Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     
ORACIÓN - APRENDE A ORAR - ORACIONES CRISTIANAS - ORACIONES CATÓLICAS

Una poderosa oración de sanación interior para el corazón

 
 
   
 
 
 

En una oración de sanación interior entrega a Dios tus aflicciones, preocupaciones, miedos, angustias, problemas y vacíos

 

Una oración de sanación interior hecha con fe puede ser una poderosa oración que transforma el alma y el corazón. La oración de sanación interior es una forma de comunicarse con Dios, en intimidad y mayor profundidad con Él, poniendo a sus pies todos nuestros anhelos, deseos, esperanzas, frustraciones, estados de ánimos y situaciones dolorosas por las que atravesamos, para que actúe en nuestra vida y nos alcance la sanación espiritual, física o mental, si es su voluntad

Jesús no vino sólo para darnos la salvación eterna, sino que además también vino para darle sanación a nuestra alma y cuerpo

Sabemos que, al menos, hay cuatro tipos de curación: Sanación física, espiritual, liberación de los espíritus malignos, sanación interior - también conocida como sanación de las heridas emocionales o sanación de los recuerdos dolorosos de la infancia o adultez.

"Derrama tu paz, Señor de mi vida", dice Isaías en el capítulo 6 que Él es príncipe de paz.

Entrega al Señor tus aflicciones, preocupaciones, tus miedos, angustias, soledades, confusiones, tus amarguras y vacíos...

Entrégale al Señor tus complejos, culpabilidades, tus estados de ánimos, traumas, dile:

"Aquí estoy delante de Ti, con mis problemas, con mis enfermedades, con todas mis situaciones"

De inmediato, busca un espacio de silencio y comienza a hacer tuyas estas palabras. Con mucha fe, pronuncia cada una de ellas, como si estuvieses mirando el rostro del Señor en estos momentos y dile la poderosa oración de sanación interior que sigue desde el fondo de tu corazón.

Poderosa oración de sanación interior

Señor, sé que Tú me amas y me bendices, todos los días te alabo, te bendigo, te doy gracias porque eres grande y maravilloso, bendito seas.

En este momento quiero entregarte, darte, donarte todos mis problemas porque sé que Tú me puedes ayudar, porque sé que Tú me puedes dar la paz que necesito.

Buen Jesús, en los momentos de oscuridad ilumina mi vida, sé el sol que se asoma por mi ventana, permíteme saber hacia dónde caminar.

Te pido, amado mío, que en los momentos de tristeza me des alegría. Me entrego a Ti y te suplico que actúes en mi corazón.

Tú sabes que necesito de Ti, de tu protección, de tu fortaleza. Sin Ti no soy capaz de vencer, sin Ti los problemas me vencen pero contigo todo lo puedo.

Te digo Señor que Tú eres un Dios bueno, alabado y glorificado seas.

Tú conoces mis debilidades y angustias en este momento, te pido que me llenes de tu bendición.

Sé que Tú, en este momento estás pasando por aquí, Tú estás llenando de paz y serenidad a todos los que en este momento rezan esta oración, gloria a tu nombre bendito por siempre.

Ven Señor a tocar mi corazón que te necesita por diferentes situaciones, hoy te necesito más que nunca en mi vida.

Ven Señor en mi ayuda, ven en mi auxilio, clamo a Ti, clamo por tu protección, clamo por tu fortaleza, clamo por tu perdón.

Entra a mi corazón y renuévame, quita de mí las indecisiones, la tristeza, la melancolía, todo sentimiento de fracaso, de depresión, fobias, miedos, temores…

Toma Señor mi dolor, bendito seas Jesús.

Mueve tu mano sanadora en mí, mueve Señor, tu mano poderosa para sentirme fortalecido. Que pueda yo creer en Ti.

A pesar de que mi vida sentimental esté pasando por momentos duros, mira la crisis de: (mi matrimonio, mi trabajo, mi hogar, mis familiares) Las cosas no salen como las espero, Señor mío.

Confío en Ti, confío en tu amor, sé que sólo Tú me puedes dar lo que nadie me puede dar.

Tú eres el amigo que nunca falla. Señor, transfórmame con tu poder y tu misericordia. Bendito seas Jesús, bendito sea tu Santo Nombre.

Hoy, quiero entregarte Señor, todo mi tiempo, mis emociones, mis sentimientos, mis pertenencias, mis bienes materiales, mi vida, mi enfermedad.

Te entrego, Señor mío, todo, absolutamente todo lo que tengo y todo lo que soy.

Santo, Santo, Santo eres Señor, Dios del Cielo y de la tierra, digno de adoración.

Bendito y alabado seas, Santo eres Tú. Gloria a Ti, Gloria y alabanza por siempre.

Quiero unirme a los coros celestiales, a todos los coros angelicales y glorificarte con todos ellos.

Te quiero bendecir por toda la eternidad con mi testimonio de vida. Tuyo soy Señor, tuyo soy.

Sé que tu amor se derrama en mi vida en estos momentos y estás tocando lo profundo de mi corazón, sanando toda herida, toda frustración, todo dolor.

Vienes a mi vida a darme consuelo y fortalecerme con tu compañía.

Ven y quédate Jesús, quédate.

Amén.

 
 
Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con aportes de: Padre Pedro José Guerra, S.E

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
  Facebook      Twitter       WhatsApp   
 

Déjanos tus comentarios

Artículos de interés

 
 
santa barbara no es chango santeria martir de la iglesia
 
sacerdote tomando una hostia con su mano de la patena para dar comunion caliz
 
papa francisco rostro preocupado cosas que llevan a la soledad
 
esposos recien casados en boda sostiene ramo de flores matrimonio
 
novena a la inmaculada concepcion de maria dia  mujer pura y de virtudes
 
 
virgen de guadalupe novena en honor a maria nuestra senora de guadalupe
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco sonrie rostro jesucristo rey
 
- Lo más leído -
 

Oración de liberación del miedo, la angustia y el dolor emocional

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

¿Comulgar sin confesarse? Ten mucho cuidado.

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Oración para vencer el miedo y aumentar la confianza

San Miguel Arcángel: nuestro gran defensor en el combate espiritual