Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Celebración del día

San Buenaventura dirigió con sabiduría del Espíritu la Orden de los Hermanos Menores de San Francisco. Es el Patrono de Teólogos Católicos

San Buenaventura. Obispo y Doctor de la Iglesia. Patrono de Teólogos Católicos.

San Buenaventura fue un gran teólogo medieval, ministro general de la orden franciscana y cardenal obispo de Albano. Escribió varias obras sobre la vida espiritual y recodificó la constitución de su orden (1260). Murió el 15 de julio 1274 en Lyon. fue canonizado 14 de abril 1482 y declarado Doctor de la Iglesia en 1587.

Fecha celebración: 15 de julio.

Martirologio romano: Memoria de la deposición de San Buenaventura, obispo y doctor de la Iglesia, que iluminó la doctrina con santidad de vida y las obras distinguidas en el servicio de la Iglesia. Dirigió con sabiduría del Espíritu la Orden de los Hermanos Menores de San Francisco de Asís, en el que fue Ministro general y en sus numerosos unió una suma erudición a una compasión ardiente. Mientras se esforzó muy bien en el Concilio Ecuménico de Lyon, mereció llegar a la visión beatífica de Dios.

Biografía de San Buenaventura.

San Buenaventura nació en Italia alrededor del año 1217, su nombre original era Giovanni di Fidanza. Fue hijo de Giovanni de Fidanza, un médico, y María de Ritella.

Cuando apenas era un niño, San Buenaventura cayó muy enfermo y, según sus propias palabras, se salvó de la muerte por la intercesión de San Francisco de Asís.

Al ser un joven, ingresa a la Universidad de París en el año 1235, se gradúa y recibe el título de maestría en artes en el año 1243. Luego de esto, San Buenaventuradecide unirse a la orden religiosa fundada por San Francisco de Asís llamada "hermanos menores", en donde lo nombraron «Buenaventura» en 1244, unos veinte años después de la muerte de Francisco de Asís.

San Buenaventura estudió teología bajo la dirección del famoso maestro Alejandro de Hales, quien reconoció en él a un estudiante con una gran memoria y de una inteligencia inusual.

Realizando una búsqueda de la verdad en una forma de adoración divina, integró su estudio de la teología con el modo franciscano de la vida mendicante.

En el año 1248, comenzó a enseñar la Biblia; y entre los años 1251-1253 dio una conferencia sobre las Sentencias, un libro de texto de teología medieval escrito por Pedro Lombardo, un teólogo italiano del siglo 12.

San Buenavenura: Maestro en Teología

En el año 1254, San Buenaventura se convirtió en un maestro de teología y asumió el control de la escuela franciscana en París. Él enseñó allí hasta el año 1257.

Se destacó allí produciendo muchos trabajos, especialmente comentarios sobre la Biblia y las oraciones y la Breviloquium ("Resumen"), en la que presentaba un resumen de su teología.

Estos trabajos mostraron su profundo conocimiento de la Escritura y acerca de los Padres de la iglesia primitiva, principalmente San Agustín y un amplio conocimiento de los filósofos, sobre todo Aristóteles.

En el año 1256, San Buenaventura defendió el ideal franciscano de la vida cristiana en contra de Guillermo de Saint-Amour, un profesor universitario que acusó a los mendicantes (frailes que andaban errantes y suplicantes en la vida) de difamar al Evangelio por su práctica de la pobreza y que querían evitar a toda costa que los franciscanos y sus compañeros mendicantes, los dominicos, alcanzaran posiciones de enseñanza en la iglesia.

La magistral defensa de San Buenaventura de los franciscanos y su probidad personal como miembro de su orden religiosa, lo condujeron a su elección como ministro general de los franciscanos el 02 de febrero 1257.

La orden franciscana Fundada por San Francisco de Así, atravesó por un momento de discordia interna. Un grupo, los espirituales, perturbaban el orden por una visión muy rigurosa de la pobreza; y el otro, los Relaxati, perturbaban el orden por una actitud muy relajada de la vida.

San Buenaventura utilizó su autoridad prudentemente: apaciguó al primer grupo y reprendió al segundo. Él preservó la unidad de la orden y lo reformó en el espíritu de San Francisco.

En sus viajes, Buenaventura predicó el Evangelio constantemente y con tanta elegancia que fue reconocido en todas partes como un predicador muy elocuente.

Como teólogo, San Buenaventura fundamentó la reactivación de la orden en su concepción de la vida espiritual, que él expuso en tratados místicos manifestando su experiencia franciscana de la contemplación como la perfección de la vida cristiana.

Su "viaje a la mente de Dios" (1259) fue una obra maestra que muestra el camino por el cual el hombre como criatura deben amar y contemplar a Dios por medio de Cristo, a ejemplo de san Francisco.

La sabiduría y la capacidad de conciliar puntos de vista opuestos de Buenaventura movieron el Papa Gregorio X a nombrarlo cardenal obispo de Albano, en Italia, en mayo de 1273. El Papa Gregorio, lo consagró en noviembre en Lyon, donde tuvo que dimitir como ministro general de los franciscanos mayo 1274.

Muerte de San Buenaventura.

En el segundo Concilio de Lyon, San Buenaventura fue la figura principal en la reforma de la iglesia, la conciliación de la (parroquia) clero secular con las órdenes mendicantes. También tuvo un papel en la restauración de la iglesia griega a la unión con Roma.

Terminando el Concilio con gran éxito, el santo sintió que le faltaban las fuerzas, y el 15 de julio de 1274 murió santamente asistido por el Papa en persona.

Todos los obispos del Concilio asistieron a sus funerales y caso único en la historia, el Santo Padre ordenó que todos los sacerdotes del mundo celebran una misa por el alma del difunto.

La muerte de San Buenaventura fue vista como la pérdida de un hombre sabio y santo, lleno de compasión y de grandes virtudes, cautivando con amor a todos los que lo conocieron.

Fue enterrado el mismo día en una Iglesia franciscana. Su vida ejemplar como franciscano y la influencia continua de su doctrina sobre la vida y la devoción de la iglesia occidental ganó para él una declaración de la santidad por el papa Sixto IV; fue designado Doctor de la Iglesia por el Papa Sixto V.

Los eruditos modernos consideran que él ha sido uno de los hombres más destacados de su época, un intrépido defensor de la verdad humana y divina

Es lógico que la primera Universidad Franciscana en los Estados Unidos, con sede en San Buenaventura, Nueva York, debe su nombre a este Santo, el más grande de todos los teólogos franciscanos.

Oración de comunión de San Buenaventura

Oh dulce Señor Jesús, mi alma íntima con la herida más gozosa y saludable de tu amor, y con la verdadera, tranquila y santísima caridad apostólica, para que mi alma languidezca y se derrita con todo el amor y el anhelo por ti, te anhele a ti y a tus cortes, anhele disolverse y estar contigo. Haz que mi alma tenga hambre de ti, el Pan de los Ángeles, el refrigerio de las almas santas, nuestro pan cotidiano y supersustancial, que tiene toda la dulzura y el sabor y todos los gustos deliciosos. Que mi corazón siempre tenga hambre y se alimente de ti, a quien los ángeles desean mirar, y que mi alma se llene de la dulzura de tu sabor; que siempre tenga sed de ti, la fuente de la vida, la fuente de la sabiduría y el conocimiento, la fuente de la luz eterna, el torrente del placer, la plenitud de la casa de Dios; que siempre te rodee, te busque, te encuentre, corra hacia ti, se acerque a ti, medite en ti, hable de ti, y haga todo por la alabanza y la gloria de tu nombre, con humildad y discreción, con amor y deleite, con facilidad y afecto, con perseverancia hasta el final; y serás tú solo siempre mi esperanza, mi entera confianza, mis riquezas, mi deleite, mi placer, mi alegría, mi descanso y tranquilidad, mi paz, mi dulzura, mi alimento, mi refrigerio, mi refugio, mi ayuda, mi sabiduría, mi porción, mi posesión, mi tesoro; en quien mi mente y mi corazón estén siempre fijos y firmes y arraigados inamoviblemente. Amén.

Oración a San Buenaventura.

Querido San Buenaventura, Obispo y Doctor de la Iglesia, elegiste una vida que abrazaba la mortificación y una gran humillación. Al elegir servir a los individuos que fueron rechazados y enfermos, arriesgaste tu vida al enfermarte a ti mismo. Hiciste de su vida una continua oración y pasaste horas meditando sobre las heridas de Cristo. Por favor, ruega por nosotros para que tengamos un corazón sincero y humilde. Ruega para que no perdamos de vista las heridas de Jesús y así caminemos por el camino recto hacia la salvación eterna. Amén.

Santos de la semana

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Biografía de Santos - Celebraciones y Fiestas de la Iglesia
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado originalmente en Píldoras de fe - No está permitido extraer contenidos uoraciones para publicar en redes sociales, plataformas digitales o tranferirlos a audios, videos o cualquier otro archivo multimedia para fines personales o comerciales. Por favor lea nuestro aviso: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD