Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Papa Francisco
papa francisco labor creciendo internet pandemiapng

Los fieles se han sentido acompañados por el ministerio ofrecido por el Papa Francisco a través de internet durante el tiempo de la pandemia de COVID-19

El ministerio del Papa en Internet ha crecido debido a la pandemia.

Vaticano, 25 de marzo, 2021 - El Papa Francisco, su oficina de liturgia y su equipo de comunicación tomaron decisiones muy concretas durante el año pasado con el objetivo de que la gente experimentara la cercanía del Papa Francisco en su aislamiento y sufrimiento. Y la gente, decenas de miles, respondió, rezando con él y por él.

Mientras el Vaticano y gran parte de Italia se preparaban para otra Semana Santa encerrada, aunque en una versión modificada en comparación con la de 2020, ese debate continuó en las redes sociales e influyó en la planificación de las liturgias papales, incluyendo detalles como la colocación de las cámaras de vídeo para las transmisiones televisivas y el livestreaming, la atención a la música y el ritmo de los comentaristas que ofrecen traducciones en múltiples idiomas.

Por supuesto, las retransmisiones en directo forman parte de la oferta vaticana de Semana Santa desde hace décadas.

"Son un signo de la cercanía del Papa Francisco al pueblo de Dios", dijo Natasa Govekar, directora de la oficina teológico-pastoral del Dicasterio Vaticano para la Comunicación, a Catholic News Service.

"La mayoría de los fieles nunca tendrán la oportunidad de venir a Roma para encontrarse con el Papa Francisco en una audiencia, una misa en San Pedro u otro evento", dijo. "Por eso, el Santo Padre se acerca a la gente, llegando a sus casas, para compartir con ellos la palabra de Dios y la oración, para comunicarles la misericordia del Señor, para confirmarles en la fe y para acompañarles allí donde estén".

El Dicasterio para la Comunicación, que incluye el centro de producción de televisión del Vaticano, siempre planifica la cobertura de las misas papales, incluyendo las posiciones de las cámaras, con el maestro de ceremonias litúrgicas del Papa Francisco.

"La diferencia más evidente es que con la normativa COVID-19 hemos pasado de una basílica llena a una situación con muchas menos personas, distanciadas al menos un metro entre sí", dijo Govekar. "Por eso se decidió trasladar las celebraciones a una parte más íntima de la basílica", el Altar de la Cátedra, detrás del altísimo baldaquino de Bernini.

Pero no se intenta ocultar que las celebraciones son diferentes. De hecho, según el personal del dicasterio, "siempre hay una cámara muy alejada" del altar que encuadra no solo a la congregación de 100-150 personas, sino gran parte del espacio vacío que les rodea.

Un reto especial, según Govekar, es "transmitir el aspecto comunitario" de la liturgia cuando la asamblea es pequeña, está socialmente distanciada y no se le permite intercambiar el signo de la paz.

Incluso cuando era posible llenar la Basílica de San Pedro con miles de católicos o llenar la Plaza de San Pedro con decenas de miles para una misa, señaló, el Papa Francisco seguía necesitando la ayuda de un micrófono y, en la plaza, de megapantallas.

Con la pandemia del COVID-19, la Iglesia está utilizando otros medios, y a menudo minipantallas, para amplificar su voz y ayudar a que la gente sienta que está allí, rezando con él.

Los expertos han calculado que en el primer año de la pandemia, el uso de las redes sociales -Twitter, Facebook, Instagram y otras- creció un 12%, ya que la gente buscaba formas de estar conectada entre sí.

Las cuentas de Twitter (@Pontifex) e Instagram (@franciscus) del Papa Francisco también crecieron. Sus cuentas de Twitter, en sus nueve versiones lingüísticas, tenían un total de más de 52 millones de seguidores el 24 de marzo, lo que supone un crecimiento de casi 740.000 seguidores en nueve meses, según el Dicasterio para la Comunicación. Y, a lo largo del año pasado, la cuenta de Instagram aumentó en un millón de seguidores hasta alcanzar los 7,7 millones de seguidores a finales de marzo.

Siete de los 10 tuits más populares -los que recibieron "me gusta" o fueron retuiteados- en el último año, dijo Govekar, fueron peticiones de oración con el hashtag #PrayTogether, "creando una comunidad en todo el mundo que rezaba con el Santo Padre, espiritualmente unida a pesar de las distancias".

Los comentarios en las redes sociales, dijo, mostraron que la gente encontró fuerza y consuelo al conectarse con el Papa Francisco y con otras personas de todo el mundo mientras rezaban.

"Este servicio fue especialmente evidente en los primeros meses de la pandemia, cuando casi 4.000 millones de personas de todo el mundo estaban confinadas en sus hogares", dijo Govekar. "A través de las retransmisiones en directo de las diferentes celebraciones, el Papa Francisco quiso acompañarles en un momento de dificultad, miedo e incertidumbre, y rezar con ellos, fortificarlos en medio de la tribulación y comunicarles la esperanza y la confianza en el Señor que nunca nos abandonará".

Durante los 69 días que transcurrieron desde principios de marzo hasta mediados de mayo de 2020, cuando las celebraciones públicas de la misa estaban prohibidas en Italia, el Papa Francisco decidió transmitir en directo la misa que celebraba cada mañana en la capilla de su residencia, la casa de Santa Marta.

"Recibimos innumerables comentarios, incluso a través del correo, que nos hicieron ver lo mucho que la gente se sentía acompañada por el magisterio homilético del Papa Francisco, es decir, lo importante que era para ellos poder escuchar su voz y no solo leer citas en un artículo", dijo Govekar.

Las redes sociales, la televisión, la radio e Internet han ayudado al Santo Padre "a estar cerca de la gente de todo el mundo en un año que ha sido difícil para todos", dijo. "Y la gente ha respondido a su vez con su cercanía al Papa Francisco. Se ha producido una especie de diálogo virtual sin precedentes en la historia de la Iglesia."

Redacción: Andrea Pérez, PildorasdeFe.net | Con información de: Catholic News Service
Venezolana viviendo en Ecuador, hija de Dios, mujer de fe, madre y esposa. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en mi crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12,2)
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD