Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Evangelio dominical

En el Reino de Jesús hay paz, basada en la fraternidad y la justicia, y éstas se buscan con el ardor del hambriento y el sediento

Una conversación muy curiosa y al mismo tiempo muy reveladora, nos la regala San Juan en su Evangelio, y es porque allí es revelada el Señorío universal de Jesús, la supremacía de su Reino sobre todo el universo.

Esta conversación es aquella que mantiene Cristo con Pilatos momentos antes de la crucifixión, cuando los fariseos se lo llevaron a su presencia para que lo juzgara ante el pueblo judío.

En esta conversación, Pilatos le pregunta a Jesús directamente si realmente Él es verdaderamente un rey. Esto de por sí, representaría una completa amenaza contra el imperio el Herodes, por lo que podría haber sido visto como traición.

Pero Jesús inmediatamente le añade una respuesta donde declara quién es él:

“Mi reino no es de este mundo. Si lo fuera, tendría gente a mi servicio que pelearía para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi reino no es de aquí... Pilato le dijo: "¿Entonces tú eres rey?" Jesús respondió: "Tú lo dices: Yo soy rey. Para esto he nacido y he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. El que es de la verdad, escucha mi voz" (Juan 18,36-37)

¿Podía Jesús haber construido un movimiento político de seguidores?

Así se lo quisieron imponer algunos después de la Multiplicación de los panes. Además había muchos que estaban descontentos con la ocupación romana, y esperaban un líder que los organizara para expulsar a los romanos.

Pilato tiene tres mil soldados bajo su mando, pero pocos de ellos se encuentran en Jerusalén en ese momento. Si Jesús hubiera querido causar problemas, lo hubiera hecho

Aquella misma noche Simón Pedro había herido a un criado del Sumo sacerdote, cortándole la oreja. Pero Jesús respondió reparando el daño y diciéndole a Pedro, "Mete tu espada en la vaina: el vaso que el Padre me ha dado, ¿no lo tengo que beber?" (18,10-11).

Características del Reino que promete Jesús

Jesús le dice a Pilato que Él es rey para ser testigo de la verdad. ¿Qué verdad trae Jesús? Esta verdad que Jesús trae consigo no es una doctrina teórica. Se requiere conocerla, pero sobre todo cumplir su Palabra: «Si se mantienen fieles a mi Palabra... conocerán la verdad y la verdad les hará libres».

El amor de Jesús es una verdad liberadora: nos libera de las esclavitudes, que se apoyan en el egoismo y la soberbia. Él hará nuestra vida más humana y feliz. Su Palabra y su Verdad es el amor y la justicia de Dios en la historia humana.

Jesucristo, Verbo y Palabra del Padre, es la única y la más grande verdad. Él nos ayuda a discernir con humildad qué hay de verdad y qué hay de mentira en nuestro seguimiento a Él. Su verdad nos libera y la mentira nos esclaviza.

Necesitamos dar pasos hacia mayores niveles de verdad humana y evangélica en nuestras vidas, en nuestras comunidades y en nuestras instituciones.

Y la verdad es que Dios es amor y quiere salvarnos a todos. Lo que todos necesitamos es el amor de Dios. Sólo Él ama de verdad.

Por lo tanto, debemos ser capaces de aceptar este mensaje del amor sin restricciones y de implantarlo en nuestra vida. Su reino de paz, amor y justicia está libre del pecado y de las injusticias, de la discriminación, explotación y exclusión.

Es un reino en cierto sentido contracultural, pues va contra todo lo que se valora en el mundo: poder, dinero, honores, consumo, gasto... En Él se reconoce la pluralidad de opiniones, hay presencia activa en la política para que el poder político sea ejercido con toda justicia.

  • En el Reino de Jesús no hay malandros. Si hay un terremoto, nadie saqueará las casas. Si hay un accidente de tránsito, nadie robará a las víctimas.
  • En el Reino de Jesús hay paz, basada en la fraternidad y la justicia, y éstas se buscan con el ardor del hambriento y el sediento.
  • En el Reino de Jesús la verdadera ambición es servir a los demás. Hay unidad en lo necesario y libertad en lo opinable. Todos aman y sirven a todos,
  • En el Reino de Jesús todo es alegría, fiesta, sonrisas. inspiración, autorrealización.
  • El Reino de Jesús es el Paraíso en la tierra, que fracasó al principio, y Él viene a restablecer.
  • El Reino de Cristo es el conjunto de condicionamientos que hacen posible y fácil nuestra salvación.

Ésta es la tarea que corresponde a la Iglesia, integrada por los seguidores de Jesús, que está al servicio de este Reino, y constituye su germen y principio.

¿Es atractivo el título de Cristo Rey?

En los tiempos de la persecución del presidente Calles de Méjico, entre 1926 y 1929, los cristianos morían gritando: "Viva Cristo Rey y la Virgen de Guadalupe". Así reconocían a Cristo como el único Rey de sus vidas.

¿Quién debe reinar sobre los presidentes y políticos?

Su conciencia, es decir, la ley de Dios. Te cuento esta historia de Santo Tomás Moro, precisamente el patrono de los políticos.

Enrique VIII, rey de Inglaterra, hizo a Tomás Moro su Canciller. Lo que no sabía aquél rey era que Tomás Moro ciertamente era leal a él, el rey de Inglaterra, pero antes era leal a Cristo Rey, rey de reyes. 

Enrique VIII quiso divorciarse y casarse con Ana Bolena. Como sabía que el Papa no aprobaría esto, por estar prohibido en la Iglesia Católica el divorcio, se separó de la Iglesia Católica y se hizo a sí mismo Cabeza de la Iglesia Anglicana, arrastrando en la separación a la mayoría de los ingleses.

Tomás Moro pensó que esta conducta del rey no era la correcta, y renunció a su cargo. Enrique VIII lo encarceló y fue condenado injustamente a ser decapitado en 1534. Sus últimas palabras fueron:

"Hoy muero, siendo buen siervo del rey, pero primero siendo siervo de Dios"

Los políticos tienen que ver si, a través de sus acciones, están quebrantando la ley de Dios y la ley natural. Santo Tomás es su modelo. 

No se pueden someter las conciencias al Estado. Si el Estado manda algo contra la ley de Dios, el cristiano puede hacer objeción de conciencia, y no obedecerle.

Hay que mirar críticamente las leyes y políticas públicas de los gobiernos, y examinarlas a la luz de la ley de Cristo.

Como cristianos debemos ser ciudadanos leales a nuestros países, pero antes debemos ser ciudadanos leales al Reino de Cristo.

 
Padre José Martínez de Toda, S.J, PildorasdeFe.net Coordinador del Sector Comunicación de la CPAL (Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina) Venezuela
.
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD