Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     
FAMILIA - MATRIMONIO Y NOVIAZGO - MATRIMONIO - ESPOSOS

Valora tu matrimonio. 4 cosas por las que debes luchar en tu matrimonio.

 
 
   
 
 
 

El matrimonio es importante. Existen temas por los cuales los esposos deben luchar para proteger su matrimonio. Valora tu matrimonio ahora

 

Valora tu matrimonio. En el último año de mi matrimonio, mi esposo y yo hemos compartido temas sobre cómo evitar luchar en el matrimonio, de cómo el esposo o la esposa deben aprender a comunicarse de manera efectiva durante un desacuerdo con el cónyuge. Pero en realidad, luchar en tu matrimonio no es necesariamente algo malo. Hay algunas cosas que valen los grandes esfuerzos luchar por tener en el matrimonio. Valora tu matrimonio más de lo que lo hace ahora pues hay cosas importantes dentro de la relación.

Existen temas muy importantes por los cuales los esposos deben seguir y luchar para proteger su matrimonio.

Vivimos en un mundo que es difícil para el matrimonio, así que tenemos que asumir una lucha colectiva y proteger nuestros matrimonios tanto como sea posible. Y, permítanme serles clara:

"Ambos cónyuges deben luchar como un frente unido, no dividido".

Estamos en el matrimonio juntos; por lo tanto, debemos abordar juntos estas cuestiones.

Cosas por las que debes luchar en tu matrimonio.

El matrimonio es importante para la sociedad, es importante para tu familia cóm signo visible del amor, la tolerancia y el respeto que deben tener los esposos. Valora tu matrimonio, pues quizás no hayas descubierto que es un tesoro de gracias para tu vida y la de tu cónyuge.

Aquí hay cosas por las cuales vale la pena luchar en tu matrimonio y esta lucha debes hacerla todos los días de tu vida.

1. Tiempo diario juntos

Hay tantas personas, lugares y cosas que necesitan nuestra atención cada día: nuestros hijos, trabajo, familia extendida, amigos, escuela, obligaciones, etc...

Con tantas cosas que pasan, a menudo asumimos que nuestra pareja está bien y no necesita de nuestro tiempo y atención. Eso no podría estar más alejado de la verdad. Tenemos que pasar algún tiempo en privado a DIARIO con nuestro cónyuge. Él/ella necesita saber que nos preocupamos por él/ella y todo lo que está pasando en su vida.

Tenemos que apartar algún tiempo cada día para estar juntos SOLOS. Tomarse un café en la mañana, almorzar juntos un día, o apartar algo de tiempo antes de acostarse.

No importa cuándo o dónde sea, debemos hacer que el tiempo sea una prioridad para mantener nuestro matrimonio fuerte y saludable para toda la vida.

2. Vida sexual saludable

Este punto a menudo hace sentir incómoda a la gente, pero es necesario hablar de ello. Estamos casados ​​después de todo.

Dios hizo el sexo para las personas casadas, por lo que se debe disfrutar con frecuencia. El deseo está a menudo allí, pero la vida a veces nos quita el ánimo. Niños gritando, plazos de entrega de proyectos del trabajo, agotamiento, tareas, problemas de comunicación con nuestro cónyuge, ropa sucia, y una casa desordenada son sólo algunas de esas cosas.

Podríamos hacer una larga lista de excusas, pero todo se reduce a que nosotros debemos priorizar nuestra vida sexual. Sí, debe ser una de nuestras prioridades.

Hacemos que nuestro matrimonio muera de hambre de la profunda e íntima relación que Dios desea para nosotros, cuando no somos capaces de tener una intimidad física regular con nuestro cónyuge.

3. Paz en el Hogar

Podemos tener un matrimonio fuerte y seguir luchando todavía para mantener un hogar tranquilo. Parece contradictorio tener que luchar por la paz, pero hay que hacerlo o no la tendrás.

Tenemos que comenzar con nuestra relación con Dios. Necesitamos leer la Biblia, orar juntos, asistir a misa y a los sacramentos. Dios nos dará paz.

San Pablo nos dice en la Carta los Filipenses 4,9 lo siguiente:

"Pongan en práctica lo que han aprendido y recibido, lo que han oído y visto en mí, y el Dios de la paz estará con ustedes"

También tenemos que evaluar nuestros propios hábitos y comportamientos negativos. Responde las siguientes preguntas con su cónyuge:

  • ¿Hay algo que hacemos o no hacemos que tiende a impedir que tengamos paz en nuestro hogar?
  • ¿Hablamos o enviamos mensajes con nuestros teléfonos celulares con mucha frecuencia?
  • ¿Estamos constantemente trayendo trabajo a casa e ignorando a nuestra familia?
  • ¿Tratamos de hacer demasiadas actividades cada día sólo para terminar enojados y frustrados?
  • ¿Necesitamos un descanso con el fin de recargarnos? ¿Nos permitimos el tiempo para llevar las cosas con una buena actitud?
  • ¿Estamos preocupados por la televisión o ciertas aficiones hasta el punto de estar descuidando el tiempo con nuestra familia?

Cuando somos honestos con nosotros mismos y nuestros esposos sobre el estado de la paz en nuestra casa y los hábitos y comportamientos negativos que están contribuyendo al problema, entonces podemos trabajar en cambiar estas cosas para lograr y mantener la paz en nuestros hogares.

4. Evitar o terminar relaciones malsanas

Esto es duro, pero es extremadamente importante. He visto demasiados matrimonios afectados negativamente por las relaciones exteriores nocivas o tóxicas. Me refiero a estos:

Podría ser un miembro de la familia extendida entrometido y ruidoso que tiene una relación de codependencia con tu marido.

Podría ser un compañero de trabajo del sexo opuesto que tú consideras un "amigo", pero sabes que podría convertirse en algo más.

Podría ser un vecino que se aprovecha y atropella verbalmente a tu pareja todo el tiempo.

Estas son la clase de relaciones que representan una amenaza para nuestros matrimonios.

Cualquier persona que no respeta tu matrimonio no es buena para tu matrimonio. Tenemos que evitar estas relaciones negativas tanto como sea posible.

Sé que esto es particularmente difícil cuando se trata de relaciones no saludables con miembros de nuestra familia, y yo ciertamente no estoy sugiriendo que pongas fin a esas relaciones. Sólo tenemos que asegurarnos de que ponemos límites saludables con esos miembros de la familia.

Por difícil que sea hacer esto a veces, debemos recordar que nuestro matrimonio está antes de nuestra familia extendida. Si no priorizamos nuestras relaciones de esta manera, habrá una tensión constante en nuestro matrimonio y el resto de nuestra familia.

Vale el gran esfuerzo en luchar en tu matrimonio por algunas cosas muy importante en nuestra relación de pareja si queremos tener un matrimonio saludable.

Vamos a poner estas cuatro cosas en práctica y luchemos por tener un matrimonio más fuerte.

 
 
Adaptación y traducción por Andrea Pérez, del artículo publicado en: Ashley Willis´s Blog, autor: Ashley Willis

pildorasdefe andrea perez de quero firmaAndrea Pérez, Venezolana viviendo en Ecuador, hija de Dios, mujer de fe, madre y esposa. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en mi crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12,2)

 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
  Facebook      Twitter       WhatsApp   
 

Déjanos tus comentarios

Artículos de interés

 
 
joven sentando en una banca solo triste deprimido puesta de sol
 
el juicio final quien se salvara como cuando sucedera el dia del juicio
 
papa francisco levanta su pulgar ok frases del papa francisco ser verdadero cristiano
 
esposos sonriendo matrimonio feliz
 
mujer mirando ventana lluvia oracion sanacion interior
 
 
mujer orando con las manos juntas cabello sobre su rostro iglesia
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco sentado silla papal denuncia creciente violencia contra pueblo judio
 
- Lo más leído -
 

El Alma de Cristo: La oración que todo católico debe rezar

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Una poderosa oración de sanación interior para el corazón

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Adoración Eucarística. 10 cosas sorprendentes que suceden

8 frases que NUNCA deberías decir a tus hijos