Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
Categoría: Caminando en la fe

La oración es hablar con Dios, es encontrarse con un amigo al que le puedo decir todo lo que siento. Cómo orar cuando no sabes cómo hacerlo

En algun momento, cuando iniciamos nuesta carrera espiritual al vivo encuentro con Dios, necesitamos aprender ciertas cosas de la oración para poder tener este vínculo de unión con nuestro Padre ¿Cómo aprender a orar cuando no sabemos cómo hacerlo? Antes de explicarte un poco acerca de cómo puedes entablar ese diálogo corto y sencillo que te haga comunicar la belleza de tu humanidad a la divinidad de Dios, te invito a realizar esta corta oración para ir silenciando un poco los ruidos del mundo que no te permiten conseguir realizar una buena oración.

La oración tiene un gran poder, es una de las armas más poderosas que Dios nos ha dado para crear ese vínculo profundo y espritual con su Presencia amorosa. A lo largo de todos los siglos, nunca ha sido más importante para el pueblo de Dios, que estar de rodillas y alabar, adorar, bendecir y por supuesto, hacer nuestras peticiones

Busca un lugar calmado y relájate por unos instantes, entonces, sino sabes por dónde empezar a orar, simplemente habla con Dios y dile:

"Señor, gracias por todo lo que haces en mi vida. Tanto me has amado que me has dejado tu Palabra como lluvia fresca que empape mi vida y la haga fecunda. Sólo me pides una respuesta: mi conversión. Te pido perdón, porque no siempre he sabido responder como buen hijo a tu llamado. Hazme dócil a cada encuentro que tenga contigo y lléname de paz en el momento de la angustia.  Aleja de mí toda inquietud y dale tranquilidad a mis pensamientos. Amén".

¿Quién me enseña a orar?

La oración es hablar con Dios, es encontrarse con un amigo al que le puedo decir todo lo que siento, que me conoce mejor que yo mismo y que me espera siempre pacientemente, un amigo que no me reprocha nada, que no me pide nada a cambio ni me exige como debo hablarle, que me escucha atento a cada cosa, me da consuelo, paz y descanso ante las situaciones que les voy presentando. Orar es un encuentro de amor hacia el amor.

Pero saber cómo orar no siempre es fácil. Los discípulos de Jesús sintieron la misma confusión. Veían a Jesús comunicarse con Dios Padre de una manera personal e íntima y ellos querían experimentar lo mismo, pues Jesús oraba con una clase de intimidad, autoridad y poder que nunca habían visto antes, "como si Dios estuviera a su lado escuchando de verdad". Así que cuando se acercaron a Jesús, como lo narra el Evangelio de Mateo, no dijeron, "Enséñanos otra oración". Dijeron: "Señor, enséñanos a orar".

El Padre Nuestro (Mateo 6:9-13) es la respuesta que nos dejó Cristo a través de esta petición de sus discípulos. Es una oración hermosa y que todo cristiano debería refugiar en su corazón y sacarla en toda oportunidad. De los propios labios de Cristo, aprendemos cómo orar, con Él aprendimos que Dios es nuestro Papá y nos ama. ¿Cuántas veces hemos rezado el Padre Nuestro sin prestar atención a toda la riqueza de esta oración?

El Padrenuestro nos muestra a un Dios que se derrite de amor por nosotros. Cuya voluntad siempre será llena de amor y mejor que la nuestra, aunque no podamos comprenderla, por eso la pedimos.

El Padrenuestro nos llama a vivir confiados en su la Providencia de Dios, pues siempre cuida de nosotros. Pero sobre todo, nos invita a un duro reto: a perdonar. ¡Qué difícil se nos hace perdonar! Siempre le pedimos perdón a Dios, pero somos tan lentos y tan duros para perdonar a los otros.

Orar con el Padrenuestro.

Padre Nuestro que estás en los Cielos, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. y perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Amén.

El Padrenuestro es una oración rica en la buena comunicación con nuestro Padre. Nos hará bien recordar que Dios nos perdonará tanto como nosotros hayamos perdonado a nuestros hermanos.

Y al final, rogamos al Padre siempre bueno, que no nos deje caer en tentación. No le pedimos que nos las quite, pues los exámenes son necesarios para crecer, y las tentaciones son un examen, sólo pedimos su gracia para superarlas.

Oración corta

Señor, enséñame a grabar el Padre Nuestro en mi mente y mi corazón, que cada palabra tan llena de sentido, pueda hacerla vida con tu gracia. Dame un corazón como el tuyo, que sea capaz de confiar y perdonar sin medidas. Amén.

Pidamos al Espíritu Santo esas palabras que no podamos encontrar en nuestros labios para comunicarnos con Dios, Él viene a nosotros en forma de buenos pensamientos e ideas o sentimientos pacíficos y reconfortantes. Cuando hablamos con Dios e invocamos al Espíritu Santo, podremos encontrar ideas y palabras para expresar.

Recursos para aprender cómo orar.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Puedes compartir toda esta información en tus redes sociales a través de los botones compartir de facebook, twitter, Whatsapp. También puede copiar la Url (Link) de este artículo y compartirlo en su red favorita. Para cualquier otro tipo de copia, reproducción o utilización le invitamos a leer todos nuestros términos legales
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

FACEBOOK TWITTER WHATSAPP