Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

Familia / Matrimonio y noviazgo

5 cosas que son realmente buenas pero que pueden destruir tu matrimonio

 
 
   
 
 
 

Si permitimos que estas cosas buenas tengan prioridad sobre nuestro matrimonio y nuestra familia, podemos destruir nuestra relación

 

Una cosa buena es siempre una cosa buena, ¿verdad? Bueno... sí y no. A veces, podemos tener demasiado de una cosa buena. Hay muchas situaciones en nuestros matrimonios y familias que podríamos considerar una "cosa buena", pero a veces, tratamos de meter demasiado de ella en nuestra vida familiar. Es un acto de equilibrio difícil que tiene gran consideración.

Si permitimos que estas cosas buenas tengan prioridad sobre nuestro matrimonio y nuestra familia, entonces todo lo que nos quedará es una relación dañada lastimando a nuestro cónyuge e hijos.

Entonces, ¿cuáles son algunas "cosas buenas" que pueden ir mal cuando se dejan sin control? Bien, aquí hay 5 de ellas a considerar:

1.- Pasatiempos personales.

Por favor, no me malinterpretes; todos deberíamos tratar de encontrar tiempo para participar en nuestras aficiones favoritas, incluso después de casarnos y tener hijos. El problema surge cuando pasamos más tiempo con nuestras amistades que con nuestras familias.

No debemos poner nuestro hobby de manualidades antes que a nuestros cónyuges. Si estamos constantemente tratando de organizar nuestros horarios en torno a nuestra afición, entonces nuestras vidas están muy fuera de equilibrio.

Siempre debemos poner primero nuestro matrimonio y nuestra familia. No hay pasatiempo más digno que el de perseguir que a nuestro cónyuge.

2.- Deportes y Actividades Infantiles.

Hay tantos beneficios para los niños que participan en deportes y actividades después de la escuela; pero en estos días, muchos padres están gastando una fortuna y muchas horas del valioso tiempo en familia para que su hijo pueda participar en estas actividades.

Entiendo que algunos niños exhiben tremendos talentos a una edad muy temprana, y sentimos que es nuestro deber como padres promover sus habilidades. Esto es una cosa buena. Sin embargo, cuando lanzamos a nuestra familia en hiperpropulsión para asistir a todas las prácticas, ensayos, juegos, competencias, etc., esta cosa buena puede rápidamente llevar a una familia al caos y ser bastante perjudicial para todos.

Mi esposo Dave y yo, experimentamos esta situación por primera vez cuando nuestro hijo mayor, Cooper, estaba haciendo gimnasia competitiva. Nos encontrábamos en el gimnasio 9 horas a la semana y en competencias nocturnas los fines de semana. Dave por lo general no podía asistir a los eventos debido a la Iglesia los domingos, por lo que Cooper y yo estábamos ausentes del resto de la familia durante ese tiempo.

Eventualmente, el horario comenzó a cobrar factura en nuestra familia. Odiaba que no pudiésemos pasar más tiempo juntos, y no pensé que fuera justo para mi esposo ni para los niños.

Después de hablar con mi esposo y Cooper y orar por ello, decidimos sacarlo del equipo de la competencia y llevarlo solamente a una clase. Y a Cooper le encanta,  porque vamos al gimnasio una hora y media por semana en lugar de nueve horas a la semana.

Nuestra familia funciona mucho mejor, y Cooper todavía participa en competencias de vez en cuando en el deporte que  ama. Esto se trata de equilibrio.

3.- Las amistades.

Me encanta salir con mis amigas, y tengo el privilegio de hacerlo semanalmente. Sin embargo, sé que debe haber equilibrio allí también.

Con demasiada frecuencia, mi esposo y yo hemos encontrado parejas que han permitido que el  tiempo con sus amigos sea excesivo ya que usurpa el tiempo con su cónyuge, o peor aún, dejan que sus amistades gobiernen en el matrimonio.

Desafortunadamente, algunos de esos matrimonios han terminado en divorcio. Siempre solemos dejarnos influenciar por nuestros amigos, así que debemos elegirlos con sabiduría.

También debemos darnos cuenta de que no podemos poner ninguna amistad por delante de nuestra amistad con nuestro cónyuge. Nuestro cónyuge debe ser nuestro mejor amigo. Ciertamente podemos tener amistades cercanas, pero no debemos pasar más tiempo con nuestros amigos que con nuestro cónyuge y familia.

Si nos damos cuenta de que solemos ser más honestos y abiertos con nuestros amigos que con nuestros cónyuges, entonces debemos dejar de pasar tanto tiempo con esos amigos y dedicarnos a pasar más tiempo con nuestro compañero de vida. Nos estamos perdiendo de la oportunidad de tener el matrimonio íntimo que Dios quiere para nosotros cuando pasamos más tiempo con nuestros amigos y les permitimos que conozcan nuestros pensamientos y sentimientos más profundos en lugar de nuestro cónyuge.

Así que, sí, vamos a pasar tiempo con nuestros amigos, no dejemos que el tiempo exceda al que pasamos con nuestro cónyuge.

4.- El Trabajo.

El trabajo es una parte necesaria de la vida, y es mejor cuando tenemos un trabajo que amamos. Sin embargo, debemos asegurarnos de que no dejamos que nuestro tiempo de trabajo sobrepase el tiempo con nuestra familia, y esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero es posible hacerlo.

Debemos estar dispuestos a establecer límites saludables cuando se trata de nuestro trabajo. Esto significa que hacemos todo lo posible para estar en casa para la cena, no almorzamos con colegas del sexo opuesto por diversión, tratamos de limitar nuestros viajes de trabajo fuera de la ciudad siempre que sea posible.

En la medida de lo posible, podemos terminar nuestro trabajo y dejarlo allí para que podamos participar plenamente con nuestra familia en casa. Nos cercioramos de que nuestro jefe sabe cuánto valoramos nuestro tiempo de la familia, y planificamos nuestros horarios en consecuencia.

5.- Las Redes Sociales.

Los medios de comunicación social son impresionantes, pero pueden ser una enorme distracción en nuestra familia si no tenemos cuidado.

Nuevamente, necesitamos establecer límites saludables para nosotros mismos, para que demos nuestro mejor tiempo y atención a los que más amamos.

Una forma en que podemos hacer esto es crear un lugar donde pongamos nuestros teléfonos cuando estamos en casa (podemos aprovechar para cargarles la batería.!). Cuando hacemos esto, le damos a nuestra gente más querida nuestra atención - NO A NUESTRO TELÉFONO. Esto puede ser un límite difícil de mantener, pero la ganancia será tener un matrimonio y una familia más fuerte y más feliz por ello!

Una vez más, todas estas 5 cosas son BUENAS cuando están en equilibrio. Asegúrate de que tu matrimonio siempre tenga la prioridad.

 
 
Adaptación y traducción por Rafael Ruíz Stirk, del artículo publicado en: Ashley Willis´s Blog, autor: Ashley Willis

pildorasdefe rafael ruizRafael Ruíz Stirk, Mexicano, psicoterapeuta, casado, padre de tres hijos; catequista y defensor de la vida intrauterina. Amar a Dios es mi tesoro escondido, tocar los corazones es mi vocación y evangelizar es mi deber

 
 
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
imagen de la virgen de guadalupe san juan diego tilma de guadalupe radiografia blanco negro
 
mujer con una mascara en su mano fondo sepia
 
papa francisco mirando hacia abajo misa vaticano
 
matrimonio pareja jombre mujer felices y pareja triste
 
dos mujeres abrazadas sontiendo abrazo de perdon felices
 
 
santo rosario piedras de madera colgado
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco mirando pensando haci abajo
 
- Lo más leído -
 

Una asombrosa historia de terror atada al poder del Santo Rosario

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

9 consejos para ir a Misa con los hijos y enseñarles su gran valor

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Por qué el demonio odia tanto a María y por qué tú deberías amarla

Una oración especial para sanar mi relación con María