Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario, además de mejorar la velocidad y la seguridad del sitio durante su visita. Estas cookies se utilizan para adaptar el contenido de la web a las preferencias del Usuario del Servicio y optimizar el uso del sitio, las cuales permiten que el dispositivo reconozca al usuario y muestre adecuadamente el servicio ofrecido, adaptada a sus necesidades individuales. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento haciendo clic en "Configuración" o en nuestra Política de Cookies en este sitio web. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Evangelio del día
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
evangelio de hoy domingo  mayo  lecturas del dia reflexion papa francisco palabra diaria

Evangelio de hoy Domingo, 22 de Mayo, 2022. Lecturas de hoy, Oración del día y Reflexión del Papa Francisco (Juan 14,23-29): ¡No se Inquieten ni Teman!

Evangelio de hoy Domingo - Lecturas de hoy 22 de Mayo, 2022.

Santo Evangelio de hoy explicado del Domingo 22 de Mayo, 2022 y las Lecturas de hoy para reflexionar. Palabra diaria y reflexión sobre el Evangelio del día, en Juan 14,23-29: "Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman!". Meditación de la Palabra del Santo Evangelio de hoy por el Papa Francisco. "Cristo nos da la verdadera paz del corazón que viene de su Espíritu Santo". Se propone las lecturas de hoy con la oración del día para tu vida en el sexto Domingo de Pascua, para el Evangelio de hoy explicado. Palabra diaria para crecer con Dios. "La paz que da Jesús es un don: es un don del Espíritu Santo. Y esta paz pasa por las tribulaciones y, sin embargo, sale adelante", Papa Francisco.


Índice de las lecturas de hoy.


Celebraciones del día:

Santa Rita de Casia, Patrona de lo Imposible.


Antífona de las lecturas de hoy.

"Proclamad un sonido alegre y que se oiga proclamad hasta los confines de la tierra: El Señor ha liberado a su pueblo, aleluya". (Cfr. Isaías 48,20)


Lecturas de hoy Domingo.

Primera Lectura para el Evangelio de hoy en el Domingo de la sexta Semana de Pascua. Lectura del Libro de los Hechos 15,1-2.22-29: "Es decisión del Espíritu Santo y de nosotros no imponeros ninguna carga más allá de estas necesidades".

Algunos que habían bajado de Judea instruían a los hermanos: "Si no os circuncidáis según la práctica mosaica, no podéis salvaros". Como surgieron no pocas disensiones y debates por parte de Pablo y Bernabé con ellos, se decidió que Pablo, Bernabé y algunos de los demás subieran a Jerusalén a ver a los apóstoles y ancianos sobre esta cuestión. Los apóstoles y ancianos, de acuerdo con toda la iglesia, decidieron elegir representantes y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé. Los elegidos fueron Judas, al que llamaban Barsabás, y Silas, líderes entre los hermanos. Esta es la carta entregada por ellos: "Los apóstoles y los ancianos, vuestros hermanos, a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia de origen gentil: saludos. Como hemos oído que algunos de los nuestros que han salido sin mandato nuestro os han molestado con sus enseñanzas y han perturbado vuestra tranquilidad, hemos decidido de común acuerdo elegir representantes y enviároslos junto con nuestros queridos Bernabé y Pablo, que han dedicado su vida al nombre de nuestro Señor Jesucristo. Así pues, enviamos a Judas y a Silas, que también transmitirán de palabra este mismo mensaje: "Es decisión del Espíritu Santo y de nosotros no imponeros ninguna carga más allá de estas necesidades, a saber, absteneros de la carne sacrificada a los ídolos, de la sangre, de las carnes de animales estrangulados y del matrimonio ilegal. Si te mantienes libre de esto, estarás haciendo lo correcto. Adiós".


Salmo de hoy Domingo.

Salmo Responsorial de las lecturas de hoy tomado del Libro de los Salmos 67(66),2-3.5.6.8: "¡Oh Dios, que todas las naciones te alaben!". (R).

  • Que Dios se apiade de nosotros y nos bendiga; que haga brillar su rostro sobre nosotros. Que tu camino sea conocido en la tierra; entre todas las naciones, tu salvación.
  • Que las naciones se alegren y se regocijen, porque tú gobiernas a los pueblos con equidad; a las naciones de la tierra las guías.
  • Que los pueblos te alaben, oh Dios; que todos los pueblos te alaben. ¡Que Dios nos bendiga, y que todos los confines de la tierra le teman!


Segunda Lectura de hoy.

La segunda lectura, para el Evangelio de hoy, es tomada de Apocalipsis 21,10-14.22-23: "El ángel me mostró la ciudad santa que bajaba del cielo".

El ángel me llevó en espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, de parte de Dios. Brillaba con el esplendor de Dios. Su resplandor era como el de una piedra preciosa, como el jaspe, clara como el cristal. Tenía una muralla alta y maciza, con doce puertas en las que estaban apostados doce ángeles y en las que estaban inscritos los nombres de las doce tribus de los israelitas. Había tres puertas orientadas al este, tres al norte, tres al sur y tres al oeste. El muro de la ciudad tenía doce hileras de piedras como fundamento, en las que estaban inscritos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero. No vi ningún templo en la ciudad, porque su templo es El Señor Dios todopoderoso y el Cordero. La ciudad no tenía necesidad de que el sol o la luna la iluminaran, porque la gloria de Dios la alumbraba, y su lámpara era el Cordero.


Aclamación del Evangelio de hoy.

"Aleluya, aleluya. El que me ama guardará mi palabra, dice el Señor, y mi Padre lo amará, y nosotros vendremos a él. Aleluya, aleluya". (Aclamación de las Lecturas de hoy tomada de Juan 14,23)

Evangelio de hoy - Juan 14,23-29.

Evangelio de hoy explicado - Lecturas de hoy Domingo, para el Santo Evangelio del día (El Espíritu Santo les enseñará todo y les recordará todo lo que les he dicho) En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos nuestra morada con él. El que no me ama no guarda mis palabras; pero la palabra que escuchan no es mía, sino del Padre que me ha enviado. Les he dicho esto mientras estoy con ustedes. El Abogado, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todo y les recordará todo lo que les he dicho. Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman!. Me han oído decir: "Me voy y volveré a ustedes". Si me aman, se alegrarán de que me vaya al Padre; porque el Padre es más grande que yo. Y ahora les he dicho antes de que suceda, para que cuando suceda, crean". Palabra del Señor.


Reflexión del Evangelio de hoy por Papa Francisco.

"La paz que da Jesús es un don: es un don del Espíritu Santo. Y esta paz pasa por las tribulaciones y, sin embargo, sale adelante". Papa Francisco.

En el Evangelio de hoy, vemos que Jesús estaba cenando con sus discípulos, la Última Cena, y les dijo: "La paz les dejo; mi paz les doy". El Señor les da la paz, y luego les dijo: "No dejen que su corazón se turbe ni tenga miedo, porque yo les doy mi paz". De este modo, el Señor comienza a despedirse de sus discípulos, precisamente con este don, con el don de la paz...

(...) Cuando Jesús dio este don y dijo a los Apóstoles: "La paz les dejo, mi paz les doy", añadió: "no se las doy como el mundo". En realidad, la paz que el mundo ofrece es una paz sin tribulaciones: ofrece una paz artificial, una paz que, más que "paz", se llama mejor "tranquilidad". Es decir: "Por favor, no me molesten; quiero que me dejen en paz".

Se podría decir que el mundo nos ofrece una paz que mira solo a sus propias preocupaciones, a sus propias seguridades, para que no falte nada. Como vivía aquel hombre rico, ese hombre que vivía en paz, feliz, siempre con amigos, pero que eran supuestos amigos, ya que lo visitaban porque en su casa se comía bien; había fiestas. Y así, estaban tranquilos, pero también, encerrados: no miraban más allá.

El mundo nos enseña el camino de la paz con anestesia. Y el mundo nos anestesia para que no veamos otra realidad de la vida: la cruz. Por eso, el Apóstol San Pablo dice que "en el camino que hay que entrar en el reino de los cielos es a través de muchas tribulaciones" (Cfr. Hechos 14,22). Pero, ¿puede haber paz en la tribulación?". Por nuestra parte, no, porque no somos capaces de crear una paz tranquila, una paz psicológica, una paz hecha por nosotros mismos, simplemente porque hay tribulaciones, que para una persona puede ser el dolor; para otra, la enfermedad; para otra, la muerte.

Pero la paz que da Jesús es un don: es un don del Espíritu Santo. Y esta paz pasa por las tribulaciones y, sin embargo, sale adelante. No es una especie de estoicismo, de hacerse el mártir. En realidad es otra cosa totalmente distinta; es un don que nos ayuda a seguir adelante. Así, Jesús, después de haber dicho esto, subió al Huerto de los Olivos, como les había dicho: "Ya no hablaré mucho más con ustedes, porque viene el príncipe de este mundo". Y, dichas estas palabras, fue a sufrir, a ser tentado: lo ofreció todo a la voluntad del Padre y sufrió, pero el consuelo de Dios no le abandonó. En el Evangelio, de hecho, leemos: "se le apareció un ángel del cielo que lo fortaleció".

He aquí, pues, que la paz de Dios es una paz real que forma parte de la realidad de la vida, que no niega la vida. Porque la vida es así: hay sufrimiento, hay enfermos, hay muchas cosas horribles, hay guerras; pero esa paz que viene de dentro, que es un don, no se pierde nunca, y nos ayuda a salir adelante, llevando la cruz y el sufrimiento. Todo ello sabiendo que la paz sin la cruz no es la paz de Cristo: es una paz que se puede comprar. Tal vez podamos crearla nosotros mismos, pero no es duradera; finalmente llega a su fin.

Cuando me enfado y pierdo la paz, cuando mi corazón está inquieto, es porque no estoy abierto a la paz de Jesús: porque no soy capaz de vivir la vida tal y como sucede, con las cruces y las tristezas que se producen: porque no soy capaz de pedir: "Señor, dame tu paz". Y esto es una hermosa gracia para pedir hoy, escuchando este pasaje de Jesús y aquellas palabras de San Pablo: "a través de muchas tribulaciones hay que entrar en el reino de Dios". Recemos por la gracia de la paz, para no perder esa paz interior. Que el Señor nos ayude a comprender correctamente esta paz que nos ha dado por medio del Espíritu Santo. (Homilía del Evangelio de hoy. Santa Marta. 16 de Mayo, 2017)


Oración de hoy Domingo para el Evangelio de hoy.

Reza la oración de hoy Domingo 22 de Mayo, 2022, por los enfermos y por tus intenciones. Oración de Calma del día Domingo por eso que necesitamos. Meditemos las palabras del Evangelio de hoy: "¡No se inquieten ni teman!".


Recomendado para hoy.

La oración es hablar con Dios, es encontrarse con un amigo al que le puedo decir todo lo que siento. Cómo orar cuando no sabes cómo hacerlo.

Aprender orar cuando no sabes cómo.


Frase de reflexión.

"Lo que queramos que nos hagan los demás, hagámoslo con ellos (Mt 7,12). ¿Queremos ser escuchados? Escuchemos. ¿Necesitamos que nos animen? Animemos. ¿Queremos que alguien nos cuide? Cuidemos de los que no tienen a nadie". Papa Francisco.


Video reflexión del Evangelio de hoy explicado.

Al meditar las lecturas de hoy Domingo y después de haber leído el texto de Evangelio del día explicado, escucha ahora la reflexión correspondiente a las lecturas de hoy. Meditación en audio del Santo Evangelio de hoy según San Juan 14,23-29: "¡No se inquieten ni teman!". Palabra diaria comentada para la vida. Reflexión de las lecturas y el Evangelio de hoy explicado para tu vida.


Pide ayuda al Espíritu Santo antes de comenzar a escuchar la reflexión de las lecturas del día para el Evangelio de hoy Domingo.

Intenciones del Evangelio de hoy.

Centremos nuestra vida en la Palabra de Dios. Al meditarlas lecturas de hoy Domingo con el Santo Evangelio del día en Juan 14,23-29: "Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman!". Profundicemos en nuestra relación personal con Dios. La oración del día expresa una petición de transformación en el Evangelio de hoy. "Con Jesús a nada debemos temer, Él es nuestra paz y es una paz como ninguna otra". Con la lectura de hoy Domingo, pidamos por esas intenciones que quieres expresar. Escribe en los comentarios tus peticiones a través de las lecturas de hoy y su Palabra diaria en el Evangelio de hoy explicado para el día Domingo 22 de Mayo, 2022. Paz y bien a tu vida.

Otros Evangelios del día.

Audio Evangelio: Fray Nelson Medina, OP.

Redacción y edición: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, Venezolano, esposo y padre de familia, servidor, ingeniero y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para cualquier otra información: Términos legales - Pildorasdefe.net
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración

Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD