Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Matrimonio y noviazgo

Muchos creen que el noviazgo es una etapa para divertirse y disfrutar, cuando en realidad es para conocerse y tomar decisiones de vida

Uno de los desafíos actuales para quienes quieran vivir una relación es, precisamente, aprender a tener un noviazgo realmente constructivo.

Resulta que se ve con mucha frecuencia que las parejas se quedan sólo en compartir bonitos momentos, una salida al cine, una comida familiar o de pareja, una actividad de descanso, ir a hacer ejercicio, montar bicicleta, salir a pasear.

Pero, ¿en qué momento realmente se están conociendo? Esa es una pregunta verdaderamente importante por la implicación que puede tener tanto un buen como un mal noviazgo para la vida.

Compartiremos 5 consejos que son útiles para vivir un buen noviazgo

1.- Antes de comenzar un noviazgo, cuando estás solo, pregúntate qué es lo que realmente quieres.

Pregúntate ¿Qué tipo de relación quieres? ¿Estás buscando algo para toda la vida o nada más para no estar solo? ¿Quieres un novio porque todas tus amigas tienen y tú eres la única que está sola? ¿Quieres una novia porque es muy rico eso de estar abrazando y tocando? Es conveniente preguntarse ¿Para qué quiero una pareja? ¿Qué estoy buscando?

Hace unos meses circulaba en Facebook un meme que decía "Si tu noviazgo no acaba en matrimonio, no va para ninguna parte". Yo pienso que eso es muy cierto. Una cosa es tener amistades con las cuales compartir y salir a pasear, pero es muy distinto entregar tu corazón y debe ser por algo y alguien importante

Entonces, no dejes de preguntarte ¿Qué tipo de relación quieres? ¿Estás pensando en matrimonio? ¿En unión libre? ¿En seguir así? Haz una lista amplia de chequeo de lo que quieres respecto a las creencias que esperas que tenga la otra persona, su forma de vida, etc.

Es decir, unos primeros requisitos generales que te ayuden a saber qué esperas en alguien para no entregar el corazón fácilmente a una persona que no se parezca a aquello que es importante para ti y para tampoco hacerle daño a nadie, es muy peligroso ir sembrando heridas en el corazón de otros en el camino, solamente por no estar claros con aquello que queremos.

2.- No mezclen dinero ni vivencias demasiado privadas.

Esto es sobre todo para parejas de mayor edad (no en la adolescencia). He conocido casos de personas en los que, por ejemplo, la mujer le presta cantidades significativas de dinero al hombre o compra con su novio un vehículo o algún otro bien de elevado valor, luego la relación finaliza y terminan ocurriendo graves disputas o injusticias debido a ese bien material.

Tampoco es recomendable compartir vivencias demasiado privadas como ir a pasar un fin de semana juntos en casa de un pariente, eso va dando lugar a que se cree una atmósfera artificial de convivencia porque parece que estamos todos tan compenetrados en esta visita, somos tan buenos y estamos tan integrados, cuando en realidad es algo de sólo ocasiones.

Te recomiendo que ponderes mucho eso, ya que puedes terminar creyendo que conoces ampliamente a esa persona y estás preparado para compartir tu vida con ella cuando en realidad sólo han vivido experiencias superficiales y quemado etapas que no correspondían a una noviazgo sano.

Como bien nos ha dicho el Papa Francisco "el noviazgo es un camino de vida que debe madurar como la fruta, es un camino de madurez en el amor" (Catequesis, Audiencia general, 27 de mayo de 2015)

3.- Evita el sexo fuera del Matrimonio.

Las relaciones prematrimoniales no son una buena idea. Te comparto un argumento muy puntual que he visto que se cumple en la totalidad de las ocasiones: una vez que se abre la puerta de la intimidad se acalla el diálogo.

Pregúntate ¿Qué preferirá un hombre: acariciar una piel tibia o conversar, compartir y conocerse? He hecho esta encuesta con mucha frecuencia y casi siempre la respuesta es la misma.

Les pregunto a las señoritas, cuando ya se abrió la oportunidad de la intimidad sexual ¿siguieron dándose tantos planes variados y conversaciones profundas? o más bien ¿empezó a hacerse lo más común la visita íntima, estar en lugares cerrados y privados?

El punto es, sino hay diálogo ¿Cómo lo vas a conocer? Y si no lo conoces ¿Cómo vas a compartir con él? ¿Cómo van a descubrir cosas para que él te admire y tú lo admires a él?

Éste no es un punto menor, ya que la sexualidad puede distorsionar por completo la visión que tienes sobre la otra persona en el noviazgo y evitar que adquieran una verdadera intimidad emocional y espiritual que será la necesaria para un buen matrimonio en el futuro.

4.- El noviazgo es para conocerse no sólo para divertirse

Es bueno que tengan claro que el noviazgo es para conocerse, no es para pasarla rico, no es para intercambiarse regalos. No vale la pena gastar el tiempo y poner en riesgo el corazón estableciendo una relación basada en banalidades.

Hay parejas de novios en donde todo gira en torno a las salidas a divertirse, paseos, regalos y cumpleaños: entonces, yo cumplo años en junio y tú en agosto, lo que tú me das de regalo ese día determina cuánto debo gastar en lo que yo te voy a dar a ti ¡Qué visión tan reducida de lo que es la vida de pareja!

En artículos anteriores hemos compartido cuáles elementos deben conocer el uno sobre el otro en el noviazgo.

Te recomiendo que inviertas sabiamente tú tiempo, quizás hoy no notes las consecuencias de desperdiciarlo, pero en el futuro agradecerás o lamentarás la forma en que lo hayas usado.

5.- Orar por la persona que llegará a tu vida, pidiéndole a Dios que le bendiga.

Si estás pidiendo una bendición para esa persona entonces debes pensar en un noviazgo formal, en una relación que esté a la altura de tu dignidad.

Si quieres construir un buen noviazgo, prepárate para ser esa persona con la cual el otro pueda ser bendecido y que le ayude a soñar con grandes ideales

Adaptación por Andrea Pérez, PildorasdeFe.net, del video Cinco claves para un noviazgo constructivo publicado en: Blog de Saulo Medina
Venezolana viviendo en Ecuador, hija de Dios, mujer de fe, madre y esposa. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en mi crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12,2)
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD