Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Matrimonio y noviazgo

En el matrimonio debemos tener expectativas adecuadas por nuestras parejas y hacer nuestro mejor esfuerzo para eliminar las insanas

4 expectativas de pareja que NO debes tener en el matrimonio.

Cuando nos casamos, nos sentamos a la mesa con un montón de expectativas, algunas tan obvias que las dijimos en nuestros votos, mientras que otras eran completamente irreales y además insanas. Si las expectativas que tienes hacia tu pareja se salen de los límites,  entonces tarde o temprano terminarás en decepción.

Las expectativas no realistas nos pueden conducir a un completo desastre por problemas maritales, por ello es imperativo que hagamos una evaluación.

4 expectativas de pareja que NO debes tener.

A continuación explico algunas expectativas insanas que de ninguna manera debemos esperar que nuestra pareja haga por nosotros:

1. Esperar que tu pareja te trate igual que mamá o papá.

Cuando mi esposo y yo nos casamos, asumí algo que causó un gran malentendido durante mi primer año de casados. Mi papá es el hombre más práctico que conozco, tal como la mayoría de los hombres en su familia. Además, a todos los hombres del lado de mi mamá se les podía ver siempre alrededor de su herramienta. Así que naturalmente, asumí que TODOS los hombres eran prácticos.

Entonces, me casé con ese hombre y decidimos comprar una casa que tenía 100 años de antigüedad y pensamos renovarla en nuestro primer año de matrimonio. ¡Sí, cómo no! Esa no fue nuestra mejor decisión (y mi esposo diría "amén" a esta expresión). Sin necesidad de decirlo, rápidamente me di cuenta que la practicidad no es siempre parte del cromosoma "Y", sino que es un don, y se obtiene tal como otras fortalezas personales.

Mi esposo es, en serio, la persona más talentosa que conozco sobre la faz de la tierra. Sólo que no es práctico. Él no es mi papá. Ambos hombres en mi vida son sorprendentes. Ambos son extremadamente sobresalientes. Simplemente son diferentes.

Cuando nos casamos, ambos nos sentamos a la mesa con diferentes experiencias desde nuestra infancia. Estas experiencias formaron nuestras expectativas y maneras generales de ver la vida. No podemos esperar que nuestra pareja sea, ni siquiera se parezca a nuestra mamá o a nuestro papá.  Pudiera ser que tuviesen atributos similares, pero nunca serán iguales.

La mamá de Dave es, en serio, la mujer más dulce que conozco. Tiene una voz tan dulce y suave, y además cocina tan delicioso. En nuestros primeros años de matrimonio, yo solía disculparme con Dave por no ser como su mamá. Dave solo sonreía y me decía que amaba a su mamá por ser ella quien es y a mí por lo que yo soy. Él no esperaba que fuésemos iguales.

Amigos, no nos casamos con un clon de mamá o papá. Si mantenemos esta expectativa, solamente nos estamos exponiendo a desacuerdos, fricciones con nuestra pareja, además de relaciones fracturadas con nuestros suegros. Aceptemos a nuestra pareja por lo que es, y no por lo que podría ser.

2. Esperar a tratar a tu pareja como a un niño.

Esto puede sonar gracioso para algunos, pero es más común de lo que se piensa. Algunas veces las relaciones pueden caer en una relación "padres-hijos". Esto es extremadamente insano para cualquier matrimonio. A veces ni siquiera nos damos cuenta que lo estamos haciendo; a continuación les presento algunas señales:

  • No le permitimos a nuestra pareja que salga de casa sin antes inspeccionar su ropa, o insistimos en que se cambie en cuanto regresa.
  • Le damos permiso de gastar solamente cierta cantidad de dinero, o no le permitimos ver los estados de cuenta.
  • Corregimos a nuestra pareja verbalmente como lo haríamos con los niños.
  • Nos enojamos con nuestra pareja cuando toma decisiones sin consultarnos.

Obviamente tratamos a nuestra pareja como a un hijo para tener el control. Necesitamos preguntarnos a nosotros mismos por qué hemos caído en este ciclo y debemos detenerlo inmediatamente. Ciertamente, esto nos puede conducir a un rompimiento si no actuamos rápidamente. Una pareja que se enfrenta ante esta situación podría beneficiarse del consejo de un profesional para aprender a comunicarse de una manera más saludable.

3. Esperar que tu pareja te lea la mente.

Este es un GRAN punto. Y sí, quizás conocemos a nuestra pareja más que cualquier otra persona en el planeta, pero esto no significa que pueda leernos la mente. Necesitamos usar palabras para llegar al punto, no solamente con comunicación no verbal.

Necesitamos estar alertas con lo que comunican nuestro cuerpo, nuestra mirada y el encogimiento de hombros, pero NUNCA debemos sustituirlo por la comunicación verbal. Tómense un tiempo cada día para realmente hablar, con palabras, con su pareja.

4. Esperar que tu pareja sea la razón de tu existencia.

Amo a mi esposo más que a cualquier persona en este mundo, pero él no es la razón de mi vida. Él posiblemente no llene este propósito. Y no es justo para él que se convierta en ello. Sólo Dios puede ocupar ese espacio.

Es injusto e infructuoso encontrar una razón para vivir, sustentada en alguien más que no sea Dios. Debemos  pensar en esto cada vez porque los seres humanos somos débiles. Tenemos estados de ánimo muy volátiles, tenemos días buenos y días malos. El Salmo 73,26 dice:

"Aunque mi corazón y mi carne se consuman, Dios es mi herencia para siempre y la Roca de mi corazón".

Dios es consistente. Él nos ama en nuestros mejores y también en nuestros peores días. Él es nuestro creador. Su hijo Jesús es nuestro Salvador cuando lo aceptamos y le seguimos.

Dios creó nuestras vidas con un propósito. Por lo tanto, nosotros debemos mirarlo por ese propósito. Él es la razón de nuestra vida. Me encanta la manera tan hermosa en la que el Apóstol Pablo manifiesta en su carta a los Efesios (2,10)

"Nosotros somos creación suya: fuimos creados en Cristo Jesús, a fin de realizar aquellas buenas obras, que Dios preparó de antemano para que las practicáramos".

Mi oración es para que todos nosotros podamos tener expectativas adecuadas por nuestras parejas y hacer nuestro mejor esfuerzo para eliminar las insanas en el matrimonio. Gracias por leer y por compartir.

Redacción: Rafael Ruíz Stirk, PildorasdeFe.net | Con información de: Dave Willis\s Blog

pildorasdefe rafael ruizRafael Ruíz Stirk, Mexicano, psicoterapeuta, casado, padre de tres hijos; catequista y defensor de la vida intrauterina. Amar a Dios es mi tesoro escondido, tocar los corazones es mi vocación y evangelizar es mi deber

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD