Categoría: Matrimonio y noviazgo
Tiempo de lectura: 5 minutos

El libro de los Proverbios tiene muchos versículos para aplicar a la vida diaria y unos tienen que ver con el sacramento del matrimonio

He estado casada solo por cuatro meses, de manera que tengo mucho que aprender sobre este sacramento. He leído un sin número de blogs, escuchado podcast, visto videos, escogido libros de la sección de consejos matrimoniales de mi biblioteca. He escudriñado la Biblia para ver lo que la palabra de Dios tiene que decir acerca de luchar por la santidad como una pareja casada, pero el único lugar donde no esperaba encontrar un buen consejo fue en el libro de Proverbios.

Cuando el Padre Pacwa (Presentador de EWTN en vivo) sacó un nuevo libro sobre cómo los Proverbios son aplicables a la vida diaria, tenía que leerlo y ver que decía sobre las parejas casadas.

No me decepcionó. El libro de los Proverbios tiene muchos versículos que se pueden aplicar a la vida diaria, sin importar tu vocación. Encontré algunos versículos explicados por el Padre Pacwa que tienen que ver con el sacramento del matrimonio.

En su nuevo libro: "Los proverbios explicados": Un plan para la vida cristiana, ayuda a relacionar cada Proverbio con las diferentes etapas de la vida y aplicarlos también al viaje espiritual.

A continuación, te comparto tres cosas que los versículos del Libro de los Proverbios me enseñaron sobre el matrimonio:

1.- Arreglar los grifos que gotean

Esto es importante, arreglar aquellos grifos que gotean antes de que empiece a llover

"Gotera incesante en día de lluvia y mujer pendenciera, se asemejan". (Proverbios 27,15)

¿Alguna vez has tenido un grifo goteando en tu casa? Tenemos uno en nuestro apartamento en este momento y es la definición de la palabra molesto. Justo cuando piensas que estás preparado para la noche, el goteo del grifo no te dejará dormir.

Proverbios 27,15 dice, que un constante goteo del grifo es exactamente como una pelea entre esposos sin resolver.

Al igual que el sonido del goteo viniendo del fregadero, problemas no resueltos, molestos y continuos entre un esposo y su esposa, pueden hacer que la vida sea difícil de disfrutar. El Padre Pacwa escribe:

"La forma en que un esposo y su esposa pueden evitar esas continuas molestias, es tener su relación en constante reparación, una pareja no puede evitar este mantenimiento de la relación porque eventualmente lloverá".

"Habrá cuentas que pagar, estrés por exceso de trabajo, problemas de salud, problemas con la crianza de los hijos y así sucesivamente".

Y ustedes hombres, no piensen que esto no les concierne simplemente porque el versículo en Proverbios habla sobre las mujeres. Mantener su relación en el matrimonio hace que ambos conyugues trabajen juntos.

Al cortar de raíz  los problemas y falta de comunicación, los matrimonios pueden estar listos para cuando venga el aguacero. Pero entre más tiempo continúe el goteo (molestias) en un matrimonio, más débiles estarán para cuando lleguen las tormentas.

2.- Sé una corona para tu esposo

"Una mujer perfecta es la corona de su esposo". (Proverbios 12,4)

Las coronas tienen un lugar especial de honor en las personas que las llevan. Lo mismo es cierto con un cónyuge en el matrimonio.

A los cónyuges se les da la oportunidad de honrarse el uno al otro y, al hacerlo, crece su propia bondad, belleza y santidad.

La Liturgia Católica refleja este versículo de Proverbios, en una de las más raras tradiciones del matrimonio en los Ritos Orientales y Maronitas de la Iglesia Católica, donde es costumbre coronar a la novia y al novio durante la ceremonia de boda. El Padre Pacwa explica:

"Las cosas que son iguales no dejan huella, resaltan o llaman la atención del otro, en cambio se desgastan con su monotonía".

"Un esposo se deleita en las diferencias entre él y su esposa, incluso cuando no las entiende completamente. Una esposa aprecia lo que hace a su esposo diferente de ella, al honrarlo y respetarlo, de manera que cada uno resalta las mejores cualidades del otro"

Si hay una cosa que he aprendido después de cuatro meses de matrimonio, es cuán diferentes son los hombres y las mujeres. Mi esposo y yo pensamos diferente, arreglamos los problemas de maneras diferentes y procesamos las cosas de modo diferente. Pero hay belleza en la diferencia y en la forma en que nos complementamos como marido y mujer.

3.- El amor es un camino más que un sentimiento

"El que encontró una mujer encontró la felicidad y obtuvo el favor del Señor". (Proverbios 18,22)

El matrimonio es una vocación, Dios llama a hombres y mujeres a una unión con Él y entre ellos. Las parejas están llamadas a llevarse el uno al otro al Cielo y algunas veces ese viaje no estará lleno de buenos sentimientos y emociones. El Padre Pacwa, indica:

"Debemos ser cuidadosos de no equiparar el sentimiento del amor o atracción con la vocación del matrimonio. El amor no es un sentimiento, sino una decisión de querer el bien para el otro" 

Cuando quieres el bien para alguien (independientemente de lo que sientas por esa persona), pones a Dios en el centro de tu matrimonio. Así nos sigue explicando el Padre:

"Una tremenda ironía del amor se muestra cuando tu relación con Dios está en el centro de tu vida y de tu matrimonio. Con Dios en el centro, tu amarás a tu cónyuge mucho más que si lo hubieras puesto en el pedestal reservado solamente para Dios".

Más allá de la boda

En el libro del Padre Mitch Pacwa "Los proverbios explicados: Un plan para la vida cristiana", no solamente encontrarás consejos sobre el matrimonio, sino que también habla sobre la paternidad, las finanzas y como vivir las virtudes en nuestra vida cotidiana.

El Libro puedes encontrarlo (en inglés) en la tienda de Amazon.com, haciendo clic en el siguiente enlace:

Aunque los mensajes del Libro de Proverbios son simples, vivir su significado puede ser difícil. El libro del Padre Pacwa te ayudará a entender su lado práctico y cómo experimentarlos en tu vida diaria.

Adaptación por Hannia Isaza, PildorasdeFe.net. Tomado de: Epic Pew

pildorasdefe woman mujer silueta logo firmaHannia Isaza, Yo te amo, Señor, mi fuerza, Señor, mi Roca, mi fortaleza y mi libertador, mi Dios, el peñasco en que me refugio, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte. Invoqué al Señor, que es digno de alabanza y quedé a salvo de mis enemigos (Salmo 18,3-4)

Puedes compartir toda esta información en tus redes sociales a través de los botones compartir de facebook, twitter, Whatsapp. También puede copiar la Url (Link) de este artículo y compartirlo en su red favorita. Para cualquier otro tipo de copia, reproducción o utilización le invitamos a leer todos nuestros términos legales
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

cheklist verdeConversando con el amor

EVANGELIO DE HOY - LITURGIA

PAPA FRANCISCO - IGLESIA

Categoría:

Meditación

Tiempo de lectura: 5 minutos
corazon rojo con llave consejos para aprender a perdonar

Perdonar es poner a un prisionero en libertad y descubrir que ese prisionero eres tú. Practica estos consejos para aprender a perdonar

CONOCE TU FE CATÓLICA

FAMILIA - MATRIMONIO

ORACIÓN

REFLEXIONES

Categoría:

Reflexiones

Tiempo de lectura: 5 minutos
gatito rezando cuando Dios habla a traves de los animales

Cuando Dios habla a través de los animales es porque quiere comunicarnos algo o quizás para salvarnos. Yo tengo un perrito y lo llamo amigo

FACEBOOK TWITTER WHATSAPP