Liturgia / Evangelio del día

Evangelio del día: No tenga miedo. Ustedes valen mucho a los ojos del Padre

 
 
   
 
 
 

Mateo 10,24-33 - XIV sábado tiempo ordinario: La oración es la única solución para no caer en la actitud de la hipocresía

 

Evangelio según San Mateo 10,24-33

El que me reconozca, Yo lo reconoceré ante mi Padre: "En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: "El discípulo no es más que el maestro ni el servidor más que su dueño. Al discípulo le basta ser como su maestro y al servidor como su dueño. Si al dueño de casa lo llamaron Belzebul, cuánto más a los de su casa. No les teman. No hay nada oculto que no deba ser revelado, y nada secreto que no deba ser conocido. Lo que yo les digo en la oscuridad, repítanlo en pleno día; y lo que escuchen al oído, proclámenlo desde lo alto de las casas. No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman más bien a aquel que puede arrojar el alma y el cuerpo a la Gehena. ¿Acaso no se vende un par de pájaros por unas monedas? Sin embargo, ni uno solo de ellos cae en tierra, sin el consentimiento del Padre que está en el cielo. Ustedes tienen contados todos sus cabellos. No teman entonces, porque valen más que muchos pájaros. Al que me reconozca abiertamente ante los hombres, yo lo reconoceré ante mi Padre que está en el cielo. Pero yo renegaré ante mi Padre que está en el cielo de aquel que reniegue de mí ante los hombres". Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Jesús tranquiliza a la multitud. "No tengan miedo", porque no hay nada oculto que no deba ser revelado, ni nada secreto que no deba ser conocido.

Como si quisiera decir que esconderse no ayuda, si bien la levadura de los fariseos llevaba y lleva a la gente a amar más a las tinieblas que a la luz.

Esta levadura es un virus que enferma y te hará morir. Estén atentos. Esta levadura te lleva a las tinieblas. ¡Estén atentos!

Pero hay uno que es más grande que esto: es el Padre que está en el Cielo.

"¿Acaso cinco pájaros no se venden por dos monedas? Y sin embargo, Dios no olvida a ninguno de ellos. También los cabellos de su cabeza están todos contados".

Y después la exhortación final:

"¡No tengan miedo! ¡Valen más que muchos pájaros!".

Ante todos estos temores que nos ponen aquí y allá, y allá, y que nos pone el virus, la levadura de la hipocresía farisea, Jesús nos dice:

"Hay un Padre. Hay un Padre que los ama. Hay un Padre que los cuida".

Hay un solo modo para evitar el contagio. Es el camino que indica Jesús: orar. La única solución para no caer en esa actitud farisaica que no es ni luz ni tinieblas, sino que está a mitad de un camino que jamás llevará a la luz de Dios. Oremos. Oremos tanto.:

"Señor, custodia tu Iglesia, que somos todos nosotros.

Custodia a tu pueblo, el que se había reunido y se apretujaba entre sí.

Custodia a tu pueblo, para que ame la luz, la luz que viene del Padre, que viene de tu Padre, que te ha enviado a Ti para salvarnos.

Custodia a tu pueblo para que no se vuelva hipócrita, para que no caiga en la tibieza de la vida.

Custodia a tu pueblo para que tenga la alegría de saber que hay un Padre que nos ama tanto”.

(Homilía en Santa Marta, 16 de octubre de 2015)

Oración de sanación

Señor mío, gracias por todo lo que me das y por la donación de amor que has hecho para salvarme. Nada temo, porque Tú eres mi roca y mi fuerza.

Me haces un llamado a evitar el apego terrenal y a vivir confiado en tu Palabra. ¿A qué puedo temer si me cuidas más que a las aves del Cielo?

Mi vida tiene sentido únicamente si Tú estás en ella, porque me ayudas a sobrellevar cualquier dificultad o prueba con todas tus actuaciones de poder.

Cada día me regalas acciones maravillosas que me hacen sentir tu amor, alejando de mi corazón el miedo y el dolor que intentan llevarse mis fuerzas.

Quiero vivir tu Palabra. Necesito de tu gracia cada día para no dejarme seducir por el afán de poder que conduce a una vida hipócrita y vacía.

Ven a mi vida y ayúdame a ser transparente, a reflejar por doquier que eres Tú quien vive y habita en mí y me llenas de completa felicidad.

Sé que estás allí para guiarme y capacitarme con los mejores talentos para seguir adelante y no dejarme invadir por el temor.

Me siento preparado para enfrentar los retos con una mejor actitud, porque sé que tu mano me auxilia siempre en las caídas y tropiezos. Amén

Propósito para hoy

Hoy caminaré más despacio de lo habitual y oraré en silencio por todos los que se crucen por mi camino

Frase de reflexión

"Para vivir felices es necesario dejar el rencor, la rabia, la violencia y la venganza". Papa Francisco

Escucha también:
Reflexión con Fray Nelson Medina ▶ Reflexión del día

 
.
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
silueta demoniaca macabra bosque sobretodo oscuro
 
san juan pablo ii rezando muyconcentrado manos juntas y ojos cerrados en silencio
 
bbc video homofobia se burla de la eucaristia huele como a odio
 
hombre abraza mujer sostiene corazon rojo en sus manos
 
mano de jesus amigososteniendo la mano de una persona
 
coronilla a la divina misericordia como rezar
 
coronilla a la divina misericordia como rezar
 
coronilla a la divina misericordia como rezar
 
hombre mujer separados trabajo desamor aburridos
 
 
esposos boda unidos de las manos en matrimonio
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Homilía del Papa Francisco


 
papa francisco rostro de perfil mirando hacia abajo
 
papa francisco fondo oscuro
 
- Lo más leído -
 

San Expedito. Protector de los enfermos, de la familia y problemas laborales

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Fiesta de la Divina Misericordia. Segundo Domingo de Pascua.

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Cómo la Divina Misericordia puede disipar la oscuridad

Momentos de silencio recomendados durante la celebración de la Santa Misa

 
 
 


 
hombre sosteniendo biblia dios no escucha su oracion