Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Evangelio del día
sagrada familia de nazaret pintura fondo negro jose maria y nino jesus bendiciendo

Evangelio del día 🎧 AUDIO Lucas 2,41-52 - Sagrada Familia: Jesús nació en una familia. No vino como guerrero o emperador, viene como hijo

Evangelio de hoy: Lucas 2,41-52

Evangelio del día (El Niño Jesús enseña en el Templo): En aquel tiempo, Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén en la fiesta de la Pascua. Cuando el niño cumplió doce años, subieron como de costumbre, y acabada la fiesta, María y José regresaron, pero Jesús permaneció en Jerusalén sin que ellos se dieran cuenta. Creyendo que estaba en la caravana, caminaron todo un día y después comenzaron a buscarlo entre los parientes y conocidos. Como no lo encontraron, volvieron a Jerusalén en busca de él. Al tercer día, lo hallaron en el Templo en medio de los doctores de la Ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Y todos los que lo oían estaban asombrados de su inteligencia y sus respuestas. Al verlo, sus padres quedaron maravillados y su madre le dijo: "Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Piensa que tu padre y yo te buscábamos angustiados". Jesús les respondió: "¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?" Ellos no entendieron lo que les decía. Él regresó con sus padres a Nazaret y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba estas cosas en su corazón. Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres" Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

La encarnación de Hijo de Dios abre un nuevo inicio en la historia universal del hombre y de la mujer. Y este nuevo inicio acaece en el seno de una familia, en Nazaret. Jesús nació en una familia.

Él podía venir espectacularmente, o como un guerrero, un emperador… No, no. Viene como un hijo de familia, en una familia. Esto es importante: mirar en el pesebre esta escena tan bella.

Dios ha elegido nacer en una familia humana, que ha formado Él mismo. La ha formado en un apartado pueblo de la periferia del Imperio Romano. No en Roma, que era la ciudad capital del Imperio, no en una gran ciudad, sino en una periferia casi invisible, o mejor dicho, más bien de mala fama.

Lo recuerdan también los Evangelios, casi como un modo de decir:

"De Nazaret, ¿puede salir alguna vez algo bueno?". (Juan, 1,46).

Quizás, en muchas partes del mundo, nosotros mismos hablamos todavía así, cuando escuchamos el nombre de algún lugar periférico de una grande ciudad.

[...] Jesús permaneció en esa periferia por más de treinta años. El evangelista Lucas resume este periodo así: "…vivía sujeto a ellos", es decir a María y José.

Y uno podría decir: "¿pero este Dios que viene a salvarnos ha perdido treinta años allí, en aquella periferia de mala fama? ¡Ha perdido treinta años!"... Y Él ha querido esto.

El camino de Jesús estaba en esa familia.

"La madre conservaba todas estas cosas en su corazón. Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia, delante de Dios y de los hombres". (2,51-52).

No se habla de milagros o curaciones, de predicaciones, no hizo ninguna en aquel tiempo, no se habla de predicaciones, de muchedumbres que se aglomeran; en Nazaret todo parece suceder normalmente, según las costumbres de una pía y trabajadora familia israelí: se trabajaba, la mamá cocinaba, hacía todas las cosas de la casa, planchaba las camisas… todas cosas de mamá. El papá, carpintero, trabajaba, enseñaba al hijo a trabajar.

Treinta años: "¡Pero qué desperdicio, padre!". Los caminos de Dios son misteriosos. Lo que era importante allí era la familia. Y eso no era un desperdicio, eh. Eran grandes santos: María, la mujer más santa, inmaculada, y José, el hombre más justo. La familia.

Seguramente nos enterneceríamos ante el relato de cómo Jesús adolescente afrontaba los encuentros de la comunidad religiosa y los deberes de la vida social; conociendo cómo, cuando era un joven obrero, trabajaba con José; y luego su modo de participar en la escucha de las Escrituras, en la oración de los salmos y en tantas otras costumbres de la vida cotidiana.

Los Evangelios, en su sobriedad, no refieren nada acerca de la adolescencia de Jesús y dejan esta tarea a nuestra afectuosa meditación.

[...] Cada familia cristiana, como hicieron María y José, puede en primer lugar acoger a Jesús, escucharlo, hablar con Él, custodiarlo, protegerlo, crecer con Él; y así mejorar el mundo. Hagamos espacio en nuestro corazón y en nuestras jornadas al Señor.

Así hicieron también María y José, y no fue fácil: cuántas dificultades tuvieron que superar. No era una familia fingida, no era una familia irreal. La familia de Nazaret nos compromete a redescubrir la vocación y la misión de la familia, de toda familia.

Y como sucede en aquellos treinta años en Nazaret, así puede suceder también para nosotros: hacer que se transforme en normal el amor y no el odio; hacer que sea normal la ayuda mutua, y no la indiferencia o la enemistad.

Entonces, no es casualidad, que Nazaret signifique "Aquella que custodia", como María, de la que dice el Evangelio: "… conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón". (Audiencia General, 17 de diciembre de 2014)

Oración de sanación

Amado Señor,  Niño Jesús de mi corazón, comienzo este día cargado de fe y alegría, confiado en que, tu poder me acompaña y me da la certeza de salir en victoria en los nuevos retos que hoy tienes preparados para mí.

Te doy gracias por mi familia, por cada uno de los seres queridos que la conforman. Tú me haces comprender que, una familia feliz, es aquella que se convierte en un santuario de tu amor y en un faro de tu esperanza.

Como miembro de esta familia que me has regalado, quiero siempre vivir guiado por tu mano poderosa, ser testimonio de tu Verdad para ellos y un soporte firme en los momentos de tempestad.

Ayúdame, con tu gracia, a ser como San José, fiel cumplidor de tus mandatos y de tu voluntad. Como Él, quiero aceptar gozoso la llegada inesperada de tu compañía.

Dame la capacidad y el discernimiento de corazón que tuvo María, quien siempre conservaba cada cosa de Ti y eso le ayudó a ser la mejor discípula de tu compasión, de tu perdón y de tu amor.

Padre , te confío a mis seres queridos. Encomiendo sus sueños y acciones a la sabiduría y fortaleza de la Sagrada Familia de Nazaret, que unidos, vencieron todos los problemas y supieron ganarse el sustento diario a base de trabajo y esfuerzo.

Gracias Señor, gracias, por cuidar de cada uno de los míos. Te reconozco como mi Todo, como mi Señor y mi Rey, nada soy sin Ti, sin tu amor, sin tu bendición.

Tú eres el amigo que no falla, por eso, Sé, que de manera muy especial, me restauras para que yo también pueda ser bendición y fortaleza para mi familia. Amén

Propósito para hoy

Hacer un buen examen de conciencia y asistir al Sacramento de la Confesión para que el Niño Dios siga trabajando en mi corazón.

Frase de reflexión

"Mantengamos viva nuestra fe con la oración y los sacramentos. Atención: No nos olvidemos de Dios". Papa Francisco.

Evangelio de hoy

Comentarios del Evangelio de hoy en audio: 
🎧 Evangelio del día

Otros Evangelios del día.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Audio Evangelio: Fray Nelson Medina, O.P.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para otro tipo de copias: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD