Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Evangelio del día
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
evangelio de hoy domingo  octubre  lecturas reflexion papa francisco

Evangelio de hoy Domingo 24 de Octubre 2021. Lecturas de hoy | Oración del día | Reflexión del Papa Francisco. Marcos 10,46-52. Evangelio del día Explicado

Evangelio de hoy Domingo - Lecturas de hoy 24 de Octubre 2021.

Santo Evangelio de hoy explicado del Domingo 24 de octubre, 2021 y las Lecturas de hoy para reflexionar. Palabra diaria y reflexión sobre el Evangelio del día, en Marcos 10,46-52 - Meditación de la Palabra del Santo Evangelio de hoy por el Papa Francisco. "Cristo quiere quitarnos todas las cegueras espirituales que tenemos, pero debemos acercarnos a ÉL con humildad". Se propone las lecturas de hoy con la oración del día para tu vida en el Domingo XXX del tiempo ordinario del Evangelio de hoy explicado. Palabra diaria para crecer con Dios.

Antífona de entrada.

Cfr. Salmo 104,3-4: "Que se alegren los corazones que buscan al Señor; acudan al Señor y a su fuerza busquen constantemente su rostro".


Oración Colecta.

Oración sacerdotal para el Domingo XXX del tiempo ordinario.

Dios todopoderoso y eterno aumenta nuestra fe, esperanza y caridad y haznos amar lo que tú mandas para que merezcamos lo que tú prometes. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos.

Índice de las lecturas de hoy.


Celebraciones del día:

San Antonio María Claret.


Lecturas de hoy Domingo.

Primera Lectura para el Evangelio de hoy en el Domingo XXX del tiempo ordinario. Lectura del Libro de Jeremías 31,7-9: "A los ciegos y a los cojos los haré volver: Los consolaré".

Así dice El Señor: Grita de alegría por Jacob, exultad a la cabeza de las naciones; proclamad vuestra alabanza y decid: El Señor ha liberado a su pueblo, el remanente de Israel. He aquí que yo los haré volver de la tierra del norte; los reuniré de los confines del mundo, con los ciegos y los cojos en medio de ellos, las madres y las que están embarazadas; volverán como una inmensa multitud. Partieron llorando, pero yo los consolaré y los guiaré; los conduciré a arroyos de agua por un camino llano, para que nadie tropiece. Porque yo soy un padre para Israel, Efraín es mi primogénito.


Salmo de hoy Domingo.

Lectura del Salmo Responsorial tomada del Libro de los Salmos 125(126),1-2.2-3.4-5.6: "El Señor ha hecho grandes cosas por nosotros; estamos llenos de alegría". (R).

  • Cuando El Señor hizo volver a los cautivos de Sión, fuimos como hombres que sueñan. Entonces nuestra boca se llenó de risa, y nuestra lengua de júbilo. (R).
  • Entonces dijeron entre las naciones: "El Señor ha hecho grandes cosas por ellos". El Señor ha hecho grandes cosas por nosotros; nos alegramos de verdad. (R).
  • Restaura nuestra suerte, oh Señor, como los torrentes en el desierto del sur. Los que siembran con lágrimas cosecharán con alegría. (R).
  • Aunque salgan llorando llevando la semilla para ser sembrada, volverán alegres, llevando sus gavillas. (R).


Segunda Lectura de hoy.

La segunda lectura para el Evangelio de hoy es tomada de Hebreos 5,1-6: "Eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec".

Hermanos y hermanas: Todo sumo sacerdote es tomado de entre los hombres y hecho su representante ante Dios, para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. Es capaz de tratar con paciencia a los ignorantes y a los descarriados, pues él mismo está acosado por la debilidad y, por eso, debe hacer ofrendas por el pecado tanto por él como por el pueblo. Nadie toma este honor sobre sí mismo, sino solo cuando es llamado por Dios, como lo fue Aarón. Del mismo modo, no fue Cristo quien se glorificó al convertirse en sumo sacerdote, sino quien le dijo Tú eres mi hijo: hoy te he engendrado; tal como dice en otro lugar Eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec


Aclamación del Evangelio de hoy.

"Aleluya, aleluya. Nuestro Salvador Jesucristo destruyó la muerte y trajo la vida a la luz a través del Evangelio. Aleluya, aleluya". (Aclamación de las Lecturas de hoy tomada de Timoteo 1,10)

Evangelio de hoy - Marcos 10,46-52.

Evangelio de hoy explicado - Lecturas de hoy Domingo para el Santo Evangelio del día (¿Qué quieres que haga por ti?... Maestro, quiero ver.): En aquel tiempo, cuando Jesús salía de Jericó con sus discípulos y una multitud considerable, Bartimeo, un ciego hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino pidiendo limosna. Al oír que era Jesús de Nazaret, comenzó a gritar y a decir: "Jesús, hijo de David, ten piedad de mí". Y muchos le reprendieron, diciéndole que se callara. Pero él seguía gritando aún más: "Hijo de David, ten compasión de mí". Jesús se detuvo y dijo: "Llamadle". Entonces llamaron al ciego, diciéndole: "Ten valor; levántate, Jesús te llama". El ciego tiró su manto, se levantó de un salto y se acercó a Jesús. Jesús le dijo: "¿Qué quieres que haga por ti?". El ciego le contestó: "Maestro, quiero ver". Jesús le dijo: "Vete; tu fe te ha salvado". Inmediatamente recibió la vista y le siguió por el camino. Palabra del Señor.


