Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Aprende a orar

En la oración de sanación interior entrega a Dios tu aflicción, preocupación, miedo, angustias, problemas y vacíos. Ya no estés afligido

Oración de sanación interior para el corazón afligido y con miedo.

La oración de sanación interior, hecha con fe, puede ser tan poderosa que transforma el alma y el corazón angustiado y lleno de miedo. Sol odebemos confiar en que la gracia de Dios nos sostiene y nos da la fuerza para sanar a través de ella.

Una oración de sanación interior es una forma de comunicarse con Dios, en intimidad y mayor profundidad con Él, poniendo a los pies de su cruz todos nuestros anhelos, deseos, esperanzas, frustraciones, estados de ánimos y situaciones dolorosas por las que atravesamos, para que Él actúe en nuestra vida y nos alcance la sanación espiritual, física o mental que necesitamos.

Jesús no vino sólo para darnos la salvación eterna, sino que además también vino para darle sanación a nuestra alma y cuerpo.

¿Puede sanar una oración de sanación?

Quiero explicarte algo primero. Sabemos que, al menos, hay cuatro tipos de sanación: Sanación física, espiritual, liberación de los espíritus malignos, sanación interior - también conocida como sanación de las heridas emocionales o sanación de los recuerdos dolorosos de la infancia o adultez.

Me gustaría que leyeras el capítulo 5 del segundo Libro de Reyes para que leas cómo sucedió la sanación del Rey Naamán. Yo solo te resumo que el Profeta Eliseo le dijo al rey que si quería sanarse solo tenía que ir al río y bañarse 7 veces, a lo que el Rey quedó muy enojado porque, para que haría una cosa tan simple, se irritó mucho y se quería ir, pero sus servidores le convencieron de que hiciera lo que había dicho Eliseo y entonces así lo hizo y para su sorpresa fue sanado.

Así como sucedió con el Rey Naamán, una oración de sanación interior simple también puede sanarte a ti, porque no es la oración en sí, sino TU FE.

"Derrama tu paz, Señor de mi vida", dice Isaías en el capítulo 6 que Él es príncipe de paz.

Entrega al Señor tus aflicciones, preocupaciones, tus miedos, angustias, soledades, confusiones, tus amarguras y vacíos. Entrégale al Señor tus complejos, culpabilidades, tus estados de ánimos, traumas, dile:

"Aquí estoy delante de Ti, con mis problemas, con mis enfermedades, con todas mis situaciones"

Cuando estás ansioso y en un estado de confusión interna, los sistemas de tu cuerpo interactúan de maneras que no son buenas para tu salud. Por el contrario, cuando estás en un estado de paz interior, el cuerpo está en un estado de calma. Tu cuerpo funciona bien y se promueve la buena salud física. Para lograr esta paz interior, es importante que confíes en Dios en el proceso. Si buscas la curación interior, recurre a esta oración:

De inmediato, busca un espacio de silencio y comienza a hacer tuyas estas palabras. Con mucha fe, pronuncia cada una de ellas, como si estuvieses mirando el rostro del Señor en estos momentos y dile la poderosa oración de sanación interior que sigue desde el fondo de tu corazón.

Oración de sanación interior para el corazón.

Señor Jesús, sé que Tú me amas y me bendices, todos los días te alabo, te bendigo, te doy gracias porque eres grande y maravilloso, bendito seas. En este momento quiero entregarte, darte, donarte todos mis problemas porque sé que Tú me puedes ayudar, porque sé que Tú me puedes dar la paz que necesito.

Buen Jesús, en los momentos de oscuridad ilumina mi vida, sé el sol que se asoma por mi ventana, permíteme saber hacia dónde caminar. Te pido, amado mío, que en los momentos de tristeza me des alegría. Me entrego a Ti y te suplico que actúes en mi corazón. Tú sabes que necesito de Ti, de tu protección, de tu fortaleza. Sin Ti no soy capaz de vencer, sin Ti los problemas me vencen pero contigo todo lo puedo.

Te digo Señor que Tú eres un Dios bueno, alabado y glorificado seas. Señor Jesús, Tú conoces mis debilidades y angustias en este momento, te pido que me llenes de tu bendición. Sé que Tú, en este momento estás pasando por aquí, Tú estás llenando de paz y serenidad a todos los que en este momento rezan esta oración, gloria a tu nombre bendito por siempre.

Ven Señor a tocar mi corazón que te necesita por diferentes situaciones, hoy te necesito más que nunca en mi vida. Ven Señor en mi ayuda, ven en mi auxilio, clamo a Ti, clamo por tu protección, clamo por tu fortaleza, clamo por tu perdón.

Entra a mi corazón y renuévame, quita de mí las indecisiones, la tristeza, la melancolía, todo sentimiento de fracaso, de depresión, fobias, miedos, temores. Toma Señor mi dolor, bendito seas Jesús. Mueve tu mano sanadora en mí, mueve Señor, tu mano poderosa para sentirme fortalecido. Que pueda yo creer en Ti.

A pesar de que mi vida sentimental esté pasando por momentos duros, mira la crisis de: (mi matrimonio, mi trabajo, mi hogar, mis familiares) Las cosas no salen como las espero, Señor mío.

Confío en Ti, confío en tu amor, sé que sólo Tú me puedes dar lo que nadie me puede dar. Tú eres el amigo que nunca falla. Señor, transfórmame con tu poder y tu misericordia. Bendito seas Jesús, bendito sea tu Santo Nombre.

Hoy, quiero entregarte Señor, todo mi tiempo, mis emociones, mis sentimientos, mis pertenencias, mis bienes materiales, mi vida, mi enfermedad. Te entrego, Señor mío, todo, absolutamente todo lo que tengo y todo lo que soy.

Santo, Santo, Santo eres Señor, Dios del Cielo y de la tierra, digno de adoración. Bendito y alabado sea tu Santo Nombre, Santo eres Tú. Gloria a Ti, Gloria y alabanza por siempre. Quiero unirme a los coros celestiales, a todos los coros angelicales y glorificarte con todos ellos. Te quiero bendecir por toda la eternidad con mi testimonio de vida. Tuyo soy Señor, tuyo soy. Sé que tu amor se derrama en mi vida en estos momentos y estás tocando lo profundo de mi corazón, sanando toda herida, toda frustración, todo dolor.

Señor Jesús, con toda confianza sé que vienes a mi vida a darme consuelo y fortalecerme con tu compañía. Ven y quédate Jesús, quédate. Amén.

La oración de sanación interior puede sanar tu corazón de heridas muy profundas causadas desde tu infancia, heridas que quizás desconozcas porque pudieron haber ocurrido en una infancia muy temprana, pero que Dios conoce.

"Dios sana a los que están afligidos y les cura las heridas". (Salmo 147,3)

Quiero dejarte ahora algunas otras oraciones de sanación, que puedes rezar durante el día cuántas veces creas necesario y lo sientas en tu corazón.

Oración de sanación interior para la vida diaria.

Señor Jesús,  te suplico por favor, ven y toca mi vida, cúbreme con tu sangre preciosa, sana mi mente, mi cuerpo y mi espíritu. Sé de lo que eres capaz, de lo poderoso de tus milagros. Me desprendo de mi falta de fe y me entrego a Ti. Entrego todas mis situaciones en tus manos. No hay límites para tu amor y tu sanación. Sé que dispondrás de todas las cosas a mi favor. Lo creo. Gracias Señor Jesús, porque sé que ya estás aquí sanándome y bendiciéndome. En el nombre de Jesús. Amén.

Sanación para arreglar lo que está roto.

Señor Dios, Padre de esperanzas y de consuelo, llego a ti con el alma cansada con la esperanza de que me devuelvas la salud. Solo Tú eres capaz de arreglar lo que está roto en mí. Confío en que Tú puedes borrar de mi vida todo dolor de mi pasado. Tu puudes darme esa sanación que necesito. Concédeme tu gracia una vez más. Tus perfectas manos fueron la que me diseñaron para un propósito especial, pero el tiempo, la vida y mis malas decisiones me llevaron por caminos espinosos que terminaron casuando grandes fallas en mí.

Te suplico, oh mi Dios, limpies mi espíritu de todas las toxicidades de este mundo, por las que me dejé influir. Sé que soportaste grandes y peores sufrimientos en mi nombre y acepto el dolor y el sufrimiento que tengo que soportar ahora, pero me aferro a tu increíble amor y gracia cuando suplico por la sanación en mi vida. Me entrego a ti. Toma mi corazón herido, mi cuerpo cansado y mi mente extraviada, y llénalos con la paz que sólo puede venir de Ti.

Permite que Tu increíble poder se haga camino a través de mi vida agrietada debido al sufrimiento. Arregla lo que está roto dentro de mí. Elimina todo rastro de dolor en aquellas heridas que aún siguen abiertas. Reconstruye cualquier área emocional que se encuentra dañada. Devuélveme a la salud plena en mente y cuerpo para que pueda servirte el resto de mi vida. Amén.

Oración de sanación por un ser querido.

Señor Jesús, Tú viniste a este mundo y te hiciste como uno de nosotros. Gastaste las suelas de tus sandalias caminando con nosotros y reconociendo nuestras heridas, penas y enfermedades. Viste a esta pobre humanidad herida por el pecado para entendernos y regalarnos tu inmensa compasión. Es por ello que, te suplico por este ser querido que te estoy presentando (menciona aquí su nombre) Rezo para que sea sostenida en este momento en tus brazos amorosos y le hagas sentir ese poder sanador. Recorre cada una de las fibras de su cuerpo y dala la sanación que necesita, mental, emocional, corporal y espiritual. Derrama la unción de amor del Espíritu Santo restaurador desde su cabeza a los pies. Que tu vida gloriosa le traiga sanación y bienestar a su ser. Revístela con tu gracia para que pueda atravesar este tiempo difícil y pueda, como Tú, resistir a las pruebas y resucitar a una nueva vida de fuerza, salud, fe y esperanza. Por tu Nombre Santo, lo ruego. Amén.

Oración de sanación interior.

Señor Jesucristo, vengo ante ti ahora en gran necesidad de tu compasión  de tu sanación. Tú eres el médico de médicos, el que atiende cada una de las partes de nuestra vida para que encontremos salud, bienestar y alegría. Humildemente te pido que envíes tu poder de sanación a cada área afectada de mi cuerpo, cada herida interior, dolor emocional o físico. Te entrego todos mis errores y faltas, te pido perdón por ellos, solo tu amor podrá darme la capacidad de ser mejor. Te pido sanación por todas aquellas emociones malsanas que he albergado en mi corazón, ira, rencor, deseo de venganza, amargura, frustración, debido a algunas situaciones del pasado que fueron muy dolorosos y que causaron un grave daño a mi salud. Elijo perdonar Señor, incluyendo a las personas que más me han herido. Libero mi deseo de recibir una disculpa y de que otros reconozcan la injusticia a la que estuve sometido. Ya no deseo llevar esa carga. Perdónales tú también y perdóname a mí. Derrama tu unción poderosa y sanadora a través de este acto de perdón y libérame ya de estas prisiones de sufrimiento. En ti Confío mi Dios, sé que ya estás aquí para sanarme y para darme nueva vida. Amén.

Recursos sobre oración de sanación.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Padre Pedro José Guerra, S.E
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado originalmente en Píldoras de fe - No está permitido extraer contenidos uoraciones para publicar en redes sociales, plataformas digitales o tranferirlos a audios, videos o cualquier otro archivo multimedia para fines personales o comerciales. Por favor lea nuestro aviso: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Aprende a orar

familia reunida madre hijo frente arbol de navidad sotiendo adornos navidenos

Cuando se realiza la oración de bendición del Árbol de Navidad, la bendición debe ser ofrecida por el padre u otro miembro familiar para luego iluminarse.