Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
Categoría: Aprende a orar

Son muchos los creyentes que han alcanzado milagros al ser devotos del Niño Jesús. Novena de la Confianza y la Coronilla al Divino Niño

Al Divino Niño Jesús, se le ha honrado desde tiempos muy antiguos por el mundo cristiano a tal punto que por el año 1200, San Francisco de Asís, quiso recordar la Natividad de Nuestro Señor, levantando el primer pesebre y leyendo las mismas lecturas de la Biblia que recordaban el momento del nacimiento del Niño Dios. Con esta Novena de la Confianza y la Coronilla al Divino Niño, podemos alcanzar favores especiales si abrazamos esa ternura en nuestro corazón.

San Antonio de Padua, quien era una persona muy devota al Niño Jesús, tuvo una aparición mística con el Divino Niño, quien se le apareció descansando en sus brazos.

En 1636, le tocaría el divino turo a la venerable Margarita del Santísimo Sacramento, a quien Jesús, en una visión le aseguró esta promesa:

"Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia y tu oración será escuchada".

En el año 1935 llegó el Padre Salesiano, Juan del Rizzo al barrio «20 de julio», al sur de Bogotá, en Colombia. El Padre Juan comenzó a difundir entre la gente, los milagros que realizaba el Divino Niño Jesús a quienes le rezaban con fe y confianza.

Las personas rápidamente se hicieron devotas de esta imagen y comenzaron los milagros: enfermos que eran sanados, Familias que recobraban la paz, conversión de pecadores y muchos más...

Son muchas las personas creyentes, que a lo largo de la historia han experimentado los milagros de tenerle plena confianza a esta devoción. Te invitamos a que también tú honres la infancia del Divino Niño Jesús y verás lo que son milagros.

Novena de la Confianza al Divino Niño Jesús

A continuación, los pasos a seguir para rezar con fe la novena de la Confianza al Divino Niño.

1. Señal de la cruz

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

2. Oraciones.

Niño amable de mi vida, consuelo de los cristianos, la gracia que necesito, pongo en tus benditas manos.

"Padre Nuestro que estás en el Cielo, santificado sea tu Nombre. Venga a nosotros tu Reino. Hágse tu voluntad en la tierra como en el Cielo. Dános hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Nos nos dejes caer en la tentación y líbranos del maligno. Amén"

Divino Niño Jesús, Tú que sabes mis pesares, pues todos te los confío, da la paz a los turbados, y alivio al corazón mío.

"Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén"

Y aunque tu amor no merezco, no recurriré a ti en vano, pues eres Hijo de Dios, y auxilio de los cristianos.

"Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén"

Acuérdate, oh Divino Niño Jesús, que jamás se oyó decir, que alguno te haya implorado, sin tu auxilio recibir, por eso con fe y confianza, humilde y arrepentido, lleno de amor y esperanza, este favor yo te pido:

Pedir la gracia que desea obtener.

En este momento, pide la gracia que deseas obtener con mucha fe y confianza, teniendo en tu pensamiento la afirmación que hizo Jesús: "Todo lo que quieres pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado si te conviene conseguirlo"

"Divino Niño Jesús, bendícenos. Amén" ( 7 veces)

Coronilla al Divino Niño Jesús.

La siguiente devoción se debe a la Venerable Margarita del Santísimo Sacramento, Carmelita Descalza de Beaune (Francia), quien era una monja carmelita que le tuvo un muy elevado amor al Niño Jesús, y que murió a la corta edad de 27 años con frescura de santidad.

El Niño Jesús le prometió otorgar gracias muy especiales a todas las personas que le honrasen con devoción y fe. La misma, se reza los días 25 de cada mes. A continuación la coronilla

1. Señal de la cruz

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

2. Oraciones.

Adorada y glorificada sea la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Amén.

Adorado y glorificado sea el Padre.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Padrenuestro.

Adorado y glorificado sea el Hijo.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Padrenuestro.

Adorado y glorificado sea el Espíritu Santo.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Padrenuestro.

Dulcísimo Niño Jesús, yo te adoro en el misterio de tu Encarnación.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria.

Dulcísimo Niño Jesús, yo te adoro en el misterio de la Visitación.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria.

Dulcísimo Niño Jesús, yo te adoro en el misterio de tu Nacimiento.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria.

Dulcísimo Niño Jesús, yo te adoro en el misterio de la Adoración de los Pastores.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria.

Dulcísimo Niño Jesús, yo te adoro en el misterio de tu Circuncisión.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria.

Dulcísimo Niño Jesús, yo te adoro en el misterio de tu Epifanía.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria.

Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de vuestra Presentación en el Templo.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria.

Dulcísimo Niño Jesús, yo te adoro en el misterio de tu Huida a Egipto.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria.

Dulcísimo Niño Jesús, yo te adoro en el misterio de tu Permanencia en Egipto.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria

Dulcísimo Niño Jesús, yo te adoro en el misterio de tu Regreso a Nazaret.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria.

Dulcísimo Niño Jesús, yo te adoro en el misterio de tu Vida oculta en Nazaret.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria.

Dulcísimo Niño Jesús, yo te adoro en el misterio de tu Pérdida y Hallazgo en el Templo.

  • El Verbo se hizo carne,
  • Y habitó entre nosotros.

Rezar el Gloria.

Oración.

Tu, oh Dios mío, que te dignaste constituir a tu Unigénito Hijo Salvador del género humano, y ordenaste que se llamara Jesús, concédenos propicio que, los que veneramos su Santo Nombre en la tierra, gocemos de su presencia en los cielos. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén

Oración de consagración del Hogar al Divino Niño Jesús.

Divino Niño Jesús, Tú que bendices y proteges las casas donde está expuesta y es honrada tu Sagrada Imagen, te elegimos hoy y para siempre por Señor y Dueño de nuestra casa, y te pedimos que te dignes demostrar en ella tu poderoso auxilio, preservándola de las enfermedades, del fuego, del rayo, de las inundaciones, de los terremotos, de los ladrones, de las discordias, y de los peligros de la guerra. Bendice y protege a las personas que aquí habitan y concédeles la paz, una gran fe, verdadero amor a Dios y al prójimo, paciencia en las penas, esperanza en la vida eterna, facilidades de trabajo, empleo y estudio, y la gracia de evitar los malos ejemplos, el vicio, el pecado, la condenación eterna y todas las demás desgracias y accidentes. Amén

Oración de confianza al Divino Niño para los tiempos difíciles.

Divino Niño Jesús Tengo mil dificultades: ayúdame. De los enemigos del alma: sálvame. En mis desaciertos: ilumíname. En mis dudas y penas: confórtame. En mis soledades: acompáñame. En mis enfermedades: fortaléceme. Cuando me desprecien: anímame. En las tentaciones: defiéndeme. En las horas difíciles: consuélame. Con tu corazón paternal: ámame. Con tu inmenso poder: protégeme. Y en tus brazos al expirar: recíbeme. Amén

Oración al Divino Niño Jesús.

Divino Niño Jesús, Dios de mi corazón y  modelo de mi conducta, estate siempre conmigo para separarme del mal y hacerme semejante a Ti, haciendo que crezca en sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres. ¡Oh dulce y pequeño Niño Jesús, yo te amaré siempre con todo mi corazón! Divino Niño Jesús, Bendícenos. Divino Niño Jesús, Escúchanos. Divino Niño Jesús, Óyenos. Amén.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Puedes compartir toda esta información en tus redes sociales a través de los botones de compartir. Si usted va a copiar esta información en su blog, debe colocar un link activo de la forma: Pildorasdefe.net | Para cualquier otro tipo de copia, reproducción o utilización le invitamos a leer todos nuestros términos legales
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

FACEBOOK TWITTER WHATSAPP