Reflexión del Evangelio de hoy por Papa Francisco.

"Dios nunca se cansa; siempre se alegra cuando le buscamos". Papa Francisco.

El relato que acabamos de escuchar es el último de los que el evangelista Marcos relata sobre el ministerio itinerante de Jesús, que está a punto de entrar en Jerusalén para morir y resucitar. Bartimeo es, pues, el último de los que siguen a Jesús por el camino: de mendigo en el camino de Jericó, pasa a ser un discípulo que camina junto a los demás en el camino de Jerusalén. También nosotros hemos caminado al lado de los demás; hemos sido un "sínodo". Este Evangelio de hoy sella tres pasos fundamentales en el camino de la fe.

1. Escuchar.

En primer lugar, consideremos a Bartimeo. Su nombre significa "hijo de Timeo". Así lo describe el Evangelio de hoy: "Bartimeo, hijo de Timeo" (Mc 10,46). Sin embargo, curiosamente, su padre no aparece por ninguna parte. Bartimeo está solo en el camino, lejos de su casa y sin padre. No es amado, sino abandonado. Es ciego y nadie le escucha; cuando intentó hablar, todos le dijeron que se callara. Jesús escucha su súplica. Cuando se acerca a él, le deja hablar. No era difícil adivinar lo que quería Bartimeo: claramente, un ciego quiere ver o recuperar la vista. Pero Jesús se toma su tiempo; se toma tiempo para escuchar. Este es el primer paso para ayudar en el camino de la fe: escuchar. Es el apostolado del oído: escuchar antes de hablar.

En cambio, muchos de los que estaban con Jesús ordenaron a Bartimeo que se callara. Para esos discípulos, una persona necesitada era una molestia en el camino, un obstáculo inesperado e imprevisto. Preferían su propio horario al del Maestro, su propia conversación a la escucha de los demás. Seguían a Jesús, pero tenían sus propios planes en mente. Este es un riesgo del que hay que cuidarse constantemente.

Sin embargo, para Jesús, el grito de los que piden ayuda no es una molestia, sino un reto. ¡Qué importante es para nosotros escuchar la vida! Los hijos del Padre celestial se preocupan por sus hermanos, no por la cháchara inútil, sino por las necesidades del prójimo. Escuchan con paciencia y amor, como hace Dios con nosotros y con nuestras oraciones, por muy repetitivas que sean. Dios nunca se cansa; siempre se alegra cuando le buscamos. Que nosotros también pidamos la gracia de un corazón que escucha. Quisiera decir a los jóvenes, en nombre de todos nosotros, los adultos: perdónanos si muchas veces no te hemos escuchado, si, en lugar de abrir nuestro corazón, te hemos tapado los oídos. Como Iglesia de Cristo, queremos escucharos con amor, con la certeza de dos cosas: que vuestras vidas son preciosas a los ojos de Dios, porque Dios es joven y ama a los jóvenes, y que vuestras vidas son preciosas también a nuestros ojos, y de hecho son necesarias para avanzar.

2. Ser prójimo.

Después de escuchar, un segundo paso en el camino de la fe es ser prójimo. Fijémonos en Jesús: no delega en alguien de la "gran multitud" que le sigue, sino que va personalmente al encuentro de Bartimeo. Le pregunta: "¿Qué quieres que haga por ti?"... Así es como actúa Dios. Se involucra personalmente con un amor preferencial por cada persona. Con sus acciones, ya comunica su mensaje. La fe florece así en la vida.

La fe pasa por la vida. Cuando la fe se ocupa solo de las fórmulas doctrinales, corre el riesgo de hablar solo a la cabeza sin tocar el corazón. Y cuando se ocupa solo de la actividad, corre el riesgo de convertirse en mera moralina y obra social. La fe, en cambio, es vida: es vivir en el amor de Dios que ha cambiado nuestras vidas. 

Ser prójimo significa llevar la novedad de Dios a la vida de nuestros hermanos y hermanas. Es un antídoto contra la tentación de las respuestas fáciles y las soluciones rápidas...

(...) Comprendamos que el Señor se ha ensuciado las manos por cada uno de nosotros. Miremos la cruz, partamos de ella y recordemos que Dios se hizo mi prójimo en el pecado y en la muerte. Se hizo mi prójimo: todo parte de ahí. Y cuando, por amor a él, también nosotros nos hacemos prójimos, nos convertimos en portadores de vida nueva. No maestros de todos, no especialistas en lo sagrado, sino testigos del amor que salva.

3. Dar testimonio.

El tercer paso es dar testimonio. Pensemos en los discípulos que, a petición de Jesús, llamaron a Bartimeo. No se acercan a un mendigo con una moneda para callarlo, o para dispensarle un consejo. Van en nombre de Jesús. De hecho, solo le dicen tres palabras, y las tres son de Jesús: "Anímate, levántate, te llama".

