Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Matrimonio y noviazgo
hombre abraza mujer desde atras triste pareja

Cuidado. Durante los momentos difíciles es que los matrimonios tienden a desmoronarse y los corazones tienden a apartarse

Acabo de terminar de ver una interesante película titulada "Hambre de poder" (The Founder), la historia detrás de cómo Ray Kroc fundó la franquicia de los restaurantes McDonald’s.

Aunque la película se centra principalmente en el lado de los negocios, también tiene mucho que decir sobre el matrimonio y cómo un aspecto GRANDE e INEVITABLE puede hacer que una pareja se distancie con el pasar del tiempo. Y este aspecto es... ¡EL CAMBIO!

Cuando nos casamos, tendemos a aceptar que con el paso del tiempo las circunstancias podrían cambiar, pero damos por un hecho que todo lo demás, personalidad, expectativas, aspiraciones, preferencias, etc., permanecerán relativamente iguales.  

Sin embargo, la vida nos pone trampas y es difícil resurgir de las cenizas bien librado y sin haber cambiado. Es durante estos momentos difíciles que los matrimonios tienden a desmoronarse y los corazones tienden a apartarse.

Eso fue exactamente lo que pasó con Ray Kroc y su primera esposa, Ethel. Estuvieron casados por 39 años. Sin embargo, con el paso del tiempo, la pareja simplemente se distanció porque sus expectativas y aspiraciones en la vida cambiaron.

Al ver cómo ocurría eso en la pantalla del cine, se me hundió el corazón. En lo único que podía pensar era, "¿cómo pudo pasar eso después de haber estado juntos tantos años?"  Pero, mientras más pensaba sobre sus circunstancias, la palabra "CAMBIO" no dejaba de resonarme en la mente.

A Ray Kroc le gustaba el cambio y Ethel quería estabilidad. Ethel intentó aceptar el lado impredecible de su intrépido esposo, pero sus constantes proyectos de negocios y las largas temporadas fuera de casa causaron estragos en el matrimonio. Y, un día, Ray, durante una de sus muchas cenas sin conversación en casa, rompió el silencio y le pidió el divorcio a Ethel... ¡Desgarrador!

No conozco todos los detalles sobre el matrimonio de Ray y Ethel Kroc, pero sé que el cambio tuvo tal impacto en el matrimonio que finalmente terminó en divorcio después de 39 años.

Amigos míos, el cambio es una parte inevitable de la vida.  No podemos escaparnos de él.

Al pasar de los años, podemos experimentar problemas de salud imprevistos, pérdidas de trabajo, embarazos sorpresa o la inhabilidad de concebir, adopciones fallidas, penurias económicas, muertes en la familia y todo tipo de problemas que pueden poner a nuestro matrimonio bajo mucha presión.

También podemos obtener muchos éxitos en nuestras vidas profesionales que nos hagan cambiarnos de ciudad, lograr los tan anhelados embarazos múltiples, tener ideas exitosas que nos brindan nuevas oportunidades y bendiciones económicas, y muchas otras cosas buenas más.

Estas circunstancias favorables también nos obligan a experimentar cambios como pareja que pueden hacer que nos movamos en direcciones distintas y a lugares distintos.

Tanto las buenas COMO las malas circunstancias de cierta forma cambian nuestras perspectivas y la manera en que vivimos la vida.  Y, hasta aquello que pensábamos que era una gran bendición para nuestro matrimonio y para nuestra familia puede venir siendo la misma cosa que crea distancia y frustración entre marido y mujer.

Amigos míos, no hay que resignarnos a que ese sea nuestro destino. El cambio no tiene por qué arruinar nuestro matrimonio. De hecho, podemos aceptarlo y hasta aplaudirlo juntos. Pero, esto no sucederá sin intencionalidad ni esfuerzo.

Estas son 2 GRANDES formas en las que las parejas casadas pueden fortalecer el matrimonio juntos con los cambios:

1.- Permanecer cerca y conectados

Desgraciadamente, vivimos en una cultura que está ultraconectada de forma virtual pero que en la vida real está desconectada mental y emocionalmente.

Por lo tanto, tenemos que construir esta conexión con intencionalidad.

Podemos lograrlo si dejamos a un lado nuestros dispositivos móviles cuando estamos cara a cara, y en verdad interactuar el uno con el otro.

Debemos destinar algo de tiempo todos los días a conectar con nuestro cónyuge. Podrían verse para comer al mediodía de un día laboral, acostar a los pequeñines temprano para tener una conversación nocturna o levantarse un poco más temprano para charlar sobre un café.

Encuentren cuál es el mejor momento del día para los dos y hagan de ese tiempo juntos una prioridad.

También, podríamos necesitar decir que "no" a ocasiones como cenar y echarse unos tragos frecuentemente con los compañeros de trabajo después del trabajo, tener a los pequeñines en actividades todas las tardes de la semana o ser la mamá o el papá del salón de clases de cada uno de sus pequeñuelos.

En lugar de eso, necesitamos asegurarnos de que pasemos mucho tiempo en casa para interactuar con nuestro cónyuge y con nuestra familia.

Si no hacemos de nuestro matrimonio la prioridad principal, entonces todo lo demás y todos los demás estarán primero.

Pero, cuando con intencionalidad permanecemos cerca y conectados, podemos afrontar lo que se nos presente en el camino, juntos-de la mano, con un mismo corazón.

Luego, podemos estar en sintonía y caminar uno al lado del otro a través de los cambios inevitables de la vida.

2.- Alimentar los sueños juntos

Alimentar un sueño en común y juntos seguir creando nuevos sueños.

Cuando recién conociste a tu cónyuge, los dos soñaban todo el tiempo en un futuro juntos, ¿verdad?  Luego, se casaron y vino la vida ajetreada. Había facturas que pagar, había que criar a los hijos, había que desarrollar profesiones.

Los sueños se tuvieron que poner en espera, una y otra vez. Pero, en el fondo de sus corazones, recuerdan los sueños que tenían en común, ¿no?

Tal vez sus trabajos y los pequeñines SON ese sueño, y aun así sientes como si tú y tu cónyuge estuvieran fuera de sintonía o desconectados... Entiendo.

¿Alguna vez has pensado que eso se debe a que los dos dejaron de crear juntos NUEVOS sueños?

Quizá sus sueños cambiaron un poco a medida que maduraron y cambiaron con el paso del tiempo, no hay nada malo en eso. Lo importante es que nunca nos sintamos estancados.

Continúen creando nuevos sueños juntos según sus fortalezas, dones y talentos colectivos.

Luego, diseñen un plan de cómo los dos harán de ese sueño una realidad. Recen por él, hablen de él. Ese sueño en común estará más claro mientras más vivo lo mantengan al hacer lo necesario para acercarse a él.

[...] Así que, ¿cuál es tu sueño en común con tu cónyuge? ¿Hace cuánto que no hablan al respecto? ¿Los dos han hecho algo para hacer de ese sueño una realidad?  

Si no, ¿qué los detiene? ¿El miedo? ¿El dinero? ¿Que no es el momento adecuado? ¿El cambio? Lo que sea, no dejen que mate su sueño.  

Recen por él, hablen de él, mantengan el sueño vivo y no tengan miedo de cambiar un poco sus vidas. Juntos creen nuevos sueños en todas las etapas de sus vidas y dejen que su relación se fortalezca con el cambio.

Adaptación y traducción para PildorasdeFe.net, del artículo publicado en: Ashley Willis´s Blog, autor: Ashley Willis
.
Grupo Oficial de Pildorasdefe en Whatsapp
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD