Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
cuandoi odias el trabajo recuerda consejos de la biblia

Hay algunas lecciones que pueden ser aplicables para cualquier situación cuando sientes odiar el trabajo. Son consejos de la Biblia

4 consejos bíblicos para aplicar cuando odias el trabajo.

La Biblia es, sin duda alguna, la gran biblioteca divina de la que podemos encontrar grandes consejos para nuestra vida diaria y para todas nuestras situaciones: familiares, de trabajo, esparcimiento, responsabilidades y ocupaciones. Quiero hacerte llegar estos pequeños consehjs de la Biblia para cuando sientes que odias tu trabajo y que puedes aplicar también para otras circunstancias.

He tenido muchos empleos malos. Comencé cuando el salario mínimo aún era $4.25 por hora, lo cual no era terrible considerando que la gasolina costaba menos de un dólar por galón en esos tiempos (sí, lo sé, estoy viejo). Trabajé en una pizzería donde limpié pisos, cociné e hice lo que otros no quisieron hacer. Fue eventualmente “promovido” a hacer las entregas de los pedidos. Entregué pizzas en algunas de las áreas más oscuras de la ciudad y evadí varios perros ladrando y otros peligros.

Mi siguiente parada fue una tienda de conveniencia donde acomodé los estantes y dejé los productos enlatados muy cuidadosamente alineados con las etiquetas hacia el frente. Luego trabajé en un sitio de construcción para ahorrar un poco de dinero para ir a la universidad. Durante la universidad, trabajé en un grupo de jardinería y decoración exterior y pasé varios veranos trabajando en el turno nocturno de una fábrica donde descargaba camiones.

Después de que me gradué de la universidad, finalmente conseguí un trabajo de oficina (un trabajo donde uno se ducha antes de ir a trabajar y no después) donde no ganaba mucho y presenciaba uno que otro drama en la oficina, pero yo estaba emocionado de no terminar con olor a basurero al final del turno.

4 consejos de la Biblia para cuando odias el trabajo.

A través de mi propia experiencia y de la experiencia de otros, he aprendido unas cuantas lecciones que pueden ser aplicables para cualquier situación de trabajo. A manera de exención de responsabilidad les digo que ¡no inventé esto! Todas están en la Biblia (que sorprendentemente es un increíble y práctico manual de trabajo). Aquí les detallo cuatro principios eternos que recordar en sus trabajos.

1. Si quieres ganar más, debes aprender más.

No hablo solamente de educación formal (aunque esto puede ser un aspecto importante). Mira tu trabajo como un espacio de entrenamiento para el siguiente capítulo de tu vida. Aprende tanto cuanto puedas sin importar quién te enseñe. Lee libros. Escucha podcasts. Busca personas que te adiestren en algo que no sabes. Continúa aprendiendo.

Si quieres ascender o cambiar de trabajo, debes crecer más allá de él y eso no sucede automáticamente con el paso del tiempo. Debes ser intencional y disciplinado para seguir creciendo. No hables solamente de ellos sino que trabaja para ello.

"Todo trabajo tiene su recompensa, pero lo que se queda en palabras lleva a la miseria". (Proverbios 14,23)

2. Respetuoso con todos.

Sé respetuoso incluso con las personas que no lo merezcan. Haz esto no como un reflejo de su carácter, sino del tuyo. 

Vas a tener compañeros de trabajo o jefes que no son muy respetables, pero aún en esos casos tú debes mostrarles respeto. No te rebajes a su nivel. Elévate sobre ellos. Cambia el ambiente que te rodea, no dejes que el ambiente te cambie a ti.

"No devuelvan a nadie mal por mal, y que todos puedan apreciar sus buenas disposiciones. Hagan todo lo posible para vivir en paz con todos". (Romanos 12,17-18)

3. Guarda tu mayor esfuerzo.

Guarda tu mejor esfuerzo para las personas que más te importan. Todos nos hemos sentido culpables de tener un mal día en el trabajo y luego ser unos pesados con nuestros familiares. Trata de evitar esto. Tu trabajo no es ni remotamente tan importante como tu familia.

En tu lecho de muerte, no vas a estar pensando en tu jefe o en tus compañeros de trabajo, estarás pensando acerca de tu fe y tu familia. Ellos son lo más importante así que dales lo mejor de ti (no sólo las sobras después de que has dejado lo mejor de ti en el trabajo todo el día).

"Sobre todo ámense de verdad unos a otros, pues el amor hace perdonar una multitud de pecados". (1 Pedro 4,8)

4. Recuerda para quién trabajas.

Si tienes en tu mente la idea de que estás trabajando para “El Hombre” o para un jefe, siempre vas a estar frustrado. La verdad es que sin importar dónde trabajes, y sin importar lo que hagas, estás trabajando para Dios. Él te ama y Él está ahí para ti.

"Cualquier trabajo que hagan, háganlo de buena gana, pensando que trabajan para el Señor y no para los hombres". (Colosenses 3,23)

Deja que tu arduo trabajo sea un reflejo de tu fe y tu duro trabajo honrará a Dios e inspirará a las personas a tu alrededor. Sigue estos consejos de la Biblia y encontrarás ese equilibro personal en tu trabajo y en todas tus situaciones diarias.

Recursos sobre el trabajo.

Redacción: María Mercedes Vanegas, PildorasdeFe.net | Con información de: Dave Willis\s Blog
Nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y - a ejemplo de San Francisco Javier - misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: Ay de mí si no predico el Evangelio, pues muchos cristianos se dejan de hacer, por no haber personas que se ocupen en la evangelización
Grupo Oficial de Pildorasdefe en Whatsapp
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Caminando en la fe

el valor de tu alma conocer el precio sangre de cristo

¿Conoces cuál es el valor de tu alma? Santo Tomás de Aquino afirma que todo el mundo creado no iguala el valor de una sola alma, así de valioso eres para Dios