En todas las demás partes del Evangelio, solo Jesús dice: "Anímate", porque solo él "anima" a los que le prestan atención. En el Evangelio de hoy, solo Jesús dice: "Levántate", y cura el espíritu y el cuerpo. Solo Jesús llama, transformando la vida de los que le siguen, ayudando a levantar a los caídos, llevando la luz de Dios a la oscuridad de la vida. Tantos niños, tantos jóvenes, como Bartimeo, buscan la luz en sus vidas. Buscan el amor verdadero. Y como Bartimeo, que en medio de aquella gran multitud llamó a Jesús a solas, ellos también buscan la vida, pero a menudo solo encuentran promesas vacías y pocas personas que se preocupen realmente.

No es cristiano esperar que nuestros hermanos y hermanas que buscan tengan que llamar a nuestras puertas; debemos salir a ellos, llevando no a nosotros mismos, sino a Jesús. Él nos envía, como aquellos discípulos, a animar a otros y a levantarlos en su nombre. Nos envía a decir a cada persona: "Dios te pide que te dejes amar por él".

Escuchar, ser prójimo, dar testimonio. El camino de la fe en el Evangelio de hoy termina de forma hermosa y sorprendente cuando Jesús dice "Vete; tu fe te ha curado". Sin embargo, Bartimeo no había hecho ninguna profesión de fe ni ninguna obra buena; solo había pedido misericordia. Sentirse necesitado de salvación es el principio de la fe. Es el camino directo al encuentro con Jesús. La fe que salvó a Bartimeo no tuvo que ver con que tuviera ideas claras sobre Dios, sino con que lo buscara y anhelara encontrarlo. La fe tiene que ver con el encuentro, no con la teoría. En el encuentro pasa Jesús; en el encuentro late el corazón de la Iglesia. Entonces, no nuestra predicación, sino nuestro testimonio de vida resultará eficaz. (Reflexión del Evangelio de hoy. Santa Misa en la Basílica del Vaticano, 28 de Octubre, 2018)


Oración de hoy Domingo para el Evangelio de hoy.

Reza con nosotros la oración de hoy Domingo por los enfermos, por el fin de la pandemia y por todas tus intenciones. Oración de Calma del día Domingo por eso que necesitamos. "Señor, me reconozco ciego ante tu Presencia, porque muchas veces no me doy cuenta de todas tus actuaciones amorosas en mi vida. Ayúdame a reconocer esas heridas del corazón que me mantienen ciego a tu deseo de amor. Ilumina mis caminos y aparta toda oscuridad que me nubla los sentidos. Dame fuerza y seguridad para salir adelante. Confío en el poder de la oración, en el poder de tu promesa: "llama y se te abrirá", por eso, ruego a ti, Hijo de David, para que tengas compasión de mí. Amén". (Qriswell Quero, Pildorasdefe.net)


Propósito del Evangelio de hoy.

Entreguemos hoy, a todos aquellos padres ancianos que han sido abandonados por sus hijos.

El abandono de los padres ancianos.


Frase de reflexión.

La verdadera libertad, la libertad en Cristo, no busca el propio interés, sino que está guiada por el amor y se expresa en el servicio a los demás, particularmente a los pobres. El amor nos hace libres, nos lleva a elegir y obrar el bien, nos mueve a servir. Papa Francisco.

Video reflexión del Evangelio de hoy explicado.

Al meditar las lecturas de hoy Domingo y después de haber leído el texto de Evangelio del día, escucha ahora la reflexión correspondiente a las lecturas de hoy. Meditación del Santo Evangelio de hoy Marcos 10,46-52, en audio. Palabra diaria comentada para la vida. Reflexión de las lecturas y el Evangelio de hoy explicado para tu vida.


Pide ayuda al Espíritu Santo antes de comenzar a escuchar la reflexión de las lecturas del día para el Evangelio de hoy Domingo.

Intenciones del Evangelio de hoy.

Rige tu vida con la Palabra de Dios. Al meditarlas lecturas de hoy Domingo con el Santo Evangelio del día en Marcos 10,46-52, profundizas en tu relación personal con Dios. La oración del día expresa una petición de transformación en el Evangelio de hoy. "Debemos reconocer la Verdad de Cristo en toda su plenitud. Solo así, es que podemos liberarnos de tantas cosas, apegos cegueras interiores, que no nos dejan caminar con fe verdadera. Cristo quiere y puede sanar cada una de nuestras dolencias ¿Cómo te acercas a Él?". Con la lectura de hoy Domingo, pidamos por esas intenciones que quieres expresar. Escribe en los comentarios tus peticiones a través de las lecturas de hoy y su Palabra diaria en el Evangelio de hoy explicado para el día Domingo 24 de octubre, 2021. Paz y bien a tu vida.

Otros Evangelios del día.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Audio Evangelio: Fray Nelson Medina, OP.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para cualquier otra información: Términos legales - Pildorasdefe.net
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD