos nuestros momentos. Él es nuestro compañero de peregrinación. (Homilía del Evangelio de hoy. Santa Marta, 26 de abril de 2020)


Oración del día para el Evangelio de hoy.

Jesús, Tú eres el Dios que acompaña, que camina a mi lado consolándome con palabras de esperanza. Te quedaste en una frágil pieza de pan para darnos el alimento Sagrado. Eres Pan vivo bajado del Cielo, el más exquisito manjar para mi alma. Amén. (Extraído de nuestro devocional diario de la oración del día para las lecturas de hoy)


Propósito del Evangelio de hoy.

En tu próxima Eucaristía, recuerda tus fallas y pide a Dios que ponga a arder tu corazón con el fuego del amor.

Papa Francisco: ¿Qué es la Eucaristía?


Frase de reflexión.

"Recemos hoy por todas las personas que sufren tristeza, porque están solas o porque no saben qué futuro les espera o porque no pueden mantener a su familia porque no tienen dinero, porque no tienen trabajo. Tantas personas que sufren la tristeza. Hoy rezamos por ellos". Papa Francisco.


Video reflexión del Evangelio de hoy.

Al meditar las lecturas de hoy miércoles y después de haber leído el texto de Evangelio del día, escucha ahora la reflexión correspondiente a las lecturas de hoy con la meditación del Santo Evangelio de hoy Lucas 24,13-35, en audio. Palabra de Dios comentada para la vida diaria. "Cristo nos acompaña a lo largo de nuestro viaje. Él quiere consolarnos con palabras de fe y esperanza en todos los momentos de nuestra vida, sobre todo en nuestras crisis y desánimos". Reflexión de las lecturas y el Evangelio de hoy.

Pide ayuda al Espíritu Santo antes de comenzar a escuchar la reflexión de las lecturas del día para el Evangelio de hoy miércoles.

Intenciones del Evangelio de hoy.

Rige tu vida con la Palabra de Dios. Al meditarlas lecturas de hoy con el Santo Evangelio del día en Lucas 24,13-35, profundizas en tu relación personal con Dios. La oración del día expresa una petición de transformación en el Evangelio de hoy. "Jesús es Eucaristía viva que ha venido para alimentarnos con la fuerza y el poder del amor. Es el Pan de vida que ha bajado del Cielo y viene a llenarnos de la esperanza que no defrauda". Con la lectura de hoy miércoles, pidamos por esas intenciones que quieres expresar. Escribe en los comentarios tus peticiones a través de las lecturas de hoy y su Palabra diaria en el Evangelio de hoy 7 de abril, 2021. Paz y bien a tu vida.

Otros Evangelios del día.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Audio Evangelio: Fray Nelson Medina, OP.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para otro tipo de copias: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD