Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Matrimonio y noviazgo

Muchas mujeres sufren porque aman a Dios pero sus esposos no lo hacen. Sigue los consejos que pueden ayudarte en la conversión de tu esposo

En el mundo de hoy, son muchas las mujeres que enfrentar un drama de convivencia en sus hogares. Mujeres que aman a Dios, siguen sus caminos; pero sus esposos siguen apartados de Él y no intentan nada por mejorar y crecer espiritualmente. Esposos que no quieren saber nada de Dios y tienen diferencias y discusiones fuertes con sus esposas por este motivo. Pero no te preocupes. sigue leyendo, encontrarás 4 consejos que pueden ayudarte en ese proceso de conversión de tu esposo, mejorar así tu matrimonio y encaminarlo en una ruta de crecimiento espiritual.

Sin duda alguna, hay muchas mujeres que sufren porque aman a Dios y quieren vivir según sus mandamientos, pero sus esposos están lejos de eso. ¿A qué se debe esto? Esto se debe a que el corazón de la mujer es más sensible y delicado que el del hombre. 

No hay que perder la esperanza. Lo que más toca el corazón de Dios es nuestra perseverancia, porque es la prueba de la verdadera fe que nunca desfallece. Por algo nos ha puesto Cristo la parábola de la viuda inoportuna que, tras su insistencia logró el favor del juez. (Lee Lucas 8,1-8)

Dios ha hecho a la mujer con más capacidad para acoger su amor y entregarse a Él, sin duda, el corazón femenino está más orientado a Dios. Es raro ver a una mujer sin fe y, al mismo tiempo, es algo muy triste porque es una violencia a su naturaleza femenina y materna.

Muchas mujeres de Dios viven un gran drama: "mi esposo no se convierte". Ya oí muchas veces este lamento:

"Ya hice de todo; pero él no va hacia Dios, no va a la iglesia conmigo, no se confiesa, no va al grupo de oración y me quiere prohibir ir; me impide ver el canal de televisión católico y trabajar en la iglesia".

Sé que ocurre también al revés; hay hombres comprometidos en la Iglesia, cuyas esposas no los acompañan, pero esto sucede mucho menos.

4 consejos que pueden ayudarte en la conversión de tu esposo

¿Qué hacer ante esta situación? No te desesperes, hay solución. Quiero invitarte a seguir estos 4 consejos que pueden ayudarte en el proceso de conversión de tu esposo y así mejorar tu matrimonio y tu relacion con Dios y tu cónyuge.

1. Mantener la paciencia y la calma.

La estrategia del demonio es que te desesperes y desanimes, de forma que abandones tu cruz antes de tiempo. Debes entender que esta cruz (la falta de conversión de tu esposo) es parte de tu matrimonio.

Cuando Dios te confió a este hombre, con él te entrego una misión, hacer crecer en la fe a este hombre para su salvación.

Dios te encomendó esta misión el día de tu matrimonio para que la construyas cada día con paciencia, oración, fe, lágrimas, sacrificios y demás. Dios espera de ti que algún día le devuelvas a este hombre siendo mejor de lo que lo has recibido. (Lee 1 Pedro 3,1-7)

2. Asume tu cruz con amor.

No vivas esta situación de mala gana, no tendrías méritos ante Dios. No la rechaces y la saques fuera del camino, esta cruz te santificará y dará un sentido profundo a tu matrimonio. Ama tu cruz para poder encontrar la salvación.

3. No pelees con tu esposo a causa de Dios.

Él tiene su tiempo de actuar porque respeta la libertad del hombre sin la cual no sería a su Imagen y semejanza. Dios sabe esperar "la hora de la gracia" para actuar, por lo que tú también tienes que esperar:

"Únete al Señor y no te separes, para que al final de tus días seas enaltecido" (Eclesiástico 2,3)

No le hagas resistencia a tu esposo; no lo enfrentes, espera que la gracia de Dios mueva su alma… Sé dócil con él, ámalo de todo corazón, conquístalo para ti, para que después, puedas conquistarlo para Dios.

4. Rezar constantemente por él sin desanimarse.

Esta es la voluntad del Señor: "Después le enseñó con una parábola que era necesario orar siempre sin desanimarse.." (Lucas 18,1)

¿Pero, hasta cuándo tendré que rezar por la conversión de mi esposo? Ya estoy cansada.

La respuesta es, siempre. Hasta que la muerte los separe, cumpliendo cada día, hasta el último de tu vida, la promesa que hiciste en el altar de amarlo en la tristeza y la alegría, en la salud y la enfermedad, amándolo y respetándolo todos los días de su vida.

Lo que más toca el corazón de Dios es nuestra perseverancia, porque es la prueba de fe verdadera que nunca desfallece; por eso Jesús dijo:

"Pero el que se mantenga firme hasta el fin se salvará" (Mateo 24,13)

Observe que Jesús dice "hasta el fin", la perseverancia es para siempre. Para Dios, luchar es más importante que vencer.

La historia de una mujer de fe.

Elizabeth Leseur fue una gran cristiana que vivió por la época del 1900. Era una francesa culta y fervorosa, amiga de las artes, las letras, la filosofía, etc., casada con un hombre culto y destacado en la sociedad francesa; pero ateo, que no acompañaba la fe de Elizabeth. Era el famoso Sr. Marie–Albert Leseur.

Elizabeth rezó y se inmoló toda su vida por la conversión de su esposo, lo acompañaba a los más altos eventos sociales donde Dios estaba ausente, y su alma lloraba en silencio y oblación a Dios; hasta que un día ella falleció sin ver la conversión de su esposo.

Pero Elizabeth había escrito un diario espiritual, y un bello día su esposo lo encontró tras su muerte, y lo leyó con interés. Fue suficiente para que se convirtiera profundamente.

Al leer aquella páginas llenas de fe y de sufrimiento ofrecido a Dios diariamente, aquel hombre fue tocado profundamente y entendió que había vivido al lado de un ángel sin notar nunca su presencia. Ahora derramaba lágrimas de tristeza por no haber vivido aquella fe maravillosa al lado de su esposa fallecida.

Su conversión fue tan profunda que dejó el mundo, abandonó las esferas sociales donde era exaltado y se hizo fraile dominico; fray Marie-Albert Leseur.

Desde el cielo Elizabeth convirtió a su Albert. Después él publicó: La Vida de Elizabeth Leseur" (Irmãos Pongetti editores, Río de Janeiro, 7ª edición, 1931). Toda mujer que sufre este dolor debería leer esta obra.

Tú, que aún no has visto a tu esposo convertirse, Elizabeth lo convirtió para Dios después de la muerte. Ella lo ayudó a conocer a Dios. Al final, esto es lo que importa

Por lo tanto, no se desanime jamás. Como esposa no se canse ni desista de esta misión que Dios le dio de salvar a este hombre. Siga con perseverancia los consejos que pueden ayudarle en la conversión de tu esposo. Tal vez usted sea usted la única persona en este mundo que pueda ayudar a Dios a llevarlo hasta Él. Y esta será su mayor obra en este mundo.

Oración por la conversión del esposo.

Señor Dios, protege a mi esposo durante su tiempo en este mundo. Ayúdale a encontrar el camino hacia Ti. Concédele sabiduría en sus decisiones para que siempre conduzca nuestro hogar de forma segura y con temor de ti.

Enséñale tus caminos Señor, para que sea un ejemplo para nuestros hijos. Dale una idea de cómo criar a nuestra familia. Ayúdale a equilibrar su tiempo entre el trabajo y la vida familiar. Ayúdale a entender cómo amarme mejor como su esposa y ayúdame a aprender a ser respetuosa con Él mientras va transformando su corazón hacia tus enseñanzas.

Enséñale a ser amable y bondadoso con nuestra familia. Lo pongo en tus manos para que siga creciendo en sabiduría, y favoritismo contigo.

Continúa expandiendo su conocimiento hacia Ti. Ponle amigos en su camino de vida que lo ayuden a afianzar su relación personal Contigo.

Oh Señor, continúa aumentando su fe mientras lee y medita Tu Palabra. Que pueda disfrutar de su tiempo contigo y convertirlo en una delicia para su corazón.

Señor. Háblale durante el día y en sueños, guía sus decisiones. Que, a través de San José, modelo de fiel esposo y amante de las cosas de Dios, pueda enamorarse de Ti y practique siempre tu amor y tu justicia.

En el nombre de Jesús, Amén.

Cuanto más recemos y busquemos a Dios en nombre de nuestros esposos, más los veremos crecer en imagen y semejanza de Dios.

Más sobre los esposos.

Redacción: Andrea Pérez, PildorasdeFe.net | Con información de: Aleteia español

pildorasdefe andrea perez de quero firmaAndrea Pérez, Venezolana viviendo en Ecuador, hija de Dios, mujer de fe, madre y esposa. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en mi crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12,2)

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD