Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Evangelio del día

Lectura del Santo Evangelio de hoy 13 septiembre 2020. Reflexión del Papa. Mateo 18,21-35. Lecturas del domingo. Palabra y oración del día

Evangelio de hoy - Lecturas del día domingo 13, septiembre 2020.

Lecturas para el Santo Evangelio de hoy 13 de septiembre, 2020. Reflexión sobre el Evangelio de Mateo 18,21-35 - Lecturas diarias y la oración del día para tu vida en el domingo de la semana 24 del tiempo ordinario.

Lecturas del domingo.

Fiesta de San Juan Crisóstomo.

Primera Lectura para el Evangelio de hoy: Lectura del Eclesiástico 27,33-28,9

"Rencor e ira son también abominables, esa es la propiedad del pecador. El que se venga, sufrirá venganza del Señor, que cuenta exacta llevará de sus pecados. Perdona a tu prójimo el agravio, y, en cuanto lo pidas, te serán perdonados tus pecados. Hombre que a hombre guarda ira, ¿cómo del Señor espera curación? De un hombre como él piedad no tiene, ¡y pide perdón por sus propios pecados! Él, que solo es carne, guarda rencor, ¿quién obtendrá el perdón de sus pecados? Acuérdate de las postrimerías, y deja ya de odiar, recuerda la corrupción y la muerte, y sé fiel a los mandamientos. Recuerda los mandamientos, y no tengas rencor a tu prójimo, recuerda la alianza del Altísimo, y pasa por alto la ofensa. Abstente de disputas y evitarás el pecado, porque el apasionado atiza las disputas. El pecador enzarza a los amigos, entre los que están en paz siembra discordia."

Salmo de hoy domingo.

Salmo 102(103):1-4,9-12.

"El Señor es compasión y amor, lento para la ira y rico en misericordia." (R).

Alma mía, da gracias al Señor todo mi ser, bendice su santo nombre. Alma mía, da gracias al Señor y nunca olvidaré todas sus bendiciones. (R).

Él es quien perdona toda tu culpa, que cura cada uno de tus males, que redime tu vida desde la tumba, que te corona con amor y compasión. (R).

Su ira llegará a su fin; no estará enfadado para siempre. No nos trata según nuestros pecados ni nos devuelve el dinero según nuestras faltas. (R).

Porque como los cielos están en lo alto de la tierra tan fuerte es su amor por aquellos que le temen. Tan lejos como el este está del oeste hasta ahora ha eliminado nuestros pecados. (R).

Segunda Lectura de hoy.

Romanos 14,7-9.

"La vida y la muerte de cada uno de nosotros tiene su influencia en los demás; si vivimos, vivimos para el Señor; y si morimos, morimos para el Señor, de modo que vivos o muertos pertenecemos al Señor. Esto explica por qué Cristo murió y volvió a la vida: fue para que pudiera ser el Señor tanto de los muertos como de los vivos.

Aclamación del Evangelio de hoy.

"¡Aleluya, aleluya! Os doy un mandamiento nuevo: amaos como yo os he amado, dice el Señor. ¡Aleluya!" (Cfr. Juan 13,34)

Santo Evangelio de hoy - Mateo 18,21-35.

Evangelio de hoy Lectura del Santo Evangelio de hoy domingo 13 de septiembre (Siempre debemos perdonar a los demás): "En aquel tiempo, Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: "Si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces?." Jesús le contestó: "No solo hasta siete, sino hasta setenta veces siete". Entonces Jesús le dijo: "El Reino de los cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus servidores. El primero que le presentaron le debía muchos millones. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, para saldar la deuda. El servidor, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: "Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo". El rey tuvo lástima de aquel servidor, lo soltó y hasta le perdonó la deuda. Pero, apenas había salido aquel servidor, se encontró con uno de sus compañeros, que le debía poco dinero. Entonces lo agarró por el cuello y casi lo estrangulaba, mientras le decía: "Págame lo que me debes". El compañero se le arrodilló y le rogaba: "Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo". Pero el otro no quiso escucharlo, sino que fue y lo metió en la cárcel hasta que le pagara la deuda. Al ver lo ocurrido, sus compañeros se llenaron de indignación y fueron a contarle al Rey lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: "¡Siervo malvado! Te perdoné toda aquella deuda porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?" El señor, encolerizado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara lo que debía. Lo mismo hará mi Padre celestial con ustedes si cada cual no perdona de corazón a su hermano." Palabra del Señor. 

Reflexión del Evangelio de hoy por el Papa Francisco.

"El perdón conduce a la reconciliación".

En la lectura del Evangelio de hoy, Pedro pregunta al Señor: "Si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?". Y el Señor le responde: "No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete".

Estas palabras son centrales en el mensaje de reconciliación y de paz de Jesús.

Obedientes a su mandamiento, pedimos cada día a nuestro Padre del cielo que nos perdone nuestros pecados como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden. Si no estuviésemos dispuestos a hacerlo, ¿cómo podríamos rezar sinceramente por la paz y la reconciliación?

En el Evangelio de hoy, Jesús nos pide que creamos que el perdón es la puerta que conduce a la reconciliación. Diciéndonos que perdonemos a nuestros hermanos sin reservas, nos pide algo totalmente radical, pero también nos da la gracia para hacerlo.

Lo que desde un punto de vista humano parece imposible, irrealizable y, quizás, hasta inaceptable, Jesús lo hace posible y fructífero mediante la fuerza infinita de su cruz.

La cruz de Cristo revela el poder de Dios que supera toda división, sana cualquier herida y restablece los lazos originarios del amor fraterno (...) Tengan confianza en la fuerza de la cruz de Cristo. Reciban su gracia reconciliadora en sus corazones y compártanla con los demás.

A través de la meditación del Evangelio de hoy, "les pido que den un testimonio convincente del mensaje reconciliador de Cristo en sus casas, en sus comunidades y en todos los ámbitos de la vida nacional. Espero que, en espíritu de amistad y colaboración con otros cristianos, con los seguidores de otras religiones y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad, sean levadura del Reino de Dios en esta tierra. De este modo, nuestras oraciones por la paz y la reconciliación llegarán a Dios desde más puros corazones y, por un don de su gracia, alcanzarán aquel precioso bien que todos deseamos".

Recemos para que surjan nuevas oportunidades de diálogo, de encuentro, para que se superen las diferencias, para que, con generosidad constante, se preste asistencia humanitaria a cuantos pasan necesidad...

Queridos hermanos y hermanas, Dios nos llama a volver a él y a escuchar su voz, y nos promete establecer sobre la tierra una paz y una prosperidad incluso mayor de la que conocieron nuestros antepasados. (Homilía del Evangelio de hoy. Santa Marta, 18 de agosto de 2014.)

Oración del día para el Evangelio de hoy.

Señor de mi vida, dejo que mi corazón se abra a tu presencia y que ingrese a él toda palabra consoladora de tu Santo Espíritu para que me enseñe a tener verdadera fe, a crecer en verdadera sabiduría. Quiero ser un verdadero discípulo, pero, ¿cómo puedo serlo si muchas veces, por mi falta de paciencia, humillo a mis semejantes y no les doy trato digno?. No controlo bien mis emociones y termino fallando de nuevo. Tú miras las profundidades de mi alma y conoces a fondo lo que llevo dentro, por eso, quiero que apartes de mí todo sentimiento negativo y de soberbia. Ayúdame a dar ese paso radical hacia mi verdadera conversión.

Enséñame a amar Señor, pues el amor me hará comprender lo que es el perdón y la misericordia. Enséñame a ver el dolor desde tu mirada, buscando siempre la comprensión. Enséñame a tener empatía para así poder comprender para ayudar. Enséñame a seguirte sin mirar los errores y a tener la seguridad de que siempre encontraré en Ti una fuente de perdón que sana mis heridas. Sé que me amas Señor, y me perdonas todo; pero necesito de tu poder para vencer todas esas malas emociones que me atan a situaciones de rencor y de dolor.

Acudo en este momento a tu inmenso poder, para que, con tu gracia y con la ayuda del Espíritu Santo, pueda verme libre de maldad y lleno de tu piedad. Acompáñame Señor, acompáñame en cada cosa que haga por los demás y por los míos, para que pueda aprender así, a amar de verdad y perdonarlos como Tú me lo pides de corazón. Amén. (Extraído de nuestro devocional diario de la oración del día @copyright 2020 - Qriswell Quero)

Propósito del Evangelio de hoy.

En tu almuerzo, sea en tu trabajo o en tu casa, habla solo de las cosas buenas que Dios nos ha dado, sabiendo que la misericordia de Dios abre la puerta del corazón.

Frase de reflexión.

"A veces estamos tristes a causa de nuestros pecados. No nos desanimemos: Cristo ha venido a liberarnos. Él es nuestra paz." Papa Francisco.

Audio Evangelio de hoy 13 de septiembre.

Después de haber leído el texto de Evangelio del día, escucha ahora la reflexión correspondiente a la lectura del Santo Evangelio de hoy Mateo 18,21-35, en audio. Palabra de Dios comentada para la vida diaria.

Pulsa en el ícono de Play para comenzar a escuchar la reflexión para el Evangelio de hoy domingo.

Índice de lecturas del día.

Intenciones para el día 13 de septiembre.

No hay nada más sanador que la Palabra de Dios. Al meditar el Evangelio del día con Mateo 18,21-35, profundizas en tu relación personal con Dios. La oración del día expresa una petición de transformación. Pidamos por todas esas intenciones de oración para hoy domingo que quieres expresar. Escribe en los comentarios todo aquello que quieres que Dios pueda darte o sanarte a través de la lectura de su Palabra en el Evangelio de hoy 13 de septiembre, 2020. Paz y bien en tu vida.

Otros Evangelios del día.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Audio Evangelio: Fray Nelson Medina, O.P.

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Contenido publicado originalmente en Píldoras de fe - Si está pensando en copiarlo en otro website, solicite autorización. No está permitido extraer oraciones para publicar en redes sociales, plataformas digitales o tranferirlos a audios, videos o cualquier otro archivo multimedia. Lea nuestro aviso legal: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD