Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Papa Francisco
papa francisco rostro triste caminando

Papa Francisco: La falta de trabajo daña el espíritu y la falta de oración daña la práctica. La oración y el trabajo deben estar juntas

"¡El trabajo es sagrado, el trabajo da dignidad a una familia!. Causar una pérdida de puestos de trabajo significa causar un grave daño social." Es parte de lo expresado por el Papa Francisco a los miles de fieles congregados en el Aula Pablo VI del Vaticano, durante su tradicional Catequesis en la audiencia general.

Los comentarios que ha efectuado el Papa Francisco son parte de una serie de catequesis relacionadas sobre la familia, luego de que anunciara la semana pasada las tres dimensiones que marcan el ritmo de la vida familiar: la fiesta, el trabajo y la oración.

[ Ver catequesis anterior: ¡Las fiestas en familia! ]

En esta oportunidad el Papa Francisco ha desarrollado su reflexión sobre el Trabajo y cómo este dignifica a la familia. Además indicó cómo, en la Biblia, la Sagrada Familia se presenta como una familia de trabajadores, y las personas se refería al mismo Jesús como "el hijo de un carpintero", e incluso "el carpintero". A continuación su reflexión

Catequesis del Papa:

Queridos hermanos y hermanas: en la catequesis de hoy reflexionamos sobre el trabajo y la familia. Como se puede leer en el libro del Génesis, el trabajo pertenece al proyecto de Dios en la creación. El mismo Jesús era conocido como el "hijo del carpintero".

De una persona seria, honesta, lo más bello que se puede decir: «es un trabajador» San Pablo, el gran pregonero de Jesucristo, decía a los cristianos: "el que no quiera trabajar, que no coma" (2 Ts 3,10), refiriéndose específicamente a la falsa espiritualidad de algunos que, de hecho, vivían sobre las espaldas de sus hermanos sin hacer nada (2 Ts 3,11).

Trabajo y oración siempre juntos

La falta de trabajo daña el espíritu, así como la falta de oración daña la actividad práctica, y es por eso que la oración y el trabajo deben estar siempre unidos, en armonía, tal como enseñaba san Benito.

El trabajo es algo propio de la persona humana, y expresa su dignidad de criatura hecha a imagen de Dios. P

or eso, la gestión del trabajo supone una gran responsabilidad social, que no se puede dejar a merced de la lógica del beneficio o de un mercado divinizado, en el que con frecuencia se considera a la familia como un peso o un obstáculo a la productividad.

La sacralidad del trabajo

El trabajo es sagrado, el trabajo da dignidad a una familia! Causar una pérdida de puestos de trabajo significa causar un grave daño social.

Un trabajo que se aparta de la alianza de Dios con el hombre, y no respeta sus cualidades espirituales, tiene consecuencias negativas que golpean a los más pobres y a las familias.

La misma vida civil y el hábitat natural terminan corrompiéndose.

El peligro para las organizaciones de poner a la familia como un peso

La moderna organización del trabajo muestra a veces una tendencia peligrosa a considerar a la familia como un peso para la productividad del trabajo. "Pero preguntémonos: ¿cuál productividad? ¿Y para quién?" La así llamada "ciudad inteligente", sin duda "rica en servicios y organización", es a menudo es hostil para con los niños y los ancianos.

Cuando la organización del trabajo la tiene como rehén, u obstaculiza su camino, podemos estar seguros que la sociedad humana ha comenzado a trabajar contra sí misma.

En esta coyuntura, las familias cristianas tienen la gran misión de manifestar los aspectos esenciales de la creación de Dios, como son la identidad y el vínculo del hombre y la mujer, la generación de los hijos, el trabajo que cuida la tierra y la hace habitable.

La pérdida de estos aspectos fundamentales es una cosa muy seria y en la casa común ya hay demasiadas grietas, y aunque la tarea no es fácil y pueda parecer que se es como David frente a Goliat, sabemos, cómo terminó aquel desafío. Que Dios nos conceda el recibir con alegría y esperanza su llamada en este momento difícil de nuestra historia.

Pidamos a la Virgen María que interceda por todas las familias, y especialmente por las que sufren a causa del desempleo y la crisis, para que se les ayude a cumplir su importante misión en la Iglesia y en el mundo. Muchas gracias y que Dios los bendiga

Papa Francisco. Catequesis audiencia general. Vaticano, 19 de agosto de 2015

 

Publicado originalmente en: Vatican News
Grupo Oficial de Pildorasdefe en Whatsapp
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD