Noticias / Papa Francisco

Papa Francisco: La oración nos sostiene y nos ayuda a superar las dificultades

 
 
 

Papa Francisco: La oración nos hace avanzar en momentos de oscuridad porque trae la luz de Dios. Nos hace sentir amados y nos permite amar a su vez

 

Mientras se encontraba en la Plaza de San Pedro para celebrar la fiesta de los Santos Pedro y Pablo, el Papa Francisco, durante su homilía, se centró en tres palabras claves para su reflexión: la confesión, la persecución y la oración, que según él son esenciales para la vida de un apóstol de hoy en día.

A continuación el texto completo del discurso del Papa Francisco en la Misa por la solemnidad de los Santos Pedro y Pablo que no puedes perderte

La liturgia de hoy nos ofrece tres palabras esenciales para la vida de un apóstol: la confesión, la persecución y la oración.

La confesión.

Pedro hace su confesión de fe en el Evangelio, cuando la pregunta del Señor pasa del general al específico. Primero, Jesús pregunta:

"¿Quién dice la gente que es el Hijo de Dios?" (Mateo 16, 13).

Los resultados de esta "encuesta" demuestran que Jesús es ampliamente considerado un profeta. Entonces el Maestro dirige la pregunta decisiva a sus discípulos:

"Y para ustedes, ¿quién dicen soy yo?" (Versículo 15).

En este punto, sólo Pedro responde:

"Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente" (Versículo 16).

Confesar la fe significa eso: reconocer en Jesús, el esperado Mesías, el Dios viviente, el Señor de nuestras vidas.

Hoy Jesús nos hace esta pregunta crucial a cada uno de nosotros, y particularmente a aquellos que somos pastores. Es una pregunta decisiva que no permite una respuesta no comprometida, ya que pone en juego toda nuestra vida. Esta pregunta de vida exige una respuesta de vida. Pues poco cuenta conocer los artículos de fe si no confesamos a Jesús como el Señor de nuestras vidas.

Hoy el Señor nos mira directamente y nos pregunta: "¿Quién soy yo para ti?" Como si dijera: "¿Todavía soy el Señor de tu vida, el anhelo de tu corazón, la razón de tu esperanza, la fuente de tu confianza inquebrantable?"

Junto con San Pedro, renovamos también hoy nuestra elección de vida para ser discípulos y apóstoles de Jesús, para que contestemos esta pregunta de Jesús de inmediato, para ser suyos no sólo en palabras, sino demostrar que somos suyos con acciones en nuestra vida.

Preguntémonos si somos cristianos de salón, de esos que aman conversar sobre cómo van las cosas en la Iglesia y el mundo, o si somos apóstoles en movimiento, que confiesan a Jesús sus vidas porque lo tienen en sus corazones.

Aquellos que se confiesan a Jesús saben que no es simplemente para ofrecer opiniones, sino para ofrecer sus propias vidas. Ellos saben que no deben creer a medias, deben arder con amor. Ellos saben que no pueden simplemente pisar la orilla o tomar la salida fácil, sino que tienen que arriesgarse y adentrarse en lo profundo, renovando diariamente su auto-oferta a Dios.

Aquellos que confiesan su fe en Jesús actúan como Pedro y Pablo lo hicieron: Lo siguen hasta el final, no sólo parte del camino, siempre hasta el final.

También siguen al Señor a lo largo de Su camino, no a lo largo de nuestros propios caminos. Su camino es el de vida nueva, el de gozo y resurrección, y es también el camino que pasa por la cruz y la persecución.

La persecución.

Pedro y Pablo derramaron su sangre por Cristo, pero la comunidad primitiva también experimentó persecución, como nos recuerda el Libro de los Hechos (12, 1).

Hoy en día también, en varias partes del mundo, a veces en silencio (a menudo un silencio cómplice), un gran número de cristianos son marginados, discriminados, sometidos a la violencia e incluso a la muerte, sin la debida intervención de quienes podrían defender sus derechos sacrosantos.

Aquí quiero enfatizar especialmente algo que el apóstol Pablo dice antes, en sus palabras: Ser derramado como una libación (2 Timoteo 4, 6). Para él, vivir era Cristo (Filipenses 1, 21). Cristo crucificado (1 Corintios 2, 2), quien dio su vida por él (Gálatas 2, 20).

Como discípulo fiel, Pablo siguió al Maestro y ofreció su propia vida también. Debido a la cruz, no hay Cristo, pero si faltara la cruz, no podría haber cristiano. Porque la virtud cristiana no es sólo cuestión de hacer el bien, sino también de tolerar el mal (Agustín, Serm. 46, 13), como lo hizo Jesús.

Tolerar el mal no tiene que ver simplemente con la paciencia y la resignación. Significa imitar a Jesús, cargando nuestra carga, arrastrándola por su causa y la de los demás. Significa aceptar la cruz, insistir en el confiado conocimiento de que no estamos solos:

El Señor crucificado y resucitado está a nuestro lado. Así, con Pablo, podemos decir que somos afligidos en todos los sentidos, pero no aplastados. Somos perplejos, pero estamos conducidos a la desesperación. Somos perseguidos, pero no abandonados" (2 Corintios 4, 8-9).

Tolerar el mal significa superarlo con Jesús, y en el propio camino de Jesús, que no es el camino del mundo. Por eso Pablo se consideraba un vencedor a punto de recibir su corona (2 Timoteo 4, 8). Él escribe:

"He peleado el buen combate, he acabado la carrera, he guardado la fe" (Versículo 7).

La esencia de su buena pelea era vivir: No vivía para sí mismo, sino para Jesús y para los demás. Pasó su vida corriendo la carrera, nunca se retrasó, siempre lo dio todo.

Él nos dice que sólo hay una cosa de la que siempre cuidó: no su salud, sino su fe, su confesión de Cristo.

Por amor, experimentó pruebas, humillaciones y sufrimientos, que nunca deben ser buscados, pero siempre aceptados.

En el misterio del sufrimiento ofrecido en el amor, en este misterio encarnado en nuestros días por tantos de nuestros hermanos y hermanas que son perseguidos, empobrecidos y enfermos, resplandece el poder salvador de la cruz de Jesús.

La oración.

La vida de un apóstol, que fluye de la confesión y se convierte en ofrenda, es una oración constante.

La oración es el agua necesaria para nutrir la esperanza y aumentar la fidelidad. La oración nos hace sentir amados y nos permite amar a su vez. Nos hace avanzar en momentos de oscuridad porque trae la luz de Dios.

En la Iglesia, la oración es la que nos sostiene y nos ayuda a superar las dificultades. Vemos esto también en la primera lectura:

"Pedro estaba custodiado en la cárcel. Pero la oración ferviente por él fue hecha a Dios por toda la Iglesia"(Hechos 12, 5).

Una Iglesia que reza es custodiada por el Señor. Cuando oramos, confiamos nuestras vidas a Él y a su cariño. La oración es el poder y la fuerza que nos unen y sostienen, el remedio para el aislamiento y la autosuficiencia que conducen a la muerte espiritual.

El Espíritu de vida no respira a menos que oremos. Sin oración, las cárceles interiores que nos mantienen cautivos no pueden desbloquearse.

Que los benditos Apóstoles nos faciliten un corazón como el de ellos, cansados ​​todavía en paz, gracias a la oración. Cansados, por estar constantemente pidiendo, llamando e intercediendo, pesados ​​por tantas personas y situaciones que necesitan ser entregadas al Señor. Pero también en paz, porque el Espíritu Santo trae consuelo y fuerza cuando oramos.

¡Qué urgente es que la Iglesia tenga maestros de oración, y más aún, que seamos hombres y mujeres de oración, cuya vida entera sea oración!

El señor responde a nuestras oraciones.

El Señor responde a nuestras oraciones. Él es fiel al amor que hemos profesado por Él, y Él se coloca junto a nosotros en los momentos de prueba. Acompañó el viaje de los Apóstoles y hará lo mismo por nosotros, queridos hermanos Cardenales, reunidos aquí en la caridad de los Apóstoles que confesaron su fe por el derramamiento de su sangre.

Él permanecerá cerca de ustedes también, queridos hermanos arzobispos que, al recibir el palio, serán fortalecidos para dedicar sus vidas al rebaño, imitando al Buen Pastor que los lleva sobre sus hombros.

Que el mismo Señor, que desea ver reunido a su rebaño, bendiga y proteja también a la Delegación del Patriarcado Ecuménico junto con mi querido hermano Bartolomé, que los ha enviado aquí como signo de nuestra comunión apostólica.

 
Papa Francisco, homilia en la Fiesta de San Pedro y San Pablo. 29 de junio de 2017 | Información vía: Radio Vaticana

Te invitamos a leer:

 
 
 
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp      Google      
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
mujer tristeza al lado de ventana
 
imgalt
 
mujer abriendo boca gritando poseida mano impuesta cabeza cruz
 
joven hombre muy contento brazos abiertos bajo la lluvia
 
joven hombre muy contento brazos abiertos bajo la lluvia
 
joven hombre muy contento brazos abiertos bajo la lluvia
 
cruz de san benito medalla sosteniendo con mano
 
 
papa francisco sostiene hostia consagracion ojos cerrados santa misa
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Evangelio de hoy


 
papa francisco serio estola roja flores fondo claro
 

Celebración del día


 
  san charbel monje patrono de los que sufren enfermedades cuerpo alma
 
- Lo más leído -
 
------------------------------------------------------------------

Dejó el Fútbol y un salario de $800.000 para ser Sacerdote con voto de pobreza

------------------------------------------------------------------

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

------------------------------------------------------------------

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

------------------------------------------------------------------

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

------------------------------------------------------------------

¿Qué son los sacramentales? ¿Cuántos hay y de qué tipo? ¿Protegen del demonio?

------------------------------------------------------------------

3 hermosos consejos que el Libro de Proverbios enseña sobre el Matrimonio

 
 
 

Aprende a orar


 
fiesta divino nino jesus oracion de confianza coronilla